La “Declaración de Cádiz” hace un llamamiento a la plena participación de la mujer en todos los ámbitos

La “Declaración de Cádiz” hace un llamamiento a la plena participación de la mujer en todos los ámbitos

El pasado 3 de febrero se celebró en Cádiz la Cumbre Europea de Ministras, que concluyó con la adopción de una declaración política, la “Declaración de Cádiz”, que llama a los Gobiernos que conforman la Unión Europea, a derribar los obstáculos que impiden la plena inserción de las mujeres en el ámbito laboral y social. El objetivo no es otro que crear así, “unas sociedades más justas, más iguales, más inclusivas y más eficientes”.

Esta reunión, inaugurada por la Ministra de Igualdad de España, Bibiana Aído, por la Vicepresidenta Primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y por la Ministra para las Mujeres y la Igualdad de Reino Unido y Presidenta de la Cámara de los Comunes, Harriet Harman, se encuadra dentro de las iniciativas que la Presidencia española de la Unión Europea ha puesto en marcha para impulsar la igualdad en la agenda política de Europa.

La plena incorporación de las mujeres en todos los ámbitos es necesaria porque tal como asegura Aído, “no podemos pretender una sociedad moderna y avanzada dando la espalda a la incontestable realidad de un enorme capital humano desaprovechado y de una mitad de la población insuficientemente representada”. Además, Aído quiso resaltar que esta cumbre debe suponer “el impulso definitivo para alcanzar la participación equilibrada de las mujeres en los órganos políticos, democráticos y también, en los poderes sociales en general”.  Y es que los datos muestran que sólo el 25% de los parlamentarios nacionales europeos son mujeres, y sólo 7 de los 27 Estados miembros cuentan con un porcentaje de parlamentarias superior al 30%.

También quiso resaltar en esta reunión la Ministra de Igualdad, la creación de la nueva Agencia de Naciones Unidas sobre la Mujer, a la que considera “un instrumento idóneo para estar a la altura de los objetivos planteados” ya que refleja, “que los derechos de las mujeres no conocen fronteras y su reconocimiento, desarrollo y ejercicio tienen que estar asegurados en todo el mundo”.

Comentar