Los servicios sociales trataron 27 casos de Diógenes en 2007

LA OPINIÓN DE MÁLAGA – RAQUEL RIVERA. MÁLAGA  
El 44 por ciento de los afectados residía en el distrito Centro. Tres personas ingresaron en centros municipales para recibir ayuda médica
Los servicios sociales del Ayuntamiento de Málaga han detectado con mayor frecuencia casos que responden al denominado Síndrome de Diógenes, una patología que se presenta en personas mayores solitarias, que viven rodeadas de grandes cantidades de basura y desperdicios. Este incremento se debe a que cada vez más se denuncian estas situaciones de insalubridad.
Según datos del Área de Bienestar Social, el pasado año se abrieron unos 27 expedientes por Diógenes. Mariví Romero, concejala de Bienestar Social, aseguró que se han doblado los casos desde que se puso en marcha en 2006 el Protocolo de Actuación Municipal con trece expedientes.
No obstante, la edil indicó que el aumento esta ligado a una mayor publicidad de estas situaciones, no sólo por parte de los medios de comunicación, sino también por los propios servicios sociales. Así, se han incrementado las denuncias de vecinos por malos olores o plagas que tienen su origen en viviendas donde se almacenaba toneladas de basura.
Barrios. En cuanto a los expedientes abiertos en 2007, el 44 por ciento se detectó en el distrito Centro, con doce casos. La zona de Carretera Cádiz fue el segundo mayor foco, con siete casos, seguido de Ciudad Jardín, con cinco, Cruz de Humilladero, con dos, y por último, la barriada de Bailén, con uno.
La denuncia de vecinos suele ser la principal vía de conocimiento de los casos, pero también los servicios sociales han intervenido gracias a los informes de la Policía Municipal, la demanda de familiares o las visitas a domicilio para tratar otras cuestiones.
Casos graves. En la mayoría de las ocasiones los servicios sociales intervienen a tiempo y evitan situaciones extremas de insalubridad, que pongan en riesgo la vida de la persona que sufre esta patología o su entorno.
No en vano, el 14 de febrero de 2007 los bomberos encontraron muerto a un anciano de 84 años que acumulaba basura en la calle Obispo Cañedo y Vigil de la capital. Su cuerpo yacía en una habitación entre toneladas de desperdicios. Al parecer, los vecinos alertaron a la Policía, al llevar más de una semana sin escuchar pasos o simplemente el chasquido de la puerta de su vivienda.
Para evitar estos casos, los equipos sociales insisten en denunciar circunstancias de falta de higiene y pobreza extrema en los edificios. Se trata de personas mayores que de sienten solas y optan por el aislamiento social, la reclusión en el propio hogar y el abandono de la higiene personal. Además de la soledad, el origen se encuentra en una preocupación por una ruina económica no real que les induce a vivir en una pobreza extrema, guardando comida y artículos sin utilidad.
Según explicó la concejala Mariví Romero, tres personas mayores afectadas por esta patología tuvieron que ingresar el pasado año en centro municipales para recibir tratamiento médico, ya que su estado revestía gravedad.
En la mayoría de los casos, Bienestar Social lleva a cabo un seguimiento continuo de la evolución de los afectados, con un tratamiento adecuado para paliar el mal estado nutricional e higiénico.
Pese a la intervención pública, el problema es que los afectados suelen rechazar la ayuda, de tal forma que si no están incapacitados por alguna patología psiquiátrica de base, no pueden ser ingresados en residencias si no es con su consentimiento, salvo en casos graves, en los que se acuerda el internamiento involuntario legal.

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart