«La diversidad de ser mujer»: Así fue nuestro encuentro digital con Forbes y Sodexo

Alares ha organizado el encuentro digital “La diversidad de ser mujer” con Forbes y Sodexo. Se trata de uno de los actos enmarcados en el Mes de la Mujer, con motivo del Día Internacional, que se celebra este lunes 8 de marzo. El debate estuvo moderado por Sonia Río, Directora de Fundación para la Diversidad. Participaron: Mar Aguilera, Directora de Fundación Alares; Idoia Sota, Subdirectora de Forbes, y Miren Garay, Global Projects Director de Sodexo.

Hay que poner números a la diversidad

Las ponentes coincidieron en la importancia de medir la diversidad en las empresas. «Si las cosas no se miden no existen», apuntó Miren Garay, de Sodexo. En la actualidad, el 87% de las empresas incluyen la gestión de la diversidad de género en sus estrategias, pero no todas la miden igual. El 55% de las pequeñas y medianas empresas no cuentan con indicadores para estudiar el impacto de las medidas de igualdad de género en sus organizaciones, según la primera edición del Índice de InnoDiversidad de la Fundación Diversidad.

En el año 2019 el valor de la brecha de género para la población de 15 a 64 años era de 10,4 puntos. Pero en las mujeres de más edad (55 a 64 años) este valor subía a los 14,2 puntos. Por poner un poco de contexto, en la UE-28 era de 12,9 puntos.

Un 77,5% de mujeres trabajadoras y un 32,9% de hombres trabajadores realizan todos los días actividades de cocinar y realizar tareas domésticas. Los hombres sin hijos con pareja que trabaja dedican 8,7 horas a la semana a actividades de trabajo no remunerado. Las mujeres sin hijos con pareja que trabaja dedican 16,4 horas a la semana a actividades de trabajo no remunerado, según el INE.

Las cifras sobre empleo, salarios e ingresos, educación, salud, conciliación, ciencia y tecnología, delito y violencia o poder y toma de decisiones siguen constatando la brecha. La situación de desigualdad entre hombres y mujeres también está condicionada por las circunstancias, puestos de trabajo, así como otros aspectos de identidad (discapacidad, orientación sexual, etc.).

Entre todos podemos conseguir llegar a la igualdad

Print

Entre todos podemos conseguir llegar a la igualdad.

 

Estamos en un momento donde hay más mujeres que hombres en el mercado de trabajo, pero todavía son muchas las que siguen teniendo dificultades para lograr su independencia económica. Esto, además, hace que el peso desproporcionado de las responsabilidades con las que carga la mujer continuará disminuyendo su independencia económica y tendrán un efecto para toda la vida tanto en su carrera como en sus ingresos y pensiones.

En Alares apostamos por las personas, sin tener en cuenta el género de estas.

Apostamos por el talento. Nuestro comité de dirección está integrado por un 67 % de mujeres y un 33 % de hombres, y nuestra plantilla total, compuesta por 432 personas, está formada por un 68 % de mujeres y un 32 % de hombres.

Aunque las habilidades de hombres y mujeres, sus talentos y aspiraciones son necesarios para poder dar forma a la economía y la sociedad, sin embargo, hay áreas en las que en el futuro parece que seguirán siendo dominadas ya sea por hombres o mujeres. Los niños son menos propensos que las niñas en buscar una profesión en el ámbito de la educación o la salud. Las niñas sin embargo no optan por profesiones en ciencias exactas, matemáticas o ingeniería. No obstante, merece especial mención que las mujeres se han incursionado en materia de gestión y la política. También es importante hacer mención como las niñas superan a los niños en el ámbito de la educación.

La igualdad en cuanto a la toma de decisiones ya no parece un objetivo distante para un puñado de países que cada vez están más cerca de erradicar la brecha entre géneros.  Pero todavía son muchos donde la participación de las mujeres en la toma de decisiones es extremadamente baja. Es cierto que la UE tiene un papel clave que desempeñar para garantizar un progreso continuo en todos los países, pero también lo es que somos cada uno de nosotros, a nivel individual quienes tenemos que irnos a nuestra esfera personal y desde ahí, cada uno, aportar nuestro granito de arena para llegar a conseguir esa igualdad.

Porque es necesario trabajar desde nuestro propio hogar con los más pequeños. Porque las empresas, como fuentes generadoras de bienestar y riqueza social, son quienes tienen que sensibilizar para que se produzca ese cambio. Ese cambio comienza en basarse en las competencias de las personas y no en su género.

El colegio y las universidades, son uno de los espacios de socialización más importantes, y es ahí donde también tenemos que poner especial énfasis en romper ese sesgo social y cultural.

Cada uno de nosotros, desde nuestra posición, empleador, educador, padre o madre de familia, tenemos el poder para llegar a esa igualdad. Porque tenemos que llegar a un día donde no tengamos que hablar de hombres ni de mujeres, ni de fútbol o ballet, ni de rosa o azul, o de muñecas o juegos de acción. Romper con ese cambio de mentalidad desde que un bebe nace es esencial para llegar a esa igualdad. Es cuestión de valores y de educar en igualdad. Tenemos que llegar a un día donde hablemos de personas, no de hombres y mujeres, y solo con el compromiso de cada uno, podremos conseguirlo.

 

 

#DíaInternacionaldelaMujer