“Mi perro es como un hijo”: Claves para conciliar con tu mascota

“Mi perro es como un hijo”: Claves para conciliar con tu mascota

Cómo conciliar trabajo y mascotas
Cómo conciliar trabajo y mascotas

Sabemos lo importante que es una mascota en la vida de cualquiera. Son un miembro más de la familia al que cuidar. Sin embargo, a veces nos resulta complicado la conciliación entre el trabajo y el cuidado de nuestro perro o mascota.

Cada vez cobra más importancia la conciliación, de hecho, cada día se escucha más el movimiento o filosofía conocido como «Pet Friendly». Este término se refiere a incluir en todos nuestros planes y rutina diaria a nuestra mascota. También en el trabajo.

¿Qué es la filosofía «Pet friendly»?

Si eres amante de los animales habrás escuchado hablar de este concepto. Esta tendencia tiene cada vez más repercusión en medios de comunicación y redes sociales. Se trata de poder hacer cualquier plan acompañado de tu mascota: ir al cine, a un restaurante, a una tienda de ropa, peluquería o centro comercial.

Ya son muchos los establecimientos denominados «Pet friendly» que reciben amablemente a los perros, incluso los cuidan obsequiándoles con agua y comida.

Uno de los principales problemas en el cuidado de mascotas, sobre todo en perros, es el trabajo. Son pocas las oficinas en las que puedes ir al trabajo con tu perro o mascota. Un perro tiene la necesidad de recibir cariño, mimos y por supuesto pasear, como mínimo dos o tres veces al día. Pero… ¿Cómo haces si estás gran parte del día fuera de casa en la oficina?

Razones para compartir oficina con tu perro

Nuestros fieles amigos y el movimiento «Pet friendly» reclaman un hueco en la oficina. Razones tienen para ello:

  • Reduce el estrés y la ansiedad

Un estudio elaborado por la Universidad del Estado de Washington en EEUU demuestra que acariciar gatos o perros reduce los niveles de Cortisol, hormona que libera nuestro cuerpo en situaciones de estrés o ansiedad.

  • Aumenta la productividad

Llevar el perro a la oficina requiere de cuidados en los descansos. Estos descansos jugando, paseando o dándole comida a tu mascota son clave ya que reducen la fatiga visual, el estrés, mejoran la concentración y por lo tanto la productividad.

  • Potencia la comunicación

Un perro puede ser el nexo de unión entre otros miembros de la oficina. Por ejemplo, para aquellos que amen los animales. Puede llegar a ser un estímulo para fomentar la interlocución entre compañeros además de convertirse en el “entretenimiento” de los descansos. Todo esto resulta en una mejora del ambiente laboral.

  • Despreocupación y ahorro

Tener a tu fiel amigo contigo en el trabajo borra de tu mente preocupaciones como: ¿tendrá comida? ¿Estará aburrido? ¿Habrá hecho sus necesidades en casa? ¿Estará bien? Si tienes la suerte de tener capacidad adquisitiva suficiente, podrás contratar a alguien para que pasee a tu perro. En caso contrario, llevarás una mochila de preocupación constante. Aún teniendo capacidad para contratar a alguien, la gestión de la contratación al considerarse un miembro de la familia no es nada fácil. ¿Confiarás en la persona contratada? ¿Dónde buscas a alguien fiable?

Hay muchas razones beneficiosas por las que fomentar este movimiento «pet friendly», pero la realidad es que a día de hoy, la mayoría de las empresas prohíben los animales en las oficinas.

¿Cómo conciliar con tus mascotas?

Si tu oficina no es «pet friendly» existen alternativas. Es un punto relevante a tener en cuenta por parte de las empresas para contar con un equipo de empleados felices, tranquilos y satisfechos. ¿Cómo pueden hacerlo?

  • Ofreciendo servicios de cuidados de mascotas a la plantilla de la empresa.
  • Facilitar la gestión de contrataciones de servicios para mascotas como miAsistente. Ya sea para reservar en una peluquería canina, pedir cita en el veterinario o comprar pienso.
  • Disponer de servicios como Alares Homelife de asistencia en el hogar y paseo de mascotas para los empleados.

El mundo está cambiando, afortunadamente para mejor y cada vez tiene más importancia para las empresas el bienestar de su plantilla, de su familia y como no, de su fiel amigo peludo.

Comentar