Casi el 50% de las empresas en España asegura que su productividad ha aumentado con el teletrabajo

Casi el 50% de las empresas en España asegura que su productividad ha aumentado con el teletrabajo

EL TELETRABAJO EN TIEMPOS DEL COVID-19 DIRIGIDO A EMPRESAS
  • Según el segundo informe de Alares sobre Teletrabajo en Tiempos de Covid-19, el 49,50% de empresas que han medido su productividad, ha notado una mejora.
  • Más de la mitad de las empresas que proporcionan flexibilidad horaria y servicios de conciliación personal y laboral a sus plantillas observa un incremento de la productividad.
  • Más de la mitad de las empresas encuestadas, el 58,33%, continuará con el teletrabajo cuando la situación se normalice y el 93,94% está dispuesto a compensar los gastos derivados.
  • Empresa y persona trabajadora coinciden en ver en positivo la modalidad de teletrabajo.

En el primer informe realizado por Alares sobre Teletrabajo y flexibilidad en Tiempos de Covid-19 dirigido a las plantillas de las empresas, los empleados/as recibían de manera positiva la modalidad de teletrabajo, algo que se corrobora en este segundo informe, donde hemos preguntado lo mismo a las empresas y éstas tienen una opinión idéntica.

Del total de empresas encuestadas, el 56% ha implementado la modalidad de teletrabajo durante el confinamiento para toda la plantilla, y el 41,67% lo ha implantado para una parte. Los motivos que han impedido a las empresas implantar esta forma de trabajo durante el Estado de Alarma, se deben en un 50% a la imposibilidad productiva y en un 33,34% por los ERTES.

La productividad mejora y la satisfacción del empleado/a también.

Los datos analizados confirman que el 28% de las empresas ha establecido procedimientos especí­ficos para medir la productividad del trabajo en remoto. El 49,50% afirma haber notado un aumento de la productividad de sus trabajadores/as, mientras que el 35,64% ha mantenido los mismos resultados que antes del Estado de Alarma. Por otro lado, también es importante contar con la valoración de la propia persona trabajadora, o eso piensa el 56% de las compañías encuestadas, las cuales han realizado un seguimiento de su plantilla midiendo el índice de satisfacción durante el confinamiento.

El 54,44% de las empresas que ofrecen flexibilidad horaria a su plantilla ha visto incrementada su productividad.

Parece que las organizaciones que se preocupan por la calidad de vida de su plantilla, y ofrecen flexibilidad de la jornada, obtienen un claro beneficio. El informe de Alares también revela una relación positiva entre flexibilidad y disminución de absentismo para un 56,45% del total de las compañías. También, un 75,76% ha establecido protocolos de comunicación para favorecer el contacto permanente con los equipos de trabajo, evitando así varios de los hándicaps de esta modalidad como pueden ser el aislamiento, la soledad o la disminución del sentimiento de pertenencia.

Hay que señalar que el 37,88% de las organizaciones ha favorecido la flexibilidad horaria de toda su plantilla, mientras que el 47,73% la ha facilitado únicamente en los puestos que así lo permitían.

En palabras de Mar Aguilera, Directora de Fundación Alares e impulsora del este informe: “Las empresas que apuestan por cuidar a sus trabajadores/as, proporcionándoles servicios que mejoran su calidad de vida, obtienen mejores resultados que derivan en una mejora de la competitividad a todos los niveles.”

En este sentido, hay que destacar que el 51% de las empresas que proporcionan servicios de cuidados a sus plantillas han incrementado su productividad. Asimismo, es interesante observar la tipología de servicios que han proporcionado las empresas a sus plantillas durante el con­finamiento. En primer lugar, el 26,25% de empresas ha ofrecido ayuda médico-psicológica, seguido de las gestiones administrativas en un 19,38%. Le siguen, aunque a cierta distancia, la ayuda a domicilio ante enfermedad (9,38%), teleasistencia para mayores (6,88%), compra de medicamentos (6,88%), profesores particulares (6,25%), apoyo en gestiones para traslados geográficos (5,63%), apoyo en domicilio por el nacimiento de un bebé (5,63%), ayuda ante pequeñas reparaciones y mantenimiento del hogar (5,63%), y con un mismo porcentaje del 0,63%, fondos de ayudas especiales, envío a domicilio de equipos de protección frente a la Covid-19 y proporcionar vivienda a padres con bebés, que eran desahuciados todos.

Otro de los aspectos fundamentales de la modalidad del teletrabajo es contar con un entorno seguro y cómodo dentro del domicilio. Por ello, las empresas deben promover hábitos de seguridad e higiene que fomenten la comodidad de la persona trabajadora en su hogar. El 89,74% de las organizaciones encuestadas han facilitado información al respecto: un 26,37% aporta consejos sobre la comodidad en el lugar de trabajo, un 22,71% da recomendaciones a la hora de diferenciar el espacio laboral y personal, y otro 22’34% sobre Prevención de Riesgos Laborales.

A la hora de implementar el teletrabajo, muchas empresas han establecido algún tipo de priorización según el colectivo. Por ejemplo, el 28,15% ha dado antelación a las personas que presentaban factores de riesgo frente al Covid19, un 22,96% tuvo en cuenta a personas con menores en edad escolar, mientras que el 17,78% lo hacía con los empleados/as que tenían a cargo familiares dependientes o con discapacidad, y un 14% cuando estos se ocupan de sus mayores.

Para Beatriz Coleto, Directora de la Unidad de Apoyo al personal de Alares, “es fundamental tener en cuenta la diversidad de nuestros empleados/as para poder ayudarles en su proceso de adaptación y consecución de la excelencia en el modelo de teletrabajo.”

No obstante, no todo son ventajas en el teletrabajo.Uno de los grandes inconvenientes es la falta de medios a la hora de desempeñar las tareas desde el domicilio. En nuestro primer informe, los datos analizados mostraban que al 73,41% de las personas encuestadas su empresa les había suministrado todos los medios necesarios para poder teletrabajar. Estos datos casan con el presente análisis, donde el 87,88% de las empresas dicen haber suministrado medios a sus plantillas para poder desarrollar su función desde casa. Del total de estas empresas, el 89% ha proporcionado equipos informáticos y líneas de telefonía móvil, y en menor medida material ergonómico, digitalización y formación o ayudas económicas.

La formación continua en el puesto de trabajo también es un elemento fundamental para el desarrollo personal y profesional. Por lo que, durante el confinamiento, el 71,76% de empresas encuestadas ha proporcionado formación a su plantilla, logrando con ello reforzar la motivación.

También ha variado el absentismo. El 79,55% de las empresas encuestadas lo han medido, y de éstas, el 52,43% ha comprobado su disminución durante el Estado de Alarma, y el 34,81% señala que se ha mantenido igual.

¿Cuál es el nivel de implementación del teletrabajo? Es posible concluir que antes del Estado de Alarma, solo el 9,09% de las empresas encuestadas tenían implantado el teletrabajo en sus empresas para toda la plantilla (el 31,82% lo llevaba a cabo solo para una parte de la plantilla). Del total de las empresas que tenían implantada esta modalidad antes del Estado de Alarma, el 72,22% asegura que el teletrabajo ha mejorado durante el confi­namiento. Como ya comentábamos en el primer informe realizado, esto es debido a la ventaja de una mayor experiencia y a la capacidad de adaptación a los procesos previos del teletrabajo.

“El teletrabajo ha venido para quedarse y nuevas formas de cuidar el bienestar de los trabajadores y trabajadoras también”, afirma Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares.

Así lo constatan los datos analizados en relación a la previsión de continuidad de la modalidad de teletrabajo, una vez se normalice la situación actual. Más de la mitad de las empresas encuestadas, el 58,33%, continuarán con el teletrabajo. De éstas, el 17,42% lo implantará 2 días a la semana, el 15,91% más de 2 días por semana, y el 13,64% de manera continua, salvo para ocasiones que requieran la presencia física en la oficina.

Además, el 94% de las empresas están dispuestas a compensar los gastos derivados del teletrabajo, señalando en primer lugar con un 50% los equipos informáticos, seguidos de la línea de internet con un 23,89% y la línea de telefonía móvil o fi­ja (21,02%). En menor proporción apuntan otros gastos derivados de la actividad laboral como el porcentaje proporcional de la luz, mobiliario específico, material fungible, gas y dietas.

Destacar, por último, que la valoración de la experiencia empresarial en relación al teletrabajo para más del 85% de las compañías es entre “buena” y “muy buena”.

Accede al informe completo

Comentar