La residencia de mayores en casa

Teresa en su Casa

La residencia de mayores en casa. Hay muñecas por muchos rincones del salón, revistas que se amontonan en torres que aguantan sorprendentemente el equilibrio, cajas multicolores por aquí y por allá, unas cortinas de ganchillo confeccionadas a mano encima de una mesa, esperando a ser colgadas, y un sinfín de objetos que no dejan un hueco libre ni siquiera para las pelusas. En medio de este entorno, Teresa se mueve de un lado para otro sin tropezar. A sus 82 flacos años se maneja ágil entre sus cosas, porque son justo entre las que quiere estar. Para que sea así, para que esta mujer risueña y coqueta siga disfrutando de su hogar después de haber superado en 2014 un cáncer de lengua -tras 15 horas de quirófano, nueve días en la UCI y un mes ingresada en el hospital-, de tener un Parkinson que a veces la limita, y de haberse quedado viuda en las navidades de 2015-, su hijo Ricardo le ha montado «la residencia en casa». Le ha contratado los mismos servicios que pueden ofrecerle en esos centros, pero los tiene personalizados y en el propio domicilio. «Y nos ha cambiado la vida», dice sin dudar. «Elegí esta opción porque mis padres estaban muy mayores, especialmente mi padre, que falleció hace un año. En esa época mi madre tuvo una caída y ya era imposible hacerme cargo yo solo. Intentaba llevarles a los dos, pero soy hijo único y hubo un momento en que vi que no podía», cuenta Ricardo, 44 años, sentado en el sofá junto a su madre, que le mira y asiente.

En su caso recurrió a Alares, que es la que ha gestionado todo el servicio que, en esta casa en concreto, ha consistido en adaptar el cuarto de baño para quitar la bañera, donde Teresa se cayó por última vez porque como ella dice «estaba muy alto», y sustituirla por un plato de ducha. Además buscaron a dos personas, Maritza y Consuelo, que se turnan las 24 horas los siete días de la semana para que la mujer esté siempre acompañada. Tiene teleasistencia y telefarmacia en cualquier momento y «hacemos todos los trámites que requieran, hasta sacarles billetes de avión o cambiar la titularidad de algún recibo y demás burocracias, porque lo importante es que cuando Ricardo venga a ver a su madre, esté con ella y no se tenga que preocupar de nada más», recalca a EL MUNDO Laura Pérez, coordinadora general de este servicio de cuidados en casa.

 

Seguir leyendo la entrevista en completo

Pdf de la entrevista en papel 

Adaptaciones y accesibilidad en el hogar

Accesibilidad del hogar_

Adaptaciones y accesibilidad en el hogar. En el momento que compramos una vivienda, somos jóvenes y no pensamos en el futuro, nos parece que tiene todo lo que necesitamos, es accesible y cómoda para nuestra edad. Con el paso de los años el diseño del hogar no es el adecuado para nosotros sobre todo cuando empezamos a tener algún grado de dependencia, ya que presenta obstáculos que dificultan la movilidad tanto para ellos como para las labores de cuidado de los profesionales en el hogar.

La falta de ascensor o rampas de acceso al portal, escalones, puertas estrechas, interruptores de la luz de difícil acceso, mobiliario al que no se alcanza, etc. son los problemas más comunes que presentan los domicilios a la hora de ajustarse a los criterios necesarios de accesibilidad y de presentar un entorno funcional, seguro y que promueva la autonomía de la persona con dependencia y propicie un entorno de cuidados adecuado.

Cuando decidimos realizar un proyecto de reforma hemos de tener en cuenta las características de la vivienda así como el grado de pérdida de autonomía y del tipo de incapacidad de quien la habita. Antes de embarcarse en grandes obras, conviene pensar lo que uno mismo puede hacer (siempre hay algún habilidoso en la familia) o mejor aún algún profesional de los conocidos como “manitas” que nos libra de tener que recurrir a un profesional de la construcción de grandes obras sin necesidad. Para ello, existen varias vías: la compra a un proveedor privado, la concesión por parte de nuestra Comunidad Autónoma, Ayuntamiento……, etc.

Claves a tener en cuenta para adaptar la vivienda
Prioridad a las soluciones sencillas. Si una persona no puede subir la escalera para acceder a su dormitorio, puede ser mejor trasladar su habitación a la parte baja que instalar un costoso sistema de remonte o un ascensor. Los sentimientos también cuentan. Algunos cambios, por razonables que parezcan, pueden no ser buenos para la persona dependiente y no hay que imponérselos. El mobiliario de una casa puede parecernos disparatado o anticuado, pero hay muebles o elementos de la decoración con una gran carga sentimental y estrechamente unidos a los recuerdos y a la vida de la persona. Realice las reformas poco a poco, conforme se vaya presentando la ocasión. Si tiene que pintar el dormitorio aproveche para instalar los enchufes y el cambio de interruptores. Si reforma el baño, ponga suelo antideslizante, cambie la bañera por una ducha, etc. No siempre hay que acudir a un profesional de grandes obras. Hay pequeñas obras que nosotros mismos, o como indicábamos lo que se conoce como manitas puede realizar. Instalar una barandilla, colocar asideros en el baño o fijar las alfombras al suelo con adhesivos para que no se deslicen son operaciones sencillas. Dar explicaciones. La persona mayor dependiente debe recibir explicación y justificación de todo y consentir libremente. No lo olvidemos: se trata de su casa.
Adquiera accesorios útiles. Hay tiendas especializadas en las que puede encontrar infinidad de accesorios útiles. También es posible alquilar material especial, como camas articuladas o andadores.

Ayudas con las que podemos contar

Desde la ley de dependencia, no se habla de ninguna ayuda para acondicionamientos geriátricos, tan solo se hace u a pequeña referencia dentro del apartado de “Servicios de Promoción de la Autonomía Personal” al asesoramiento sobre adaptación funcional de la vivienda. Para este tipo de adaptaciones las partidas presupuestarias habitualmente son Municipales, existiendo en algunas comunidades autónomas, como la de Madrid, en las que además hay partidas para material geriátrico, sillas de ruedas muletas…que es gestionado por las trabajadoras sociales de los centros de salud. Normalmente esta son ayudas económicas que están relacionadas con la renta mensual per cápita del usuario, aportando la administración una cantidad sobre la modificación y siendo el resto abonado por el beneficiario. Los requisitos generalmente son ser mayor de 65 años, estar empadronado en la ciudad donde se solicite la ayuda, acreditar la situación de necesidad y aportar la documentación que cada administración nos haya solicitado. Tanto en este caso, como en la mayoría de las ayudas, lo mejor es acudir a los servicios sociales de zona y que sea la trabajadora social la que nos oriente e indique el trámite a seguir.

En relación a las adaptaciones que necesitemos hacer en el edificio en el que vivimos, y tras la última reforma de la ley de propiedad horizontal establece que “las adaptaciones del edificio a las normas de accesibilidad universal, entre cuyas actuaciones se encuentran la colocación de rampas en el portal, la instalación de ascensores u otros dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan la orientación o su comunicación con el exterior tendrán carácter obligatorio y no requerirán de acuerdo previo de la Junta de propietarios, siempre que sean impuestas por las administraciones públicas o sean solicitadas a estancias de uno de los propietarios siempre que sean necesarias para conseguir esa accesibilidad universal”.
En este caso los propietarios que están legitimados para esta petición son aquellos que estén declarados como personas con discapacidad y los mayores de 70 años.
El pago de estas obras corresponde a la comunidad, “siempre que el importe repercutido anualmente de las mismas, una vez descontadas las subvenciones o ayudas públicas, no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes”. Si existiese ese exceso sería el propietario que ha solicitado la modificación el encargado de pagar la diferencia.

Todos los usuarios del servicio de Alares Te Cuidamos en Casa, a través de Alares les podemos ayudar a realizar estas adaptaciones del hogar sin preocuparse por nada:
Desde Alares les podemos gestionar la contratación de un “manitas” para la realización de esas modificaciones sencillas que no necesitan de grandes obras.
Si se requiere una adaptación más profunda, desde Alares buscaremos el profesional de la construcción más adecuado para la misma en función de la especialidad que se necesita y realizando una comparativa de presupuestos. Si quieren hacer uso de los recursos de la administración desde Alares les ayudamos a realizar todas las gestiones administrativas que sean necesarias para llevar a cabo la petición.Si lo que necesitan es el apoyo de una ayuda técnica o de un material más especial, desde Alares realizamos la búsqueda de los establecimientos especializados más adecuados y, si lo requieren, les realizamos el pedido para hacérselo llegar a su casa sin tener que preocuparse por nada.Para nosotros que el mayor permanezca en su hogar es nuestro objetivo y es por ello que desde Alares Te Cuidamos hacemos y apoyamos a usted y a su familiar en todo lo que sea necesario para ello.
Descarga Folleto 'Te Cuidamos en Casa'La Alternativa a la Residencia

Trámite para solicitar el grado de dependencia

Persona Mayor

Solicitar Grado Dependencia.Cuando nos encontramos que un familiar nuestro empieza a estar o está en una situación de dependencia, en la mayoría de los casos nos encontramos desorientados, desconocemos las ayudas que tenemos y donde hemos de dirigirnos para solicitarlas. Todo esto se nos hace un mundo en un momento en el que además,  nuestros sentimientos se enfrentan a nuestro deseo de que nuestro mayor esté cuidado de la mejor manera posible y esto pueda ser compatible con mi la vida familiar y laboral.

Todos hemos oído hablar de la “Ley de Dependencia” pero muchos casos no sabemos bien que es y cómo puede ayudarnos.

Mediante la creación de un sistema de alcance nacional, la Ley de promoción de la autonomía personal y la atención de las personas en situación de dependencia,  reconoce el derecho a los ciudadanos a la atención de las necesidades derivadas de una situación de dependencia.

Con la Ley de Dependencia se instaura el Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia. El Sistema, comprende un catálogo de servicios y prestaciones que serán provistos a los beneficiarios en función de su situación de dependencia (grado de intensidad de la situación de dependencia) y de otros aspectos como la situación económica, social…. Para ello, debe existir una valoración de dicho grado y de ese modo, si los solicitantes se encuentran dentro de los parámetros fijados para el acceso al sistema, se elaborará el Plan Individualizado de Atención, que establecerá qué servicios y prestaciones recibirán los usuarios, frecuencia intensidad….

Algo que puede parecer un poco complicado y que lo vamos a resumir en unos pasos muy sencillos.

PASO 1- SOLICITUD

Solicitarlo en el Centro de Servicios Sociales correspondiente.

PASO 2- TRÁMITE DE CONSULTA

Cuando el trabajador social haga la visita en el domicilio para realizar la valoración le preguntará al familiar a cargo TIPO DE AYUDA QUE SOLICITAN

PRESTACIÓN ECONÓMICA DE ASISTENTE PERSONAL.

PRESTACIÓN ECONÓMICA PARA CUIDADOS EN EL ENTORNO FAMILIAR Y APOYO A CUIDADORES NO PROFESIONALES.

SERVICIO DE AYUDA A DOMICILIO

CENTRO DE DÍA

RESIDENCIA

PASO 3- RECONOCIMIENTO DEL GRADO

Llegará una notificación informando del Grado reconocido.

Los grados de dependencia que considera el Sistema son:

Grado I. Dependencia moderada: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.

Grado II. Dependencia severa: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no quiere el apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal.

Grado III. Gran dependencia: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal.

PASO 4- PROGRAMA INDIVIDUAL DE ATENCIÓN (P I A)

Con el Grado de dependencia ya evaluado y teniendo en cuenta el tipo de prestación que el familiar solicitó en su momento, se pasa a determinar la Prestación que se le concede.

Hay ocasiones en que se puede haber solicitado al principio un tipo de prestación y que pasado el tiempo la necesidad haya cambiado, o se haya decidido otro camino, por lo que en ese momento se solicita un cambio de prestación lo cual en ocasiones puede retrasar la percepción de la ayuda.

En muchas ocasiones ya sea por desconocimiento o por costumbre,  nos orientamos a aquellos recursos “más conocidos/habituales”  como la residencia o la ayuda a domicilio que en muchas ocasiones es insuficiente para nuestras necesidades.

En muchas ocasiones desconocemos la opción de la ayuda para la contratación de personal que atienda en casa al usuario, permitiéndole que permanezca en su casa pero cuidado.  Esta prestación es abonada en la cuenta del beneficiario, que le sirve de ayuda para abonar el salario del profesional que ya sea de forma interna o externa le cuida en su hogar.

Los usuarios del servicio Alares Te Cuidamos en Casa, pueden hacer uso de esta prestación a la hora de contratar nuestro recurso nosotros le orientamos a través de nuestro servicio de cómo hacerlo y le podemos ayudar en la gestión de la prestación.

Descarga Folleto 'Te Cuidamos en Casa'La Alternativa a la Residencia

 

La terapia artística

Alares Te Cuidamos en Casa

 

Te Cuidamos en Casa. Envejecer forma parte del proceso natural del ser humano. En ese proceso, se dan un conjunto de cambios morfológicos, funcionales, fisiológicos, sociales y psicológicos, ocasionados con el paso del tiempo en todos los organismos vivos.  Se trata de una etapa más de la vida del hombre y, que como cualquier otra, tiene que ser dinámica, paulatina, y tomada con la misma aceptación que las anteriores, aunque esta sea la última de ellas.

En muchas ocasiones, este proceso viene acompañado de una serie de cambios en lo que respecta a la personalidad y carácter, como pueden ser.

Baja Autoestima: Cuando los mayores toman conciencia de su edad sienten que muchos de los mitos que se dan sobre el envejecimiento son reales, ya no son productivos, han de cambiar su estilo de vida…

Introversión: Tienden a volverse hacia el interior, acentuándose el egocentrismo.

Sentimiento de deterioro de su identidad, como una forma de adaptarse, haciendo que la propia persona no se considere capaz de tomar decisiones, por lo que surge el sentimiento de apatía.

Sentimiento de Locus de Control Externo; Este concepto es importante, ya que si una persona piensa que lo que ocurre a su alrededor no depende de él, en absoluto, es posible que no actúe para cambiar su situación y quede en esa apatía de forma continua.

Sin embargo, la realidad es que en esta etapa los mayores pueden ser capaces de continuar desarrollándose personalmente, y de aprender cosas nuevas que a lo mejor antes no han podido probar.

Es por ello, que el equipo de Alares Te Cuidamos en Casa, en su reto de atender a las personas en todos los aspectos de su día a día, ha introducido ejercicios de Arterapia o terapia artística. Y, ¿Qué es la arte terapia? La arte terapia es una disciplina que utiliza el arte y los medios visuales como la principal vía de comunicación. La expresión creativa artística,  es el vehículo que permite desarrollar la capacidad de reflexión, comunicación, expresión y desarrollo personal.

Gracias a ella, y con la ayuda de su cuidador, el anciano cubre sus necesidades, en lo que refiere a:

Comunicarse con el entorno de forma verbal y no verbal.
Expresar sus sentimientos y emociones a través de lo que hacen.
Realizar actividades recreativas y lúdicas que le permiten mantener su autoestima, sintiéndose satisfechos por su contribución.
Demostrar sus habilidades para solucionar situaciones referidas al aprendizaje.
Además de estos beneficios, a nivel físico nos permite:
Potenciar la atención y concentración.
Mejora la coordinación óculo- manual y la precisión.
Avanzar en  el control de la higiene postural.
Fomentar las capacidades motrices manuales (psicomotricidad fina).

Nuestros usuarios nos han transmitido la sensación de orgullo que han sentido al mostrar sus trabajos a familiares y amigos, y como esta actividad les ha acercado a sus cuidadoras, teniendo la sensación de que están realizando una tarea de trabajo en equipo. Como homenaje a ellos, os queremos mostrar algunas de sus obras que a nosotros nos han emocionado tanto.

 

Las Personas Mayores y Dependientes quieren seguir viviendo en sus Casas

Personas Mayores Dependientes

Personas Mayores Dependientes

Las personas mayores y dependientes quieren seguir viviendo en sus casas. Actualmente, las personas mayores de 65 años representan alrededor de un 20% de la población total y se estima que, en 2050, este porcentaje llegue al 30%. Por ello, el servicio “Alares Te Cuidamos en Casa”, como alternativa a la Residencia, proporciona los servicios necesarios para que una persona pueda tener la opción de permanecer en su domicilio habitual sin tener que ser internado en un centro de mayores para que las Personas Mayores y Dependientes puedan seguir viviendo en sus casas. Todo ello se desarrolla a través de una metodología propia, probada y testada durante años, bajo el “Método Alares” de asistencia integral en domicilio, con supervisión total a los usuarios y cuidadores las 24 horas, los 365 días.

¿En qué consiste y qué beneficios está reportando a aquellas personas que ya disfrutan de él?

Ponemos uno o dos cuidadores permanentes en el domicilio, los que precise el usuario, las 24h, de lunes a domingo y, además, podrá contratar con Alares todos los servicios adicionales que necesite tales como fisioterapeuta, psicólogo, podólogo, peluquería y estética, enfermería y pequeñas curas, etc…todo lo que precise y a precios especiales. En cuanto al coste total del servicio para cuidar a una persona en su domicilio, es muy similar al de una residencia, y cuando se atienden a dos personas, el coste resulta mucho más económico en su propia casa que en una residencia, con la ventaja de que puede permanecer en su domicilio, en su propio entorno, en su lugar de siempre. El usuario lo puede pagar con los cheques servicios de asistencia de su Comunidad o el dinero que le entregue el Estado a través de la Ley de Dependencia. Este es un servicio asequible para la mayor parte de las familias que están pensando internar a su familiar. Alternativa Residencia Ancianos. La Mejor Solución. Alares te Cuidamos en Casa – Las Personas Mayores y Dependientes quieren seguir viviendo en sus Casas

Objetivos servicio “Alares Te Cuidamos en Casa”

Desde este servicio tenemos dos objetivos: 1º) Mejorar la Calidad de Vida, la Dignidad Personal y el Bienestar del Usuario, al poder permanecer en su propio domicilio y el 2º) Mantener y mejorar la función cognitiva e instruir en técnicas de estimulación de la misma. Está diseñado a medida de las necesidades de cada persona. El procedimiento es muy sencillo: un Experto Social de Alares le visitará en su domicilio, sin ningún coste ni compromiso para usted, evaluará las necesidades de asistencia que requiera y, le pasaremos presupuesto en un máximo de 24 horas laborables.

Porque TU CASA es la mejor Residencia, EL MEJOR LUGAR PARA VIVIR

El Servicio Alares Te Cuidamos en Casa, las 24h, INCLUYE:

  • ASISTENCIA 24h. EN EL DOMICILIO

  • SUPERVISIÓN TOTAL E INFORMES PERIÓDICOS sobre el estado y evolución del usuario/s.

  • ASISTENTE PERSONAL TELEFÓNICO 24H para gestionar todo lo que precise: compras, gestiones  administrativas, búsqueda de información,  subvenciones, pedir cita con él médico, comprar los  regalos para los nietos, etc.

  • CONSULTAS TELEFÓNICAS A ESPECIALISTAS: médicos, psicólogos, dietistas-nutricionistas y  expertos sociales, para estar siempre bien  asesorado ante cualquier duda.

  • TELEFARMACIA DE MEDICAMENTOS A  DOMICILIO 24H

  • TELEASISTENCIA  ALARES 24H, conectada a nuestra central de emergencias para gestionar cualquier urgencia.

Desde 1999, en Alares trabajamos para que todas las personas disfruten en su hogar de la mejor calidad de vida. Queremos que todos sean felices y estén tranquilos, en cualquier punto de la geografía nacional. La Alternativa a la Residencia de ancianos. Alares te Cuidamos en Casa

La Alternativa a la Residencia