¡Feliz Día Internacional de la Felicidad!

Hoy, como cada 20 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Felicidad. Por este motivo, queremos compartir con vosotros algunas reflexiones sobre este estado de ánimo.

¿Qué es realmente la felicidad? ¿Cuáles son las pautas para ser feliz? ¿Cómo sabemos si somos felices? ¿Quién es capaz de medir su felicidad? ¿Somos felices en nuestro día a día?

Son muchas las personas que han reflexionado sobre esta emoción. Desde los antiguos pensadores y filósofos hasta los psicólogos, terapeutas y expertos en la actualidad. Y si algo queda claro es que cada uno tiene su particular forma de ser feliz.

Para cada persona la felicidad tiene un significado diferente. Para algunos es su lugar y ambiente de trabajo, para otros la familia, la pareja, los amigos, viajar, disfrutar de un hobby, la salud… y también puede ser una mezcla de varios lo que consiga que tomemos una actitud positiva ante la vida.

El secreto está en encontrar qué nos hace felices. Sí, a cada uno en particular. Encontrar esos momentos en los que estamos contentos, aquellas actividades que nos hacen sentir plenos y disfrutar de lo que verdaderamente hace que tengamos una sonrisa, por fuera y por dentro.

La empresa, el lugar de la felicidad

En el día a día hay muchas horas y momentos en los que podemos ser felices, pero, sin duda, el trabajo es el lugar donde pasamos bastante parte del tiempo.

Si en una empresa las personas que nos rodean son felices, esto se contagia. Y al final conseguiremos una empresa eficiente. Para saber qué es lo que hace feliz a los trabajadores primero hay que analizar qué necesidades, preocupaciones y deseos tienen, para tratar de conseguir que queden satisfechos. Solo de esta manera conseguiremos que acudan al trabajo con ganas de sacar rendimiento a sus horas laborales.

El salario es un aspecto relativamente importante. Está claro que funciona como factor motivacional, pero hoy en día hay muchos otros aspectos que se están valorando por encima de esto. Cada vez se le da más importancia a las medidas de conciliación, el compromiso, la retención del talento, las medidas de flexibilidad laboral y el salario emocional.

En el día de hoy os invitamos a pensar: ¿Eres feliz en tu trabajo? ¿Te sientes motivado cuando te levantas? ¿Aprovechas las horas de tu jornada laboral?

Ya lo decía Benjamin Franklin: “La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”.

Nuestro compromiso es mimarte, cuidarte y empatizar contigo

vinculo_emocional

Cuando hablamos de fidelizar a un cliente, hablamos de la necesidad de crear expectativas y generar emociones mediante experiencias. Hay que llegar a la parte más humana.

No hay mayor satisfacción para una empresa que ver como sus clientes están contentos y se sienten satisfechos con los servicios que reciben. Prestar ayuda inmediata, resolver problemas, atender sus necesidades de manera individualizada, y sentir la responsabilidad de que el cliente en cuestión recibe el servicio de manera totalmente satisfactoria, es la clave del éxito. Un éxito que se traduce en cuidar día a día al cliente, sorprenderlo y mimarlo, y adaptar el servicio en sí, a sus particularidades, para que se sienta cómodo.

Tanto de la relación con todas las empresas clientes, hasta el arranque e implementación, pasando por la parte operativa, se encarga el servicio de Postventa, siendo este una pieza clave en cualquier relación comercial. Este servicio tiene superar las expectativas del cliente, con un servicio excelente y cuidado, generando un valor superior al que ofrece la competencia. Se trata de que los clientes no consuman, sino que disfruten. De nada sirve que ofrezcamos el mejor producto o servicio si este no se puede sentir. La clave está en que los servicios y productos que ofrecemos estén en consonancia con el ADN de la empresa.

¿Y esto cómo se consigue? Cuidando a las personas y llegando a sus emociones, ya que  el factor emocional es  el encargado de impactar los sentidos del consumidor.

Ofrecer un producto o servicio con unas prestaciones maravillosas, no es garantía de éxito ni suficiente para ningún cliente. Una experiencia emocional positiva, sí.

Por eso, es muy importante empatizar con el cliente y manejar sus emociones, ya que son estas las que siempre motivan a hacer una acción.

Comunicarnos de manera continuada con los clientes, cuidarles, comprometernos a ofrecer lo que esperan, superar sus expectativas, empatizar con ellos, y ofrecer ayuda para resolver cualquier problema. En definitiva se trata de que cuidemos de sus emociones y así lo hacemos.

¿Quieres que te cuidemos?

Customer Experience Congress

Las emociones del Consumidor son rentables. En efecto, la emoción es un ingrediente necesario para cualquier decisión que tomamos.

vinculo_emocional

De emociones, nuevas tendencias y de una nueva generación se habló ayer en el Customer Experience Congress. Un congreso lleno de profesionales del Marketing y el Customer experience (experiencia del consumidor), que hicieron un análisis sobre cómo llegar a los clientes, en esta época de vertiginoso cambio.

El CEC2015 se ha caracterizado por un acuerdo generalizado entre la mayoría de los ponentes, en que se debería dejar de pensar en B2B (Business to Business) y B2C (Business to Customers) y empezar a pensar más en el H2H (Human to Human). Es importante ver a cada usuario o comprador como cliente único e interesarnos por sus gustos, preferencias y necesidades.

La adaptación al cambio, y el no sólo ir un paso por delante a lo que ya se ha hecho, son las dos claves fundamentales para buscar los caminos para llegar a las emociones del consumidor. Lo principal es conocer y entender bien a nuestros clientes. Por lo que es necesario adaptarse al cambio para conseguir éxito, adaptarse a los gustos y necesidades de la nueva generación Z, los millennials.