Recomendaciones para el frio

Recomendaciones para el frio

img-anciana (1)

Aunque los cambios de temperatura nos afectan a todos, es verdad que en el caso de las personas mayores lo sufren de una manera especial, pues con los años sufrimos cambios en nuestro sistema basal provocando que nuestra temperatura interna se regule peor y que tengamos problemas  a la hora de percibir la temperatura exterior. Por ello es esencial controlar la temperatura exterior ya sea a través de las noticias sobre el tiempo o de pequeños termómetros de pared, fáciles de encontrar y que podemos colgar en nuestra terrazas.

El frio en la piel, puede provocar grietas, sequedad y eczemas, por lo tanto hay que tener un mayor cuidado y precaución con la hidratación.

Antes de aplicar una crema  en cualquier parte del cuerpo es recomendable  masajear la zona donde vayamos a  aplicar la crema para fortalecer las paredes de los vasos capilares y asegurar una máxima absorción en la piel. Sin olvidarse de la hidratación interna a través de la ingesta de líquidos, que en esta fecha apetecen especialmente cuando son calentitos.

A pesar de que lo que más apetece cuando hace frio es tomar baños de agua caliente, los dermatólogos  recomiendan que en temporadas de frío lo mejor son baños cortos con agua tibia, el motivo es que los cambios de temperatura repentinos son perjudiciales para la piel ya que provoca el rompimiento de vasos sanguíneos. Además es importante que después de tomar una ducha corta nos cubramos para protegernos contra el ambiente frío y  mantener el cuerpo en la temperatura más idónea.

En ocasiones pensamos que el ponernos un buen jersey gordo que nos proteja del frio es lo ideal, pero la verdad es que nos puede resultar más incómodo, darnos calor si entramos en algún lugar a cubierto. Por ello es mejor ponerse varias capas que en función del nivel de frio. De esa manera nos va a permitir no pasar de tener mucho calor al frio de la calle y poder enfriarnos y que pase el tema a convertirse en un resfriado.

Importantísimo cubrir aquellas zonas por las que más calor se pierde como es la cabeza. Al igual que hay que tener en cuenta zonas como las manos,  que son las que están más en contacto con el aire y que se pueden ver más afectadas por el ambiente frio. Para  evitar infecciones,  es esencial taparse la garganta y los oídos con una buena bufanda o pañuelo.

Esencial tener especial cuidado en lo referente al calzado, ha de ser cómodo, que no aprieten mucho y que resulten calientes pero sin hacer sudar el pie, pues esto puede ser perjudicial para la piel de la zona, especialmente fina y delicada en las personas de mayor edad. Imprescindible calzado antideslizante, sobre todo en días de lluvia o nieve,  para evitar caernos  o resbalarnos lo que puede traer complicadas consecuencias. En caso de personas inestables de equilibrio lo ideal es salir con alguien para evitar desequilibrios y situaciones peligrosas.

Hay afecciones que en invierno por el frío se pueden ver agravadas, como es el caso de la artritis y de la hipertensión. El frio puede endurecer las articulaciones y se pueden generar contracturas, por ello es importante no sufrir cambios bruscos de temperatura, darse en ocasiones y en dichas zonas baños algo más calientes no hacer esfuerzos físicos.

En el caso de la hipertensión hay que llevar un mayor control de la tensión pues el frío influye en la presión arterial y puede haber mayor peligro de infarto.

Sobre la alimentación, cuidándola evidentemente en función de la dieta de cada uno y de si es necesario algún control especial, es interesante aumentar aquellos  productos que nos generen más calor como pueden ser los carbohidratos y las proteínas, teniendo igual cuidado en verano con el tema de la hidratación a través de la ingesta de dos litros de agua diarios que en este caso pueden ser a través de la ingesta de bebidas calientes y zumos que nos aporten vitaminas.

Es muy importante eso sí, que si nos encontramos mal vayamos al médico y no caigamos en la tentación de la automedicación o de la ingesta de antibióticos sin saber si estos son realmente necesarios.

Desde Alares Te Cuidamos en Casa nos preocupamos de nuestros usuarios y tanto a ellos, como a los cuidadores,  como a los familiares les hacemos llegar estas recomendaciones para que la calidad de vida de sus mayores mejore día a día.

 

Comentar