La Responsabilidad Social Corporativa como ventaja competitiva

La Responsabilidad Social Corporativa como ventaja competitiva

Responsabilidad Social Corporativa

La Responsabilidad Social Corporativa como ventaja competitiva.

Según los datos de Nielsen de 2014 el 73 % de los españoles consideran que las empresas no revierten en la sociedad lo suficiente. A su vez, el 93 % de los consumidores están a favor de comprar a aquellas empresas que apuestan por la Responsabilidad Social Corporativa e invierten en la sociedad.

En efecto, la sociedad reclama cada vez más empresas que apuesten por el compromiso colectivo. Para la supervivencia empresarial a largo plazo es vital pensar en objetivos empresariales que no solo contemplen la obtención del beneficio puro, sino que la apuesta por la calidad de vida de las personas y el bienestar de la sociedad sea un imprescindible en cualquier organización.

Dicho esto y con unos datos como los que nos ofrece Nielsen, es más que suficiente para que las empresas que están a la cola en esta materia tomen conciencia de la verdadera importancia que tiene la Responsabilidad Social Corporativa. Una deducción bastante lógica: Si nuestros beneficios dependen de otros y esos otros nos exigen un compromiso con la RSC, ¿Necesitamos alguna razón más?

El karma está más presente que nunca, y todo lo que hagamos tendrá un efecto de vuelta. En este sentido, si contribuimos a la mejora de la calidad de vida colectiva y  apostamos por la RSC, sin duda los resultados serán positivos para cualquier organización

 El Mundo ha cambiado y la forma de hacer negocios también.

La Responsabilidad Social Corporativa es uno de los temas de mayor interés y cada vez se le da mayor relevancia como ventaja competitiva, lo que a su vez otorga un mayor reconocimiento por parte del mercado. A su vez, tal y como decíamos antes, La RSC dará más ventajas para tanto para los trabajadores como para la sociedad en general.

Las empresas deben pasar a formar parte activa de los retos que tenemos como sociedad e involucrarse en la misma, tanto por la Sociedad en sí, como por su propio interés de tener un entorno más estable y próspero. El objetivo principal que persigue la responsabilidad social empresarial radica en el impacto positivo que estas prácticas generen en los distintos ámbitos con los que una empresa tiene relación, al mismo tiempo que contribuya a la competitividad y sostenibilidad de la empresa. Y  hay que cuidar ese objetivo para llegar al equilibrio entre crecimiento económico y bienestar social.

Comentar