Resultados de la encuesta de teletrabajo durante el Covid-19

Formación
  • Fundación Alares elabora un informe de Teletrabajo en tiempos de Covid-19, donde ha encuestado a 882 personas, de las cuáles solo un 25 % estaba teletrabajando antes del Estado de Alarma.
  • El 86 % consideran muy importante recibir ayuda por parte de las empresas en el entorno familiar, más allá del confinamiento.
  • Los servicios que declaran como más importantes para ayudarles a conciliar una vez que volvamos a la normalidad son Ayuda a domicilio ante enfermedad, con un 18,52% seguido de la ayuda ante pequeñas reparaciones y mantenimiento del hogar, empatado con un 17,77% con gestiones administrativas.

Fundación Alares ha elaborado una encuesta durante el confinamiento para analizar los efectos de la implantación del teletrabajo en nuestro país. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), antes del Estado de Alarma, la implantación de esta metodología de trabajo en España era minoritaria. Sólo el 27% de las empresas estaban apostando por el teletrabajo, frente al 35% de media europea.

Para la elaboración del informe, Fundación Alares planteó un cuestionario de preguntas a una muestra de la población activa a nivel nacional para analizar las experiencias individuales en función de sus situaciones familiares, laborales y organizativas.

Una vez recogida la información, se ha procedido al cruce de los datos para sacar las conclusiones que se presentan en el informe.

En diferentes estudios sobre teletrabajo queda patente el gran inconveniente que destacan las personas con trabajo en remoto, y es la falta de medios. Sin embargo, en el informe elaborado por Fundación Alares se recoge que el 73,41% de las personas encuestadas han afirmado que la empresa les ha suministrado todos los medios necesarios para poder llevar a cabo el teletrabajo.

Aunque el teletrabajo abre un abanico de posibilidades frente a la conciliación, uno de los mayores retos en este periodo de confinamiento y teletrabajo, ha sido separar el entorno familiar y el profesional.

Algunas empresas, teniendo en cuenta esta premisa, han flexibilizado los horarios laborales facilitando que más del 54% de las personas en activo hayan contado con el apoyo de su empresa para flexibilizar y adaptar su horario laboral, lo que ha permitido a estas personas conciliar su vida familiar, personal y laboral.

En relación a la situación familiar, un 44,07% de las personas que residen con menores en edad escolar, afirma que a veces su situación les ha impedido dedicar tiempo al teletrabajo, mientras que en el caso de las personas que no tienen menores, este dato desciende al 13,87%.  Hay que destacar que más del 52% de las personas encuestadas con menores a cargo, afirman que su situación familiar no le ha impedido nunca dedicar tiempo al teletrabajo. Este dato positivo está correlacionado con el apoyo en el entorno del hogar (pareja o familiares al cuidado de los menores) y la flexibilidad laboral aportada por las empresas.

El 87% afirma que no han logrado desconectar y separar ambos entornos, alargando el tiempo de trabajo más allá de las horas estipuladas por la empresa. 

Continuando con el conjunto de retos a los que han hecho frente las personas durante el confinamiento, destacamos que solo el 23,64% de las personas afirman no tener ninguna dificultad y trabajar de manera óptima desde casa (el 35% de ellas, no tiene familiares a cargo).  El resto de personas se han enfrentado a diferentes retos según sus circunstancias personales: la ansiedad general por el impacto de esta situación con un 14,95%, el aislamiento social con un 14,34% y la dificultad para mantener un horario regular con un 13,54%.

En relación al apoyo a la familia durante el confinamiento por parte de las empresas, más del 65% de las personas afirman no haber recibido ninguna ayuda o servicio por parte de su empresa. De entre las que sí han recibido este tipo de ayudas, encontramos que el 22,30% de ellas han sido para “ayuda psicológica”, y en porcentajes menores, servicios como los profesores/as particulares (con un 4,90%), la compra de medicamentos (con un 3,61%) o en último lugar con un 3,28% el servicio de realización de compra.

Del total de las personas encuestadas más del 86% consideran muy importante recibir ayuda por parte de las empresas en el entorno familiar, más allá del confinamiento.

Los servicios que les parecen más importantes una vez volvamos a la “normalidad” para ayudarles a conciliar mejor han sido con un 18,52% “Ayuda a domicilio ante enfermedad”, seguido de la “ayuda ante pequeñas reparaciones y mantenimiento del hogar” empatado con un 17,77% con “gestiones administrativas”.

El dato más significativo es que al 95,38% le gustaría continuar en teletrabajo en mayor o menor medida, siendo 2 días por semana lo más destacado (38,73%).

Solo un 4,62% de las personas no desearían continuar con el teletrabajo.

Del informe elaborado por la Fundación Alares, extraemos que, para garantizar la calidad de vida de las personas, la productividad y la competitividad empresarial, se hace necesario que las empresas desplieguen medidas y herramientas que permitan conciliar la vida personal, familiar y laboral para poder desarrollar su trabajo con eficacia en diferentes líneas de actuación que se recogen en el informe, junto con el resto de los datos que aparecen en el mismo.

Entre las medidas que facilitan el Teletrabajo con eficacia y facilitan la conciliación de la vida personal y laboral, destacan los siguientes cinco puntos:

1.-Disponibilidad, por parte del empleado, de un lugar de trabajo aislado.

2.-Equipos informáticos y tecnológicos aportados por la empresa.

3.-Flexibilidad horaria acorde al puesto de trabajo y actividad de la entidad.

4.-Trato individualizado y gestión de la diversidad de la plantilla.

5.-Disponibilidad de servicios de cuidados y apoyo personal y familiar a domicilio.

Informe completo

Conciliación en tiempos de coronavirus


El Estado de Emergencia provocado por el COVI19 ha derivado en la implantación de planes de contingencia en las empresas, de forma casi inmediata, para continuar con su actividad productiva. En algunos casos, el teletrabajo es posible y por ello el Gobierno se ha comprometido a prestar ayudas en relación a este tema.

Esta situación ha permitido poner en marcha la mayor experiencia de teletrabajo, jamás vista y esto dará lugar a salir reforzados de esta situación. Cuando se restablezca la normalidad, habremos aprendido a nivel tecnológico y organizativo, habiendo generado entornos de confianza ante esta nueva modalidad de trabajo.

EL COVID19 Y LA CONCILIACIÓN

En las familias con niños y niñas de menor edad, en las que los dos progenitores teletrabajan,  están sufriendo un gran estrés para poder sobrellevar esta situación que engloba: permanecer conectados para continuar con el desarrollo de sus tareas laborales, atención al teléfono, videoconferencias, redacción de correos…Compaginando con la atención de los niños y niñas una vez se despiertan: desayunos, tareas escolares, juegos para entretenerles y evitar las horas y horas pegados a una pantalla de televisión, móvil o tablet, etc.  

En situaciones normales, cuando los niños y niñas están en el colegio, el teletrabajo es bueno porque ahorra tiempo de desplazamientos, permitiendo la conciliación con los horarios de los menores,  pero en esta situación de emergencia, el teletrabajo con menores a cargo se hace complicado generando en muchos casos ansiedad porque el trabajador/a siente que no logra el mismo rendimiento laboral. Por ello, se buscan fórmulas como la flexibilidad, intentando desarrollar las tareas en los momentos en los que los menores se encuentran durmiendo, conectados a la formación online, y cuando se trata de familias con dos progenitores, estos se turnan para poder llegar a todo.

En las familias monoparentales esta situación se agrava ya que no pueden turnarse para esas llamadas urgentes con sus parejas, además de que no en todos los sectores se puede teletrabajar.

El estado de alarma generado por el coronavirus nos ha llevado a una situación en la que toda la población no puede seguir llevando a cabo sus tareas con normalidad.

Tenemos a los menores en casa, nuestras personas mayores solas, el trabajo se desborda y el día no nos llega para todo.

La conciliación ahora es más importante que nunca. Flexibilidad horaria, teletrabajo y servicios que hagan el día a día más fácil y que den respuesta a lo que cualquier persona necesita es más necesario que nunca. Pero hay que ser conscientes de la realidad de cada una de ellas, pues no todos los sectores pueden por ejemplo aplicar el teletrabajo.

En Alares llegamos a más de 7 millones de personas con nuestros servicios. Unos servicios que se han visto disparados en cuanto a uso se refieren, debido a la situación generada por el Coronavirus. Servicios que si hasta el momento considerábamos muy necesarios para todos nuestros clientes y sus familias, en estos momentos son necesarios y demandados por toda la población.

¿Cuáles son los servicios de conciliación de Alares más demandados durante la crisis del coronavirus?

La Telefarmacia, la teleasistencia, las consultas a especialistas, el cuidado de mascotas y la segunda opinión médica internacional se han posicionado como los 5 servicios más usados, aumentando su uso en un 86% con respecto al mes anterior.

Seguido de ello está el servicio de la docencia particular a domicilio, donde además desde Alares hemos hecho que el servicio sea online, aumentando en un 78 % en relación al mismo periodo. Este servicio tan necesario para dotar a los menores de una continuidad en los contenidos curriculares, para que no pierdan el hilo del curso escolar, además de contribuir a que su nivel académico no se vea mermado con esta situación, ayuda en gran medida a fomentar la conciliación. Este espacio de tiempo de formación online, donde los menores están conectados a su docente, deja un importante espacio de libertad para sus progenitores, ya sea para disfrutar de su espacio personal o dedicación laboral sin interrupciones. Además, hay que destacar que muchos padres y madres se están viendo agobiados por la cantidad de tarea escolar de sus hijos e hijas, puesto que a todas sus tareas laborales y personales o del hogar, tienen que sumar la faceta de docentes  explicando contenidos para los cuales a veces no tienen la preparación adecuada y ayudar a los menores a realizar las tareas que el centro escolar indica. Por ello, contar con un servicio de docencia particular online en estos momentos, es algo muy valorado para las familias con menores en edad escolar.

Estos son solo algunos de los servicios que desde Alares ofrecemos a las empresas para que ellas se los regalen a sus clientes y/o empleados/as.

Estamos asistiendo a una crisis que a pesar de su dureza, nos dejará algo positivo, puesto que el crecimiento personal que toda la sociedad está desarrollando, está contribuyendo a cambiar nuestra visión, priorizando otros valores y  haciéndonos más sociales que nunca. Si este cambio lo viven todas las personas y las empresas están compuestas por personas, finalmente asistiremos a un cambio de cultura, alejándonos del presentismo y apostando por la cultura de objetivos. Es cierto que nos hemos visto obligados a teletrabajar, pero hoy en día tenemos muchas herramientas que hacen que esto sea posible en muchos sectores, sin bajar los niveles de productividad.

Dentro de una empresa, una persona atendida y que tiene cubiertas sus necesidades es mucho más productiva, y por ello la flexibilidad, los servicios asistenciales que den respuesta a las necesidades de las personas y sus familias, deberían ser derechos accesibles a cualquier persona que trabaje, y las empresas igualmente poder contar con todos los beneficios fiscales para poder ofrecerlos.

Si desde todos los sectores logramos establecer medidas que permitan la  flexibilidad y conseguimos fomentar desde todos los hogares y empresas la importancia de practicar la conciliación y corresponsabilidad,  podremos celebrar la Conciliación que hoy, 23 de marzo, es más necesaria que nunca.

Hoy, día 23 de marzo desde Alares trabajamos en casa, y desde nuestros hogares damos respuesta a las necesidades de todas las personas que precisan de nuestros servicios, sin que nuestra identidad de calidad se vea mermada.

Nuevo plan de conciliación Trabajo-Vida en Europa

¿La conciliación entre el trabajo y la vida personal es real en Europa? ¿Cómo están distribuidas las tareas entre mujeres y hombres? ¿Hay igualdad de género?

Estas cuestiones entre muchas otras han sido resueltas por la Comisión Europea que, viendo la situación actual de muchos países, ha tenido una iniciativa para apoyar el equilibrio del balance entre trabajo y vida para padres trabajadores y cuidadores.

Según las estadísticas, el 80 % de los hombres europeos afirma que la igualdad de género es importante. Sin embargo, la realidad es otra: las mujeres dedican 21 horas a la semana al cuidado y actividades domésticas, mientras que los hombres tan solo invierten 9. Además, en la Unión Europea las mujeres siguen estando minusvaloradas:

  • Ganan de media un 16 % menos por hora que los hombres. En España esta cifra se sitúa en un 14.9 %.
  • La tasa general de empleo es del 65 % en el caso de las mujeres, y del 77 % en el de los hombres.
  • El 50 % de las mujeres trabaja a tiempo completo y el 31 % a tiempo parcial, mientras que estas cifras ascienden al 77% y al 71 % respectivamente en el caso de los hombres.
  • La inactividad de mujeres por responsabilidades relacionadas con el cuidado es del 20 %, nada que ver con el 2 % de hombres.

Entonces, ¿qué estamos haciendo para frenar estas desigualdades?

El 84 % de los europeos aprueba a un hombre que reparte las tareas del hogar por igual con su mujer, otro 84 % a aquel que toma licencia parental para el cuidado de sus hijos, la mitad al cual reprocha a sus amigos por hacer una broma sexista y el 41 % al que se identifica como feminista.

En todos los Estados miembros hay altas tasas de licencias parentales, que van desde un 58 % en República Checa hasta un 96 % en Suecia. No obstante, solo el 33 % de los hombres lo ha aceptado o piensa hacerlo en un futuro. Es increíble conocer que el factor que más les motiva a la hora de tomar un permiso de paternidad es recibir más compensación económica durante este periodo.

Ante estas cifras, ¿qué propone la Comisión Europea?

El conjunto holístico de medidas sobre equilibrio Trabajo-Vida, que consiste en combinar políticas que integren acuerdos flexibles de trabajo adecuados a las necesidades de cada uno, involucrar más al hombre en las tareas de cuidados y del hogar, permisos paternales dignos, acceso al cuidado de los hijos accesible y de calidad y la viabilidad del cuidado de personas dependientes.

El objetivo es fomentar la adopción equitativa del tiempo de trabajo, además de permisos equilibrados y reparto de responsabilidades para hombres y mujeres. También trata de proteger a los trabajadores que piden bajas paternales o modalidades de trabajo flexibles, mejorando así las condiciones en el empleo.

Para conseguirlo, la idea es ampliar y mejorar las condiciones económicas del permiso de paternidad, ofrecer facilidades en caso de pedir una baja parental, derecho a tener días por cuidados, convenios de trabajo flexible (a tiempo parcial, teletrabajo) y protección frente al despido.    

Esto está enfocado a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, los negocios, los Estados miembros y la economía global.  

Estas iniciativas se complementarían con una mejor aplicación de la legislación existente, promoviendo su cumplimiento, la inclusión de los planes en el Semestre Europeo, la disponibilidad de una educación infantil asequible y de alta calidad, la financiación de proyectos, el seguimiento de los permisos por motivos familiares, horarios de trabajo flexibles y servicios de atención.  

Los empleados son más exigentes con las compañías que los consumidores

Alares publica un nuevo informe que compara sus dos últimos estudios: el índice de medición de clientes y el índice de medición de empleados.

En ambos índices se obtienen resultados del 82,5% de media ante la afirmación de que el precio es cada vez menos importante, y se sitúa detrás de la Experiencia de Compra.

Alares ha realizado un informe que compara sus dos últimos estudios: el Índice de Medición de Clientes y el Índice de Medición de Empleados. El análisis permite encontrar coincidencias y diferencias entre los puntos de vista de las personas como consumidores y como empleados y empleadas. En la primera investigación, no se tiene en cuenta la visión de las personas cuando trabajan para una marca, mientras que en la segunda sí se utiliza su condición como colaboradores de una empresa para sacar conclusiones.

Las cifras que mantienen mayor similitud corresponden a los aspectos que tienen que ver con la decisión de compra de las personas. En ambos índices se obtienen resultados del 82,5% de media ante la afirmación de que el precio es cada vez menos importante, y se sitúa detrás de la Experiencia de Compra. La Responsabilidad Social Corporativa también tiene valores muy parecidos tanto para clientes como para empleados y empleadas, ya que importa en gran medida para un 80% de los primeros y para un 85% de los segundos.

Donde encontramos mayores diferencias es en las reacciones que tienen tras la compra.

Si la experiencia es negativa, un 63% de los encuestados en calidad de clientes no repite con esta marca, mientras que en el caso de los empleados y empleadas que no reiteran se eleva a un 89%. En cambio, si esta vivencia es positiva, los clientes recomiendan la marca en un 65% y, en este caso, un número mayor de colaboradores se preocupa por comunicar lo bueno de las empresas.

Por último, el resultado obtenido de personas que no miran la competencia cuando una firma les agrada, está más igualado, pues se encuentra entre el 43% en clientes y el 54% en trabajadores y trabajadoras.

Tras estos análisis vemos que los que viven el día a día de las empresas son más inflexibles y exigentes con las compañías que los consumidores, posiblemente por su experiencia tras las compañías. Saben que pueden hacerlo mejor y encuentran rápidamente áreas de mejora. En cambio, la recomendación es más alta por parte de los mismos, ya que conocen el poder del “boca a boca”.

Para ambos puntos de vista la RSC es realmente importante, aunque ligeramente mayor en el segundo estudio, quizá porque sienten un compromiso con la comunidad al tener cierta influencia sobre ella.

Accede al informe completo

La conciliación laboral favorece la competitividad

En los últimos años la conciliación laboral es una de las principales metas deseadas por cualquier empresa. Por ello, y desde hace algún tiempo, se han multiplicado las iniciativas en pro de favorecer este aspecto clave en las organizaciones

Toda empresa que se precia tiene entre sus objetivos más inmediatos llevar adelante una buena política de conciliación laboral que promueva el apoyo a la familia y la flexibilidad laboral, sin dejar de lado la mejora de la productividad.

En declaraciones de Roberto Martínez, Director de la Fundación MásFamilia, «la conciliación es hoy en día, sin lugar a dudas, un aspecto clave de competitividad en las organizaciones, como en su día lo fue la gestión de la calidad o la protección del medio ambiente».

Leer más…

El 70% de los hombres cree que los permisos de maternidad y paternidad deben durar igual

Así lo demuestra los datos de una encuesta que además, recoge que el 70% de los hombres opinan que tanto el permiso de maternidad como el de paternidad deberían tener carácter obligatorio.

En la actualidad, el permiso de paternidad gira entre los 13 y 15 días frente a las 16 semanas con las que cuenta el permiso de maternidad. Además, este estudio revela que el 91% de los hombres estaría dispuesto a cogerse su baja por paternidad una vez llegado el momento.

El 74%de los hombres declara que quiere cogerse la baja por paternidad para compartir con su pareja los primeros momentos de sus hijos, y un 23% porque desea ejercer sus derechos como padre. Sólo un 9% de los hombres no estaría dispuesto a coger su permiso de paternidad porque, según declaran, son imprescindibles en su puesto de trabajo.

Por otra parte, este informe también recoge que de forma generalizada los hombres están dispuestos a hacerse cargo de sus hijos, llevarlos al pediatra o cubrir otro tipo de emergencias en el ámbito familiar, siempre que la responsabilidad sea compartida.

De los encuestados, el 65% afirma que en sus empresas hay implantadas políticas de flexibilidad. Mientras que un 89% de los hombres con hijos conocen cuáles son estas medidas, el 72% de los que no tienen hijos no saben cuáles son.