Javier Benavente, presidente de la Fundación Alares®

 Javier Benavente Barrón, presidente de la Fundación Alares®

Javier la Fundación celebra en febrero el I Congreso Internacional sobre Calidad de Vida y Competitividad Empresarial, ¿Cuáles son los objetivos de este encuentro?.
 El Congreso Internacional Alares®  el primero que se organiza a nivel internacional sobre  Dependencia, Diversidad, Igualdad, Conciliación Laboral y Personal, Responsabilidad Social, y la incidencia de todo ello en la mejora de la calidad de vida de las personas así como su Influencia Estratégica en la Competitividad Empresarial. Por primera vez en un encuentro de estas características, estos temas serán tratados desde un enfoque empresarial.Las ponencias tienen finalidad práctica en las que se podrán analizar las distintas experiencias y sus resultados llevadas a cabo tanto por gobiernos y empresas. Participarán investigadores de reconocido prestigio, empresas de distintos países con sus experiencias, y gobiernos que nos explicarán las políticas gubernamentales llevadas a cabo en cada uno de los ámbitos objeto del congreso Con la asistencia de más de 20 países y la participación de los mejores Ponentes y Conferenciantes, tanto nacionales como internacionales,  el Congreso es un punto de encuentro y referencia para la sociedad empresarial, civil e institucional.         A este I Congreso acuden gurús de prestigio internacional, ¿nos puedes avanzar algo sobre los participantes?, ¿Dónde podemos tener más información sobre el Congreso?.
Los ponentes, tanto españoles como de distintos lugares del mundo, nos trasladarán sus investigaciones, políticas, experiencias prácticas y resultados obtenidos, de tal forma que los asistentes, procedentes igualmente de diferentes países, finalicen con una visión global, clara y actual sobre los temas tratados.
Expertos en Posicionamiento Estratégico, gurús internacionales, nos expondrán como influyen los principales conceptos que son objeto de estudio y debate en este congreso (igualdad, conciliación trabajo-familia, dependencia y diversidad) en la competitividad social y económica de las empresas y los países. Las sociedades avanzadas son cada vez más sensibles a las cuestiones sociales y de calidad de vida. Sólo aquellas organizaciones que sean capaces de dar respuesta a estas nuevas demandas tendrán posibilidades de desarrollarse y alcanzar el liderazgo en este nuevo entorno social. D. Javier Benavente Barrón, Presidente de la Fundación Alares®, D. Ian MC Donald, Director de RSC del Royal Bank of Scotland (Reino Unido), Dña. Eleanor Tabi Haller- Jorden (Suiza) y  D. Jack  Trout (USA), gurú del Marketing y el posicionamiento estratégico,  D. Mark  Hollingwort (Canadá), experto en estrategia, D. Juan Antonio Sagardoy (España), experto en Relaciones Laborales, D. Bruno Arbouet, del Gobierno Francés, Dñª Nuria Chinchilla, profesora del IESE-Universidad de Navarra, son algunos de los más de 40 ponentes.Para más información: www.congresointernacionalalares.comEn Francia la  Ley Borloo de 2005  ha supuesto una reforma valiente de los servicios a las personas. Crees Javier que podría aplicarse también en España?.Sin lugar a dudas, algo parecido se hace imprescindible en un país como el nuestro donde además hemos aprobado una ley como es la Ley de Igualdad cuyo objetivo es eliminar toda posible discriminación laboral entre hombres y mujeres y promover programas de conciliación familia-trabajo que permita desarrollar la vida laboral sin abandonar las responsabilidades familiares. Si queremos potenciar que ambos cónyuges trabajen y por lo tanto sean más productivos, ingresen más y por lo tanto consuman más y paguen más impuestos, no tendremos más remedios que considerar a la familia como una especie de pequeña empresa donde tributaremos a hacienda por la diferencia entre ingresos y gastos necesarios en que hemos incurrido de Asistencia Familiar para obtener dichos ingresos (ayuda a domicilio, asistenta, jardinero, cuidador, profesor a domicilio, …), para poder trabajar. Esos deben ser gastos deducibles. Pero las empresas pueden contribuir, quieren hacerlo también, a ayudar a conciliar esa vida personal. Ei ellos contribuyen a ello, generando más igualdad, riqueza y empleo en el país, deberemos crearles las condiciones fiscales para que dichas aportaciones o ayudas se las puedan desgravar de su impuesto de sociedades. Esto es un problema que debe solucionar toda la sociedad, no solo las empresas, ellas deben canalizar los recursos para hacerlo posible, pero no es solidario el que ellas solas sean las que deban soportarlo como si fuera un gasto, como sucede habitualmente.Y lo mismo sucede con las personas que hoy prestan los servicios a domicilio a nivel privado, en las familias. Son tan altas las cotizaciones que tiene que soportar una persona o una familia que quiere contratar a una asistenta que finalmente no lo puede pagar y recurre a la economía sumergida, contratando a personas que tienen derecho a recibir todos los servicios gratuitos (sanidad, educación, …)que da un país como el nuestro con carácter universal, ejemplo del Estado del Bienestar, pero que por estar sin contratar no contribuye en nada al sostenimiento del sistema. Deberán crearse un sistema mínimo de cotización que no encarezca demasiado el servicio que tiene que pagar el particular, y deberá reducirse el tipo de IVA  a aplicar, dado que los particulares no se lo pueden deducir. De esta forma saldrían de la economía sumergida varios cientos de miles de personas que cotizarían, que pagarían sus impuestos, y que darían seguridad a los contratantes porque los tendría asegurados. Todo ello traería, sin duda, un alto crecimiento del empleo y finalmente unos mayores ingresos para el estado.
Y eso es lo que ha aportado la Ley Borloo en Francia
 La modernización de la sociedad y la evolución de los mercados de trabajo están configurando un nuevo sector de servicios  dirigidos a personas y familias, cuya regulación se hace cada vez más necesaria. La Ley Barloo de 26 de julio de 2005, nace en Francia con objetivos tan ambiciosos como, reconocer la necesidad de articular este nuevo mercado, garantizar el acceso universal de todos los ciudadanos a los servicios y aspirar a la creación de 500. 000 nuevos puestos de trabajo en tres años.   El balance del primer año de aplicación de la Ley Barloo es muy positivo y permite prever un desarrollo muy importante de este nuevo sector. Nada nos separa de Francia,  es más, existe un número de factores propios de nuestro país que hacen que España tenga posiblemente más urgencia que nuestro país vecino en disponer de un marco regulatorio en el que pueda desarrollarse este universo de nuevos servicios.En el Congreso Internacional Alares “Calidad de Vida y Competitividad Empresarial” que se celebrará en Madrid (IFEMA –Pabellón Norte) los próximos días 20 y 21 de Febrero, tendremos la oportunidad de escuchar en vivo y en directo a uno de los máximos responsables de la aplicación de esta Ley en Francia, Bruno Arbounet, Director  de la Agencia Nacional de Servicios a las Personas., del Ministerio de Trabajo de Francia. El nos contará cuales han sido experiencias y resultados reales de la aplicación de esta Ley.

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart