There is no Human B: Así fue nuestro encuentro digital sobre RSC

Hotwire y Alares

Tras la Covid-19, las marcas han aprendido el enorme poder que tienen para influir en la sociedad. Los nuevos hábitos de un consumidor cada vez más concienciado están creando empresas más responsables, participativas y activas con el mundo que les rodea. Un cliente más crítico nos pide pasar de contar historias a hacerlas de forma creíble y coherente.

Alares ha organizado el encuentro digital “There is No Human B: Las personas como el eje de la RSC”. El evento ha sido moderado por Marcos González, Presidente editor de Corresponsables, de su Fundación y de ObservaRSE. También han participado:

  • Ludi García, Managing Director de Hotwire España
  • Teresa Millán, Corporate Affairs Director de Eli Lilly and Company
  • Nuria Arocas, Environmental Country Specialist de HP
  • Mar Aguilera, Directora General de Fundación Alares

El caso práctico de Alares: Una empresa que promueve los Objetivos de Desarrollo Sostenible

El primer escenario “más social y humano” de Alares se manifiesta a través de los servicios que prestamos a las empresas (planes conciliación, fidelización…) y la forma en la que los prestamos. A través de desde nuestro Centro Especial de Empleo, ofrecemos a las las compañías la posibilidad de impulsar su compromiso social contratando servicios a medida que están proporcionados por personas con discapacidad. Estas medidas alternativas computan como Compra Responsable y cumplen con la Ley General de Discapacidad.

Fundación Alares: el foco en los mayores

Por otro lado, la RSC de Alares también se ejecuta a través de dos Fundaciones y entidades sin ánimo de lucro. En primer lugar, desde Fundación Alares ponemos el foco en la atención a las personas mayores gracias al programa Ilumina vida. Lo peor del mundo es la soledad, sentir que no tienes con quién compartir tus inquietudes y problemas. Por eso, gracias a esta iniciativa practicamos la escucha activa para hacerles sentir a nuestros mayores que están acompañados y que están construyendo algo positivo para la sociedad. De esta forma, nos unimos a los objetivos de la Organización Mundial de la Salud, que ha declarado la década del Envejecimiento Saludable 2021-2030. A la misma vez, vinculamos parte de nuestra línea de negocio con nuestra marca con propósito devolviendo a la sociedad lo que esta nos da.

Fundación para la Diversidad: el foco en las empresas

Asimismo, desde Fundación Diversidad también retornamos a las empresas parte de lo que nos proporcionan. En este caso, el fomento de la gestión de la diversidad y la cultura inclusiva. A través del Charter de la Diversidad que promovemos a petición de la Comisión Europea, ayudamos de forma altruista a líderes y emprendedores para que sean competitivos a través de la innovación y la diversidad.

Servicios que facilitan la conciliación

Por supuesto, si solo se aplica la RSC de forma externa y no tiene un desarrollo a nivel interno puede parecer simplemente imagen y publicidad. Por eso, desde Alares creemos que es fundamental involucrar a la plantilla con el propósito de la marca. Uno de ellos es el fomento de la conciliación de la vida personal y laboral. De la misma forma que proveemos servicios reales, tangibles y concretos para las plantilla y sus familias, creemos que la conciliación tiene que formar parte del ADN de nuestra organización. ¿Cómo? Fomentando el teletrabajo, con flexibilidad de horarios, creando zonas seguras entre los managers y empleados, teniendo en cuenta las circunstancias de cada individuo, etc.

Y, por último, de la misma manera que reivindicamos la integración laboral de las personas con discapacidad, nosotros también lo hacemos. El 50% de nuestra plantilla son personas con diversidad funcional. Con la plantilla de nuestro Centro Especial de Empleo ayudamos a las empresas a computar con Ley General de Discapacidad, a la vez que ofrecemos soluciones reales a la situación de las personas con discapacidad.

La gestión del cambio: Cómo participar en la gran construcción

gestión del cambio

¿Qué dificultades hay para la gestión del cambio ahora en las organizaciones? ¿Dónde pondría el foco ahora un gestor del cambio? ¿Cuáles son los proyectos habituales de transformación que están llegando en la actualidad? Alares resuelve estas dudas en la Semana de la Gestión del Cambio.

La gestión del cambio busca la implementación de los procesos de transformación de forma exitosa en la empresa y sus plantillas. Gracias a la comunicación y la escucha de las personas de la organización, la gestión del cambio consigue que se acepten y asimilen los nuevos procesos con menos resistencia y oposición.

Hay varios procesos a la hora de gestionar el cambio en una organización. En primer lugar, la definición de los nuevos objetivos estratégicos. En segundo lugar, la explicación de la visión del cambio en una realidad. Por otro lado, es importante asegurar que el cambio es sostenible en el tiempo. Para ello, es necesario desarrollar y entregar a las personas las herramientas adecuadas. Y, por supuesto, comunicar la gestión del cambio generando un compromiso en la organización gracias a la escucha activa.

El caso de Alares: Cómo abordamos el desafío del teletrabajo

En menos de cinco días, Alares tuvo que migrar toda su plantilla, unas 540 personas (51% personas con discapacidad), al sistema de teletrabajo. Se trataba de llevar Alares a la casa de los trabajadores y trabajadoras, cumpliendo con las necesidades de adaptación e explicándoles la importancia de la transformación.

El desafío se abordó con visión y liderazgo. Además, trabajando en la empatía y las emociones, desarrollamos un despliegue logístico y tecnológico que nos permitió hablar de transformación e innovación digital en tres ejes: personas y procesos, experiencia de cliente y modelos de negocio.

¿Cuáles son las estrategias para gestionar cualquier tipo de cambio? En primer lugar, es necesario crear el sentido de urgencia y formar una coalición. Para sostener el cambio, hay que crear una hoja de ruta, comunicar de forma efectiva y eliminar los obstáculos. La gestión del aprendizaje nos permite asegurar triunfos a corto plazo, construir sobre el cambio y anclar el cambio a la empresa.

La Directora General de Fundación Alares, Mar Aguilera, ha participado en la Semana de la Gestión del Cambio del Instituto de Gestión del Cambio en positivo.

Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares, nominado al “YPO Global Impact Award” por la lucha contra la soledad de las personas mayores

Javier Benavente Barrón

Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares, ha sido nombrado el galardonado regional de YPO Europa para el prestigioso premio “Global Impact Award. Gracias a la iniciativa “Ilumina una vida” dirigida a personas mayores en situación de soledad, Benavente ha sido seleccionado entre los 14 galardonados regionales del mundo, representando a Europa dentro de esta organización de líderes mundiales que crean impacto.

En España más de 5 millones de personas mayores viven solas. Siendo conscientes del deterioro cognitivo y de salud que sufren las personas que se encuentran en situación de aislamiento, Alares, a través de Fundación Alares, puso en marcha el programa “Ilumina una vida” para combatir la soledad de las personas mayores en sus hogares. Antes de la pandemia, esta iniciativa solidaria se desarrollaba de forma presencial, con dos voluntarios que acudían a la casa de la persona mayor. Cuando estalló la crisis sanitaria, se cambió este modelo por el acompañamiento a distancia. Se puso en marcha el teléfono gratuito “Ilumina una vida” para ayudar a las personas que estaban confinadas y solas, con quien podían hablar, compartir sus sentimientos y emociones, con los beneficios que la escucha activa les aporta.

Reconocimiento europeo

A raíz de la declaración del primer estado de alarma en marzo de 2020, la sociedad española se volcó con el programa. Más de 2.000 personas voluntarias se inscribieron. Además, compañías como Telefónica, Santander o Mapfre pusieron a disposición de Fundación Alares sus plantillas para ayudar a las personas mayores. “Ilumina una vida” logró también el reconocimiento del Parlamento Europeo por el impacto que producía a nivel social.

“En Europa, los héroes de hoy no llevan espada ni son figuras grandiosas. Son personas normales que un día se descubren capaces de sobrepasar los eventos más extraordinarios con respeto, sentido de iniciativa y mucho trabajo en equipo”, afirmó María Andrés Marín Directora Oficina del Parlamento Europeo en España.

Una plataforma de líderes mundiales con conciencia social

YPO es la comunidad global de liderazgo formada por directores ejecutivos extraordinarios. Cuenta con más de 30.000 miembros de 142 países que han conseguido el liderazgo a edad muy temprana. La organización reúne a los principales líderes mundiales que comparten la creencia de que el mundo necesita grandes líderes empresariales con conciencia social. En 2020 Rodrigo Baggio, presidente y fundador de Recode, fue el ganador del Premio YPO Global Impact, gracias a su iniciativa para luchar contra la brecha digital. Para esta edición, se han seleccionado un total de 14 líderes y proyectos solidarios como galardonados regionales.

Javier Benavente ha declarado: “Estoy muy orgulloso de la nominación al YPO Global Impact Award, ya que es el fruto del buen trabajo realizado por todo el equipo de Alares y Fundación Alares durante todo el año pasado. Quiero agradecer a las personas voluntarias anónimas, así como a las empresas que se involucraron, por el apoyo y confianza que nos brindan cada día. Siempre he creído que escuchar a los que te rodean, dar y hacer las cosas desde el corazón es la base para crear un impacto positivo y transformar la sociedad”.

Junto a Javier Benavente se encuentran otras 13 personalidades mundiales destacadas:

  • Andre Abucham (Santa Fe Welfare Association)
  • Melissa Melshenker Ackerman (Produce Alliance)
  • Greg Block (First Step  Staffing)
  • Hakan Bulgurlu (Arçelik)
  • Jo Burston (Inspiring Rare Birds)
  • Patrick Chalhoub (Chalhoub Group)
  • James Chen (Clearly)
  • Lotte Davis (One Girl Can)
  • Carrie Freeman (SecondMuse)
  • Alison Hill (LifeStraw)
  • Nichol Ng (The Food Bank Singapore)
  • Isak Pretorius (JAM International)
  • Nathan Sivagananathan (Trail)

Más información: Ypo.org

¿Tienes una empresa referente en conciliación o inclusión laboral? Ya puedes enviar tu candidatura a los Premios Nacionales de Fundación Alares

Premios Fundación Alares 2021

Fundación Alares ya ha abierto el plazo de inscripción gratuita y alta de candidaturas a sus dos premios. El jurado valorará aquellas organizaciones que sean referentes en materia de conciliación y corresponsabilidad. También premiará a las empresas que promuevan la inclusión laboral y trabajen con personas con discapacidad. 

Candidaturas a los XV Premios Nacionales a la Conciliación de la Vida Familiar, Laboral y Personal, al Fomento de la Corresponsabilidad y a la Responsabilidad Social

Los Premios Nacionales a la Conciliación de la Vida Familiar, Laboral y Personal, al Fomento de la Corresponsabilidad y a la Responsabilidad Social 2021 evalúan aquellas iniciativas excelentes en alguno de estos ámbitos: Conciliación de la vida familiar, personal y laboral. También puntuarán el fomento de la corresponsabilidad y las campañas de Responsabilidad Social Corporativa. Hay once categorías para registrar las mejores prácticas. Se pueden apuntar: Medios de comunicación, instituciones, empresas, agentes sociales, directivos, profesionales de medios audiovisuales, información o programas audiovisuales, innovación, ensayo, universidades y escuelas de negocio y, por último, profesores e investigadores. El plazo es hasta el 30 de abril de 2021. Toda la información se puede consultar en las siguientes bases legales.

¡Apúntate!

Candidaturas a los X Premios Nacionales a la Excelencia en la Inclusión Laboral y la Prevención de Riesgos Laborales de las Personas con Discapacidad

Por otro lado, los X Premios Nacionales a la Excelencia en la Inclusión Laboral y la Prevención de Riesgos Laborales de las Personas con Discapacidad 2021 reconocen aquellas prácticas dedicadas a la inclusión laboral y la prevención de riesgos laborales de las personas con discapacidad. Hay cuatro categorías para registrar alguna de las mejores prácticas. Se pueden apuntar: Empresas, instituciones, profesionales de prevención de riesgos laborales y Centros Especiales de Empleo. El plazo es hasta el 17 de mayo de 2021. Toda la información se puede consultar en las siguientes bases legales.

¡Apúntate!

Se cumple 1 año de teletrabajo: Así nos ha cambiado nuestra forma de trabajar

Ha pasado un año desde que dejáramos la taza del café, el bloc de notas y los objetos personales en nuestro puesto de trabajo. Y lo hacíamos con una noción de tiempo más corta de lo que iba a significar luego. Pronto, nuestra casa se convirtió en una oficina real. Surgieron problemas livianos sobre el fondo de nuestro Zoom hasta llegar a otros más trascendentales que nos ponían de relieve las videoconferencias: la necesidad de conciliación. Apareció una palabra que ha llegado para quedarse: el teletrabajo. Con motivo de este primer año de Estado de Alarma y pandemia, Alares y Fundación Alares han hecho un balance sobre cómo ven los empresas y las personas que trabajan en ellas esta modalidad y qué cambios se experimentarán en este año.  Varios datos: El 86% de las empresas valoran la experiencia empresarial en relación al teletrabajo como “buena” y “muy buena” y al 95 % de los trabajadores y trabajadoras les gustaría seguir teletrabajando.  

Un año da para mucho. Y con una pandemia, para mucho más. El Informe sobre el teletrabajo en tiempos del covid-19 dirigido a empresas, realizado por Fundación Alares, en julio de 2020, reveló que casi el 60% de las empresas no tenían implementada la modalidad de teletrabajo. Esto obligó a que muchos departamentos de Recursos Humanos y Tecnología tuvieran que gestionar de forma titánica el envío de equipos informáticos, material de oficina… a todas partes de España. Con el paso del tiempo, las grandes capitales comenzaron a descentralizarse y surgieron nuevos trabajos a distancia en distintos pueblos y provincias de España.

El teletrabajo aumenta la productividad

Según Fundación Alares, solo el 38% de las compañías han ofrecido flexibilidad a toda la plantilla. Y el 52% que han concedido flexibilidad horaria han notado una mejora en la productividad. Este es uno de los temas más hablados con respecto al teletrabajo, la productividad. En general, el 50% de las empresas aseguran que el teletrabajo ha aumentado la competitividad, pero el 70% no han establecido procedimientos para medir la productividad del trabajo en remoto.

Con mayor o menor productividad, lo que sí se han incrementado han sido las reuniones virtuales. Bien sea por Skype, Zoom, Google Meet, Teams… el 23% de las empresas hacen reuniones diarias y el 55% las prefieren de forma semanal para mejorar la comunicación a distancia.

2021, el año de la “fatiga pandémica”

Casi todas las personas expertas coinciden en que, mientras se implementan nuevas modalidades de teletrabajo – bien a tiempo completo o algunos días a la semana – se está generando una ola invisible de mala salud mental. Crecerán los problemas de ansiedad, estrés, miedo, fobias, de familia y pareja. Y las empresas también tendrán que hacer frente a la “fatiga pandémica” de sus plantillas. Con respecto a la formación y cuidados, el 26% de las organizaciones han difundido consejos sobre la comodidad en el lugar de trabajo y el 18% han establecido protocolos de ayuda ante la ansiedad y el estrés. Según la encuesta de Fundación Alares, el 26% ha proporcionado ayuda médico-psicológica; seguido de un 19% con gestiones administrativas y, en menor proporción, con un 9%, ayuda a domicilio ante enfermedad.

En resumen, el 58 % de las empresas afirman que continuarán con la modalidad de teletrabajo una vez se normalice la situación actual. El 18% lo llevará a cabo al menos dos días en semana; el 16 % más de dos días a la semana; el 14 % de manera continua salvo para ocasiones que requieran la presencia física, y el 11% lo permitirán un día a la semana.

El 94% de las empresas aseguraban que están dispuestas a compensar gastos derivados del teletrabajo, antes de que se estrenara esta normativa. En definitiva, el 86% de las empresas valoran la experiencia empresarial en relación al teletrabajo como “buena” y “muy buena”.

El teletrabajo también genera estrés

¿Qué opinan las personas trabajadoras? El Informe sobre el teletrabajo en tiempos del covid-19 dirigido al capital humano de las organizaciones, realizado por Fundación Alares, en el mes de abril, arroja que los principales retos a los que han tenido que hacer frente las empleadas y empleados han sido la ansiedad general por el impacto de la situación (15%), seguido al aislamiento social (14%) y la dificultad para mantener un horario regular (14%). A pesar del estrés, el dato más significativo es que al 95% le gustaría continuar en teletrabajo en mayor o menor medida, siendo dos días por semana lo más destacado (39%). Solo un 5% de las personas encuestadas no desearían continuar con el teletrabajo.

El 66% de las personas afirman no haber recibido ninguna ayuda o servicio por parte de su empresa. Del 34% de las personas que dicen que sí, encontramos que el 22% de ellas han sido para “ayuda psicológica”. En porcentajes menores, las empresas han facilitado a su plantilla servicios como los “profesores/as particulares” (5%), la “compra de medicamentos” (4%) o el “servicio de realización de compra” (3%). Más del 85% de los trabajadores y trabajadoras que reciben servicios emocionales por parte de sus empresas afirman que estos servicios han sido de gran ayuda.

Por último, las plantillas de las empresas tienen gran preocupación por la posibilidad de conciliar vida personal y laboral una vez volvamos a la “normalidad”. El 88% de las personas que se encuentran trabajando consideran importante disponer de planes laborales que les ayuden a conciliar mejor.

«La diversidad de ser mujer»: Así fue nuestro encuentro digital con Forbes y Sodexo

Alares ha organizado el encuentro digital “La diversidad de ser mujer” con Forbes y Sodexo. Se trata de uno de los actos enmarcados en el Mes de la Mujer, con motivo del Día Internacional, que se celebra este lunes 8 de marzo. El debate estuvo moderado por Sonia Río, Directora de Fundación para la Diversidad. Participaron: Mar Aguilera, Directora de Fundación Alares; Idoia Sota, Subdirectora de Forbes, y Miren Garay, Global Projects Director de Sodexo.

Hay que poner números a la diversidad

Las ponentes coincidieron en la importancia de medir la diversidad en las empresas. «Si las cosas no se miden no existen», apuntó Miren Garay, de Sodexo. En la actualidad, el 87% de las empresas incluyen la gestión de la diversidad de género en sus estrategias, pero no todas la miden igual. El 55% de las pequeñas y medianas empresas no cuentan con indicadores para estudiar el impacto de las medidas de igualdad de género en sus organizaciones, según la primera edición del Índice de InnoDiversidad de la Fundación Diversidad.

En el año 2019 el valor de la brecha de género para la población de 15 a 64 años era de 10,4 puntos. Pero en las mujeres de más edad (55 a 64 años) este valor subía a los 14,2 puntos. Por poner un poco de contexto, en la UE-28 era de 12,9 puntos.

Un 77,5% de mujeres trabajadoras y un 32,9% de hombres trabajadores realizan todos los días actividades de cocinar y realizar tareas domésticas. Los hombres sin hijos con pareja que trabaja dedican 8,7 horas a la semana a actividades de trabajo no remunerado. Las mujeres sin hijos con pareja que trabaja dedican 16,4 horas a la semana a actividades de trabajo no remunerado, según el INE.

Las cifras sobre empleo, salarios e ingresos, educación, salud, conciliación, ciencia y tecnología, delito y violencia o poder y toma de decisiones siguen constatando la brecha. La situación de desigualdad entre hombres y mujeres también está condicionada por las circunstancias, puestos de trabajo, así como otros aspectos de identidad (discapacidad, orientación sexual, etc.).

El programa ‘Ilumina una vida’ de Alares atiende más de 15.000 llamadas de personas mayores que viven solas

El programa ‘Ilumina una vida’ de Alares atiende más de 15.000 llamadas de personas mayores que viven solas

El programa “Ilumina una vida” de Alares ha atendido más de 15.000 llamadas de personas mayores que se encontraban en situación de soledad desde la puesta en marcha del servicio. La iniciativa, que antes de la pandemia también hacía acompañamiento presencial, cumple un año con el lanzamiento del teléfono gratuito y anónimo 900 877 037 para ayudar a aquellas personas solas desde el primer Estado de Alarma de marzo de 2020. Este servicio continuará en 2021 para seguir potenciando los beneficios de la escucha activa en personas mayores y paliar los efectos de las secuelas psicológicas de la pandemia.

No es fácil reconocer que se necesita compañía. Por eso, muchas de las personas que solicitan el servicio lo hacen desde el anonimato. Un perfil que tiene unos rasgos propios: Mujer, de entre 70-84 años de edad, que vive sola y tiene escasas redes familiares cercanas. En total, más de 5 millones de personas viven solas y el 49% de las personas con más de 85 años recibe solo una o ninguna visita al mes.

Balance de un año marcado por el aislamiento

Esta situación empeoró con el inicio de la pandemia. En los meses de marzo y abril de 2020 las llamadas aumentaban un 15 % cada semana. En la actualidad, el programa se ha consolidado como un servicio de escucha activa a las personas mayores en soledad, donde el 28 % de las llamadas recibidas son de personas que utilizan el servicio más de 2 veces a la semana. La mayoría de las consultas provienen, por este orden, de la Comunidad de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha y Asturias. El funcionamiento es muy sencillo: los usuarios pueden llamar las 24 horas del día al 900 877 037 y se les pone en contacto con un voluntario.

Un teléfono atendido por voluntarios, expertos sociales y psicólogos

Un total de 2.000 personas, entre particulares, empresas y ONG, han contactado directamente con la Fundación Alares, una iniciativa impulsada por Alares, para ofrecerse como voluntarios. Para colaborar pueden darse de alta como voluntarios en el siguiente formulario online. Pero además de personas voluntarias, el programa también cuenta con una red de profesionales para garantizar la calidad del servicio.

El objetivo del programa ‘Ilumina una vida’ es combatir la soledad de las personas mayores que acelera el deterioro cognitivo derivado del aislamiento social”, ha afirmado Mar Aguilera, Directora de la Fundación Alares. “Antes de la pandemia, el servicio era presencial, pero a raíz del Estado de Alarma del mes de marzo de 2020 decidimos convertirlo en 100% telemático. Ahora, nuestro reto es seguir practicando los beneficios de la escucha activa en la nueva ola que es la de la mala salud mental a causa de factores como la soledad o inestabilidad emocional”, ha explicado.

Las 10 localidades con más voluntarios inscritos son: Madrid, Barcelona, Alicante, Asturias, Málaga, A Coruña, Ávila, Almería, Alicante y Cantabria.

El lenguaje y la neurociencia, indispensables para la normalización de la discapacidad

El lenguaje y la neurociencia
El lenguaje y la neurociencia

¿El lenguaje y sus conceptos moldean la realidad o, por el contrario, somos las personas las que, a partir de lo que vemos, generamos el lenguaje?

Es difícil contestar a estas preguntas, sobre todo si se tiene en cuenta que las dos opciones son válidas. El lenguaje y sus conceptos moldean nuestra realidad de la misma forma que  creamos nuevas palabras para nombrar lo que vemos o vivimos. Pero, ¿qué ocurre con todo aquello que no es nombrado? ¿O con lo que no se corresponde con su nombre? La realidad va más allá de lo que entendemos por realidad y es imprescindible que seamos conscientes de esto para poder mejorar nuestra forma de vivir en ella. 

Cuando tenía 12 años le pedía a mi madre que me dejara salir con mis amigas hasta la 1 de la mañana, porque a ellas siempre las dejaban y para mí esto era lo normal. Sin embargo, mi madre no estaba de acuerdo: salir hasta la 1 era normal para mí y para mis amigas, pero eso no significaba que fuera lo normal para todo el mundo. Mi madre tenía razón. Si en ese momento yo hubiera decidido dejar de salir con mis amigas mi idea de normalidad habría cambiado. Mi madre me hizo ver que lo que yo entiendo como normal no tiene por qué ser normal para otras personas. El concepto de normal, por lo tanto, es relativo: si pudiéramos preguntarle a todas las personas del mundo qué entienden por normalidad, cada una nos diría una cosa diferente. Al final, lo normal es lo que vemos o vivimos de forma habitual. Pero, ¿qué pasa con todo aquello que no se entiende como normal? Os lo digo: todo aquello que no se ve como normal sufre discriminación. Las cosas deben ser nombradas según lo que son y no según lo que creemos o nos gustaría que fueran. La realidad queda escondida detrás del lenguaje, así que nuestro trabajo es hacerla visible. 

Dejemos de convertir lo habitual en lo normal porque, al hacerlo, creamos prejuicios que ralentizan el avance de la sociedad. No todas las personas con discapacidad tienen las mismas necesidades, no todas las personas con discapacidad viven lo mismo, no todas las personas nos movemos igual o queremos lo mismo. Debemos normalizar la diferencia y la diversidad. Puede parecer una paradoja decir que debemos hacer normal lo diferente, sin embargo es posible: lo normal es que no existe lo normal ni lo prefijado. Las personas somos únicas y diferentes, y todas las realidades deben y merecen ser visibles. No podemos dejar que los conceptos escondan a las personas. Realmente lo único que nos hace iguales es que somos diferentes.

Por todo ello, a nivel personal y respetando cualquier opinión, soy partidaria de que se me identifique como persona con discapacidad, alejándome de términos que puedan generar incertidumbre y/o confusión. Si somos capaces de que esto suceda, mi condición de discapacidad no es más que una consecuencia, como cualquier otra, que no debe influir en mis capacidades para el desarrollo de cualquiera de mis esferas de vida. Mi verdadera diversidad es aquella que no está certificada con un 33%, sino aquella que caracteriza mis deseos, habilidades, talento, mi forma pensar, mi forma de relacionarme con los demás y que no es ni más ni menos que la que me ha dado mi historial vital (al igual que en cualquier otra persona que no tenga barreras a simple vista). 

Llegado a este punto, donde ya he hablado de la importancia del lenguaje, de la verdadera diversidad de la persona y la necesidad de la normalización, es el momento de destacar el papel de la neurociencia para explicar el funcionamiento de nuestro cerebro y cómo nuestro comportamiento  contribuirá positivamente al tan ansiado cambio. 

Somos conscientes de que la función cerebral, entre otras, es regular nuestras conductas en función de la información que percibimos y de que gracias a ello hemos sobrevivido a lo largo de la historia. En un proceso de normalización de este tipo destacamos el papel de la neurociencia como factor elemental para que nuestro cerebro identifique la información que estamos recibiendo, en este ámbito, y no la encasille como una amenaza. 

Nuestro cerebro es una auténtica máquina que funciona a una velocidad brutal y además, es muy ordenado, toda la información que percibe la clasifica por categorías para poder reconocerla rápidamente cuando necesita acceder a ella. Pero también es el responsable de jugarnos malas pasadas y aquí es donde aparecen los sesgos inconscientes. ¿Qué es lo que ocurre cuando percibimos una información negativa sobre un colectivo de personas?, en ese momento entra en juego el sesgo de confirmación y el sesgo de negatividad, ambos son responsables de afianzar dicha información en nuestro cerebro y generan lo que todos conocemos como prejuicios. Esta mala pasada viene derivada de las neuronas de nuestro polo temporal anterior (amígdala), que se ponen en funcionamiento para afianzar los prejuicios. Lo importante es que gracias a la neurociencia conocemos cómo funciona nuestro cerebro y de qué manera podemos impedir que se sigan generando este tipo de prejuicios. Aquí la protagonista es nuestra corteza prefrontal medial, nuestra gran aliada para activar la empatía cuando nuestro cerebro percibe una información sobre un colectivo en concreto. De esta manera, generamos una opinión fundamentada y evitamos que nuestro cerebro tenga en cuenta el prejuicio que tenía encasillado anteriormente, consiguiendo con ello que la palabra discapacidad se visualice de forma automática como pensamiento positivo. 

El pasado 3 de diciembre en conmemoración al Día Internacional de la Discapacidad pusimos en marcha una campaña en la que invitamos a través de nuestras redes sociales a crear el Bosque de la Discapacidad que eliminara el CO2 de los prejuicios. Solicitábamos dibujar un árbol y agradecemos enormemente a todas las personas que difundieron y colaboraron activamente en ella. Segmentando los dibujos recibidos,  encontramos que el 83,3% de las personas dibujó el árbol sin raíces al mismo tiempo que incorporaba otros elementos como hierba o flores, mientras que tanto solo el 16,6% incorporó al dibujo las raíces del árbol.  Este resultado nos lleva a la conclusión de que es evidente que cada persona percibe de forma distinta una misma realidad y que en algunos casos esta versión está alterada por diferentes filtros. Es decir, hay diferentes interpretaciones de un mismo escenario  y, en ocasiones, esto nos conduce a lo conocido como sesgo inconsciente que no es ni más ni menos que la percepción que nuestro cerebro ha generado de algo o alguien y que en muchas ocasiones nos conduce a perdernos la autenticidad de lo visualizado. 

El apasionante mundo de la neurociencia y aplicabilidad en este campo es tan amplio que daría para un sinfín de páginas, de hecho, los avances actuales nos hacen estar pendientes ante los múltiples descubrimientos y aplicaciones que se realizan en este ámbito.

Si has llegado hasta el final de este texto es que tu cerebro es más empático y consciente que el de la mayoría de las personas.   

Mar Aguilera

Directora General de Fundación Alares

Fundación Alares reivindica la eliminación de prejuicios que giran en torno a las personas con discapacidad

Ha lanzado una campaña para dibujar árboles y crear con ellos un bosque para eliminar el Co2 de los prejuicios.

Desde que se ha iniciado a finales de noviembre, la Fundación ha recibido a través de las redes sociales cientos de árboles, todos ellos diferentes.

Mejorar la calidad de vida de las personas en nuestro país y contribuir a la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad es la apuesta de Fundación Alares desde su creación hace ya más de 15 años.

Hasta hoy, más de 12.000 personas en situación de vulnerabilidad han pasado por sus itinerarios de inserción, formación para el empleo e intermediación laboral y han sensibilizado y formado a más de 75.000 personas en la creación de entornos laborales inclusivos y en igualdad de oportunidades.

Siempre apostando por las personas, en el Día Internacional de la Discapacidad han puesto en marcha una campaña que tenía como fin eliminar los prejuicios y poder garantizar de forma real y efectiva la inserción de estas personas en la sociedad.

Han querido aprovechar este día para viajar en el tiempo y sacar datos comparativos tomando el año 2012 de plena crisis económica y el 2018, época de crecimiento sostenido, como referencia.

Los siguientes datos estadísticos, han sido extraídos del INE (Instituto Nacional Estadística), y del DISMET (Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo en España), y elaborados por la propia Fundación Alares. Corresponden con la tasa de actividad de personas con y sin discapacidad en España.

En el año 2012, la tasa de actividad de las personas con discapacidad se situaba en un 36,6 % frente a un 75,1% de las personas sin discapacidad. La diferencia porcentual entre ambos grupos se situaba en un 38,5%.

En 20018, la tasa de actividad aquí se situaba en un 34,5% para las personas con discapacidad frente a un 77,5% de las personas sin discapacidad. La diferencia porcentual entre ambos grupos se situaba en un 43%.

Con estos datos sobre la mesa se puede observar que la tasa de actividad de personas con discapacidad parece ir ligada fuertemente a la situación de la economía, como si se tratara de “un artículo de lujo” cuando nos encontramos en época de bonanza y “algo de lo que una empresa puede prescindir” cuando hay crisis económica. Estos datos cobran mayor relevancia si tenemos en cuenta la grave crisis sanitaria que atravesamos y la incertidumbre que genera el futuro.

Fundación Alares es una entidad promovida por Alares, empresa líder en nuestro país en la prestación de servicios asistenciales, que cuenta con 400 talentos en su plantilla, de los cuales más de la mitad tienen algún tipo de discapacidad. Los servicios asistenciales que Alares presta, que tienen como fin mejorar la calidad de vida de las personas, son clientes de estos tanto pymes como grandes empresas de nuestro país, incluidas del IBEX35, cuentan con más de 7 millones de beneficiarios en nuestro país.

La fórmula es tan sencilla como centrarse en el valor que nos aportan las personas y sus competencias más que en sus capacidades, ya que como en el bosque que ha querido hacer Fundación Alares en este día, las personas, al igual que los árboles son diferentes entre sí; unos tienen más hojas, otros son más altos, más bajos, sus troncos más rectos o más inclinados.

Sin embargo, esas diferencias no les alejan de su principal objetivo, que no es otro que oxigenar nuestro mundo y eso es gracias a su parte menos visible y la más importante, sus raíces.

Al igual que los árboles, lo que marca la diversidad de cada persona no son nuestras ramas o nuestro tronco sino nuestro interior, nuestras vivencias, esas que definen nuestra personalidad, nuestra fuerza, nuestra superación, nuestro talento, y nuestra calidad como ser humano.

Hoy, 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, Fundación Alares reivindica de nuevo la importancia de trabajar por y para la inclusión, la igualdad de oportunidades y la normalización, entendiendo que lo importante siempre deben ser las personas y que la diversidad tiene que ser vista en todo momento no como un obstáculo, sino, como la oportunidad de hacernos únicos.