Nace la plataforma para desarrollar el Sector del Millón de Empleos

Nace la plataforma para desarrollar el sector del millón de empleos que se ha presentado en la sede de la Comisión Europea.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA) del mes de marzo, se estima que existen 420.194 dados de alta respecto de los 641.700 empleos domésticos que aún estarían por aflorar que son solo una parte de todo el potencial en 1 millón de empleos que engloba este sector.

D. Javier Benavente Barrón, Presidente de AESPD, ha presentado hoy en la sede de la Comisión Europea la nueva plataforma para el desarrollo de los servicios personales y domésticos.

La apertura ha estado a cargo de D. Dimitri Barua, Jefe de Prensa de la Comisión Europea, quien ha afirmado que el establecimiento del mercado único debe avanzar junto a los principios del Pilar Europeo de los Derechos Sociales.

Seguidamente, D. Javier Benavente, tras las reivindicaciones del pasado 8 de marzo manifestadas por los colectivos de mujeres, ha hecho especial hincapié en la necesidad de que existan medidas reales, tangibles y concretas que permitan que las personas puedan alcanzar esa igualdad real y conseguir la conciliación que se demanda.

La plataforma que se ha presentado nace con la misión de desarrollar y estructurar la oferta de servicios para hacerlos accesibles al mayor número de personas y hogares, mejorando las condiciones de los/las trabajadores/as del sector y de los prestadores de los servicios, con el objetivo de aumentar la calidad de la oferta y ganar en bienestar para los usuarios.

Los firmantes aportan su visión

En lo referente a una parte del sector, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del mes de marzo de este año, se estima que existen 420.194 dados de alta una cifra que no dista mucho de los 416.124 que se contaron en 2012 con la entrada en vigor del Real Decreto 1620/2011 de 14 de noviembre, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar.

En este sentido, D. Jesús Fernández Béjar en Representación de CCOO de Construcción y Servicios, ha expuesto la necesidad social indiscutible y e ineludible para los políticos de tomar medidas que beneficien tanto a las arcas públicas como a trabajadores y mujeres que siguen cargando con los cuidados en el ámbito familiar.

Jean Bernard de ASGECO ha puntualizado la necesidad de conseguir un coste razonable y justo para las familias con ingresos bajos, hacen imposible asumir el gasto de estos servicios.

Cuando en otros países estos servicios se han incentivado ha funcionado

Esto se consigue a través de ventajas fiscales y en cotizaciones sociales para los usuarios, así como con un IVA reducido cuando las familias acuden a entidades prestadoras de estos servicios. La idea es conseguir que el precio del servicio que le cuesta a un particular en la economía declarada no sea superior a lo que le cuesta en la economía sumergida, todo ello fortaleciendo los derechos de los trabajadores, la diversificación, calidad de la oferta y la profesionalización del sector.

Para D. Jose Luis Nuñez de CONFESAL es prioritario que las empresas de la economía social generen un emprendimiento sólido con una oferta de calidad.

Con esta plataforma se trata igualmente de sumar voces para que se visibilicen y dignifiquen estos empleos tan necesarios para los cuidados en nuestra sociedad. Así lo ha recalcado Dª Carolina Elías, Presidenta de SEDOAC a través de unas condiciones de trabajo dignas para unos cuidados dignos. En este sentido, Dª Belén Navarro Ruiz de USO Madrid, ha instado a la necesidad de la ratificación del convenio 189 de la OIT. Lo considera pieza fundamental para igualar en derechos a estas trabajadoras.

Es imprescindible conseguir una regulación en España que desarrolle este sector, para el afloramiento de todo el potencial de empleos de los Servicios Personales y domésticos o Servicios a la Persona, concluían.

Más información

 Tal y como es definido por la Comisión Europea, el sector, además de las tareas domésticas, el cuidado de niños, la asistencia a las personas mayores o con discapacidad, abarca una amplia gama de actividades. Estas son igualmente las clases particulares, las pequeñas reparaciones del hogar, la jardinería o la ayuda a los hogares en lo relacionado con las TIC, entre otras. Por ello, un yacimiento en torno a 1 millón de empleos está pendiente de ser aprovechado en su totalidad.

Sistemas de éxito como es el francés o el belga

Al igual que en estos sistemas que funcionan con éxito, desde la plataforma se proponen medidas fiscales para favorecer la demanda de los particulares y la entrada de las empresas. Una de ellas es la rebaja de las cotizaciones sociales que no discrimine en la adquisición de los servicios directamente por las familias a particulares, o cuando deciden contratarlos a través de una empresa.

Estos usuarios se beneficiarían de una reducción del impuesto de la renta del 50% sobre la cantidad pagada , con un tope de gasto anual, o un crédito del impuesto del 50% de la cantidad gastada, si se está en activo y no se debe realizar declaración, así como de un IVA reducido, cuando se contrata con una empresa acreditada.

Durante la presentación de la plataforma se ha contado con el apoyo de los firmantes de la Plataforma impulsada por la AESPD: ASGECO Coopsumidores, CCOO Construcción y Servicios CONFESAL, Fundación Alares, SEDOAC Servicio Doméstico Activo y USO Unión Sindical Obrera Madrid.

Descarga el Manifiesto 

Conoce más sobre la plataforma

Presentación de la plataforma para el desarrollo de los servicios personales y domésticos

Día: 11 de abril de 2018

Lugar: Sede de Representación de la Comisión Europea en España

Hora: 10:00 h -11h30

La plataforma que nace para desarrollar el Sector del Millón de Empleos tiene como misión desarrollar y estructurar la oferta de servicios para hacerlos accesibles al mayor número de personas y hogares, mejorando las condiciones de los/las trabajadores/as del sector y de los prestadores de los servicios, con el objetivo de aumentar la calidad de la oferta y ganar en bienestar para los usuarios.

Javier Benavente Barrón, Presidente de la Asociación Española de Servicios Personales y Domésticos – AESPD, junto con los firmantes de la Plataforma ofrecerá una rueda de prensa para presentarla y contará con el apoyo y representación de la Comisión Europea en España.

Una vez finalizada la presentación se dará respuesta a todas las preguntas y los medios podrán hacer todas las entrevistas que consideren.

Inscripción

Programa

Reportaje de AESP en ABC

img_manos

Servicios a la persona, el principal caladero de empleo permanece aún sumergido

¿Cuántas personas recurren al servicio de alguien para que cuide de los niños, o de su anciano padre? ¿Cuántas han echado mano de un profesor particular para que dé clase de inglés a sus hijos? Sin duda, una inmensa mayoría. Pero… ¿cuántas veces la contratación de este servicio se ha realizado de forma legal? A tenor de los datos que maneja la Asociación Española de Servicios a la Persona – AESP , muchas menos de las debidas. Este sector, que incluye un sinfín de trabajos, mantiene en la economía sumergida a más de un millón y medio de hombres y mujeres. Reflotarlos a la superficie es una asignatura pendiente. Pero el los sucesivos Gobiernos demoran el rescate, pese a que se trata de un sector con enorme capacidad para generar empleo.

El rápido envejecimiento de la población y la progresiva incorporación de la mujer al mercado de trabajo acercan un escenario en el que la sociedad demandará aún más estos servicios a las personas. Su regulación es una prioridad, asegura la AESP, que solo ve ventajas en ello: afloramiento gradual de la economía sumergida, donde ahora permanecen un millón de personas sin derechos y poco cualificadas; emergería un yacimiento de empleo, no deslocalizable y sostenible en el tiempo al aumentar la demanda de este tipo de servicios. Además, el rescate de esta actividad daría paso al desarrollo de un sector empresarial, tanto rural como urbano, muy intensivo también en la generación de puestos de trabajo.

Se podrían crear en España un millón de empleos en 2018 si se regula el sector de servicios a la persona

Habría más seguridad para quienes solicitan estos servicios y los prestan. ¿Se imaginan que una trabajadora sumergida se caiga por las escaleras mientras limpia el hogar? Pagar la correspondiente indemnización arruinaría el patrimonio del empleador para toda la vida. Y también más calidad, con profesionales formados. Pero para regularizar esta situación, «hay que conseguir que el coste de los servicios en la economía oficial sea similar a lo que ahora pueden costar en la economía sumergida», comenta Javier Benavente, presidente de AESP. «Esto significa que la parte que cobra el Estado de esos salarios, Seguridad Social por ejemplo, sea más reducida para que los particulares lo puedan pagar». No se olvide que el motivo por el que muchos recurren a la economía sumergida es porque no tienen capacidad para pagar en la economía oficial.

IVA «cero o super reducido»

Si se contrata a través de una empresa, Benavente reclama un IVA cero o super reducido, ya que «es un sobrecoste que el particular no se puede deducir». De hecho, la UE permite, para salir de la economía sumergida, que ese IVA sea cero o super reducido. «Pedimos que en España se aplique esta normativa europea».

Hay otra demanda prioritaria: Incentivos fiscales. «Si usted contrata un servicio, debe tener una deducción en la Declaración de la Renta, con lo cual a la familia le interesa hacerlo en la economia oficial». Y la desgravación se hace más necesaria, si cabe, en el caso de los autónomos, recuerda el presidente de la mencionada asociación. «Ese gasto para coger a alguien porque el niño se ha puesto enfermo y tienes que ir a trabajar debe ser deducible. Es un gasto necesario para poder tener un ingreso. Pero ahora no es así. ¿Qué pasa, ¿no tengo hijos? O ¿dejo solo a mi padre anciano durante horas?», plantea Benavente.

Es cierto, con todo, que hay quien se siente más cómodo si es invisible. Por ejemplo, «gente que está cobrando el paro, o la pensión mínima de 400 euros, mientras realiza trabajos en la economía sumergida. Y claro, si se da de alta oficialmente, dejaría de cobrar». Pero el paro se acaba y, en cambio, con un empleo regulado disfrutaría de Seguridad Social. El Estado también saldría beneficiado porque dejaría de pagar esa parte de desempleo o de pensiones mínimas que ahora salen de las arcas públicas de forma fraudulenta.

En 2016 había 426.765 trabajadoras dadas de altas en el sistema especial de empleadas de hogar

Pero ni este, ni los anteriores gobiernos, se deciden a hincar el diente a esta economía sumergida. El Real Decreto 1620/2011 aplica solo parcialmente una Directiva europea, ya que solo regula la relación laboral de las empleadas de hogar. No obstante, y con sus «pegas», sirve como referencia porque desde su entrada en vigor, y gracias a las cotizaciones especiales para los empleadores, ha crecido el número de altas en la seguridad social de estas trabajadoras.

Los servicios a la persona no incluyen aquellos prestados por el sector público derivados de la aplicación de la Ley de Dependencia ni los Servicios Sociales.

Impacto en la economía

Benavente está convencido de que con una regulación «surgirían un montón de empresas grandes, medianas, pequeñas; autoempleadedores… Se convertiría en una gran industria, dentro de una gran economía oficial». Según un estudio encargado por la AESP, se podrían crear más de un millón de empleos en 2018. Y otro millón de auto empleo si se aplican medidas favorables a los autónomos. A todo ello habría que sumar empleos indirectos derivados de la incorporación al mercado laboral de muchas mujeres que aún no se deciden porque no quieren recurrir a la economía sumergida o porque hacerlo de forma legal con la actual normativa le resultaría muy costoso contratar a alguien.

Francia es en este caso un referente para Europa, ya que ha aplicado algunas de las demandas de la AESP a través de la conocida como Ley Borloo. El pasado 7 de febrero, Jean Francois Lebrun, asesor cualificado del Ministerio de Finanzas galo, estuvo en Madrid, y expuso la conclusión de esta política llevada a cabo por París: el balance para las arcas de la Administración entre el gasto público que se ha invertido en servicios a la persona y el efecto retorno resulta equilibrado, con una ligera ganancia de 70 millones de euros, gracias al impacto positivo de los empleos que existen en el sector.

En el vecino país, el 50% de los gastos destinados a los servicios a la persona para poder ir a trabajar es deducible. Aquella persona a la que la Declaración de la Renta le sale negativa porque tiene pocos ingresos simplemente no la tiene que hacer, se beneficia de un crédito de impuestos del 50%. «Esto es trasladable a España», asegura rotundo Benavente. Según el estudio Olivier Wyman, desde la entrada en vigor, en 2005, de las medidas aplicadas en el vecino país sobre servicios a la persona, el número de usuarios ha crecido un 54%.

Un buen principio con un mal destino

Para Javier Benavente, hay un motivo más para regular el sector de servicios a la persona. Recuerda que el dinero que el Gobierno destina a personas beneficiadas por la Ley de Dependencia se desvía hacia la economía sumergida. Asegura que al hacerse la Ley, la previsión era que se iba a autofinanciar con las cotizaciones de los nuevos empleos que se crearían en este ámbito. ¿Qué ha pasado? Que parte de ese dinero se va a la economía sumergida, porque la gente echa mano de un vecino, o de un familiar, al que no se le da de alta. O se lo gastan en pagarle la hipoteca a su hija… «Y nosotros decimos a esto que no, que contrate en la economía oficial –afirma el presidente de AESP–, porque ese dinero se le da para esto. Y a través de empresas dedicadas a eso y controladas». Y ahí el Estado tendría un ahorro de un 20 o 25%.

Reportaje publicado en ABC y escrito por Javier Pagola.

 

Más de dos millones de empleos aflorarían a la economía formal si se regulariza el sector de servicios a las personas

El 90% de trabajadores que desempeñan su labor en el sector de servicios a las personas en el mundo no tiene los mismos derechos que el resto de trabajadores que lo hacen en otro sector.

Las mujeres todavía tienen una brecha salarial de 27 puntos, según la Organización Internacional del trabajo (OIT).

img_AESP

El sector servicios a la persona es un sector invisibilizado, desregularizado, que no cuenta con los mismos derechos que cualquier otro trabajador por cuenta ajena y con una alta presión fiscal. Este colectivo, inmerso en la economía sumergida está integrado por un 95% de mujeres, de las cuales el 45 % son inmigrantes. Para poner sobre la mesa medidas que puedan dar respuesta a esta situación, representantes de la Comisión Europea, diferentes asociaciones, y grupos parlamentarios, se han dado cita en la jornada “los servicios a la Persona: eje entre la Productividad, la Creación de Empleo Sostenible y la Justicia Social”, organizada por la Asociación Española de Servicios a la Persona (AESP) y celebrada en la sede de la Comisión Europea.

D. Javier Benavente, Presidente de la AESP, ha sido el encargado de abrir el acto poniendo de relieve como todavía no hay una respuesta que permita la igualdad de oportunidades. Por ello, y porque estamos inmersos en un escenario marcado por nuevas necesidades sociales, es necesario poner a disposición de todas las personas una serie de servicios asistenciales que den respuesta a ello, matizaba.

D. Joaquín Nieto, Director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo, ha analizado la situación actual del trabajo, marcado por grandes migraciones y un estancamiento del empleo juvenil, que no va a dar respuesta a los 4 millones de jóvenes que cada año entran al mercado laboral. A su vez, el envejecimiento de la población también es clave, ya que los mayores de 65 años actualmente representan el 8 %, pero en 2040 van a superar el 14 %, por lo que necesitará de un gran número de servicios. Esto representa una gran oportunidad de generación de empleo y apoyo a las mujeres que integran el mercado laboral, que actualmente se da con brechas salariales, 27 puntos todavía de diferencia.

La Federación de Servicios a la Persona ha presentado el proyecto Impact, una guía destinada a ayudar a los Estados miembros a mejorar la evaluación y seguimiento de sus medidas en favor de los servicios de ayuda a las personas, así como sus efectos macroeconómicos.

Por parte de UPTA se ha resaltado la situación de precariedad en el campo de los trabajadores autónomos donde existe una guerra de precios, alto nivel de la economía sumergida y una alta presión fiscal. A su vez, ha hecho un llamamiento para que se establezcan medidas para aflorar la economía sumergida y suavizar la presión fiscal que soportan estos profesionales.

D. Jean-Francois Lebrun, Asesor del Director de Políticas de Empleo de la Comisión Europea; destacado en la Dirección General del Tesoro-Ministerio Francés de Finanzas y Cuentas Públicas a cargo de la evaluación de Políticas relativas a los Servicios a la Persona, ha presentado las cifras del Informe de  La Dirección General del Tesoro del cual hemos podido sacar como conclusión, que el balance para las arcas públicas del país vecino en este campo de los servicios a la vida cotidiana, entre inversión pública y el efecto retorno resulta equilibrado, y no solo las ganancias de potenciar este sector se pueden dar a nivel de ingresos, sino también en términos de creaciones de empleo y bienestar social.

Dña. Paloma Vázquez la Serna, adjunta a la Secretaria General de Construcción y Servicios de Comisiones Obreras-CCOO ha remarcado como se trata de un sector invisibilizado y desregularizado, poniendo especial interés en la necesidad de normalizar el sector, que permita el reconocimiento completo de los derechos de los trabajadores. Se trata de crear un marco legislativo que defina bien los contornos del sector, que ayude a aflorar empleo sumergido gracias a medidas que permitan hacer asequibles estos servicios a los usuarios, equiparando el coste de la economía sumergida al de la economía formal.

A su vez, después de las exposiciones se ha generado un debate sobre las necesidades del sector de servicios a la persona, donde han intervenido representantes de familias y consumidores, nuevas iniciativas y asociaciones sectoriales.

Seguidamente se ha generado un segundo debate, donde los representantes de los grupos parlamentarios han analizado las diferentes propuestas y enfoques sobre los puntos clave que implica el Desarrollo del sector.

En ambos, se ha destacado la necesidad de luchar contra la economía sumergida y se ha dado un amplio consenso por parte de todos los participantes en encontrar soluciones e  implementar medidas que permitan el acceso a los servicios por parte de todos los usuarios, independientemente de su nivel de renta.

Dichas propuestas abarcan deducciones fiscales en el IRPF, la aplicabilidad de un IVA reducido, y desgravaciones en el impuesto de sociedades para las empresas que contribuyan con sus empleados, entre otras medidas, cuyo fin sea el de facilitar el acceso a los servicios para el consumidor final, destacando igualmente la necesidad de profesionalización del sector y agilizar los trámites que favorezcan las contrataciones.

Le adjuntamos información sobre la jornada y las presentaciones, en el siguiente enlace: http://bit.ly/2lvltAQ

Galería de fotos

 

 

 

 

La economía sumergida y sus soluciones

javier_benavente (2)

Tribuna Periódico Nacional Cinco días , Martes 2 de diciembre.

El reciente informe España 2018, que el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC) presentó y que ha suscitado un notable interés público, ratifica algunas medidas defendidas desde hace tiempo por la Asociación Española de Servicios a la Persona (AESP) para dinamizar el empleo en España y aflorar parte de la economía sumergida.

Este informe pone de manifiesto que han de materializarse una serie de reformas para mejorar la competitividad de España. Una de las medidas que propone es “incentivar la transición de la informalidad a la formalidad” disminuyendo el atractivo de la economía sumergida tanto para el trabajador como para el empleador.

Otros países han logrado este objetivo mediante la introducción de medidas para reducir la carga fiscal para los trabajadores con menores ingresos, la utilización como medio de pago de cheques de prestación de servicios subvencionando el coste de determinados tipos de empleo y simplificando los trámites de la contratación dentro de la economía formal.

Leer más…