¿Cómo abordar el cáncer en el entorno empresarial?

¿Cómo abordar el cáncer en el entorno empresarial?

¿Cómo abordar el cáncer en el entorno empresarial?
4 de febrero: Día Mundial Contra el Cáncer

Este 4 de febrero es el Día Mundial Contra el Cáncer. El cáncer tiene un triple impacto: sanitario, social y económico. En lo que respecta a la cultura laboral, es necesario conocer una serie de pautas sobre cómo tratar el cáncer en la empresa; las cuales abarquen a empleados, familiares y que también tengan en cuenta la reincorporación laboral.

Según la AECC, un 38 % de las personas diagnosticadas con cáncer en 2018 era población en edad de trabajar. Además de los costes emocionales, dicha organización ha calculado los costes económicos del cáncer, tanto sanitarios, familiares, sociales y laborales, que en España oscilan a los 19.300 millones de euros. Las empresas necesitan contar con políticas integrales de gestión del cáncer para prevenir, gestionar las emociones, hacer un seguimiento y conseguir la readaptación de sus empleados. A continuación, Alares propone una guía básica dividida en tres fases:

1.Prevención. La importancia de invertir en salud y bienestar. Algunos de los consejos básicos son incidir en la importancia de una dieta saludable, combinada con una vida activa y el descanso. Estos buenos hábitos también deben orientarse a la gestión de las emociones, el estrés y la ansiedad. También es aconsejable implementar campañas de detección precoz y recomendar los chequeos médicos.

2. Saber actuar tras el diagnóstico. Para ello, es importante instaurar medidas de conciliación. Las políticas de conciliación deben contar con cuatro ejes fundamentales: flexibilidad, ofrecimiento de servicios que faciliten la vida del enfermo, trato de la diversidad con los condicionantes individuales y comunicación y generación de una zona de confianza y seguridad. Hay que desarrollar actitudes de empatía e inclusión para normalizar la situación.

3. Facilitar la reincorporación laboral. Las empresas necesitan prestar atención a la recuperación física y emocional de una forma paulatina. El nuevo equilibrio personal y laboral que necesitan en este acompañamiento hace que la conciliación sea más relevante que nunca, así como el fomento del autocuidado. Por otro lado, puede que la enfermedad deje algunas secuelas; por lo que la situación del empleado podría generar algún grado de discapacidad. Para ello, también es recomendable que las compañías cuenten con planes que gestionen la diversidad de su plantilla.

El principal propósito de Alares es CUIDAR a las personas. Con este objetivo, ofrece una serie de servicios para la conciliación de la vida personal y laboral relacionados a la lucha contra el cáncer y otras enfermedades. Algunos de ellos son, por ejemplo, las consultas médicas, la segunda opinión médica internacional (en diagnóstico o tratamiento), el cuidado de la familia o telefarmacia.

Comentar