Sus Majestades los Reyes de España presidentes de honor de los Premios Nacionales a la Excelencia en Prevención de Riesgos Laborales destinada a las Personas con Discapacidad

 

Premios Prevención Riesgos Laborales destinado a las Personas con Discapacidad

La entrega de estos premios, que cuentan con el Patrocinio y Colaboración Técnica de Cualtis, celebran este año su cuarta edición que tendrá lugar el 24 de junio en el Auditorio CaixaForum, Madrid.

Estos premios, que han conseguido ser un referente en el mundo de la prevención de riesgos laborales en el ámbito de las personas con discapacidad, cuentan con el patrocinio y colaboración técnica de Cualtis. Sin ello, no sería posible celebrar este reconocimiento de buenas prácticas que contribuyen a mejorar la calidad en el empleo facilitando la inclusión laboral y la continuidad en el puesto de trabajo.

La evaluación inicial del puesto de trabajo y de los riesgos derivados del mismo, intervenciones que favorecen la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad en relación al acceso y la permanencia en el puesto de trabajo, pasando desde la correcta adaptación del puesto (ergonomía), una adecuada protección personal para evitar accidentes de trabajo, hasta una formación accesible que atienda las necesidades concretas de la persona de acuerdo a su discapacidad.

En palabras de Eusebio Gómez, Gerente y Administrador de Cualtis, “este tipo de iniciativas, como el patrocinio de este evento, tienen que servir para que empresas, personas e instituciones se sumen a este apoyo”.

Este año el comité de expertos está compuesto por:

D. Moisés Escobar Escribano, Defensor del Discapacitado de Alcorcón, D. José Manuel Morán, Consejero del Consejo Económico y Social de España, Dña. Mar Aguilera, Directora General de Fundación Alares, Dña. María del Mar Alarcón Castellanos, Directora General de Trabajo y Gerente del Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo de la Comunidad de Madrid (acompañada por D. Juan Antonio Benítez González- Secretario General del IRSST), Dña.Carmen Yago, Jefa de División de Prevención de Riesgos de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid, Dña. Pepa Torres, Directora Gerente de FEACEM, D. Mario Cabezos Cañavate, Gerente de Prevención y Medio Ambiente de Mutua Madrileña. , D. Sixto Cantabrana, Subgerente de Cualtis y D. Javier Benavente Barrón, Presidente de la Fundación Alares.

Este comité de expertos valorará todas las propuestas y finalmente el fallo del jurado se emitirá a lo largo de este mes, aunque no será, hasta el día 24 , cuando tendrá lugar la gala en el Auditorio CaixaForum, Madrid, donde se darán a conocer los premiados de cada una de las categorías: Grandes Empresas, PYMES, Instituciones y Profesionales de Prevención de Riesgos Laborales (PRL).

Informe Forética 2011

Ayer Forética presentó la quinta edición de su informe sobre la evolución de la Responsabilidad Social en España, un acto que contó con la participación de Ramón Jáuregui, Ministro de la Presidencia y Patrono de la Fundación Alares.

Este informe que viene haciéndose desde 2002, evalúa el grado de implantación y desarrollo de la RSE en las empresas de nuestro país. Durante la presentación se expusieron las conclusiones más relevantes de este estudio, como por ejemplo el impacto que está generando la crisis en las prácticas de RSE o cómo están adaptándose las organizaciones a las nuevas necesidades sociales.

En su intervención, Ramón Jáuregui, explicó que si las empresas quieren sobrevivir en un mundo globalizado “deben revalidar su contrato con la sociedad”. Según defendió el mismo Jáuregui, una  cultura de la RSE bien entendida proporciona “el grado de excelencia necesario para tener la competitividad que demanda el mundo globalizado”.

En este sentido, Jáuregui se mostró defensor de las políticas de RSE porque ayudan a las compañías a ser sostenibles y competitivas, algo que demanda el “mundo globalizado, exigente, dinámico y flexible que es ahora el terreno de juego de las empresas”.

El absentismo, una carga de 9.000 millones para las empresas

El 22% de los trabajadores españoles faltan de forma injustificada a su trabajo, normalmente por algún tipo de obligación familiar o por la necesidad de solucionar asuntos burocráticos. Estas faltas injustificadas suponen un coste de 9.100 millones para las empresas españolas.

Esto sitúa a España como uno de los países europeos con mayor índice de absentismo laboral, un absentismo que además de consecuencias económicas, repercute en la imagen de la empresa, en el ambiente laboral y por supuesto afecta en el grado de compromiso de los empleados con la organización. Éstas son algunas de las conclusiones a las que llega un estudio que se ha realizado en 10 países europeos distintos.

Para controlar el absentismo expertos señalan que es fundamental la formación de los mandos intermedios, pues son estos los que entran en mayor contacto con los empleados. Para ello, es muy buena herramienta el coaching, metodología que sirve para fomentar el liderazgo. Pero también es muy efectivo contra el absentismo incluir políticas que fomenten el compromiso de los empleados con la organización. Entre ellas, destacan la flexibilidad horaria, el teletrabajo y otras medidas de conciliación de vida familiar y laboral. La motivación es una vía para reducir el absentismo y hacer a las empresas más productivas y competitivas.

Un horario concentrado aumenta la productividad y facilita la conciliación

Ésta es una de las conclusiones que se deduce de un informe que presentaba hace unos días el Departamento de Trabajo y Asuntos Sociales en Vitoria sobre la flexibilización de la jornada laboral en el ámbito empresarial.

Este informe realiza una comparación de la jornada laboral de las empresas vascas con las de otras compañías europeas, y aunque los españoles dedican 232 horas más al año al trabajo que el resto de europeos, su nivel de productividad se reduce a la mitad.

Por otra parte, este estudio ha incluido encuestas a empresas donde esta medida de conciliación ya está implantada. Según datos extraídos de estas encuestas realizadas, el 36,7% de los empleados aseguran estar satisfechos con el nuevo horario laboral y afirman que sin duda mejoran el clima laboral. El 30% de los encuestados ven mejor compatibilizada su vida laboral con la familiar. Y son el 23,3% de los trabajadores los que indican que la reducción de jornada ha supuesto una mejora en su nivel de productividad.

Algunas de las causas de que las empresas españolas no apuesten por la adopción de un horario laboral a semejanza a lo establecido a nivel europeo, son los aspectos culturales y los hábitos laborales adquiridos.

La conciliación ayuda a la competitividad de las empresas

El Departamento de Trabajo de la Generalitat de Catalunya ha realizado un proyecto sobre las nuevas organizaciones del tiempo de trabajo, que concluye que fomentar medidas para que los empleados puedan conciliar vida laboral y familiar aumenta la productividad de las empresas porque mejoran el clima laboral y reducen el absentismo de los trabajadores.

Además este estudio, que cuenta con la colaboración de los ayuntamientos de Barberà del Vallés y Rubí, señala que 7 de cada 10 empresas declaran que, a pesar de la situación económica actual, es un buen momento para implantar e impulsar estas medidas de conciliación.

Por otra parte, de las empresas participantes en este proyecto, el 73% considera que haber aplicado estas medidas en su empresa ha generado beneficios en su negocio. Entre esos beneficios, destaca la mejor gestión del tiempo y del trabajo, según el 88% de las empresas participantes. Una mejora, que implica a su vez, un aumento de la productividad tal como afirman el 81% de los encuestados.

La conciliación también ayuda a reducir el absentismo, así lo reconoce al menos el 69% de las empresas participantes en el proyecto. En este sentido, este estudio constata que el absentismo se ha reducido en un 19% en las empresas que han aplicado medidas de conciliación. Pero además, permite mejorar el ambiente laboral y atraer y retener a los empleados talentosos.

La educación como factor clave para superar la crisis

Ayer la Fundación Alares® y EAE Business School celebraron en Barcelona el desayuno «La Educación como factor clave para la competitividad», un encuentro en el que se destacó la importancia de un buen sistema educativo para poder superar con éxito la actual crisis económica que sufre nuestro país.

Este desayuno, que se incluye dentro de un ciclo que comenzaba el pasado mes de diciembre, reunió a profesionales de la materia como Robert Ramos, Responsable de la Zarza FP Cat de la Generalitat de Catalunya o Joseph M. Martorell i Rodon, Director de l’Àrea de Programes de Formació de Fundació Politètica de Catalunya, quienes debatieron y analizaron la educación como factor clave para generar competitividad y diferenciación en el tejido empresarial español.

Durante el desayuno, el Strategic Research Center de EAE presentó datos de la situación actual de la educación en España. Este análisis sitúa la tasa de abandono educativo temprano española en el 31,9%, el doble que la media europea que está en un 14,95%. Además, mientras que la mayoría de países de la Unión Europea redujeron sus tasas de abandono temprano entre 2003 y 2008, en nuestro país la cifras se han mantenido sin apenas cambios.

Además, EAE concluye que a mayores niveles de formación, menor tasa de paro. Pero también, explican que el 19,8% de los ocupados con estudios universitarios realizan trabajos inferiores a sus cualificación profesional.

Mayor implicación de las empresas con las políticas de igualdad

“Cada vez existe una mayor implicación”. Ésta es a la conclusión que se llega, viendo que este año  el 65% de los convenios colectivos de ámbito estatal contemplan la incorporación de programas de igualdad de género, frente al 35% que lo hicieron en 2009.

Estas cifras, las ofrecía la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en la presentación de un  nuevo servicio de apoyo a las empresas para facilitar la implantación de estos planes de igualdad, ya que ésta es la única manera de erradicar las brechas de desigualdad existentes.

Esta mayor implicación con una igualdad efectiva por parte de las empresas viene, según palabras de Aído, porque el sector empresarial «ha entendido que éste es un objetivo de mayor competitividad y mayor productividad”.

Aunque son  las empresas con más de 250 trabajadores o aquellas que aunque no cuentan con este número de empleados, así lo han acordado en sus convenio colectivo, las que por obligación deben negociar sus planes de igualdad, es cierto que existen muchas empresas no obligadas que están demostrando un interés creciente. Así lo manifiestan las 528 solicitudes de subvenciones para apoyar la elaboración de planes de igualdad que se han recibido de pymes.

Según ha manifestado Aído, si se consiguieran buenos planes de igualdad “sin duda atajaríamos buena parte de los problemas que actualmente tienen que soportar las trabajadoras”.

Una guía para promover la igualdad en las empresas

La Organización de las Naciones Unidas está desarrollando una guía con una serie de principios para que las empresas promuevan la igualdad de la mujer en el entorno laboral.

La guía que se publicará este año, propiciará prácticas socialmente responsables en el lugar de trabajo, y según las palabras de Inés Alberdi, directora del Fondo de Desarrollo de la ONU para la Mujer, “el código incrementará la igualdad entre hombres y mujeres e impulsará la competitividad de las empresas”.

La responsable de UNIFEM, destaca también que los países necesitan de las mujeres para crear economías fuertes, por lo que pide la colaboración del sector privado para alcanzar este objetivo.

La conciliación, un valor añadido para las empresas

Hoy día, nos encontramos ante un mundo diverso y plural, donde las mujeres han entrado de lleno en el ámbito laboral. Por eso, es preciso que las empresas tomen conciencia de la necesidad de ayudar a la conciliación de la vida familiar, laboral y personal de sus empleados. Con este objetivo, la Cámara de Comercio de Madrid en el marco del servicio Concilia Madrid, celebra hoy un taller que enseñará a empresarios buenas prácticas de conciliación.

A través de este programa, se destacarán los beneficios que la conciliación aporta al trabajador, pero también al empresario, ya que gracias a la motivación de los trabajadores, se incrementa la productividad y la competitividad de la compañía. Pero además, se evita el absentismo laboral y los gastos que esto conlleva, y se crea una plantilla más comprometida con la filosofía de la empresa.

Las medidas de conciliación deben tener en cuenta las necesidades de la empresa y el trabajador, porque a través de la conciliación deben beneficiarse ambas partes. Entre las medidas clave, están la flexibilización de la jornada laboral o la puesta en marcha de servicios familiares en la empresa.