Ilumina una vida, de Alares, amplía su teléfono gratuito de apoyo emocional 900 877 037 a personas de todas las edades

Ilumina una vida, de Alares, amplía su teléfono gratuito de apoyo emocional 900 877 037 a personas de todas las edades

Ilumina una Vida
Ilumina una Vida

La compañía lleva más de 10.000 llamadas atendidas desde que puso el teléfono en marcha hace ya un mes.

El 48 % de las llamadas son de personas de edades comprendidas entre los 50 y 75 años.

En el programa Ilumina una Vida, puesto en marcha por Alares, seguimos librando el gran reto solidario contra la soledad. El número gratuito de atención y escucha activa 900 877 037 comenzó siendo un teléfono de acompañamiento para las personas mayores, pero se ha ampliado a todas las edades, debido a la imperiosa necesidad de apoyo afectivo que cualquier persona necesita.

En Alares prestamos servicios asistenciales a todas las personas, independientemente de su edad. Ante las numerosas llamadas que hemos recibido de jóvenes, que a la vez que se ofrecían ser voluntarios del programa Ilumina una vida nos contaban que ellos tampoco se encontraban bien, hemos decidido abrir el teléfono gratuito a todas las personas que necesiten hablar, desahogarse, o tener apoyo ante tal situación, afirma Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares.

En el mes que lleva activo, sumamos más de 10.000 llamadas atendidas, con más de 500 personas que a diario dan respuesta a las mismas. La demanda de personas que han llamado de todas las edades pidiendo escucha y conversación, ha hecho que atienda a todas las personas que llamen independientemente de su edad, situándose la edad media en 53 años.

“El tema de duelo ante la imposibilidad de poder despedir a nuestros seres queridos deja mella en personas de cualquier edad, por lo que se ha reforzado también por este mismo motivo. Lo que tratamos al final es de prestar acompañamiento, afecto y escuchar a quien necesite hablar y desahogarse, haya perdido a un familiar, se sienta solo o sola en esta situación, o simplemente necesite alguien con quien compartir como se encuentra” explica Beatriz Coleto, Coordinadora de todo el programa.

Aunque las llamadas son anónimas y gratuitas, sí que pedimos saber la edad y el lugar de residencia para hacer una atención más personalizada. En este sentido, vemos que Madrid sigue siendo la provincia desde donde recibimos más llamadas, seguido de Barcelona y la Comunidad Valenciana.

Un 48 % de las llamadas son de personas de edades comprendidas entre los 50 y 75 años, seguido de un 33 % de personas con edades comprendidas entre los 25 y 40 años que viven solas y necesitan apoyo diario.

Ilumina una vida

El pasado mes de diciembre lanzamos el programa Ilumina una vida, de acompañamiento a los mayores en sus hogares, pero ante la crisis provocada por el Covid-19 y ante la imposibilidad de acompañarlos en sus hogares, decidimos crear el número 900 877 037 de atención telefónica gratuita de escucha activa y apoyo para las personas mayores que se vieran afectados por la situación y se sintieran en soledad, explica Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares.

El programa Ilumina una vida se encuentra abierto a la colaboración ciudadana; en especial de jóvenes y personas de mediana edad que deseen ceder parte de su tiempo para atender, hablar, y escuchar activamente a personas que en estos momentos necesitan compañía. Pueden ofrecerse como voluntarios en  https://www.alares.es/iluminaunavida/.

Muchos de los jóvenes que ahora nos están llamando para pedir ayuda y escucha se han apuntado como voluntarios para acompañar a los mayores en sus hogares cuando esto pase. En palabras de muchos de ellos, al verse solos saben en su propia piel los efectos de la soledad, y aunque podían imaginar que era duro, ahora lo viven y por ello quieren sumarse al proyecto.

Pero queda mucho por hacer. Pedimos que todas las personas que conozcan este número, 900 877 037, gratuito y anónimo, se lo cuenten a sus amigos, conocidos o vecinos que creen que les podría venir bien tener esta ayuda a su disposición, ya que entre todos nos sumamos.

Comentar