Jóvenes con discapacidad, más capacitados que nunca

La mayoría de millennials con discapacidad considera que su situación refuerza sus valores

A pesar de ser una generación más preparada y de haber aumentado las tasas de empleo con respecto a años anteriores, los datos de contratación de jóvenes con discapacidad aún deben mejorar.

Según el informe “Millenials con Discapacidad, motor del futuro” elaborado por la Fundación Adecco y por JYSK, el 72% de los encuestados cree que contar con una discapacidad refuerza en gran medida valores profesionales. Cualidades como la constancia, el esfuerzo y la resistencia a la frustración. Y a pesar de esta creencia, el 60% piensa que no encontrará trabajo en menos de un año. De hecho, el 35% de personas con discapacidad que pertenecen a la generación millennial son desempleados de larga duración, lo que explica el pensamiento pesimista de éstos.

La tasa de paro de los jóvenes con discapacidad es 32 puntos más alta que los que no tienen discapacidad

Los datos extraídos del Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo de la Fundación ONCE demuestran que todavía hay que luchar por introducir a las personas con discapacidad al mercado laboral. Solo en la Comunidad de Madrid, hay registrados desde enero de 2016 hasta junio de 2018, un total de 20.000 personas con discapacidad en situación de desempleo. De 60.100 ocupados, los contratos que se realizan a menores de 25 años son 2.782.

En todo el país, hay 1.840.700 personas con discapacidad en edad de trabajar (de entre 16 y 64 años), lo que supone un 5,9% de la población total. El estudio también nos ofrece la tasa de paro de personas con discapacidad, que es del 28,6%, del cual el colectivo joven representa el 4,9%.

Cada uno de estos datos refuerza la idea de que, a pesar de seguir avanzando en materia de empleo para personas con algún tipo de discapacidad (independientemente del porcentaje de ésta), hay que seguir luchando por hacer comprender a la sociedad que más allá de la discapacidad, está la capacidad de cada persona. El colectivo joven todavía precisa de apoyo para introducirse al mercado laboral y aún queda mucho por hacer para que las empresas se den cuenta de que el futuro también se encuentra en ellos. Contratar a personas con discapacidad o externalizar sus servicios confiando en un Centro Especial de Empleo es una apuesta segura para contar con trabajadores y trabajadoras comprometidos.

Compromiso con la conciliación: Dentsu y Carat

Dentsu Aegis Network y Carat España, comprometidos con la conciliación

Para mejorar el bienestar de las plantillas y sus familias, ponen en marcha el plan Alares 360º

La directora de RRHH de Dentsu Aegis Network, Dña. Yvonne Arias y los managing directors de CARAT España, Dña. Patricia Fernández y D. Carlos Ramalho, han firmado con el Presidente de Alares, D. Javier Benavente, un acuerdo de colaboración para poner a disposición de todos sus empleados/as el Plan Alares 360º, un completo programa de servicios que ayudan a la conciliación laboral, personal y familiar. Este tiene como fin mejorar la calidad de vida de toda la plantilla y la de sus familias.

Plan Alares 360º: servicios para la conciliación y contribución social

Con el objetivo de mejorar el bienestar de todos los empleados/as y sus familias, Dentsu Aegis Network y Carat España ponen en marcha este plan, el cual incluye un conjunto de servicios que potencian la conciliación y la corresponsabilidad, y cubren toda una serie de necesidades personales, en cualquier parte de España, en 6 idiomas diferentes, las 24 horas del día, los 365 días del año.

Todos estos servicios son prestados por Alares, empresa líder desde hace más de 25 años en servicios asistenciales que tienen como fin cuidar a las personas, sus familias y hacerles la vida más fácil, y que ya cuenta con más de 5 millones de beneficiarios en España y Portugal.

Los servicios de los que disponen los empleados/as incluyen desde un gestor personal, que se ocupa de todas las gestiones y necesidades del día a día, Telefarmacia para la entrega de medicamentos a domicilio sin coste, consultas médicas 24 horas con especialistas, renovación del carné de conducir, Segunda Opinión Médica Internacional o Asistencia Informática y Tecnológica.

Dentro de estos beneficios también disponen de la garantía de Ayuda Personal a Domicilio ante necesidad médica, servicio de Teleasistencia fija y móvil para sus familiares en riesgo y Búsqueda y Selección de Personal, entre otros.

Compromiso con la Responsabilidad Social Empresarial

Todos los servicios a los que pueden acceder tanto los colaboradores como sus familiares, son gestionados desde el Centro Especial de Empleo propio, Alares Social, donde el 90% de las personas que lo integran posee algún tipo de discapacidad. De todas las compras que se hacen en Alares, el 10 % de la facturación total se destina a crear empleo directo de personas con discapacidad, y otro 10 % al desarrollo de proyectos de carácter social, contribuyendo así al desarrollo de personas con situaciones especiales y al autoempleo. Con este compromiso, Dentsu Aegis Network, Carat España y Alares demuestran de forma tangible su compromiso con la mejora de la sociedad.

Apuesta por la retención del talento

Este conjunto de beneficios asistenciales ayuda a los empleados/as a sentirse más cómodos en su lugar de trabajo, despreocupándose por las gestiones y trámites diarios y ganando tiempo para sus cuestiones personales. Por este motivo, favorecen la conciliación y la corresponsabilidad de la vida personal, laboral y familiar, la igualdad de oportunidades, la correcta gestión de la diversidad de la plantilla y la no discriminación en el empleo.

¿Qué es lo que piden los jóvenes a las empresas?

Nos encontramos ante nuevas generaciones más exigentes, preparadas y con implicación social. La gran rotación existente en los puestos de trabajo conlleva un problema para las organizaciones, puesto que cada vez es más difícil retener el talento en ellas.

Según un reciente análisis realizado por la bolsa de trabajo alemana Absolventa, el 63% de los millennials se informa al detalle de todo lo que ofrece la empresa a su plantilla, y el 51% confiesa que esos beneficios son más importantes que un buen sueldo.

El 83% de los millenials considera imprescindible la formación continuada. El horario flexible y el teletrabajo son prestaciones que no deberían contar como un extra, según el 63% de los encuestados en el estudio. El 40% considera que tener un móvil de empresa también debería ser ineludible, así como un equipo de trabajo moderno y adecuado, imprescindible para el 80%.

Todos los encuestados consideran estos beneficios de carácter obligatorio para acceder a un puesto laboral. Cuando no se dan las condiciones óptimas o sienten que el trabajo afecta a su vida personal y familiar, deciden cambiar de empresa.

Para retener el talento en las empresas, hay que tener en cuenta que la tendencia hoy en día gira alrededor de los beneficios sociales y de las ayudas a la conciliación. Estas tendencias no pueden ser sustituidas por una mejora del salario, ya que se han convertido en una importante herramienta de motivación y compromiso para los colaboradores.

Las empresas son conscientes de esta realidad y cada vez son más las que se suman a implantar políticas y medidas de bienestar en el trabajo, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los empleados y, así, conseguir fidelizarlos y mejorar el rendimiento laboral de la plantilla.

Pero, ¿cómo se consigue instaurar y aplicar estas medidas?

La mayoría de las organizaciones que ya han decidido implantar beneficios sociales y ayudas a la conciliación cuentan con empresas especializadas en promover y ofrecer este tipo de servicios.

En el caso de Alares, cuidamos a las personas y ayudamos a las empresas a ser más competitivas y responsables. Toda organización que contrata nuestros servicios, además de beneficiarse de las medidas de conciliación disponibles, hace una compra responsable, ya que el 10% de toda la facturación se destina a crear empleo directo de personas con discapacidad y otro 10% a impulsar proyectos de carácter social, contribuyendo así al desarrollo de personas en situaciones especiales y al autoempleo.

Cada organización tendrá que valorar qué prácticas son las más adecuadas para que sus trabajadores puedan disfrutar de la familia y el ocio y al mismo tiempo saquen mayor rendimiento a sus horas laborales. Pero lo que está claro es que es imprescindible hacer uso de estas medidas si se quiere alcanzar el éxito con equipos comprometidos y fieles a la misión empresarial.  

Cómo afecta la conciliación a los niños

“Las guarderías se han convertido en la única alternativa para los padres españoles que trabajan y que ven cómo la conciliación de su vida profesional y personal sigue siendo una quimera”, así lo afirma el estudio Guardería & Familia 2018 de Edenred. Y es que, en España, todavía queda mucho por hacer para que los padres puedan disfrutar de los hijos sin dejar el trabajo o tener que modificar su jornada laboral.

El informe anual de Edenred afirma que el 66,4% de los trabajadores, a la hora de tener un hijo, dejaría su trabajo si pudiera permitírselo y el 54% estaría dispuesto a tener más hijos si obtuviera mejores ayudas. Pero, además, la mayoría debe llevar a sus hijos a una guardería por motivos de horarios laborales y el 69,8% apenas puede disfrutar de sus pequeños por falta de tiempo.

El 64,4% de los niños pasa entre 5 y 8 horas en la guardería, y más de 8 horas el 20,59%. Estas cifras demuestran que el 85% de los padres deben contar con una ayuda extra para poder conciliar su vida laboral y familiar. Es sorprendente saber que el 62,7% de estos niños que acuden a la guardería tienen menos de un año.

A la hora de escoger el centro, lo que más valora el 42,9% de los padres es la cercanía al hogar, seguido del horario que tenga. Ambos datos demuestran que se le da especial relevancia a la comodidad y la flexibilidad horaria, y esto viene originado por las jornadas laborales de los progenitores. Podemos decir que deben adaptar la vida de sus hijos a los horarios de su trabajo.

Esta es la realidad que estamos viviendo y, aunque las empresas están incluyendo cada vez más planes de conciliación en su estrategia, todavía queda mucho camino por recorrer.  

Es necesario establecer medidas de conciliación convenientes

Ante esta situación, surge la necesidad de que las empresas valoren qué medidas de conciliación son las más adecuadas para que los trabajadores puedan disfrutar de sus hijos y sacar más rendimiento al trabajo, lo que además potenciará la atracción y retención del talento. 

“Las buenas relaciones nos mantienen más felices y saludables”, así lo confirma El Estudio sobre Desarrollo Adulto de la Universidad de Harvard, el cual destaca cuáles son las claves de la felicidad. Y la relación familiar es, sin duda, la más importante.

Sociedad Inclusiva = Empresas Competitivas y viceversa

De forma consciente y otras veces inconsciente tendemos a “etiquetar” a las personas y, por consiguiente, a presuponer su respuesta ante diferentes estímulos.

El tejido empresarial debe medir la satisfacción de los individuos que integran su organización y visibilizar los diferentes tipos de diversidad, con el objetivo de crear entornos de trabajo inclusivos y, por ende, aprovechar el talento que la diversidad aporta a las organizaciones. Por el contrario, el conjunto de la diversidad gestionada en las empresas es menor que la que existe en realidad.

Esta ausencia de gestión integral y posible discriminación nos conduce a la perdida de innovación, talento y oportunidad de las empresas, tres aspectos clave para su evolución y permanencia. Si las empresas no facilitan el acceso al empleo en igualdad de oportunidades o no velan por la calidad de vida en el entorno laboral, no podremos denominarnos una sociedad avanzada.

La batalla por la atracción y retención de talento debe marcar la diferencia, desarrollando entornos organizativos que faciliten aunar competitividad empresarial con expectativas en pos de la felicidad personal, ambas cuestiones determinantes para la creación de riqueza y bienestar.

Para formar estos ambientes, es preciso que las empresas inviertan en programas de Gestión de la Diversidad. Esta labor se hace necesaria, ya que favorece el rendimiento de los equipos de trabajo, la innovación en servicios, productos y procesos, el desempeño personal y la retención del talento, así como una mejora en la imagen interna y externa de la compañía.

Estos programas deben conjugar aspectos relacionados directamente con el empleo, pero también ajenos al mismo. Como ejemplo básico, estos planes deben contener al menos los siguientes aspectos:

Reclutamiento y selección de personal basado en el perfil competencial, alejándonos de estereotipos que bloqueen la entrada de personas con diferentes diversidades.

Un programa de diversidad que analice y visibilice las diferentes diversidades y permita entornos inclusivos = 0 discriminación, dónde todas las personas tienen voz.

Un programa de conciliación “vivo” que atienda las necesidades reales de nuestro capital humano.

Atención y promoción a la salud.

Indicadores que midan la satisfacción laboral, el grado de motivación, el sentimiento de pertenencia, así como la idoneidad de las medidas y beneficios aplicados.

Protocolos que detecten posibles discriminaciones o situaciones de acoso. 

Somos conscientes de que aún queda mucho camino por recorrer y muchos condicionamientos inconscientes que eliminar, no solo en las empresas, sino en la sociedad en general.  Necesitamos políticas gubernamentales que incidan positivamente y empresas con valores que quieran seguir siendo inclusivas, comprometidas, sostenibles y productivas, recibiendo contraprestaciones que ninguna empresa puede despreciar.

En definitiva, trabajando de forma sincronizada empresas, sociedad y gobiernos, construiremos buenos lugares donde trabajar y un entorno adecuado en el que vivir.

Fuente

La pieza fundamental en Alares Social

Social

Blanca trabaja en Alares Social desde hace dos años y en su trayectoria ha desempeñado varias funciones relacionadas con Atención al Cliente. Hoy en día atiende las llamadas telefónicas que necesitan información.

Tiene una personalidad muy dinámica y activa, por lo que valora mucho que su trabajo le permita canalizar esa dinamicidad.

“Alares ha aportado a mi vida una transformación de 180 grados”. Según Blanca, el sentirse acogida y apoyada por sus compañeros del Centro Especial de Empleo ha logrado que pase de ser una persona triste e insegura, a ser divertida y ocurrente.

Le gusta alegrar el día a día en la oficina y hacer reír a sus compañeros. Tanto es así, que es capaz de cualquier cosa por sacar una carcajada. Además, esa ocurrencia que dice que ha florecido en ella desde que trabaja en Alares Social, le lleva a compartir sus ideas con sus coordinadores.

No solo se esfuerza por hacer su trabajo eficientemente y por traer la alegría a la oficina, sino que además propone todas las ideas que se le ocurren que pueda mejorar al resto. “Creo incluso que han creado un filtro que los lleva todos a una carpeta llamada Blanca Esperanza-Spam, porque mi mente es incapaz de dejar de pensar y aunque alguna vez esas ideas han sido tomadas en cuenta”.

La verdadera afición de Blanca: los Puzzles

Aparte de su trabajo en el Centro Especial de Empleo, otra ocupación que le apasiona es ayudar a las personas y hacer Puzzles. A través de AEPUZZ (Asociación de España de Puzzles), de la que es miembro fundador y forma parte de la Junta de Gobierno, lleva a cabo su mayor afición junto con sus compañeros.

En la asociación hacen Puzzles de más de 30.000 piezas y se mueven por los campeonatos de España y por los encuentros que realizan. Se reúnen unas 70-80 personas y repartiendo las piezas trabajan en equipo para lograr colocar hasta la última pieza.

Lo mejor de puzzlear, según Blanca, es conocer gente, viajar y competir. En los últimos meses ha tenido que tomar bastante medicación, pero su talento sigue latente.

“Me siento muy feliz con esta afición he aprendido que todos en algún momento encajamos en algún sitio y el mío es sin dudarlo Alares CEE”.