«Siete de cada diez mujeres muertas a manos de su pareja no habían denunciado»

«Siete de cada diez mujeres muertas a manos de su pareja no habían denunciado»

ROSARIO GONZÁLEZ MARTÍNEZ | ABC

Tres años después de la entrada en vigor de la Ley Integral contra la Violencia de Género, todavía queda mucho camino para erradicar una lacra social que este año ha dejado al menos 57 víctimas mortales. Así lo ha asegurado la presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género, Inmaculada Montalbán, en un videochat con los portales de Vocento en Internet.
Montalbán ha explicado que la Ley Integral «es un buen instrumento» pero que es necesario «seguir evaluando y reforzando con medidas de mejora que apoyen por ejemplo la inserción de las mujeres en el trabajo». Así, ha considerado «muy positivas» las medidas consistentes en «subvencionar a las empresas que contratan a mujeres maltratadas y los cursos de formación y cualificación profesional de estas mujeres».

Por eso, ha apuntado, «hay dos necesidades básicas para que las mujeres puedan salir de la violencia: la obtención de una vivienda y de un trabajo para obtener la independencia económica».
Asimismo, ha abogado por seguir «sensibilizando a la sociedad» e informando de los derechos de las mujeres poque, ha señalado, «todavía se repite el dato de que siete de cada diez mujeres que fallecieron a manos de su pareja no habían denunciado previamente». Montalbán ha lamentado el silencio de estas mujeres porque así «las instituciones no pueden actuar porque no tuvieron noticia de las amenazas o coacciones que existían en la pareja».
En relación a los cursos de formación que deberán superar los jueces destinados a los casos de malos tratos, la presidenta del Observatorio ha recordado que actualmente los jueces «ya reciben formación en la escuela judicial» por lo que se pretende que esta formación tenga un contenido multidisciplinar». Además de la explicación en profundidad de las leyes en este sentido, ha explicado, estos cursos incluirán conocimientos de los aspectos psicosociales para así poder «conocer la realidad que se oculta tras los papeles».

Comentar