El calor de la compañía lo da Ilumina una vida

El calor de la compañía lo da Ilumina una vida

Agosto llegaba con calor, no solo en cuanto a las temperaturas, si no con el calor de la compañía. La que hemos podido retomar después de unos meses complicados.

Ilumina una vida, de Fundación Alares, empezaba su andadura a finales de diciembre de 2019.

Su finalidad era clara: acompañar a nuestros mayores de forma presencial en sus hogares para romper con la mayor lacra social de nuestro país: la soledad. Esa que se lleva la vida de más de 5 millones de personas mayores en sus hogares.

Fundación Alares, en base a sus objetivos de la mejora de la calidad de vida de las personas en nuestro país, desarrolló este programa con mucho cariño, todo con la experiencia de los 15 años que lleva de trabajo a sus espaldas, y cuando comenzaba a ver los primeros pasos de ese bebé que ha estado gestando con tanto mimo y amor, una pandemia tocó a nuestras puertas.

Cuando el objetivo es claro y las ganas de ayudar son el motor, uno siempre encuentra la forma de reinventarse, fueron las primeras palabras de Javier Benavente, Presidente de Fundación Alares, quien en 24 horas montó un dispositivo gratuito de ayuda a nuestra sociedad, centrado en uno de los colectivos más sacudidos por la Covid-19.

Rápidamente convirtió este programa, pensado inicialmente para ser únicamente presencial, en atención telefónica gratuita, las 24 horas, los 7 días de la semana, para dar información veraz, apoyo, escucha activa y acompañamiento telefónico. Todo ello con la calma y profesionalidad que cientos de voluntarios y personas trabajadoras de la propia compañía han aportado y siguen haciendo en cada una de las llamadas atendidas.

Un teléfono que no dejaba de sonar y que nos ha dejado miles de historias y los corazones más llenos. Sigue haciéndolo, porque sigue activo. En el 900 877037, cualquier persona que lo desee puede llamar a cualquier hora del día, de forma anónima y gratuita.

Sin embargo, con la nueva vuelta a la normalidad, las personas voluntarias, héroes sin capa que salvan vidas aportando compañía, han vuelto a los hogares de personas mayores para prestar acompañamiento gratuito a las personas mayores que nos la solicitan.

Cuando se hace la solicitud, el equipo de Fundación Alares comienza a coordinar la gestión del servicio presencial y gratuito y prepara, mediante una formación específica, a grupos de voluntarios que además ya cuentan con formación genérica en voluntariado. Fundación Alares es una entidad sin animo de lucro, y esto es es posible gracias al apoyo de empresas que colaboran con el proyecto mediante donaciones, y gracias al propio Javier Benavente, Presidente de Fundación Alares, quien destina el 100 % de los derechos de autor de su libro autobiográfico a financiar el proyecto.

Si algo positivo nos ha dejado la pandemia, es que ahora podemos prestar el servicio y tocar corazones a través de dos vías, que de otro modo no hubiéramos pensado: presencial y telefónica. Porque lo importante es estar al lado de nuestros mayores, ofreciendo calidad y el respaldo de una entidad que tiene como fin mejorar la calidad de vida, no solo de ellos, si no de todas las personas de nuestro país.

Conoce mejor el proyecto aquí

Comentar