2 millones de personas con discapacidad reciben atención personal de cuidadores familiares

Éste es uno de los datos que refleja el “Informe Olivenza 2010” realizado por el Observatorio Estatal de Discapacidad, que ha señalado además, que la mayoría de los cuidadores familiares que atienden a estas personas con discapacidad suelen ser mujeres y sólo un 8% empleados.

Por otra parte, este estudio también recoge que en el 30% de estos casos, las personas con discapacidad requieren de una atención de más de ocho horas diarias, por lo que muchos de los cuidadores se ven obligados a dejar de trabajar fuera de casa, acarreando de esta manera problemas económicos y de salud.

Pero además de estos datos, el “Informe Olivenza 2010” señala que sólo el 5,4% de las personas con discapacidad posee estudios universitarios mientras que en las personas sin discapacidad  esa proporción es del 18,7%.

El bajo nivel educativo de algunas personas con discapacidad dificulta su acceso al mercado laboral, un inconveniente más acusado si esas personas con discapacidad son además mujeres. De hecho, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) de las 1,48 millones de personas  con discapacidad que están en edad de trabajar sólo trabaja el 28,3%, el 7,2% está desempleado y el 86% restante está fuera del mercado laboral.

Además, este informe aporta otros datos en referencia a la discapacidad como es el nivel de accesibilidad de las viviendas de las personas con discapacidad. En el 72% de los hogares en los que reside una persona con discapacidad existen barreras arquitectónicas y más de la mitad reconocen tener problemas para desenvolverse con normalidad en su vivienda.

Esta falta de accesibilidad también se da en el transporte público o en la vía pública, ya que según aseguran el 50% de las personas con discapacidad, con frecuencia tienen dificultades para coger el transporte público o desplazarse por las calles del barrio en el que residen.

El paro de las personas con discapacidad supera el 16%

Así lo demuestran los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística, que reflejan que la tasa de paro entre el colectivo de personas con discapacidad alcanzó el 16,3% en 2008, una tasa que se hace más preocupante cuando se tiene en cuenta que entre en la población en general la cifra en ese mismo periodo es del 11,3%.

Además, esta encuesta revela que dentro del colectivo de personas con discapacidad el desempleo hace más mella entre las mujeres (19,9%) que entre los hombres (14,6%), algo que también ocurre en la población sin discapacidad, el 13% frente al 10,1%.

Si tenemos en cuenta la edad,  los datos reflejan que la tasa de desempleo masculina de 16 a 64 años con certificado de discapacidad era del 32,8%, superior en 10,8% puntos a las mujeres.

Por otra parte, este estudio refleja que independientemente del género, a medida que crece la edad aumenta la inactividad entre las personas con discapacidad, alcanzándose en 2008 tasas del 72%.

Y aunque todas las personas con discapacidad tienen problemas para la integración, son las deficiencias auditivas y visuales las que presentan mayores tasas de actividad (56,9% y 45,3% respectivamente) mientras que las deficiencias mentales e intelectuales presentan las menores (19,9% y 26% respectivamente).

Esta encuesta del INE también refleja que de entre las personas con discapacidad con empleo, un 76,8% tiene estudios de secundaria y superiores.