El programa ‘Ilumina una vida’ de Alares atiende más de 15.000 llamadas de personas mayores que viven solas

El programa ‘Ilumina una vida’ de Alares atiende más de 15.000 llamadas de personas mayores que viven solas

El programa “Ilumina una vida” de Alares ha atendido más de 15.000 llamadas de personas mayores que se encontraban en situación de soledad desde la puesta en marcha del servicio. La iniciativa, que antes de la pandemia también hacía acompañamiento presencial, cumple un año con el lanzamiento del teléfono gratuito y anónimo 900 877 037 para ayudar a aquellas personas solas desde el primer Estado de Alarma de marzo de 2020. Este servicio continuará en 2021 para seguir potenciando los beneficios de la escucha activa en personas mayores y paliar los efectos de las secuelas psicológicas de la pandemia.

No es fácil reconocer que se necesita compañía. Por eso, muchas de las personas que solicitan el servicio lo hacen desde el anonimato. Un perfil que tiene unos rasgos propios: Mujer, de entre 70-84 años de edad, que vive sola y tiene escasas redes familiares cercanas. En total, más de 5 millones de personas viven solas y el 49% de las personas con más de 85 años recibe solo una o ninguna visita al mes.

Balance de un año marcado por el aislamiento

Esta situación empeoró con el inicio de la pandemia. En los meses de marzo y abril de 2020 las llamadas aumentaban un 15 % cada semana. En la actualidad, el programa se ha consolidado como un servicio de escucha activa a las personas mayores en soledad, donde el 28 % de las llamadas recibidas son de personas que utilizan el servicio más de 2 veces a la semana. La mayoría de las consultas provienen, por este orden, de la Comunidad de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha y Asturias. El funcionamiento es muy sencillo: los usuarios pueden llamar las 24 horas del día al 900 877 037 y se les pone en contacto con un voluntario.

Un teléfono atendido por voluntarios, expertos sociales y psicólogos

Un total de 2.000 personas, entre particulares, empresas y ONG, han contactado directamente con la Fundación Alares, una iniciativa impulsada por Alares, para ofrecerse como voluntarios. Para colaborar pueden darse de alta como voluntarios en el siguiente formulario online. Pero además de personas voluntarias, el programa también cuenta con una red de profesionales para garantizar la calidad del servicio.

El objetivo del programa ‘Ilumina una vida’ es combatir la soledad de las personas mayores que acelera el deterioro cognitivo derivado del aislamiento social”, ha afirmado Mar Aguilera, Directora de la Fundación Alares. “Antes de la pandemia, el servicio era presencial, pero a raíz del Estado de Alarma del mes de marzo de 2020 decidimos convertirlo en 100% telemático. Ahora, nuestro reto es seguir practicando los beneficios de la escucha activa en la nueva ola que es la de la mala salud mental a causa de factores como la soledad o inestabilidad emocional”, ha explicado.

Las 10 localidades con más voluntarios inscritos son: Madrid, Barcelona, Alicante, Asturias, Málaga, A Coruña, Ávila, Almería, Alicante y Cantabria.

El lenguaje y la neurociencia, indispensables para la normalización de la discapacidad

El lenguaje y la neurociencia
El lenguaje y la neurociencia

¿El lenguaje y sus conceptos moldean la realidad o, por el contrario, somos las personas las que, a partir de lo que vemos, generamos el lenguaje?

Es difícil contestar a estas preguntas, sobre todo si se tiene en cuenta que las dos opciones son válidas. El lenguaje y sus conceptos moldean nuestra realidad de la misma forma que  creamos nuevas palabras para nombrar lo que vemos o vivimos. Pero, ¿qué ocurre con todo aquello que no es nombrado? ¿O con lo que no se corresponde con su nombre? La realidad va más allá de lo que entendemos por realidad y es imprescindible que seamos conscientes de esto para poder mejorar nuestra forma de vivir en ella. 

Cuando tenía 12 años le pedía a mi madre que me dejara salir con mis amigas hasta la 1 de la mañana, porque a ellas siempre las dejaban y para mí esto era lo normal. Sin embargo, mi madre no estaba de acuerdo: salir hasta la 1 era normal para mí y para mis amigas, pero eso no significaba que fuera lo normal para todo el mundo. Mi madre tenía razón. Si en ese momento yo hubiera decidido dejar de salir con mis amigas mi idea de normalidad habría cambiado. Mi madre me hizo ver que lo que yo entiendo como normal no tiene por qué ser normal para otras personas. El concepto de normal, por lo tanto, es relativo: si pudiéramos preguntarle a todas las personas del mundo qué entienden por normalidad, cada una nos diría una cosa diferente. Al final, lo normal es lo que vemos o vivimos de forma habitual. Pero, ¿qué pasa con todo aquello que no se entiende como normal? Os lo digo: todo aquello que no se ve como normal sufre discriminación. Las cosas deben ser nombradas según lo que son y no según lo que creemos o nos gustaría que fueran. La realidad queda escondida detrás del lenguaje, así que nuestro trabajo es hacerla visible. 

Dejemos de convertir lo habitual en lo normal porque, al hacerlo, creamos prejuicios que ralentizan el avance de la sociedad. No todas las personas con discapacidad tienen las mismas necesidades, no todas las personas con discapacidad viven lo mismo, no todas las personas nos movemos igual o queremos lo mismo. Debemos normalizar la diferencia y la diversidad. Puede parecer una paradoja decir que debemos hacer normal lo diferente, sin embargo es posible: lo normal es que no existe lo normal ni lo prefijado. Las personas somos únicas y diferentes, y todas las realidades deben y merecen ser visibles. No podemos dejar que los conceptos escondan a las personas. Realmente lo único que nos hace iguales es que somos diferentes.

Por todo ello, a nivel personal y respetando cualquier opinión, soy partidaria de que se me identifique como persona con discapacidad, alejándome de términos que puedan generar incertidumbre y/o confusión. Si somos capaces de que esto suceda, mi condición de discapacidad no es más que una consecuencia, como cualquier otra, que no debe influir en mis capacidades para el desarrollo de cualquiera de mis esferas de vida. Mi verdadera diversidad es aquella que no está certificada con un 33%, sino aquella que caracteriza mis deseos, habilidades, talento, mi forma pensar, mi forma de relacionarme con los demás y que no es ni más ni menos que la que me ha dado mi historial vital (al igual que en cualquier otra persona que no tenga barreras a simple vista). 

Llegado a este punto, donde ya he hablado de la importancia del lenguaje, de la verdadera diversidad de la persona y la necesidad de la normalización, es el momento de destacar el papel de la neurociencia para explicar el funcionamiento de nuestro cerebro y cómo nuestro comportamiento  contribuirá positivamente al tan ansiado cambio. 

Somos conscientes de que la función cerebral, entre otras, es regular nuestras conductas en función de la información que percibimos y de que gracias a ello hemos sobrevivido a lo largo de la historia. En un proceso de normalización de este tipo destacamos el papel de la neurociencia como factor elemental para que nuestro cerebro identifique la información que estamos recibiendo, en este ámbito, y no la encasille como una amenaza. 

Nuestro cerebro es una auténtica máquina que funciona a una velocidad brutal y además, es muy ordenado, toda la información que percibe la clasifica por categorías para poder reconocerla rápidamente cuando necesita acceder a ella. Pero también es el responsable de jugarnos malas pasadas y aquí es donde aparecen los sesgos inconscientes. ¿Qué es lo que ocurre cuando percibimos una información negativa sobre un colectivo de personas?, en ese momento entra en juego el sesgo de confirmación y el sesgo de negatividad, ambos son responsables de afianzar dicha información en nuestro cerebro y generan lo que todos conocemos como prejuicios. Esta mala pasada viene derivada de las neuronas de nuestro polo temporal anterior (amígdala), que se ponen en funcionamiento para afianzar los prejuicios. Lo importante es que gracias a la neurociencia conocemos cómo funciona nuestro cerebro y de qué manera podemos impedir que se sigan generando este tipo de prejuicios. Aquí la protagonista es nuestra corteza prefrontal medial, nuestra gran aliada para activar la empatía cuando nuestro cerebro percibe una información sobre un colectivo en concreto. De esta manera, generamos una opinión fundamentada y evitamos que nuestro cerebro tenga en cuenta el prejuicio que tenía encasillado anteriormente, consiguiendo con ello que la palabra discapacidad se visualice de forma automática como pensamiento positivo. 

El pasado 3 de diciembre en conmemoración al Día Internacional de la Discapacidad pusimos en marcha una campaña en la que invitamos a través de nuestras redes sociales a crear el Bosque de la Discapacidad que eliminara el CO2 de los prejuicios. Solicitábamos dibujar un árbol y agradecemos enormemente a todas las personas que difundieron y colaboraron activamente en ella. Segmentando los dibujos recibidos,  encontramos que el 83,3% de las personas dibujó el árbol sin raíces al mismo tiempo que incorporaba otros elementos como hierba o flores, mientras que tanto solo el 16,6% incorporó al dibujo las raíces del árbol.  Este resultado nos lleva a la conclusión de que es evidente que cada persona percibe de forma distinta una misma realidad y que en algunos casos esta versión está alterada por diferentes filtros. Es decir, hay diferentes interpretaciones de un mismo escenario  y, en ocasiones, esto nos conduce a lo conocido como sesgo inconsciente que no es ni más ni menos que la percepción que nuestro cerebro ha generado de algo o alguien y que en muchas ocasiones nos conduce a perdernos la autenticidad de lo visualizado. 

El apasionante mundo de la neurociencia y aplicabilidad en este campo es tan amplio que daría para un sinfín de páginas, de hecho, los avances actuales nos hacen estar pendientes ante los múltiples descubrimientos y aplicaciones que se realizan en este ámbito.

Si has llegado hasta el final de este texto es que tu cerebro es más empático y consciente que el de la mayoría de las personas.   

Mar Aguilera

Directora General de Fundación Alares

Fundación Alares reivindica la eliminación de prejuicios que giran en torno a las personas con discapacidad

Ha lanzado una campaña para dibujar árboles y crear con ellos un bosque para eliminar el Co2 de los prejuicios.

Desde que se ha iniciado a finales de noviembre, la Fundación ha recibido a través de las redes sociales cientos de árboles, todos ellos diferentes.

Mejorar la calidad de vida de las personas en nuestro país y contribuir a la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad es la apuesta de Fundación Alares desde su creación hace ya más de 15 años.

Hasta hoy, más de 12.000 personas en situación de vulnerabilidad han pasado por sus itinerarios de inserción, formación para el empleo e intermediación laboral y han sensibilizado y formado a más de 75.000 personas en la creación de entornos laborales inclusivos y en igualdad de oportunidades.

Siempre apostando por las personas, en el Día Internacional de la Discapacidad han puesto en marcha una campaña que tenía como fin eliminar los prejuicios y poder garantizar de forma real y efectiva la inserción de estas personas en la sociedad.

Han querido aprovechar este día para viajar en el tiempo y sacar datos comparativos tomando el año 2012 de plena crisis económica y el 2018, época de crecimiento sostenido, como referencia.

Los siguientes datos estadísticos, han sido extraídos del INE (Instituto Nacional Estadística), y del DISMET (Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo en España), y elaborados por la propia Fundación Alares. Corresponden con la tasa de actividad de personas con y sin discapacidad en España.

En el año 2012, la tasa de actividad de las personas con discapacidad se situaba en un 36,6 % frente a un 75,1% de las personas sin discapacidad. La diferencia porcentual entre ambos grupos se situaba en un 38,5%.

En 20018, la tasa de actividad aquí se situaba en un 34,5% para las personas con discapacidad frente a un 77,5% de las personas sin discapacidad. La diferencia porcentual entre ambos grupos se situaba en un 43%.

Con estos datos sobre la mesa se puede observar que la tasa de actividad de personas con discapacidad parece ir ligada fuertemente a la situación de la economía, como si se tratara de “un artículo de lujo” cuando nos encontramos en época de bonanza y “algo de lo que una empresa puede prescindir” cuando hay crisis económica. Estos datos cobran mayor relevancia si tenemos en cuenta la grave crisis sanitaria que atravesamos y la incertidumbre que genera el futuro.

Fundación Alares es una entidad promovida por Alares, empresa líder en nuestro país en la prestación de servicios asistenciales, que cuenta con 400 talentos en su plantilla, de los cuales más de la mitad tienen algún tipo de discapacidad. Los servicios asistenciales que Alares presta, que tienen como fin mejorar la calidad de vida de las personas, son clientes de estos tanto pymes como grandes empresas de nuestro país, incluidas del IBEX35, cuentan con más de 7 millones de beneficiarios en nuestro país.

La fórmula es tan sencilla como centrarse en el valor que nos aportan las personas y sus competencias más que en sus capacidades, ya que como en el bosque que ha querido hacer Fundación Alares en este día, las personas, al igual que los árboles son diferentes entre sí; unos tienen más hojas, otros son más altos, más bajos, sus troncos más rectos o más inclinados.

Sin embargo, esas diferencias no les alejan de su principal objetivo, que no es otro que oxigenar nuestro mundo y eso es gracias a su parte menos visible y la más importante, sus raíces.

Al igual que los árboles, lo que marca la diversidad de cada persona no son nuestras ramas o nuestro tronco sino nuestro interior, nuestras vivencias, esas que definen nuestra personalidad, nuestra fuerza, nuestra superación, nuestro talento, y nuestra calidad como ser humano.

Hoy, 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, Fundación Alares reivindica de nuevo la importancia de trabajar por y para la inclusión, la igualdad de oportunidades y la normalización, entendiendo que lo importante siempre deben ser las personas y que la diversidad tiene que ser vista en todo momento no como un obstáculo, sino, como la oportunidad de hacernos únicos.

Crea tu árbol en el bosque de Fundación Alares

El Día Internacional de la Discapacidad
El Día Internacional de la Discapacidad

El Día Internacional de la Discapacidad queremos crear un gran bosque y nos gustaría que nos ayudarás. Para contribuir lo único que tienes que hacer es dibujar un árbol y compartirlo en nuestras redes sociales.

Desde Fundación Alares queremos que nos ayudes a construir un gran bosque que oxigene el Día Internacional de la Discapacidad, eliminando el CO2 de los prejuicios.

Cuantos más arboles consigamos más oxigenamos la sociedad, por lo que tu implicación es muy importante.

Es muy sencillo: coge papel y boli y crea tu árbol. Da igual como te salga, lo único importante es que cuando lo tengas publiques la foto en tus redes sociales o las de tu empresa con el texto que quieras acompañar la imagen, nos menciones y añadas el hashtag #DibujaTuArbolyEliminaPrejuicios.

Desde el viernes 27 de noviembre hasta el 3 de diciembre, estaremos atentos al #DibujaTuArbolyEliminaPrejuicios para retuitear desde nuestras RRSS @FundacionAlares

A continuación, os indicamos los usuarios de nuestros perfiles:

Facebook: Fundación Alares

Twitter: @FundacionAlares

LinkedIn: Fundación Alares

¡Muchas gracias por tu participación!

Su historia, nuestra historia

Ilumina Una Vida

Ilumina Una Vida

Estoy convencida y comparto aquella frase que el gran José Saramago publicó en vida “Si el mundo alguna vez consigue ser mejor, solo habrá sido por nosotros y con nosotros”, y es esa frase y no otra, la que me ayuda a comprender día a día que, como parte de la sociedad, cada uno de nosotros tenemos la obligación de dar lo mejor que llevamos dentro.

Cuando el Programa Ilumina una vida nació, sentí como Saramago volvía a tomar protagonismo. En una sociedad en la que nuestras personas mayores son nuestro pasado, la base de la experiencia y nuestra fuente de sabiduría, no nos debe ser posible mirar a otro lado cuando comprobamos que la soledad se está colando sin preguntar en sus vidas, en sus hogares, en sus pensamientos y que asume el papel protagonista de sus historias, esas historias que de pequeños a todos tanto nos ha gustado escuchar y que a día de hoy, a muchos de nosotros todavía nos mantienen fascinados.

Ilumina una vida consigue eso, cerrar la puerta de entrada a la soledad y seguir dando vida a todas aquellas vivencias que nuestras personas mayores llevan dentro.

No es posible describir con palabras todo aquello que las personas voluntarias nos transmiten a cerca de sus experiencias al llegar al domicilio de nuestras personas usuarias, o al descolgar el teléfono para compartir un rato de conversación, no es posible describir con palabras el agradecimiento de las familias al comprobar como sus seres queridos comparten con ellos los sentimientos generados a partir de los ratos inolvidables que las personas voluntarias les regalan cada semana, no es posible describir cómo me siento como profesional al comprobar que nuestros esfuerzos merecen la pena a diario, pero todo ello me hace saber que sin duda alguna, ilumina una Vida ha nacido por un motivo y para cumplir unos objetivos de los que todos debemos ser partícipes.

Ilumina una vida es esa gran familia que abarca distintas generaciones, es esa gran oportunidad que crece ante la situación sociosanitaria adversa que vivimos, es ese gran reto del que todos somos parte. Ilumina una vida es esa historia reciente que a tantos nos gustaría, nuestros mayores incluyeran en uno de los capítulos de esos apasionantes libros titulados vida, y de los que ellos han sido, son y serán siempre, los verdaderos protagonistas.

Si quieres conocer más sobre el Programa Ilumina una vida puedes hacerlo aquí

María Fernández Blázquez

Técnica del Programa Ilumina una vida

Te ayudamos a cumplir con la Ley General de Discapacidad

Ley General de discapacidad

Este año 2020 es el año de los desafíos, reconversión de los objetivos anuales y búsqueda de nuevas fórmulas que nos permitan adaptarnos a la nueva situación, sin dejar atrás los compromisos empresariales y las obligaciones legales adquiridas con anterioridad.

Cumplir con la Ley General de Discapacidad tras el estado de alarma, ha provocado desajustes en algunas organizaciones. 

Si tu empresa busca respuestas y soluciones en esta materia, desde Alares podemos profundizar en el problema concreto y encontrar la solución más idónea para tu organización. 

Llámanos al 91 275 05 55 y te ayudaremos a encontrar la opción más adecuada para que tu compañía no deje de cumplir con la Ley General de Discapacidad, en este complejo 2020.

También, si lo prefieres, puedes enviarnos un correo a [email protected] y estaremos encantados de ayudarte.

Hoy todos vestimos de color rosa

Hoy 19 de octubre el mundo se llena de lazos de color rosa para apoyar a las mujeres que sufren o han sufrido cáncer de mama. Según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)una de cada ocho mujeres desarrollará cáncer de mama a lo largo de su vida.

En España se detectaron más de 33.000 nuevos casos en 2020. Esta cifra supone un incremento del 7,5 % de casos respecto al año 2012, según datos de la AECC. Datos preocupantes que nos dejan sobre la mesa la importancia de tocarse, explorarse y hacerse revisiones frecuentes para que no te toque es clave.

Hoy en Alares escribimos a la vida. Porque las mujeres son y dan vida. Porque hacen magia y crean. Así que hoy escribimos a la mujer fuerte, a la que le queda mucho por delante, porque no, no caminas sola. Caminas contigo, que eres lo más importante de tu vida, puede que también lo hagas con tu pareja, con tu familia, o con tus hijos. Caminas con tu magia, con tu valentía, con tus valores, con tus miedos que se asoman en un día malo pero para recordarte lo fuerte y valiente que eres. Una heroína sin capa que no lucha un 19 de octubre, sino que cada día con actitud va a hacer frente a esa maldita enfermedad que ha llegado a su vida sin avisar para recordarle que es hora de sacar capa y espada.

No estás sola. No lo estás. Porque en cada paso encontrarás una sonrisa, aunque ahora sea a través de mascarillas, que hable y te diga: todo irá bien. Porque a veces solo necesitamos eso. Que nos digan que todo pasa, y que todo llega. y a ti te va a llegar de nuevo la salud que una enfermedad te arrebató. Que ahora lo ves difícil, pero con un pecho, con los dos o sin ninguno, con pelo, sin él , con peluca o pañuelo, sea como sea, eres lo que eres por quien eres, y eso no lo define una enfermedad que te ha elegido a ti para que demuestres al mundo que no, que eligió mal porque contigo no va a poder.

No serás una superviviente más, si no una valiente guerrera que no se rindió jamás.

III Edición Premios Nacionales Adirelab – Alares

Abierta la inscripción. Desde Alares y ADiReLab queremos que participes en la III EDICIÓN DE LOS PREMIOS NACIONALES ADiReLab – Alares SOBRE RELACIONES LABORALES.

El objetivo de estos reconocimientos es premiar, promover y apoyar la labor de los y las profesionales de Relaciones Laborales como agentes que favorecen la calidad de vida en el trabajo y la competitividad empresarial.

Puedes presentar tu candidatura hasta el 30 de octubre en cualquiera de las tres categorías:mejor trayectoria profesional, joven talento en las Relaciones Laborales y reconocimiento a la acción más relevante de Relaciones Laborales y Responsabilidad Social en el campo de la Conciliación de la Vida Laboral, Personal y Familiar y la Gestión de la Diversidad.

En nombre de todo equipo de ADiReLab y Alares gracias por tu participación.

Bases

Alta de candidaturas

Alares incorpora a Eduardo Martín Cardona como Consejero Delegado de todo el Grupo


Eduardo Martín Cardona

Alares incorpora a Eduardo Martín Cardona como Consejero Delegado de todo el Grupo

La empresa Alares, líder en la prestación de servicios asistenciales privados, da un paso adelante incorporando a Eduardo Martín Cardona para seguir potenciando su liderazgo, a través de la innovación permanente, la digitalización y la diversificación.

Javier Benavente Barrón seguirá asumiendo la Presidencia de todo el Grupo Alares y sus dos Fundaciones.

Alares, líder en nuestro país en la prestación de servicios privados, personales y domésticos, desde hace más de 20 años, apuesta por el crecimiento y expansión de la compañía, y lo hace de la mano de Eduardo Martín Cardona, nuevo Consejero Delegado de todo el grupo, con una amplia experiencia nacional e internacional en el desarrollo de negocios dentro del sector Retail en compañías como Grupo Inditex y Media Markt, entre otras.

A día de hoy, más de 7 millones de personas se benefician de los servicios que presta Alares, gracias a que distintas empresas y colectivos los ponen a disposición de sus empleados, clientes y familiares de estos, con el objetivo de atraerles y fidelizarles, consiguiendo un impacto positivo en la mejora de su calidad de su vida. A su vez, da respuesta a las necesidades de su día a día ayudándoles en la igualdad de oportunidades y conciliación de su vida personal y laboral.

Entre el amplio abanico de clientes con los que cuenta la compañía destacan varias empresas del Ibex-35, de diversos sectores, que confían en los servicios que presta Alares para ayudarles a mejorar su productividad e imagen de marca como empleador, reducir el absentismo, fidelizar a sus clientes, ayudar a su entorno social y ser líderes en la innovación de productos y servicios. Todo ello se consigue gracias al abanico de beneficios de Alares centrados en la persona (empleado o cliente), diseñados ad hoc para cada compañía y las necesidades de estas.

Y esa misma innovación que ofrece Alares en sus servicios es por la que apuesta en su plan de expansión 2020-2023. Mayor innovación de productos y servicios y excelencia en la prestación de los mismos, a la vez que cumple con los fines sociales que la compañía integra en sus objetivos, y para los que trabaja a través de sus dos Fundaciones y del Centro Especial de Empleo propio que impulsa.

La experiencia de Javier Benavente Barrón, junto con la de Eduardo Martín Cardona, permitirán a la compañía abrirse a nuevos mercados, seguir generando bienestar social y competitividad empresarial en nuestro país. En cuanto a los datos, vemos que la demanda de servicios asistenciales en Alares, con respecto del pasado año, ha aumentado en más de un 30%. Debido a este crecimiento, el objetivo de la empresa, además de mantener el empleo de todas las personas que la componen, es generar un mayor número de puestos de trabajo, algo tan necesario en los tiempos de incertidumbre laboral en los que nos encontramos, y especialmente para personas con discapacidad, para favorecer su inclusión social y laboral en el mercado.