Cuando Ilumina una vida ilumina vidas

Blanca
Blanca

Compartimos el Testimonio de Blanca, una mujer que llama a nuestro teléfono gratuito 900 877 037 de forma habitual.

Soy una mujer mayor, que siempre ha luchado en la vida, trabajadora y enamorada del amor a  mis hijos. Actualmente con problemas de movilidad, con el apoyo de una hija maravillosa, que me da toda su atención y amor, ella y mi hijo, qué en paz descanse, son todo para mí… Ella me llama todos los días, pero hay veces que no quiero contarle mis angustias… porque ya tiene bastante… y porque quiero verla y sentirla feliz.

Mi hijo nos dejó hace poco más de un año, y desde entonces, no he sido la misma… Este confinamiento ha hecho que me sienta un poco más sola… me encantan los niños, y tengo unos vecinos que cada mañana al irse al colegio tocaban mi puerta para despedirse, yo les daba de vez en cuando un caramelo o una piruleta… pero eso, ya no puede ser… el COVID19 nos lo ha quitado…Echo de menos los ruidos, los abrazos y de mi hija, escuchar a la gente por la calle, y el ruido de los niños jugando…

Un día de Marzo, mi hija me dijo que llamara al teléfono gratuito 900 877 037 de Ilumina Una Vida, que le habían dicho que había un equipo de personas encantadoras que atendían a las personas en soledad, y que a lo mejor, podría ser bueno para mí.

Ese mismo día, llamé y no olvidaré el cariño y la atención que recibí, y desde entonces comparto mis peores ratitos con ellos, y así, se convierten en un poco mejores… Arantxa, Antonia, Kateryne, Sandra, Beatriz, Noa, Jesús… ellos han Iluminado mis días durante esta situación tan difícil de entender… he llamado cada vez que he sentido angustia, las tormentas me acobardan mucho… Ya ves tú¡¡¡ pero si, me dan un poco de miedo, y saber que podía contar con alguien al otro lado del teléfono me ha ayudado a sobrellevarlo, he podido recordar tiempos mejores, contar un poco de mí sin sentirme invadida, y me ha encantado conocer a gente con valores tan bonitos como los de ellos, que me han regalado su tiempo, siempre con una sonrisa…

Si algo bueno ha pasado en estos días, si algo me ha dado el COVID19, ha sido conocerlos a todos, y me gustaría, que este programa Ilumina Una Vida no dejara de existir, para saber, que ante cualquier tormenta, cualquier angustia o nudo en la garganta, puedo compartirla con ellos, todos los días del año y a cualquier hora, solo con marcar el teléfono…

Como Blanca, son cientos de personas las que se atienden de manera continua el equipo de voluntarios de Ilumina una vida. Los días pasan y la posibilidad de salir a la calle por la desescalada, ha hecho que ese volumen se estabilice, pero manteniendo de manera constante las llamadas de cientos de personas, que encuentran en Ilumina Una Vida, un espacio de escucha activa y compresión donde contar y también escuchar, más allá del confinamiento, la desescalada y el COVID19

El 61% de las llamadas atendidas, se concentran en la Comunidad de Madrid, seguido por Cataluña de 21%, y 13% de Castilla León, el resto disperso por las demás Comunidades Autónomas.

La valoración por parte de los usuarios de esta iniciativa solidaria que puso en marcha Alares, supone un éxito total, que hace que se consolide como el programa estrella de Atención a las Personas, durante el Estado de Alarma.

Emocionante ha sido también la respuesta de las personas, donde se han Inscrito más de 500 personas, que de manera desinteresada, quieren participar en este Proyecto, dando lo que hoy en día más valoramos las personas, tiempo de calidad para ayudar a los que lo necesitan.

Reorganizarse para seguir adelante

Alares Social
Alares Social

Para Alares Social, como para otros Centros Especiales de Empleo, la situación derivada del COVID19 y el decreto de Estado de Alarma, ha supuesto un antes y un después, pero el después no tiene que ser menos bueno que el antes, al menos ese ha sido el punto de partida para Alares Social, asegurar nuestro doble objetivo:

Por un lado, que todas las personas de nuestro país, dispongan de un mínimo de servicios asistenciales que les faciliten la vida y potencien la igualdad de oportunidades. Y por supuesto, por nuestra condición de Centro Especial de Empleo, favorecer la empleabilidad y el empleo de las personas con discapacidad.

Estos objetivos se hacen posible, gracias a que involucramos a las empresas para que contribuyan a la Mejora de su entorno y de la Sociedad en General, y ahora más que nunca, estos objetivos, el trabajo y el esfuerzo se deben mantener, ya que los servicios asistenciales, se han convertido hoy día en una necesidad de muchos colectivos, que con el nuevo modelo de relación humana, se han tornado más vulnerables.

El punto de partida para RE-ORGANIZAR la actividad y la consecución de los objetivos, fue valorar las oportunidades de nuestra plantilla diversa, donde más del 90% tiene alguna discapacidad, de ella el 32% son discapacidades de difícil inserción, y donde en un porcentaje alto, se trata de población de riesgo frente el COVID19.

La prioridad para Alares Social, es la prevención y la salud de las personas trabajadoras, y minimizar el riesgo de las personas especialmente sensibles, por lo que la propuesta adaptativa tenía como objetivo instaurar el teletrabajo en al menos un 70% de la actividad principal.

¿COMO LO HICIMOS?

1. Pre-ocuparnos por las personas y facilitarles su día a día

1. Establecimos equipos específicos para la toma de decisiones con todos los Responsables.

2. Establecimos mecanismos de comunicación e información positiva para todas las personas trabajadoras, y pusimos en marcha Programas específicos de atención personal para todos y cada uno de los talentos que componen Alares Social.

3. La tecnología y la conectividad, se ha convertido en nuestras mejores herramientas para garantizar el aprendizaje hacia la transformación digital de forma más efectiva.

4. Planificación e implantación sea progresiva, pero en tiempo record, tan solo en 2 semanas…

Los resultados obtenidos han sido reveladores, pues con la implicación de todos y cada uno de los Departamentos, y con especial atención al esfuerzo y trabajo del Equipo Técnico, se ha logrado que la actividad se mantenga en un 90%.

Actualmente, se encuentran en la modalidad de teletrabajo el 88% de las personas trabajadoras, para lo cual se han desplegado los medios técnicos y humanos necesarios, valorando de manera personal las necesidades de flexibilización de horario, medios técnicos, y minimización de incidencias.

El seguimiento personal en las intervenciones realizadas nos arroja laos siguiente datos cualitativos:

  1. El 72% aseguran estar más tranquilos en casa, y la concentración en las tareas es más fácil.
  2. Se han reducido los tiempos muertos, como tráfico denso que hace retrasar la entrada, tiempos descansos para ir al baño o teniendo conversaciones con los compañeros…
  3. El absentismo ha disminuido en un 4,5% en dos meses
  4. El 89%considera el teletrabajo como un beneficio adicional al puesto de trabajo.
  5. Aseguran que les ha facilitado el mantenimiento de los puestos de trabajo en condiciones de seguridad.
  6. EL 27% ha podido flexibilizar su jornada de trabajo, aumentando en algunos casos la jornada.
  7. Al 34% ha facilitado la Conciliación Laboral y Familiar.

No es lo mismo liderar un equipo de trabajo presencial que un equipo de trabajo remoto, y en esta ocasión, la cultura del dato, y el tener ya definidos unos KPI’s claros, nos ha servido para poder medir de manera objetiva los resultados del teletrabajo en esta primera fase. Los resultados han sido claros, se ha aumentado el rendimiento general, y se han mantenido los estándares de calidad y excelencia.

Francisco Manuel Morales, en la oficina conocido como Paco, trabaja en Alares desde finales del 2014. Como trabajador, demuestra cada día su compromiso e implicación con Alares; como compañero, se ha ganado el respeto y confianza de todas las personas que trabajan con él. Muchas son las cosas que hacen especial a Paco, pero lo que más destacan aquellas personas que le conocen son su alegría y positividad.

No todos los días son buenos, a veces no salen los números y en otras ocasiones la respuesta del cliente no es la que esperamos, pero eso no le impide a Paco superarse cada día y trabajar para aumentar sus resultados. La llegada del teletrabajo ha supuesto un reto y esfuerzo para toda la plantilla de Alares. Trabajar desde casa está arrojando unos resultados positivos pero requiere una autonomía y una capacidad de adaptación mayor.

Paco es uno de los muchos ejemplos que demuestran que el trabajo y la superación personal tienen resultados positivos. Desde que Paco comenzó a trabajar desde casa, no solo ha mantenido la calidad y excelencia en las llamadas, sino que ha aumentado de forma considerable los números. Paco ha alcanzado unos resultados tres puntos por encima de su media y actualmente se encuentra en una media de 8,6 puntos, convirtiéndose así es un ejemplo de superación, esfuerzo y trabajo, manteniendo su positividad, compromiso y motivación con su trabajo.

Fundación Alares en colaboración con Cualtis acercan el programa de formación “objetivo empleo” a los domicilios de las personas con discapacidad

Formación
Formación
  •  Fundación Alares, ante la situación del COVID-19, ha adaptado sus programas formativos para facilitar la continuidad y efectividad de la formación para el empleo,  que imparte desde hace más de 10 años al colectivo de personas con discapacidad
  • Este tipo de formación permite paliar el aislamiento social, dar continuidad a su preparación laboral, al mismo tiempo que ofrece herramientas para su bienestar emocional.

Fundación Alares, en colaboración con Cualtis, ha adaptado su Programa presencial Objetivo Empleo para la preparación sociolaboral de las personas con discapacidad, ofreciendo la formación telemática para estar al lado de las personas que más lo necesitan. La situación del Estado de Alarma generada por el COVID-19, con el confinamiento de millones de personas, ha provocado la desconexión con las rutinas habituales, terapias grupales, acciones formativas, generando en muchos casos aislamiento y situaciones complejas en la convivencia dentro del hogar.

Esta situación ha llevado a Fundación Alares a idear nuevos planteamientos para  adaptar su formación presencial a la vía telemática, acompañando de esta manera a todas las personas que deseen continuar con su preparación laboral, permitiéndoles la asistencia virtual a las sesiones y así poder seguir en contacto con sus compañeros/as y con su docente habitual.  Además, durante el tiempo que permanecen conectados a su formación online, siendo también un apoyo para las familias de los participantes en estos tiempos tan complejos.

En estos momentos, se está llevando a cabo la formación telemática de varios grupos de personas con enfermedad mental procedentes de diferentes Centros de Rehabilitación Laboral de la Comunidad de Madrid: CRL de Torrejón de Ardoz, CRL Alcorcón, CRL Carabanchel, CRL Fuencarral, CRL Arganzuela, CRL San Blas, CRL Alcobendas y CRL Vallecas, entre los que ha habido muy buena aceptación. Debido al éxito de este Programa, se han ampliado nuevas sesiones dirigidas al colectivo de personas con discapacidad intelectual que se iniciarán en los próximos días.

Uno de los objetivos de Fundación Alares es la preparación sociolaboral de las personas con discapacidad para lograr su inclusión en el mercado laboral y, no solo ello, sino además conseguir el mantenimiento de su puesto de trabajo el máximo tiempo posible.  Siendo un colectivo que presenta tasas de paro superiores al 26 %, según los datos del último informe del INE, es el colectivo más afectado por el paro.

Por esta razón, se hace necesario implementar programas de formación que trabajen de manera práctica las competencias emocionales en el ámbito laboral. De esta manera, ayudamos a las personas con discapacidad a mejorar su bienestar emocional logrando con ello que una vez finalice esta etapa y puedan reincorporarse a la “nueva normalidad” superen sus fobias y puedan relacionarse adecuadamente con los demás, continuando con su preparación laboral.  Tal como afirma el psicólogo americano Goleman, el éxito en la vida depende en un 80% de factores emocionales y sólo un 20% de factores puramente cognitivos. En este sentido, desde Fundación Alares llevamos años insistiendo en la formación y refuerzo de las habilidades sociales para ayudar a las personas a manejar, entender, seleccionar y trabajar sus emociones y las de los demás con eficiencia para obtener resultados positivos en relación al mundo sociolaboral.

En la adaptación del Programa actual, se han incluido diferentes módulos entre los que se encuentra el autocontrol emocional, la relajación autógena, técnicas de respiración, conflictos y control de las emociones, así como diferentes estrategias para controlar las fobias generadas por la situación que tenemos actualmente. Se aportan claves en la organización del día a día, recursos de ocio, dinámicas de reflexión y aprendizaje de técnicas específicas para preparar la reincorporación a nuestra vida cotidiana una vez pasada esta situación.

Hay que destacar que Fundación Alares en línea con sus objetivos de mejora de la calidad de vida de todas las personas de nuestro país, implantó a finales del año pasado un Programa de Voluntariado denominado “Ilumina una vida basado en el acompañamiento de personas mayores para paliar la soledad. Y, debida a la situación generada por el Estado de Alarma, se adaptó con la puesta en marcha un teléfono gratuito, 900 877 037, que se encuentra activo las 24 horas del día los 365 días, dirigido a toda la sociedad, especialmente a las personas mayores y personas con discapacidad. El fin del mismo es proporcionar conversación a través de la escucha activa, así como aportar calma y tranquilidad, algo muy necesario en estos momentos para toda la sociedad.

Ilumina una vida, de Alares, amplía su teléfono gratuito de apoyo emocional 900 877 037 a personas de todas las edades

Ilumina una Vida
Ilumina una Vida

La compañía lleva más de 10.000 llamadas atendidas desde que puso el teléfono en marcha hace ya un mes.

El 48 % de las llamadas son de personas de edades comprendidas entre los 50 y 75 años.

En el programa Ilumina una Vida, puesto en marcha por Alares, seguimos librando el gran reto solidario contra la soledad. El número gratuito de atención y escucha activa 900 877 037 comenzó siendo un teléfono de acompañamiento para las personas mayores, pero se ha ampliado a todas las edades, debido a la imperiosa necesidad de apoyo afectivo que cualquier persona necesita.

En Alares prestamos servicios asistenciales a todas las personas, independientemente de su edad. Ante las numerosas llamadas que hemos recibido de jóvenes, que a la vez que se ofrecían ser voluntarios del programa Ilumina una vida nos contaban que ellos tampoco se encontraban bien, hemos decidido abrir el teléfono gratuito a todas las personas que necesiten hablar, desahogarse, o tener apoyo ante tal situación, afirma Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares.

En el mes que lleva activo, sumamos más de 10.000 llamadas atendidas, con más de 500 personas que a diario dan respuesta a las mismas. La demanda de personas que han llamado de todas las edades pidiendo escucha y conversación, ha hecho que atienda a todas las personas que llamen independientemente de su edad, situándose la edad media en 53 años.

“El tema de duelo ante la imposibilidad de poder despedir a nuestros seres queridos deja mella en personas de cualquier edad, por lo que se ha reforzado también por este mismo motivo. Lo que tratamos al final es de prestar acompañamiento, afecto y escuchar a quien necesite hablar y desahogarse, haya perdido a un familiar, se sienta solo o sola en esta situación, o simplemente necesite alguien con quien compartir como se encuentra” explica Beatriz Coleto, Coordinadora de todo el programa.

Aunque las llamadas son anónimas y gratuitas, sí que pedimos saber la edad y el lugar de residencia para hacer una atención más personalizada. En este sentido, vemos que Madrid sigue siendo la provincia desde donde recibimos más llamadas, seguido de Barcelona y la Comunidad Valenciana.

Un 48 % de las llamadas son de personas de edades comprendidas entre los 50 y 75 años, seguido de un 33 % de personas con edades comprendidas entre los 25 y 40 años que viven solas y necesitan apoyo diario.

Ilumina una vida

El pasado mes de diciembre lanzamos el programa Ilumina una vida, de acompañamiento a los mayores en sus hogares, pero ante la crisis provocada por el Covid-19 y ante la imposibilidad de acompañarlos en sus hogares, decidimos crear el número 900 877 037 de atención telefónica gratuita de escucha activa y apoyo para las personas mayores que se vieran afectados por la situación y se sintieran en soledad, explica Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares.

El programa Ilumina una vida se encuentra abierto a la colaboración ciudadana; en especial de jóvenes y personas de mediana edad que deseen ceder parte de su tiempo para atender, hablar, y escuchar activamente a personas que en estos momentos necesitan compañía. Pueden ofrecerse como voluntarios en  https://www.alares.es/iluminaunavida/.

Muchos de los jóvenes que ahora nos están llamando para pedir ayuda y escucha se han apuntado como voluntarios para acompañar a los mayores en sus hogares cuando esto pase. En palabras de muchos de ellos, al verse solos saben en su propia piel los efectos de la soledad, y aunque podían imaginar que era duro, ahora lo viven y por ello quieren sumarse al proyecto.

Pero queda mucho por hacer. Pedimos que todas las personas que conozcan este número, 900 877 037, gratuito y anónimo, se lo cuenten a sus amigos, conocidos o vecinos que creen que les podría venir bien tener esta ayuda a su disposición, ya que entre todos nos sumamos.

Campofrío colabora con Fundación Alares para brindar acompañamiento a los mayores aislados por el coronavirus

Campofrío

El programa “Ilumina una Vida” ha puesto a disposición de las personas de edad avanzada, una línea telefónica para brindarles escucha activa, apoyo y cariño ante la situación de soledad incrementada por el COVID-19.

Previendo el impacto emocional que tendría el aislamiento en las personas infectadas por COVID-19, la Fundación Alares, en colaboración con Campofrío, ha habilitado una línea de teléfono gratuita (900 877 037) de atención y escucha activa de los mayores.

Distintos expertos sociales y psicólogos, trabajadores de la compañía, y voluntarios habituados a tratar con las personas mayores, ofrecen conversación 24/7 a las personas de edad avanzada, al igual que información veraz sobre la pandemia.

Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares, asegura que lo que estamos viviendo no solo merece respuesta médica, sino afectiva. “La soledad, el sentimiento de rechazo, el abandono y el aislamiento pueden llegar a ser muy dañinos. En Alares, a través del programa Ilumina una Vida, hemos puesto en marcha esta maquinaria solidaria para seguir al lado de nuestros mayores de algún modo durante esta situación. Contamos con más de 500 voluntarios que atienden más de 7500 llamadas cada día”. Asimismo, Benavente Barrón ha escrito recientemente el libro autobiográfico ¡Quédate Conmigo! donde el 100% de la recaudación está siendo destinada a financiar el proyecto.

Para Campofrío, esta colaboración se engloba dentro de su proyecto transversal Mayores, una de las iniciativas de RSE de la compañía que busca poner en valor la aportación que puede hacer este colectivo a la sociedad, a la par que promover un estilo de vida activo y saludable para ellos y mejorar su calidad de vida.

“La soledad no deseada es uno de los principales retos de la sociedad actual, y más a lo largo de estos días. La compleja situación social creada por el coronavirus ha generado soledad y aislamiento, con especial impacto entre las personas mayores. Campofrío es una marca familiar y el cuidado de los mayores constituye parte fundamental de nuestra estrategia de responsabilidad social. Por eso, hemos querido apoyar a Fundación Alares para ofrecer compañía y apoyo a esta población tan vulnerable durante estos momentos”, señala José Antonio Ortuño, director de RSE de Campofrío.

Una vez superada esta contingencia, el programa “Ilumina una Vida” volverá a organizar las visitas de su pool de voluntarios a los hogares de los mayores, para brindarles apoyo en persona.

Todas aquellas empresas que deseen sumarse a esta causa pueden hacerlo a través de https://www.alares.es/iluminaunavida/.

Sonia Rio, Directora de Fundación Diversidad, comparte una reflexión sobre el Covid-19

Fundación Diversidad

Me dirijo a vosotros para compartir una breve reflexión en torno a la pandemia del COVID-19. Sin duda es una situación excepcional que merece toda nuestra atención y también una lectura desde el lente de la igualdad, la diversidad y no discriminación.

Lo cierto es que uno de los elementos más importantes en la alarma mundial creada por el virus reside en su carácter aparentemente democrático. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que «este virus no respeta fronteras; no distingue entre razas o etnias; y no tiene en cuenta el PIB o el nivel de desarrollo de un país». En otras palabras, pareciera que pone en riesgo a todas las personas por igual, independientemente de sus condiciones individuales o lugar de procedencia.  

Sin embargo, cuando nos ponemos a analizar más en detalle lo que está pasando en estos momentos de estado de alarma en España, vemos que el COVID-19 sí discrimina y pone de relieve algunas desigualdades ya existentes. Sobra decir que todas las catástrofes y crisis sean humanitarias, sanitarias, bélicas o medioambientales afectan en mayor medida a aquellas personas que viven en una situación de vulnerabilidad. En este caso, la crisis desatada por el COVID-19 no es una excepción.  

Veamos los siguientes aspectos más a detalle:

Aislamiento: Al no poder salir durante el estado de alarma las personas privadas de libertad, y las que se encuentran en residencias corren más riesgo de contagio por la multitud de personas confinadas en un mismo lugar.

Violencia: El encierro en un entorno familiar violento puede empeorar la situación ya existente, en especial hacia niños, niñas y mujeres.

Tareas de cuidado: Las mujeres son quienes siguen haciéndose cargo de la mayoría de las tareas de cuidados del hogar y la familia. La suspensión de las escuelas pone especialmente a las mujeres en desventaja porque son ellas quienes mayoritariamente asumen estas tareas y tienen que dejar de trabajar. La corresponsabilidad es la asignatura pendiente para avanzar en igualdad, esta crisis lo evidencia.

En este apartado no podemos olvidarnos de las mujeres migrantes.  Ellas cuidan de nuestros hijos, de nuestros mayores, de nuestras casas. Estas semanas o meses van a cobrar menos, o no cobrar.

No todas las personas pueden hacer teletrabajo: Hay muchos trabajos que no se pueden realizar desde casa. Será laboral y económicamente complicado para muchas personas durante el estado de alarma, sobre todo para aquellas que ya tienen un trabajo más precario o en la informalidad.

Trabajos feminizados: Las mujeres son quienes realizan en mayor medida los empleos que tienen niveles de exposición más altos ante el COVID-19: enfermeras, cuidadoras de personas mayores, cajeras de supermercados, farmacéuticas, personal de limpieza.

Acceso a la información: Es probable que las personas con discapacidad tengan más dificultad para acceder a información pública gubernamental. Y en este momento es importante estar informados. Tenemos que hacer un esfuerzo adicional por informar en lengua de señas y en un lenguaje más accesible para todas las personas.

Enfermedades preexistentes: Es evidente que, al tratarse de una crisis sanitaria, las personas con enfermedades preexistentes podrían estar más en riesgo al contraer el COVID-19. No nos olvidemos que la personas con VIH, que sigue siendo una población estigmatizada y con tasas de desempleo muy por encima de la media nacional.

Colectivo senior: Uno de los grandes olvidados son en muchos casos nuestras personas adultas mayores, y desgraciadamente este virus se está cebando especialmente con ellos. Cuidemos a nuestros abuelos y abuelas, #QuédateEnCasa.

Ésta no es una lista cerrada. Cada persona es un universo y la crisis le afecta de distinta manera. Las desigualdades ya existentes ahondan esta crisis para ciertos grupos de población. No me refiero solamente a las diferencias brutales de acceso a derechos que existen a nivel mundial, las diferencias entre países del “primer mundo” y los países en desarrollo, sino a la desigualdad y falta de oportunidades existentes entre nuestros vecinos y compatriotas.

Sin embargo, soy por naturaleza una persona muy optimista que cree que algo bueno va a salir de esta crisis del COVID-19. Tengo la esperanza de que nos va a hacer más solidarios y humanos con aquellas personas que tienen menos oportunidades que nosotros. Lo que a estas alturas está comprobado es que una pandemia como la del COVID-19 solamente se puede resolver cooperando y siendo solidarios entre los países y entre las personas. No se trata solamente de cerrar fronteras, porque el virus no conoce de territorios y nacionalidades. Hay que intervenir, ser solidarios cuando estalla una crisis sanitaria en algún lugar del mundo y apoyar con todos los medios a ese país y su población. Así nos protegeremos todos.

Por último, algunos aprendizajes que saco para el futuro:

  1. Empatizar más con las personas que son más vulnerables. Aprovechemos para reforzar el mensaje de que todas las personas somos iguales en dignidad y derechos. La ONU señaló en su informe de 2019 que durante 2018 alrededor de 113 millones de personas murieron de hambre. Las personas que tenemos más suerte en la vida o hemos nacido en un continente más favorable tenemos que estar agradecidos. No podemos resolver individualmente la hambruna en el mundo, pero si nos podemos indignar de vez en cuando y poner nuestro granito de arena para que la desigualdad en el mundo disminuya.
  2. La innovación gracias a la diversidad. Los científicos y sistemas sanitarios de todo el mundo están trabajando de manera conjunta con un objetivo común, que permitirá acelerar el descubrimiento del tratamiento y vacuna más adecuados para el virus. Éste es un ejemplo clarísimo, de cómo los equipos diversos aceleran la innovación y el desarrollo de empresas y sociedades.
  3. Ser solidarios. Muchos estudiantes se están implicando para cuidar niños y niñas, mujeres en paro desarrollan trabajos de cuidado, vecinos ponen carteles para hacer la compra a quien lo necesite, etc. También vemos iniciativas muy solidarias en las empresas, como por ejemplo la iniciativa “Ilumina una vida”, de Alares, una campaña contra la soledad de las personas mayores por el COVID-19 a través de un número de teléfono gratuito, 900 877 037. Sigamos siendo solidarios y creativos también una vez superada la pandemia.
  4. Consumir y viajar con más responsabilidad. Hemos visto que en algunas partes del planeta han bajado sustancialmente los niveles contaminación. Sigamos en este camino que hemos empezado a la fuerza, para seguir cuidando el planeta y su naturaleza. Apostemos por una sociedad más sostenible.
  5. Colaborar con ONGs y Fundaciones que se esfuerzan por cerrar brechas de desigualdad en España y en el mundo. La igualdad, la diversidad y la no discriminación nos conviene a todos. Juntos, sociedad civil, sector privado y gobierno podemos avanzar en esta agenda de diversidad e inclusión. Aprovecho para agradecer la confianza y compromiso de los socios de Fundación para la Diversidad que nos permiten llevar el mensaje a favor de la diversidad e inclusión a todo el territorio nacional: Alares, Allianz, AXA, Bankinter, Bankia, BASF, BD, Boehringer Ingelheim, British Council, Caixabank, Hospital Plató, Iberdrola, Clarios, JTI, Nationale-Nederlanden, Leroy Merlin, Lilly, Orange, Sacyr y Provital.
  6. Apostar por un sistema de cuidado real. Es importante retomar la Ley de Dependencia. Sobra decir que todas las personas necesitamos cuidados en diversos momentos de nuestras vidas y esto no puede seguir recayendo en las mujeres y familias. ¡Es el momento!
  7. Apostar por la conciliación con corresponsabilidad. Las experiencias de teletrabajo y flexibilidad durante la crisis del COVID-19 nos han abierto la opción de disponer de servicios accesibles para todos de asistencia personal y doméstica, teletrabajar y así poder conciliar mejor. Es verdad que estamos en una situación de excepción con los hijos en casa, lo que hace el teletrabajo relativo. Aun así, estoy convencida de que es un comienzo para avanzar hacia una mayor conciliación entre vida laboral y profesional para hombres y mujeres. Es hora de dar paso a un estilo de liderazgo más moderno, horizontal y valiente, donde el talento del empleado/a esté en el centro y no el “presencialismo”.
  8. Tiempo de calidad. Esta crisis para bien y para mal nos permite estar más tiempo con nuestra familia, escuchar y ser escuchados. Siempre pensé que el tiempo de calidad estaba infravalorado. En este mundo donde todo pasa tan rápido, hacer una pausa nos permitirá reflexionar en relación a nuestras prioridades y valores.

¡SIGAMOS APLAUDIENDO DESDE NUESTRAS CASAS!

Unidos en la Adversidad y en la Diversidad.

Un abrazo,

Sonia Rio

Quedarte en casa es más fácil con Alares

Estar confinados en casa es una situación nueva para todos. Nosotros apostamos por sacarle el lado positivo, y en vez de subirnos por las paredes, te proponemos que te beneficies de los servicios de Alares

Hemos pensado en ti, y en que tu aislamiento sea más cómodo por lo que hemos creado una promoción que incluye un 10% de descuento en todos los servicios de la Tienda Alares hasta el 12 de abril utilizando el código: AlaresTeAyuda

Gracias a nuestro servicio de Telefarmacia 24 h, tendrás la farmacia en tu hogar. Te llevamos los medicamentos a tu domicilio, para que no tengas que desplazarte. Así podrás quedarte en casa!

Si lo que quieres es cambiar tus hábitos de alimentación para no ganar peso debido a la cuarentena, contamos con médicos, pediatras, psicólogos y nutricionistas, que cuidarán de tu tranquilidad en todo momento, dándote la respuesta y ayuda que necesitas gracias a nuestro servicio misConsultas Salud 

¿Estás viviendo una crisis que no sabes cómo gestionar a causa del aislamiento? Tienes a tu disposición el servicio de psicología, desde la comodidad de tu hogar, lo que nos da la posibilidad de tratar a la persona en un entorno donde se sienta cómoda y segura.

¡Te ayudamos a mejorar tu cuarentena a causa del coronavirus! 
¡Quédate en Casa!

Dos semanas de éxito rotundo de la activación de la campaña gratuita puesta en marcha por Alares de escucha activa y apoyo para los mayores que viven solos

Las personas que lo deseen pueden llamar al teléfono gratuito 900 877 037 puesto en marcha por Alares, las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Ilumina una vida

La empresa ha recibido ya más de 6.300 llamadas y más de 500 personas atienden las mismas.

La campaña puesta en marcha por Alares ha tenido una gran acogida. En las primeras horas de su puesta en marcha recibió 700 llamadas, pero estás se han multiplicado considerablemente en los últimos días.

Un total de 157 trabajadores de la compañía las atienden fuera de sus horarios laborales, y la empresa ha recibido 356 contactos de personas que han querido unirse a prestar apoyo telefónico, por lo que son más de 500 personas las que día a día atienden las llamadas de manera totalmente altruista.

Hasta la fecha, llevamos registradas un total de 6300 llamadas atendidas por trabajadores de Alares, voluntarios, médicos, psicólogos y terapeutas.

En Alares prestamos servicios asistenciales que tienen como fin hacer la vida más fácil y feliz de cualquier persona y sus familias, independientemente de su edad, no solo ofrecemos servicios a mayores, pero hemos querido crear un programa especial para ellos, ya que la soledad, el sentimiento de rechazo, el abandono y el aislamiento pueden llegar a ser muy dañinas, afirma Javier Benavente, Presidente de Alares.

Beatriz Coleto, Coordinadora del proyecto Ilumina una vida, afirma que se puede sentir el miedo y la soledad a través del teléfono, pero a medida que avanzamos en la conversación, les proporcionamos información veraz, les damos tranquilidad y consejos, así como tareas para hacer en el día, y notamos como la calma y la serenidad llega a ellos.

¿Dónde nace la iniciativa Ilumina una vida?

Mercedes ya no está sola. Cada mañana a las 08:00, desde hace 9 días, nos llama. Hablamos con ella y nos cuenta como va a enfrentarse al día.

Le pedimos que coja papel y boli y desde el otro lado del teléfono vamos anotando con ella la rutina del día. Hablamos sobre lo que va a cocinar. También nos comenta que va a coser. Dice que cuando todo pase, quiere hablar con el cartero del pueblo para hacernos llegar unos calcetines. Nos pregunta cada día si preferimos una bufanda, pero le decimos que para el tiempo que vamos, mejor calcetines.

Le informamos de las películas que hay en la tele y le hemos pedido que vea al menos una de ellas, y nos la cuente al día siguiente.

Por la noche nos vuelve a llamar, hablamos de como ha ido el día y le damos la serenidad que necesita para pasar tranquila de noche.

Le decimos que mañana a las 08:00 cuando le suene la alarma nos tiene que volver a llamar. Ella lo tiene apuntado, nos dice que ha puesto en grande, llamar a la nueva familia que tengo.

Cada día nos pregunta lo de la bufanda, pero cada día le recordamos que mejor los calcetines. Ella dice que se le olvidan las cosas pero le decimos que estamos a su lado para recordar. Sentimos su risa al otro lado del teléfono.

Mercedes, Gustavo, Adoración, Eugenia, Pedro… forman parte de las más de dos millones de personas mayores de 65 años que viven solas en nuestro país, de los cuales más de ochocientas cincuenta mil son mayores de 80 años.

En este sentido, hace unos meses, desde Alares, pusimos en marcha la iniciativa Ilumina una vida, de acompañamiento a mayores en sus domicilios.

El programa se encuentra abierto a la colaboración ciudadana; en especial de jóvenes que deseen ceder parte de su tiempo para atender, hablar, y escuchar activamente a personas que en estos momentos necesitan compañía. Pueden hacerlo en https://www.alares.es/iluminaunavida/

Como ahora no podemos acompañarlos en sus domicilios, hemos puesto en marcha esta maquinaria solidaria de llamadas gratuitas, y gracias a las mismas, cuando se cuelga el teléfono, tanto la persona que ha atendido la llamada como la persona que la ha hecho se sienten un poco mejor.

En los próximos días se espera que las llamadas se dupliquen dado el crecimiento que ha ido teniendo la campaña, sumado a la ampliación del Estado de Alarma, ya que es mayor el tiempo que las personas mayores tienen que permanecer aisladas. Para ello, se ha activado un protocolo especial en Alares para atenderlas todas reduciendo al máximo los tiempos de espera.

Alares lanza una campaña nacional contra la soledad de las personas mayores en España a causa del Coronavirus

ILUMINA UNA VIDA, PROGRAMA PROMOVIDO POR ALARES, LA EMPRESA DE SERVICIOS A LAS PERSONAS

Pone al servicio de los afectados de más edad por el coronavirus el teléfono gratuito 900 877 037 de atención y escucha activa ante la posible  soledad por su aislamiento. 

Alares, la empresa de servicios a las personas, ha puesto en marcha una campaña nacional para combatir los efectos colaterales del coronavirus: El aislamiento, la soledad y el abandono de las personas mayores afectadas por la enfermedad. Ilumina una vida es el programa social de atención a los mayores promovido por ALARES para ofrecer conversación y escucha activa en circunstancias excepcionales que están deteriorado aún más la atención a las personas mayores. Cualquiera que se encuentre en aislamiento en España, por causas de esta enfermedad, puede ser atendido en el teléfono gratuito 900 877 037 que Alares ha puesto a su servicio.

Alares es la empresa de servicios y atención privada a las personas más importante del país, que llega donde no pueden hacerlo en muchas ocasiones los servicios públicos para dar todo tipo de respuestas, atención y soluciones a millones de personas que precisan ayuda desde casa. En este caso, la urgencia del coronavirus ha activado la maquinaria solidaria de esta organización, poniendo al servicio de millones de personas en toda España un teléfono de atención para que nadie se sienta aislado en su soledad, sino en compañía, escuchado y considerado.

“Lo que estamos viviendo no solo merece respuesta médica, sino afectiva. La soledad, el sentimiento de rechazo, el abandono y el aislamiento pueden llegar a ser muy dañinas. En Alares donde atendemos diariamente a personas mayores, somos muy conscientes de ello y queremos dar una respuesta, queremos escucharles activamente“, afirma Javier Benavente, presidente de Alares y promotor de la iniciativa solidaria.

Javier Benavente Barrón, empresario y emprendedor español que ha dado empleo a miles de personas en España, construido de cero grandes empresas, dos ONGs y abierto brecha en sectores como la conciliación trabajo-familia y la ayuda a las personas, acaba de publicar el libro autobiográfico ¡Quédate Conmigo! (LunaNueva editorial, 2020), en el que narra las vicisitudes de su propia vida y cómo logró el éxito en circunstancias adversas. Los derechos de autor de esta obra irán también destinados al programa Ilumina una vida, promovido para combatir la soledad de las personas mayores en España.

El programa se encuentra abierto a la colaboración ciudadana; en especial de jóvenes que deseen ceder parte de su tiempo para atender, hablar, y escuchar activamente a personas que en estos momentos necesitan compañía. Pueden hacerlo en https://www.alares.es/iluminaunavida/

La forma de colaborar con esta campaña puede ser también a través de la compra del libro ¡Quédate conmigo!, un manual que tiene la fuerza de la verdad porque está basado en las vivencias, tropezones y aciertos del propio autor.

Javier Benavente desvela en su libro veinte claves de crecimiento personal y profesional, para saber salir adelante en la vida y fortalecerse; incluso en medio de la adversidad. Entre sus claves destacan la escucha activa, la perseverancia, la capacidad de dar, la confianza, la comunicación y la honestidad, cuestiones que en estos momentos considera “más importantes que nunca“, dice. „Tenemos que demostrar la capacidad de respuesta, nuestra solidaridad y estatura humana. Podemos contribuir a paliar los efectos de esta crisis sanitaria y nos sentimos en el deber de hacerlo“, dice.

¡Quédate conmigo!, con el subtítulo «veinte claves para enamorar a tus clientes y que se queden contigo», está editado por LunaNueva, del sello LoQueNoExiste y está a la venta en todas las librerías de España. Es la primera autobiografía de un empresario español que explica cómo conseguir el éxito desde la propia experiencia; la realidad de un hombre hecho a sí mismo dispuesto a seguir impulsando la economía del país, que en estos momentos encuentra la forma de ayudar a miles de personas a través de la campaña Ilumina una vida.

Alares es una empresa especializada en la asistencia a las personas de cualquier edad, desde donde ofrece innovadores servicios para la conciliación de la vida personal, laboral y familiar de los empleados y de los clientes de las empresas; además, gestiona actividades y procesos para las empresas, intensivos en personal, que siempre realiza con personas con discapacidad.

Javier Benavente es emprendedor en serie desde muy jovencito, le apasionan, por encima de todo, las personas. “Porque detrás de las empresas, los productos-servicios, las marcas, las ventas y los resultados sólo hay una cosa: personas“, asegura. Es también fundador de dos ONG, Fundación Alares, de la que es presidente, y Fundación para la Diversidad, de la que es presidente de honor.