Nuevo plan de conciliación Trabajo-Vida

¿La conciliación entre el trabajo y la vida personal es real en Europa? ¿Cómo están distribuidas las tareas entre mujeres y hombres? ¿Hay igualdad de género?

Estas cuestiones entre muchas otras han sido resueltas por la Comisión Europea que, viendo la situación actual de muchos países, ha tenido una iniciativa para apoyar el equilibrio del balance entre trabajo y vida para padres trabajadores y cuidadores.

Según las estadísticas, el 80 % de los hombres europeos afirma que la igualdad de género es importante. Sin embargo, la realidad es otra: las mujeres dedican 21 horas a la semana al cuidado y actividades domésticas, mientras que los hombres tan solo invierten 9. Además, en la Unión Europea las mujeres siguen estando minusvaloradas:

  • Ganan de media un 16 % menos por hora que los hombres. En España esta cifra se sitúa en un 14.9 %.
  • La tasa general de empleo es del 65 % en el caso de las mujeres, y del 77 % en el de los hombres.
  • El 50 % de las mujeres trabaja a tiempo completo y el 31 % a tiempo parcial, mientras que estas cifras ascienden al 77% y al 71 % respectivamente en el caso de los hombres.
  • La inactividad de mujeres por responsabilidades relacionadas con el cuidado es del 20 %, nada que ver con el 2 % de hombres.

Entonces, ¿qué estamos haciendo para frenar estas desigualdades?

El 84 % de los europeos aprueba a un hombre que reparte las tareas del hogar por igual con su mujer, otro 84 % a aquel que toma licencia parental para el cuidado de sus hijos, la mitad al cual reprocha a sus amigos por hacer una broma sexista y el 41 % al que se identifica como feminista.

En todos los Estados miembros hay altas tasas de licencias parentales, que van desde un 58 % en República Checa hasta un 96 % en Suecia. No obstante, solo el 33 % de los hombres lo ha aceptado o piensa hacerlo en un futuro. Es increíble conocer que el factor que más les motiva a la hora de tomar un permiso de paternidad es recibir más compensación económica durante este periodo.

Ante estas cifras, ¿qué propone la Comisión Europea?

El conjunto holístico de medidas sobre equilibrio Trabajo-Vida, que consiste en combinar políticas que integren acuerdos flexibles de trabajo adecuados a las necesidades de cada uno, involucrar más al hombre en las tareas de cuidados y del hogar, permisos paternales dignos, acceso al cuidado de los hijos accesible y de calidad y la viabilidad del cuidado de personas dependientes.

El objetivo es fomentar la adopción equitativa del tiempo de trabajo, además de permisos equilibrados y reparto de responsabilidades para hombres y mujeres. También trata de proteger a los trabajadores que piden bajas paternales o modalidades de trabajo flexibles, mejorando así las condiciones en el empleo.

Para conseguirlo, la idea es ampliar y mejorar las condiciones económicas del permiso de paternidad, ofrecer facilidades en caso de pedir una baja parental, derecho a tener días por cuidados, convenios de trabajo flexible (a tiempo parcial, teletrabajo) y protección frente al despido.    

Esto está enfocado a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, los negocios, los Estados miembros y la economía global.  

Estas iniciativas se complementarían con una mejor aplicación de la legislación existente, promoviendo su cumplimiento, la inclusión de los planes en el Semestre Europeo, la disponibilidad de una educación infantil asequible y de alta calidad, la financiación de proyectos, el seguimiento de los permisos por motivos familiares, horarios de trabajo flexibles y servicios de atención.  

Alares Social incorpora 36 personas con discapacidad

  • Alares Social incorpora 36 personas con discapacidad a su plantilla
  • Es el año que más contrataciones se han conseguido derivadas de la XII Feria de Empleo para Personas con Discapacidad.
  • De los 36 talentos, el 18 % tienen discapacidades severas.

A comienzos de 2019, Alares Social se marcó el objetivo de aumentar el porcentaje de la plantilla a un 35 % del colectivo con discapacidad mayor al 65 % físico, psíquico y sensorial, y contribuir a su empleabilidad.

De cara a comenzar este segundo semestre del año, gran parte del mismo ya se ha logrado gracias a su presencia en la XII Feria de Empleo para Personas con Discapacidad,en la que también participó Fundación Alares.

Durante los días 27 y 28 de marzo, dejaron el CV en el stand de ambas Agencias de Colocación cerca de 400 personas con perfiles muy diversos y con gran variedad de habilidades y cualificaciones. Además, se escuchó a todos los aspirantes, aclarando así dudas laborales, se abrieron procesos de selección basados en la igualdad y la diversidad y se hicieron entrevistas directas.

El fin de su asistencia fue buscar postulantes para incorporar al mercado laboral, el cual se superó con éxito. Se cerraron entrevistas con más de 100 candidatos para procesos actualmente abiertos: perfiles de IT, marketing y comunicación, teleoperadores de atención al cliente con y sin idioma, servicios de limpieza, recepción… Y se seguirá citando a los demás candidatos que dejaron su CV, con el fin de incluirlos en los procesos de selección y de intermediación laboral de las empresas que tienen convenios de colaboración con Fundación Alares y Alares Social.

Es el año que más contrataciones se han conseguido derivadas de la feria, siendo un total, hasta la fecha de hoy, 36 talentos los incorporados: 26 mujeres y 10 hombres, de los cuales el 18 % tienen discapacidades severas.

Fundación Alares, además de trabajar para el fomento de la conciliación, la igualdad y la calidad de vida de las personas dependientes, desarrolla actividades en torno a la Diversidad y no discriminación, la promoción de emprendedores y el autoempleo, así como para la inclusión laboral de personas con discapacidad. 

Alares Social ofrece puestos de trabajo tanto para el Centro Especial de Empleo como para sus empresas clientes. Son expertos en buscar y retener el talento, haciendo rigurosos procesos de selección y asesorando a cada candidato de manera individualizada.

Gracias a la Comunidad de Madrid por promover acciones que facilitan a las empresas la búsqueda de talentos y, a las personas con discapacidad, una oportunidad de inserción en el mundo laboral.

Puesta a punto de mi segunda vivienda


Deja tu hogar en las mejores manos

“Hace un par de años, mi marido y yo decidimos comprar una casa en la playa. Estuvimos valorando varias opciones y finalmente escogimos una por la zona de San Juan, con vistas al mar y piscina dentro de la urbanización.

Cuando íbamos a firmar los papeles de la compra, nos dijeron que contaba con un conjunto de servicios asistenciales… ¡GRATIS!

Estuvimos arreglando la casa todo ese verano, pero cuando llegó septiembre tuvimos que volver a la rutina: comprar libros, colegio de los niños, volver al trabajo… Y entre cumpleaños de los peques y competiciones deportivas, no pudimos volver hasta el verano siguiente.

Cuando en mayo del año pasado decidimos que pasaríamos todo agosto en la casa nueva, pensamos que necesitaríamos una ayuda extra para dejarla en condiciones. Fue entonces cuando nos acordamos de que nos regalaron bastantes servicios que podríamos aprovechar.

Llamamos para informarnos y nos confirmaron que podíamos solicitar la puesta a punto de la segunda vivienda. Seleccionaron a una persona que cuidó de nuestra casa la semana previa a nuestra llegada: limpió, abrió las cortinas, compró unas rosas preciosas para cada habitación, puso ambientadores en el salón y los baños y nos dejó una botella de cava de bienvenida ¡Todo fue a pedir de boca!

Ya hemos estado planeando las vacaciones de este año y contaremos de nuevo con este servicio. Es toda una tranquilidad saber que estará todo listo para nuestra llegada, y tenemos confianza plena en la persona que asistirá a echarnos una mano con la puesta a punto. ¡Si tuviéramos que volver a elegir, lo haríamos de nuevo!”

Marta, 36 años.

Consumidora de una empresa cliente de Alares que cuenta con nuestros servicios. Esto tiene doble beneficio: le facilitan la vida y le otorga un valor añadido a la compra.

Jóvenes con discapacidad, más capacitados que nunca

La mayoría de millennials con discapacidad considera que su situación refuerza sus valores

A pesar de ser una generación más preparada y de haber aumentado las tasas de empleo con respecto a años anteriores, los datos de contratación de jóvenes con discapacidad aún deben mejorar.

Según el informe “Millenials con Discapacidad, motor del futuro” elaborado por la Fundación Adecco y por JYSK, el 72% de los encuestados cree que contar con una discapacidad refuerza en gran medida valores profesionales. Cualidades como la constancia, el esfuerzo y la resistencia a la frustración. Y a pesar de esta creencia, el 60% piensa que no encontrará trabajo en menos de un año. De hecho, el 35% de personas con discapacidad que pertenecen a la generación millennial son desempleados de larga duración, lo que explica el pensamiento pesimista de éstos.

La tasa de paro de los jóvenes con discapacidad es 32 puntos más alta que los que no tienen discapacidad

Los datos extraídos del Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo de la Fundación ONCE demuestran que todavía hay que luchar por introducir a las personas con discapacidad al mercado laboral. Solo en la Comunidad de Madrid, hay registrados desde enero de 2016 hasta junio de 2018, un total de 20.000 personas con discapacidad en situación de desempleo. De 60.100 ocupados, los contratos que se realizan a menores de 25 años son 2.782.

En todo el país, hay 1.840.700 personas con discapacidad en edad de trabajar (de entre 16 y 64 años), lo que supone un 5,9% de la población total. El estudio también nos ofrece la tasa de paro de personas con discapacidad, que es del 28,6%, del cual el colectivo joven representa el 4,9%.

Cada uno de estos datos refuerza la idea de que, a pesar de seguir avanzando en materia de empleo para personas con algún tipo de discapacidad (independientemente del porcentaje de ésta), hay que seguir luchando por hacer comprender a la sociedad que más allá de la discapacidad, está la capacidad de cada persona. El colectivo joven todavía precisa de apoyo para introducirse al mercado laboral y aún queda mucho por hacer para que las empresas se den cuenta de que el futuro también se encuentra en ellos. Contratar a personas con discapacidad o externalizar sus servicios confiando en un Centro Especial de Empleo es una apuesta segura para contar con trabajadores y trabajadoras comprometidos.

Nuestros trabajadores son el activo más importante

El Centro Especial de Empleo Alares Social es la compañía líder en la prestación de Servicios Socialmente Responsables. La plantilla que lo compone está formada, en su mayoría, por personas con discapacidad, y proporcionan servicios como Outsourcing y Externalización de Procesos (Administrativos, logísticos, comerciales de producción…), Contact Center y CRM, Gestión de Servicios Asistenciales para la Conciliación Personal y laboral de los Empleados de las empresas, Gestión e Impartición de Formación Bonificada y Formación en Idiomas dentro de las empresas.

En Alares Social tratan continuamente de mejorar la productividad de las empresas, pero ante todo tienen un objetivo claro: su satisfacción empresarial está orientada a las personas. Ayudan a sus empleados a desarrollarse personal y profesionalmente. Continuamente adaptan todos los programas de Atención Personal, trabajando el desarrollo y futuro profesional del, con el objetivo último de mejorar la calidad de vida de nuestros empleados.

Pero no solo vale decirlo. También hay que demostrarlo.

Con motivo de la semana de la felicidad, que se celebra del 18 al 22 de marzo, en Alares Social se han preparado un conjunto de actividades que se están desarrollando a lo largo de estos días.

Hoy, por el Día Internacional de la Felicidad, han preparado un cartel de bienvenida, ofrecido fruta fresca y galletas y contado con los «gerentes de la felicidad», personas que han recibido a los empleados como si fuera su primer día de trabajo, reviviendo así la experiencia. Posteriormente han decidido los objetivos que se marcarán a partir de este momento con el compromiso de cumplirlos en el día a día, entre los que han destacado sonreír más y hacer felices a los compañeros.

Además de este día tan divertido, se han preparado otro tipo de acciones como murales, la búsqueda del niño interior, compartir pensamientos con compañeros, ser felices todos unidos o dibujar con pintura de dedos, entre otros.

Todas ellas han tenido una gran acogida y estamos seguros de que, las que quedan por hacer, tendrán el mismo éxito que hasta el momento. Los empleados están colaborando, participando y son felices en su lugar de trabajo.

¿No crees que esto es lo que realmente aporta valor a las personas? Desde luego que, esta semana, en Alares Social las sonrisas son las protagonistas.

Hacemos tu plan de igualdad

El 1 de marzo entró en vigor el nuevo Real Decreto-ley de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.

A partir de ese momento, las empresas que tengan entre 151 y 250 trabajadores, deben aprobar su plan de igualdad en un periodo de un año. Aquellas que cuenten con una plantilla de 100 a 150 trabajadores, disponen de dos años y las que estén formadas entre 50 y 100 trabajadores, tienen tres años de plazo.

Cumpliendo con los plazos establecidos, es obligatoria la inscripción de los planes de igualdad una vez se haya concluido su negociación. Este registro deberá realizarse en el Ministerio de Igualdad.

Se desarrollará un diagnóstico previo a la negociación del plan de igualdad, que debe ser pactado con los trabajadores sobre las siguientes materias: procesos de selección, clasificación profesional, formación profesional, condiciones de trabajo, retribuciones y prevención del acoso.

Se obliga a todas las empresas a establecer un registro salarial. Deberá incluir: valor medio de los salarios, complementos y percepciones desagregados por sexo y distribuidos por grupo y categoría profesional, así como puesto de trabajo.

Esta actuación es de obligatorio cumplimiento por ley. Pero hay muchas empresas que ya aplican desde hace tiempo su plan de igualdad y cumplen con medidas de no discriminación: es un deber moral que va mucho más allá de lo establecido por la ley.

En Alares ofrecemos servicios innovadores que tienen como fin cuidar a las personas, sus familias y hacerles la vida más fácil. Ayudamos a impulsar la Responsabilidad Social y, como expertos en materia de conciliación, hacemos planes de igualdad a medida de cada empresa.

Además, contamos con un servicio de consultoría, mediante el cual apoyamos a los trabajadores de las empresas a manifestar aspectos personales ante sus compañeros y a las propias organizaciones a conocer aquello que hasta el momento no habían descubierto de sus propios empleados.

En ocasiones sucede que las propias personas no saben que padecen una discapacidad. Por este motivo, tienen una serie de ayudas que facilitan su día a día y algunas ventajas que pueden mejorar su bienestar. Esta iniciativa tiene como objetivo que sean conscientes de ello, beneficiando así tanto al propio empleado como a la organización correspondiente. Mediante terapias, talleres y actividades, conseguimos que todas las personas de la plantilla se sientan integradas.

¿Qué es lo que piden los jóvenes a las empresas?

Nos encontramos ante nuevas generaciones más exigentes, preparadas y con implicación social. La gran rotación existente en los puestos de trabajo conlleva un problema para las organizaciones, puesto que cada vez es más difícil retener el talento en ellas.

Según un reciente análisis realizado por la bolsa de trabajo alemana Absolventa, el 63% de los millennials se informa al detalle de todo lo que ofrece la empresa a su plantilla, y el 51% confiesa que esos beneficios son más importantes que un buen sueldo.

El 83% de los millenials considera imprescindible la formación continuada. El horario flexible y el teletrabajo son prestaciones que no deberían contar como un extra, según el 63% de los encuestados en el estudio. El 40% considera que tener un móvil de empresa también debería ser ineludible, así como un equipo de trabajo moderno y adecuado, imprescindible para el 80%.

Todos los encuestados consideran estos beneficios de carácter obligatorio para acceder a un puesto laboral. Cuando no se dan las condiciones óptimas o sienten que el trabajo afecta a su vida personal y familiar, deciden cambiar de empresa.

Para retener el talento en las empresas, hay que tener en cuenta que la tendencia hoy en día gira alrededor de los beneficios sociales y de las ayudas a la conciliación. Estas tendencias no pueden ser sustituidas por una mejora del salario, ya que se han convertido en una importante herramienta de motivación y compromiso para los colaboradores.

Las empresas son conscientes de esta realidad y cada vez son más las que se suman a implantar políticas y medidas de bienestar en el trabajo, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los empleados y, así, conseguir fidelizarlos y mejorar el rendimiento laboral de la plantilla.

Pero, ¿cómo se consigue instaurar y aplicar estas medidas?

La mayoría de las organizaciones que ya han decidido implantar beneficios sociales y ayudas a la conciliación cuentan con empresas especializadas en promover y ofrecer este tipo de servicios.

En el caso de Alares, cuidamos a las personas y ayudamos a las empresas a ser más competitivas y responsables. Toda organización que contrata nuestros servicios, además de beneficiarse de las medidas de conciliación disponibles, hace una compra responsable, ya que el 10% de toda la facturación se destina a crear empleo directo de personas con discapacidad y otro 10% a impulsar proyectos de carácter social, contribuyendo así al desarrollo de personas en situaciones especiales y al autoempleo.

Cada organización tendrá que valorar qué prácticas son las más adecuadas para que sus trabajadores puedan disfrutar de la familia y el ocio y al mismo tiempo saquen mayor rendimiento a sus horas laborales. Pero lo que está claro es que es imprescindible hacer uso de estas medidas si se quiere alcanzar el éxito con equipos comprometidos y fieles a la misión empresarial.  

Una historia de cine en Alares Social

Alares Social

Alares Social

Emilio trabaja en Alares Social Centro Especial de Empleo desde hace más de dos años. Se ocupa de atender llamadas de clientes que buscan teléfonos de particulares o empresas, de gestionar temas relacionados con el DNI, hacienda, Seguridad Social, y un largo etcétera.

Destaca de su trabajo la destreza y rapidez que tiene que aplicar para poder responder a las necesidades de los clientes de manera efectiva.

El talento oculto de Emilio

Pero el trabajo de Emilio no se queda ahí. En el CEE de Alares Social trabajan muchas personas que guardan talentos y aficiones ocultas, y él es un claro ejemplo.

Nuestro protagonista estudió Cine en el TAI (Centro Universitario de Artes) de Madrid. Ha realizado varios cortometrajes durante su formación y por cuenta propia. Con Seas quien seas ganó un premio en el Festival de la Universidad de Alcorcón en 1998.

Tras muchos esfuerzos y frustraciones, Emilio creó Los desconfiados , un cortometraje que realizó junto con personas que compartían sus intereses.

En numerosas ocasiones intentó darle visibilidad a la industria del “pequeño cine”, pero ante la dificultad de hacerlo y viendo que sus guiones iban a perderse, decidió convertirlos en relatos. Por fin, en 2013 vio sus esfuerzos convertidos en frutos: su primera publicación llamada Garabatos en una pequeña editorial. Más tarde viviría la experiencia de presentarla en la FNAC situada en la Calle Callao, en Madrid.

Otro logro del que Emilio se siente orgulloso es un concurso que hizo Ediciones de la Torre, donde han publicado escritores como Benito Pérez Galdós, Miguel de Cervantes o Charles Dickens, y el cuál ganó.

Hoy en día Emilio dedica el tiempo libre que tiene a escribir su propia novela, pero sin duda la mayoría del tiempo se lo llevan los dos propósitos más importantes de su vida: Ahora mismo tengo dos proyectos: uno se llama Iván y tiene 9 años y el otro se llama Mario y tiene 7”.

Los empleados son más exigentes con las compañías que los consumidores

Alares publica un nuevo informe que compara sus dos últimos estudios: el índice de medición de clientes y el índice de medición de empleados.

En ambos índices se obtienen resultados del 82,5% de media ante la afirmación de que el precio es cada vez menos importante, y se sitúa detrás de la Experiencia de Compra.

Alares ha realizado un informe que compara sus dos últimos estudios: el Índice de Medición de Clientes y el Índice de Medición de Empleados. El análisis permite encontrar coincidencias y diferencias entre los puntos de vista de las personas como consumidores y como empleados y empleadas. En la primera investigación, no se tiene en cuenta la visión de las personas cuando trabajan para una marca, mientras que en la segunda sí se utiliza su condición como colaboradores de una empresa para sacar conclusiones.

Las cifras que mantienen mayor similitud corresponden a los aspectos que tienen que ver con la decisión de compra de las personas. En ambos índices se obtienen resultados del 82,5% de media ante la afirmación de que el precio es cada vez menos importante, y se sitúa detrás de la Experiencia de Compra. La Responsabilidad Social Corporativa también tiene valores muy parecidos tanto para clientes como para empleados y empleadas, ya que importa en gran medida para un 80% de los primeros y para un 85% de los segundos.

Donde encontramos mayores diferencias es en las reacciones que tienen tras la compra.

Si la experiencia es negativa, un 63% de los encuestados en calidad de clientes no repite con esta marca, mientras que en el caso de los empleados y empleadas que no reiteran se eleva a un 89%. En cambio, si esta vivencia es positiva, los clientes recomiendan la marca en un 65% y, en este caso, un número mayor de colaboradores se preocupa por comunicar lo bueno de las empresas.

Por último, el resultado obtenido de personas que no miran la competencia cuando una firma les agrada, está más igualado, pues se encuentra entre el 43% en clientes y el 54% en trabajadores y trabajadoras.

Tras estos análisis vemos que los que viven el día a día de las empresas son más inflexibles y exigentes con las compañías que los consumidores, posiblemente por su experiencia tras las compañías. Saben que pueden hacerlo mejor y encuentran rápidamente áreas de mejora. En cambio, la recomendación es más alta por parte de los mismos, ya que conocen el poder del “boca a boca”.

Para ambos puntos de vista la RSC es realmente importante, aunque ligeramente mayor en el segundo estudio, quizá porque sienten un compromiso con la comunidad al tener cierta influencia sobre ella.

Accede al informe completo

Cubrir necesidades: la clave para retener talento

Los tiempos están cambiando, y las empresas deben adaptarse tanto a las demandas de los clientes como a las de sus empleados y empleadas.

Según un estudio del Randstad, el 21% de trabajadores y trabajadoras ha cambiado de ocupación en el último año, y el 32% de los encuestados planea hacerlo. Este dato convierte a la retención de talento en un gran problema para las compañías.

Según el mismo estudio, la principal razón para quedarse en una empresa es la buena conciliación laboral y personal que esta le permite.

En la actualidad, la rotación de trabajo es algo habitual en el día a día de las organizaciones. Ahora lo extraño es quedarse en una misma compañía toda la vida.

¿Qué pueden hacer las empresas para que el ingenio y la brillantez se queden en su puesto?

El mismo estudio afirma que, después de una buena retribución monetaria, el 55% de los candidatos consideran que los servicios de ayuda a la conciliación son necesarios para decidir en qué empresa quedarse.

Esto involucra todo tipo de ayudas que faciliten que el empleado y empleada consiga una armonía entre su vida laboral y personal. El siguiente factor más importante, según el estudio, se trata del ambiente profesional, aunque ambos elementos van muy de la mano: personas felices y tranquilas propician un clima sano y agradable en el trabajo.

Estos datos esclarecen el importante papel que tienen las empresas a la hora de lograr que los empleados y empleadas se queden en su puesto. Apostar por servicios como que todos cuenten con su gestor personal, o asistencia cuando un familiar está enfermo, son prestaciones muy valoradas, ya que no solo ayudan al disfrute de su tiempo libre, si no que dan tranquilidad a su vida cotidiana con soluciones a problemas reales.

Es un deber de las compañías solventar las demandas de los empleados y empleadas

Si el objetivo es que el talento se quede en la compañía, es responsabilidad de los directivos crear sentido de pertenencia hacia su marca. Este sentimiento no solo se logra con actividades como el famoso Team-Building. Si no cubren las necesidades del día a día de sus colaboradores, estarán trabajando sobre papel mojado.