Este año cumplirás tus propósitos

La mayoría de las personas definen sus propósitos cuando comienza el año. Es una práctica muy habitual que no siempre da los resultados esperados; sin ir más lejos, solo el 12% consigue sus objetivos según el estudio “New Year’s Resolution Project” del psicólogo británico Richard Wiseman.

Lo que se busca al cambiar de año es mejorar nuestra vida; de una forma o de otra pretendemos luchar por ser mejores y más felices. Cambiar hábitos conlleva esfuerzo y dedicación, pero cuando se consigue, realmente merece la pena.

Algunas de las metas más comunes son: hacer dieta, ir al gimnasio, viajar más, ahorrar, comer sano, implicarse en voluntariados, visitar más a la familia o aprender idiomas.

¿Cuáles son las claves del éxito para que tus propósitos de año nuevo se cumplan?

  • Hacer un listado. Dedicar tiempo a pensar en qué queremos mejorar y tener claro qué queremos conseguir. Es imprescindible que escribamos solo aquello por lo que realmente vamos a luchar.
  • Deben ser alcanzables, medibles y realistas. Hay que ser coherentes con nuestros propios recursos y posibilidades, sabiendo en todo momento hasta donde podremos esforzarnos para conseguirlo. De nada sirve escribir muchos si no estamos interesados en la mitad de ellos, ya que podremos frustrarnos y abandonarlos todos.
  • Tener un plan de acción diseñado para cada objetivo. Hacer un calendario y saber cuándo y cómo vamos a conseguir cada uno de ellos. Además, establecer premios cada cierto tiempo a modo de recompensa. 
  • Empezar desde el mes de enero. Se puede comenzar dando pequeños pasos y poco a poco proponer metas más altas. Los principios siempre son duros.
  • Y, lo más importante, debemos tener fuerza de voluntad. Si no se pone empeño, será muy complicado que logremos lo que nos proponemos.

Busca ayuda si lo necesitas

No es fácil proponerse metas, pero es probable que con esfuerzo, ganas y dedicación consigamos cumplirlas. En ocasiones sucede que queremos lograrlas, pero por falta de tiempo necesitamos que alguien nos ayude con algunas tareas. ¿Te imaginas que alguien plancha tus camisas mientras estás en el gimnasio? ¿Quieres saber a qué alimentos eres intolerante para definir tu dieta? ¿Te gustaría salir a cenar y dejar a tus hijos en las mejores manos? Descubre todos los servicios en la Tienda Alares y haz realidad tus propósitos en 2019.

Vender experiencias aumenta los ingresos

El Centro Global de Excelencia para Clientes de KPMG International ha elaborado y publicado un informe basado en una encuesta repartida a más de 54 mil consumidores de 14 mercados diferentes, y esclarece cuáles son las marcas que las personas consideran de mayor excelencia en lo que a experiencia de cliente se refiere.

Con el nombre de Tomorrow’s Experiencie Today, el estudio demuestra que las compañías que ofrecen una situación de compra positiva y satisfactoria obtienen un 54% más de ingresos que las marcas que son pobres en este punto. De acuerdo a este análisis, que se ha llevado a cabo durante más de 10 años, KPMG ha podido clasificar cuáles son los aspectos que el cliente necesita para considerar que su compra ha sido más que una simple adquisición de un producto o servicio, una vivencia excelente:

  • Personalización. La consultora considera que crear una conexión emocional e individual es imprescindible, ya que entendiendo cuáles son las necesidades de la persona, podremos ofrecer una experiencia única y adaptada.
  • Integridad. La empresa tiene que hacer lo que dice que va a hacer. Debe ser coherente para transmitir confianza, aspecto esencial hoy en día para las personas a la hora de escoger una marca.
  • Expectativas. No solo hay que crearlas para que el consumidor se espere algo, hay que sobrepasarlas. De esta manera, la compañía sorprenderá y creará una conexión que hará que el cliente se lleve una buena impresión.
  • Resolución. Si se ofrece una experiencia grandiosa, pero no se pide disculpas cuando algo sale mal o no se reconocen los errores, todo esfuerzo ha sido en vano. Una empresa honesta facilita esa empatía que se busca crear en los clientes.
  • Tiempo y esfuerzo. Hay que dedicarse a crear un plan estratégico y de rápida reacción, sin papeleos ni burocracia.
  • Empatía. La firma tiene que pararse a comprender las necesidades e inquietudes del consumidor para poder ofrecerle, además, esa personalización de la que hablábamos en el punto anterior.

Cubrir las necesidades del día a día, imprescindible para formar un vínculo con el consumidor

Si la marca logra dedicar todos estos 6 puntos clave al consumidor, no solo aumentará sus ingresos como demuestra el estudio. Conseguirá conectar emocionalmente con las personas, y creará un vínculo básico para fidelizar. El 85% de clientes que son leales a una firma de un producto o servicio, no conocen de donde proviene las razones de su decisión, y eso es porque se encuentran camufladas bajo las emociones.

Y para lograr ese vínculo es imprescindible cubrir las necesidades del día a día de las personas, preocuparse por su salud, por su tranquilidad, por los problemas cotidianos que pueden ocurrir en cualquier momento. Adaptándose a cada individuo, cumpliendo lo que se promete, sobrepasando lo que esperan, aportando soluciones y respuestas, centrando los esfuerzos en el cliente y empatizando con cada persona. Así la compañía obtendrá una relación duradera con el consumidor y la verá como algo más que una organización.

El trato humano es importante también en las compras online

Parece una contradicción, pero los consumidores también necesitamos tener a nuestra disposición la respuesta de personas cuando realizamos una compra por Internet. Según un estudio de Dreamstime, el 59% de los clientes hubiera terminado una compra si no fuera por la falta de respuestas inmediatas que requería en un momento determinado y no obtuvo.

Aunque el mundo online está más que a la orden del día en nuestras vidas, los clientes seguimos reclamando ese trato humano incluso cuando realizamos nuestras compras por medio de plataformas digitales. Por ello, las empresas están buscando estrategias que ofrezcan los dos aspectos: la rapidez y facilidad de comprar online, y el trato personalizado que te aporta la tienda del barrio de toda la vida.

De todo el porcentaje de personas que no finalizó su compra, el 60% lo habría hecho de haber recibido una respuesta directa a sus dudas por parte de un asistente. El canal que los consumidores prefieren a la hora de comunicarse con un empleado o empleada es el chat, con una tasa del 73%. El correo electrónico y el teléfono también tienen porcentajes significativos (61% y 44% respectivamente), según un estudio de CCMBenchmark.

Aportar valor a sus vidas es clave

La atención al cliente y la experiencia de compra, ya sea presencial o vía online, siempre será un factor determinante a la hora de que el consumidor se decante por nuestra marca y no por otra. Por ello, se deben buscar estrategias que aporten más allá de la venta de productos o servicios. La competencia en el mercado hoy en día es muy alta, y las compañías deben ser capaces de encontrar cuáles son las necesidades de las personas y cubrir sus expectativas.

Siete compras para fidelizar a un cliente

fidelización

fidelización

Conseguir que una persona se enamore de nuestra marca no es fácil, pero si además tenemos que conquistarla con un producto nuevo, la cosa se complica. Por ello, debemos poner la máxima atención en investigar cuál es el plan de acción adecuado para lograr nuestros objetivos.

Según un estudio de Nielsen, para que un producto que llega nuevo al mercado se convierta en algo indispensable para el consumidor, éste tiene que meterlo en la cesta un mínimo de 7 veces. El mismo análisis demuestra que alrededor de la mitad de clientes no compra el mismo producto una segunda vez, por lo que llegar a una séptima parece difícil, pero no es imposible.

La experiencia de compra vuelve a ser la protagonista

Una vez más se demuestra la gran importancia que tiene el momento de la adquisición de ese producto o servicio. Si no cubrimos las necesidades de las personas y no damos respuesta a sus expectativas, tenemos un 30% más de probabilidades de formar parte de las empresas cuyas estrategias de fidelización fracasan.

El estudio también nos ha permitido conocer cuál es el porcentaje de compañías que lanzan un producto o servicio y no tienen la respuesta esperada. 8 de cada 10 empresas que destinan menos de un 2% de su presupuesto a investigar las necesidades del consumidor no logran clientes leales.

Es igual de relevante dar un apoyo continuado durante, mínimo, los tres años siguientes. Solo un 20% de novedades que aparecen en el mercado mejoran sus resultados con respecto al año de lanzamiento. Si la experiencia de compra desde el primer minuto es buena, tenemos muchas más probabilidades de convertir esa novedad en una necesidad para el cliente. De hecho, el informe Tomorrow’s Experience Today, del Centro Global de Excelencia para Clientes de KPMG, las marcas que aportan al cliente una vivencia satisfactoria incrementan en un 54% sus ingresos.

Varios estudios nos han demostrado que para que los clientes de una marca sean leales a ella, lo más efectivo es dar una respuesta real a sus necesidades y mostrar interés por su día a día. De esta manera aportamos valor a sus vidas y nos convertimos en un imprescindible.

No solo la primera experiencia de compra debe ser perfecta. Toda vivencia que la firma ofrezca debe conceder al consumidor prestaciones que faciliten su vida y que le hagan ver que ésta se preocupa por cuidarlo. Porque solo aportando valor a las vidas de nuestros clientes, seremos esenciales para ellos.

Los empleados son más exigentes con las compañías que los consumidores

Alares publica un nuevo informe que compara sus dos últimos estudios: el índice de medición de clientes y el índice de medición de empleados.

En ambos índices se obtienen resultados del 82,5% de media ante la afirmación de que el precio es cada vez menos importante, y se sitúa detrás de la Experiencia de Compra.

Alares ha realizado un informe que compara sus dos últimos estudios: el Índice de Medición de Clientes y el Índice de Medición de Empleados. El análisis permite encontrar coincidencias y diferencias entre los puntos de vista de las personas como consumidores y como empleados y empleadas. En la primera investigación, no se tiene en cuenta la visión de las personas cuando trabajan para una marca, mientras que en la segunda sí se utiliza su condición como colaboradores de una empresa para sacar conclusiones.

Las cifras que mantienen mayor similitud corresponden a los aspectos que tienen que ver con la decisión de compra de las personas. En ambos índices se obtienen resultados del 82,5% de media ante la afirmación de que el precio es cada vez menos importante, y se sitúa detrás de la Experiencia de Compra. La Responsabilidad Social Corporativa también tiene valores muy parecidos tanto para clientes como para empleados y empleadas, ya que importa en gran medida para un 80% de los primeros y para un 85% de los segundos.

Donde encontramos mayores diferencias es en las reacciones que tienen tras la compra.

Si la experiencia es negativa, un 63% de los encuestados en calidad de clientes no repite con esta marca, mientras que en el caso de los empleados y empleadas que no reiteran se eleva a un 89%. En cambio, si esta vivencia es positiva, los clientes recomiendan la marca en un 65% y, en este caso, un número mayor de colaboradores se preocupa por comunicar lo bueno de las empresas.

Por último, el resultado obtenido de personas que no miran la competencia cuando una firma les agrada, está más igualado, pues se encuentra entre el 43% en clientes y el 54% en trabajadores y trabajadoras.

Tras estos análisis vemos que los que viven el día a día de las empresas son más inflexibles y exigentes con las compañías que los consumidores, posiblemente por su experiencia tras las compañías. Saben que pueden hacerlo mejor y encuentran rápidamente áreas de mejora. En cambio, la recomendación es más alta por parte de los mismos, ya que conocen el poder del “boca a boca”.

Para ambos puntos de vista la RSC es realmente importante, aunque ligeramente mayor en el segundo estudio, quizá porque sienten un compromiso con la comunidad al tener cierta influencia sobre ella.

Accede al informe completo

Fidelizar desde el primer momento es clave

Si pasan 100 días desde la primera compra, la probabilidad de repetirla se reduce considerablemente. Fidelizar

Bluecore ha realizado un estudio que determina los tiempos de compra claves para fidelizar. Y es que, si un cliente nuevo realiza una compra en nuestra empresa y la repite antes de los 100 días, las probabilidades de que vuelva son más altas. De hecho, el 60% de clientes reitera, si la experiencia de compra ha sido satisfactoria, antes de esos 100 días.

Si el consumidor regresa antes de ese plazo, aumenta en un 130% la posibilidad de fidelizarlo. Por ello, enfocar todos nuestros esfuerzos en dar una primera impresión perfecta, es determinante para conseguir clientes leales. Y esto se consigue mostrando interés por ellos, por su día a día, por sus problemas, y dando respuesta a sus necesidades desde el minuto uno.

Las probabilidades de que las personas que hayan probado una primera compra en nuestra organización vuelvan una segunda vez, se reducen en un 10% cuando pasan 100 días desde la primera experiencia. Si no nos preocupamos por hacer que los clientes que prueban nuestro producto o servicio y que están en proceso de conocer nuestra marca, sientan que han realizado una gran elección, podemos conseguir que no vuelvan más.

Comienza con el pie derecho cuando entre un cliente

Es necesario para ello, tener e implantar un plan que incorpore a estos nuevos clientes y que los reciba como se merecen para que no se vayan.  Este plan debe contemplar sus necesidades e inquietudes, y es determinante llegar a conocer cuáles son estas. Realizar estudios periódicos, encuestas, o simplemente ofrecer que al realizar la compra el consumidor deje su opinión en una pequeña pantalla como ya lo hacen muchos establecimientos, aporta una gran cantidad de información a tu empresa y hace que las personas vean que su opinión es realmente importante.

Otro factor clave es mantener la alerta ante datos e información que aparecen sobre el mercado. Por ejemplo, numerosos estudios e informes están manifestando que la fidelización viene dada por la emoción. Y esta emoción es el resultado del interés que muestra la empresa en aportar mucho más allá de un producto o servicio. Hay que proporcionar soluciones y valor a la vida de las personas, para que la primera experiencia de compra no se quede en la única y última. Fidelizar