¿Es septiembre un buen mes para cambiar de trabajo?

Cambiar de trabajo

Para muchos, el año comienza en septiembre. El noveno mes del año tiene ese “toque” que nos recuerda a nuevos retos y propósitos tras la vuelta de las vacaciones y la recarga de energía. Comienzan nuevos programas de televisión, se estrenan nuevas series, arranca un nuevo curso escolar, retomamos el gimnasio… Es por eso que muchas personas deciden iniciar también un nuevo rumbo en el ámbito laboral y buscar un nuevo trabajo. Según el último análisis de tendencias y percepciones del Observatorio Alares, septiembre y octubre son los meses con más búsquedas de trabajo, por delante de otros periodos, como la primavera (segundo lugar) y el comienzo del año (tercer lugar). Casi el 30% de las personas que buscan nuevos retos profesionales lo hacen tras las vacaciones. Y este 2021, el año de los grandes cambios y transformaciones, va a ser mucho más. Alares da una serie de claves para conocer las necesidades de las ofertas de trabajo y los nuevos perfiles de los solicitantes.

Pros: Septiembre, nuevos retos profesionales

El último trimestre del año es, en general, un buen momento en el que las empresas ponen en marcha nuevas campañas, marcan objetivos para el año siguiente… Por lo tanto, aquellos perfiles que buscan nuevos desafíos tienen una oportunidad excelente para contactar con los reclutadores; por encima de otros periodos, como Navidad o verano, más relacionados con las campañas específicas y donde los objetivos son más cortoplacistas. Hay que tener en cuenta que la búsqueda de nuevos retos profesionales es la principal razón por la que la gente cambia de trabajo, según el Observatorio Alares, por encima del salario económico (segunda posición).

Contras: Septiembre, más difícil diferenciarse

Es cierto que septiembre y octubre son meses de mucho ajetreo en las empresas y que todos los equipos están muy ocupados cerrando presupuestos. Aunque esto puede ser beneficioso porque surgen nuevas necesidades, también hay que tener en cuenta que los equipos directivos tendrán menos tiempo para analizar los currículos. Por eso, es muy importante saber diferenciarse de forma creativa y única, teniendo en cuenta que mucha gente busca trabajo en estas fechas y, por lo tanto, la competencia es mayor. Aún así, este periodo también es una buena oportunidad para el autoempleo y buscar nuevos contratos externos de compañías que buscan apoyo de trabajadores freelance y otras empresas para lanzar importantes campañas que se acercan, como el Black Friday o Navidad, o el año siguiente.

Los millennials, los que más rápido cambian de empleo

Un aspecto muy importante es el generacional. En general, la Generación Millennial cambia más veces de trabajo que otras generaciones. Tal y como explica Javier Benavente, Presidente de Alares, en su blog, se trata de “una generación preparada y concienciada que busca un propósito claro alineado con sus valores”. Para ellos, es muy importante contar con líderes empáticos y comprometidos con el éxito de sus equipos. También es necesario ofrecerles oportunidades para seguir formándose y aprender nuevas habilidades, junto con formas de trabajo flexibles y seguras y un equilibrio y cohesión entre la vida laboral y personal. No obstante, también hay que tener en cuenta que muchos de ellos sufrieron la crisis del 2008 justo cuando les tocaba incorporarse al mercado laboral y aún siguen buscando oportunidades que les permitan tener menos precariedad y más estabilidad. Han demostrado una capacidad de resiliencia enorme y la Economía aún tiene una asignatura pendiente con la generación más preparada de la historia.

Cuidado con el efecto cicatriz

En una situación tan delicada como los altos índices de desempleo y las dificultades económicas que atraviesan algunas empresas, el efecto cicatriz de la precariedad nos obliga a prestar atención a la hora de elegir un puesto de trabajo u otro. Dicho efecto demuestra que empezar con malos empleos aumenta el riesgo de encadenar otros malos trabajos. Por eso, es aconsejable no hacer una búsqueda y aplicación compulsiva de ofertas laborales. Hay que leer bien las condiciones, preguntar sin reparo sobre las mismas y analizar racionalmente los objetivos profesionales que queremos marcarnos. La búsqueda asertiva nos ayudará a largo plazo a construir un bienestar personal y laboral más duradero.

Información sobre el nuevo Real Decreto-ley de igualdad

El 1 de marzo entró en vigor el nuevo Real Decreto-ley de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.

Los plazos para cumplir con la nueva obligación son:

  • Las empresas que tengan entre 151 y 250 trabajadores, deben aprobar su plan de igualdad en un periodo de un año.
  • Las que cuenten con una plantilla de 100 a 150 trabajadores, disponen de dos años.
  • Las que estén formadas entre 50 y 100 trabajadores, tienen tres años de plazo.

En el mismo, se han aprobado una serie de novedades, entre las que destacan:

  • Es obligatoria la inscripción o el registro de los planes de igualdad una vez se haya concluido su negociación. Esta inscripción deberá realizarse en el Ministerio de Igualdad.
  • Se desarrollará un diagnóstico previo a la negociación del plan de igualdad, que debe ser pactado con los trabajadores sobre las siguientes materias: procesos de selección, clasificación profesional, formación profesional, condiciones de trabajo, retribuciones y prevención del acoso.
  • Se obliga a todas las empresas a establecer un registro salarial. Deberá incluir: valor medio de los salarios, complementos y percepciones desagregados por sexo y distribuidos por grupo y categoría profesional, así como puesto de trabajo.

En las empresas en que haya más de 50 trabajadores y exista una diferencia de 25% o más en la media de las percepciones entre hombre y mujeres, deberá especificarse en el registro salarial que tal diferencia no corresponde a motivos relacionados con el sexo de las personas.

  • Permisos retribuidos:

-Se equipararán los permisos de maternidad y paternidad en 16 semanas, de las cuales las siguientes 6 son obligatorias para ambos y a jornada completa. Ambos permisos son intransferibles.

-De paternidad: será aumentado progresivamente. A fecha 1/03/2019, dispondrán de 8 semanas, de las cuales 2 serán inmediatamente tras el parto. En 2020 ascenderá a 12 semanas, siendo 4 tras el parto. En 2021 ampliará a 16 semanas.

Permiso de lactancia: se denominará “permiso para cuidado del lactante” que podrán disfrutar ambos progenitores. En el caso de que sean de una misma empresa y lo disfruten al mismo tiempo, ésta podrá limitarlo por razones de funcionamiento. Este derecho podrá ejercerse hasta los 12 meses del menor, no obstante, tendrá una reducción salarial a partir del 9 mes.

En el supuesto de familias numerosas se reservará el puesto durante un periodo de 18 meses.

  • Contratos:

-El trabajador tendrá derecho a que se le abone la retribución por su trabajo de igual valor en caso de que se produzca una discriminación salarial por razón de sexo.

Se incluye la violencia de género como una de las causas que interrumpen el cómputo de la duración del contrato en prácticas, así como el periodo de prueba.

Se declara nula la extinción del contrato durante el periodo de prueba de trabajadoras embarazadas, salvo que concurran motivos no relacionados con el embarazo.

  • Despidos:

-La declaración de nulidad del despido producido después de la reincorporación (por nacimiento, adopción, acogimiento…) se extiende hasta los 12 meses.

  • Será en negociación colectiva donde se establecerán los términos para el ejercicio del derecho a adaptar la jornada a las necesidades familiares, incluyendo también el trabajo a distancia. En el caso de que no haya negociación colectiva, se recurrirá a lo acordado entre la empresa y la persona trabajadora.
  • Los representes de los trabajadores tienen derecho a recibir anualmente información sobre «los datos sobre la proporción de mujeres y hombres en los diferentes niveles profesionales».

Más información:
[email protected]
912750555

El 43% de las personas con discapacidad que trabajan en Alares Social, lo hacen de manera estable y con contratación indefinida

Alares Social_

El Centro Especial de Empleo (CEE) Alares Social responde a su finalidad social, ofreciendo empleo de calidad a las personas con discapacidad, gracias a una formación continuada, facilitando su desarrollo social y profesional y aportando una autonomía que les permite ejercitar sus derechos.

El CEE además ofrece a las empresas ventajas sociales, comerciales, económicas y legales.

Alares Social cuenta en su plantilla con un 90 % de personas con discapacidad, de las cuales, un 43 % tienen un contrato indefinido. Autonomía económica, mejora en la calidad de vida, independencia familiar, desarrollo y futuro profesional, es lo que obtiene una persona con discapacidad al incorporarse al mercado laboral.

Con estas condiciones de trabajo óptimas, el CEE apuesta por la la inclusión plena de las personas con discapacidad en nuestra Sociedad.

Sin embargo, no solo la propia persona resulta beneficiaria, sino que la inclusión redunda numerosos beneficios. Refuerza la economía de los aspectos intangibles como es la reputación empresarial, ya que la empresa proyecta unos valores que los clientes perciben, tales como confianza, compromiso e innovación.

Beneficios de la contratación de personas con discapacidad

A nivel laboral, los equipos de trabajo diversos, generan un clima marcado por el esfuerzo, perseverancia y superación e impulsan, a su vez, valores de aceptación y no discriminación.

El ROI que recibe la empresa, no solo se traduce en ventajas económicas, sino que mejora su Imagen reputacional y se produce un Impacto inmediato en productividad, mejorando notablemente los indicadores de éxito de cada empresa.

A nivel legal, cualquier empresa que cuenta con más de 50 trabajadores tiene que contratar, como mínimo, a un 2% de personas con discapacidad. Las empresas, que de manera excepcional no pueden contratar ese porcentaje, se pueden acoger a medidas alternativas y hacer compra responsable a Alares Social, contribuyendo así a la creación de empleo de personas con discapacidad, ya que es el propio CEE quien emplea a estas personas. Además, cumplir con la ley, permite a las empresas presentarse a concursos públicos o recuperar el aval que había entregado. De igual modo, superando el 2% de contratación obligatorio, a igualdad de precios, la organización tiene preferencia en un concurso público.

A nivel social, se consigue de manera transversal, la igualdad real de oportunidades, la inclusión de las personas con discapacidad, y las administraciones públicas se ven beneficiadas con el consiguiente ahorro en materia de desempleo.

Cualquier empresa puede contribuir a la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad

En línea con el compromiso que tiene con la Sociedad, Fundación Alares, entidad que promueve Alares Social, Centro Especial de Empleo, ofrece orientación sin compromiso, asesoramiento técnico y ayuda en todo lo que cualquier empresa necesite para para cumplir con la ley, ya sea facilitándote personas con discapacidad para su contratación en la propia empresa o a través de Medidas Alternativas a la contratación directa a realizar con Alares.

En Alares Social prestamos servicios de Outsourcing o Externalización en los que gestionamos íntegramente procesos intensivos en personal de las empresas e instituciones y que desarrollamos mediante personas con discapacidad desde nuestro Centro Especial de Empleo. Estos servicios pueden ser desde la gestión de servicios asistenciales a los empleados (Plan Conciliación Alares 360º), la gestión de la Formación e impartición de la misma, servicios de Contact Center, externalización de Procesos y actividades Intensivas en Personal, hasta servicios para la Captación y Fidelización de Clientes.