La realidad del día a día de 16 millones de personas

Mar Aguilera, Directora General de la Fundación Alares en el Diario ABC :”Es importante apostar por la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad, así como la de sus familiares”.

Fuente: ABC Familia – Mayores

La visibilidad de las personas con discapacidad es un tema de gran actualidad y protagoniza no solamente el debate en medios de comunicación, sino también en el ámbito legislativo, teniendo como objetivo garantizar sus derechos y libertades en igualdad de oportunidades. Encontramos variedad de manifestaciones de compromiso y transformación a favor del cambio cultural en relación a la diversidad, en las que todavía hay que progresar para conseguir el objetivo.

En España, se está trabajando desde diferentes esferas por la puesta en valor de las personas con discapacidad de cara a su inclusión sociolaboral. En los cinco últimos años, se ha producido un incremento significativo (15%) en relación a la participación de las personas con discapacidad en el empleo, según refleja el SEPE en su Informe del Mercado de Trabajo de las Personas con discapacidad 2018. De este análisis aparentemente positivo, se desprende que las personas con discapacidad siguen siendo un colectivo castigado a la hora de acceder al empleo; el mismo informe destaca que del total de contratos celebrados en 2017, solo el 1,43% fueron destinados a personas con discapacidad.

Sin lugar a dudas, el empleo les aporta independencia económica, relaciones sociales, refuerzo de la autoestima, reconocimiento social, al mismo tiempo que les ayuda a reforzar su sentido de la responsabilidad y compromiso, potenciando su madurez. Todos estos son aspectos que no solo mejoran la calidad de vida de la persona con discapacidad, sino que también beneficia a sus familiares.

Casi cuatro millones de personas en España tienen alguna discapacidad, lo que nos lleva a la conclusión de que aproximadamente 16 millones de personas engloban o están cerca del colectivo. Aunque tendemos a visibilizar a estos individuos de una forma «bonita», la realidad de su día a día no es tarea fácil y esta dificultad no solo afecta a las personas con discapacidad, sino también a sus familiares más directos.

Existen, pues, un conjunto de necesidades comunes derivadas de una discapacidad o situación de dependencia. Estas se convierten en impedimentos e inciden directamente sobre la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias.

Dicha dinámica obliga a las políticas gubernamentales a que las ayudas y avances tengan que centrarse en las necesidades del día a día de estas familias para que no se sientan excluidas ni discriminadas, que como cualquier otra convive, se esfuerza, disfruta y se ilusiona por hacer realidad sus expectativas personales y familiares.

La realidad es que los recortes presupuestarios coartan la puesta en práctica de muchas medidas que darían respuesta a las necesidades de estas personas. Una de las asignaturas pendientes que tiene la sociedad, es la de ofrecer servicios de calidad desde el sistema público, que proporcionen el bienestar particular y colectivo. Y que estos estén adaptados a cada necesidad para solventar como mínimo los siguientes propósitos:

Atención Domiciliaria y Respiro Familiar: La menor disponibilidad de tiempo impide el acceso al empleo, a la formación y al ocio. Son familias para las que el descanso del fin de semana no tiene cabida y conviven con exigencias que provocan riesgos psicosociales, que en una empresa serían atendidos pero, que al encontrarse en el núcleo familiar, en muchos casos no se les presta toda la atención necesaria. 

El derecho a disfrutar del ocio: La vida social se ve limitada. En primer lugar, porque no disponen de presupuesto para contratar servicios de calidad para el respiro familiar y, en segundo lugar, aunque no menos importante, las limitaciones de acceso a determinados restaurantes o lugares públicos por carencia de accesibilidad arquitectónica.

La falta de gratuidad en tratamientos especializados que favorezcan la mejoría de la persona con discapacidad o situación de dependencia y que no son atendidos por los servicios públicos (natación, quiromasajistas, sesiones de logopedia o fisioterapia, estimulación cognitiva, entre otros muchos). Tratamientos que en ocasiones hipotecan económicamente a las familias de por vida, en pro de la calidad de vida de su familiar.

Reflejo del rol familiar que todavía proyecta nuestra sociedad: generalmente la mujer abandona o renuncia a su proyecto profesional debido a la falta de flexibilidad que pueden ofrecer a las empresas a la hora de viajar, incluso a realizar una jornada completa y a las exigencias empresariales, a veces, poco compatibles con el cuidado.

Desde Fundación Alares, aspiramos a través de nuestras iniciativas a construir un mundo más humano, donde formar parte de una familia en la que uno de sus miembros tenga una discapacidad o esté en situación de dependencia, no pueda provocar desigualdad y exclusión. Contribuimos a incrementar la calidad de vida de estas familias, así como su felicidad a la hora de poder llevar a cabo su proyecto de vida, de acuerdo a sus sueños y aspiraciones. Todo ello es posible gracias a la solidaridad de las personas y empresas, que con su contribución nos ayudan a llevar a cabo nuestros diferentes programas.

Fuente ABC Familia

Sociedad Inclusiva = Empresas Competitivas y viceversa

De forma consciente y otras veces inconsciente tendemos a “etiquetar” a las personas y, por consiguiente, a presuponer su respuesta ante diferentes estímulos.

El tejido empresarial debe medir la satisfacción de los individuos que integran su organización y visibilizar los diferentes tipos de diversidad, con el objetivo de crear entornos de trabajo inclusivos y, por ende, aprovechar el talento que la diversidad aporta a las organizaciones. Por el contrario, el conjunto de la diversidad gestionada en las empresas es menor que la que existe en realidad.

Esta ausencia de gestión integral y posible discriminación nos conduce a la perdida de innovación, talento y oportunidad de las empresas, tres aspectos clave para su evolución y permanencia. Si las empresas no facilitan el acceso al empleo en igualdad de oportunidades o no velan por la calidad de vida en el entorno laboral, no podremos denominarnos una sociedad avanzada.

La batalla por la atracción y retención de talento debe marcar la diferencia, desarrollando entornos organizativos que faciliten aunar competitividad empresarial con expectativas en pos de la felicidad personal, ambas cuestiones determinantes para la creación de riqueza y bienestar.

Para formar estos ambientes, es preciso que las empresas inviertan en programas de Gestión de la Diversidad. Esta labor se hace necesaria, ya que favorece el rendimiento de los equipos de trabajo, la innovación en servicios, productos y procesos, el desempeño personal y la retención del talento, así como una mejora en la imagen interna y externa de la compañía.

Estos programas deben conjugar aspectos relacionados directamente con el empleo, pero también ajenos al mismo. Como ejemplo básico, estos planes deben contener al menos los siguientes aspectos:

Reclutamiento y selección de personal basado en el perfil competencial, alejándonos de estereotipos que bloqueen la entrada de personas con diferentes diversidades.

Un programa de diversidad que analice y visibilice las diferentes diversidades y permita entornos inclusivos = 0 discriminación, dónde todas las personas tienen voz.

Un programa de conciliación “vivo” que atienda las necesidades reales de nuestro capital humano.

Atención y promoción a la salud.

Indicadores que midan la satisfacción laboral, el grado de motivación, el sentimiento de pertenencia, así como la idoneidad de las medidas y beneficios aplicados.

Protocolos que detecten posibles discriminaciones o situaciones de acoso. 

Somos conscientes de que aún queda mucho camino por recorrer y muchos condicionamientos inconscientes que eliminar, no solo en las empresas, sino en la sociedad en general.  Necesitamos políticas gubernamentales que incidan positivamente y empresas con valores que quieran seguir siendo inclusivas, comprometidas, sostenibles y productivas, recibiendo contraprestaciones que ninguna empresa puede despreciar.

En definitiva, trabajando de forma sincronizada empresas, sociedad y gobiernos, construiremos buenos lugares donde trabajar y un entorno adecuado en el que vivir.

Fuente

1 de cada 4 organizaciones declara que la diversidad tiene un impacto muy positivo en innovación y en competitividad local y global

Firma de Charter Diversidad en Barcelona

10 nuevas organizaciones se comprometen con el Charter de la Diversidad y manifiestan así su responsabilidad con los principios de inclusión y no-discriminación en el entorno laboral.

Según un estudio de la Comisión Europea, el 95% de las empresas firmantes europeas, manifiesta que la firma del Charter en sus respectivos países ha tenido un impacto en el desarrollo e implementación de sus políticas y actividades, en lo que refiere a la gestión de la diversidad.

Barcelona, 10 de diciembre de 2014.- La Fundación Diversidad, con el apoyo del departamento de Empresa y Ocupación de la Generalitat de Cataluña y Barcelona Activa, han organizado el undécimo Acto de Firma del Charter de la Diversidad en Barcelona, donde han participado 10 organizaciones de referencia en el ámbito empresarial y social español.

Junto al presidente de Fundación Diversidad, D. Javier Benavente Barrón, han presidido el acto el Sr. Josep Maria Marques i Ferrer Director Executiu de Promoció, Barcelona Activa, Area d’Economía, Empresa i Ocupació. Ajuntament de Barcelona y el Sr. Xavier López García Director General d’Economia Social i Cooperativa, i Treball Autònom del Departament d’Empresa i Ocupació de la Generalitat de Catalunya.

D. Javier Benavente, en su intervención, ha destacado como “según un estudio de la Comisión Europea se extrae que el 25% de las organizaciones afirma que la diversidad tiene un impacto muy positivo en el desarrollo general del negocio, en la innovación y en la competitividad local y global”. A su vez, ha agradecido a los firmantes sumarse a las casi 700 empresas que ya están comprometidas con el Charter de la Diversidad.

Firma del Charter 
El Charter de la Diversidad es una carta de compromiso, promovido por la Comisión Europea, que firman las empresas, entidades e instituciones públicas y privadas con carácter voluntario. Se trata de un compromiso con los principios fundamentales de la igualdad y del respeto al derecho de inclusión de todas las personas con independencia de sus características.

Con esta firma manifiestan públicamente su firme compromiso con la diversidad, siendo conscientes de la importancia que ésta tiene dentro de sus organizaciones.

Durante la firma, se presentó en Barcelona el Estudio Gestión Global de la Diversidad, de la mano de Vivian Acosta, Socia Managing Director Consultoría de Talengo, y Raquel Santamaría, Directora General de Fundación Diversidad, realizado por la Fundación Diversidad y Talengo acompañadas de responsables de Citigroup, Eurofred Group y Pepsico.

A continuación, D. Enrique Arce, de Compensa Capital Humano, nos acercó a la “Gestión del talento Senior”, dejando claro que la gestión de la diversidad tiene que empezar desde uno mismo. El acto ha sido clausurado por Sra. Rosa María Dumentjó, Coordinadora del Consejo Asesor de Fundación Diversidad.

Una apuesta innovadora, social, y de compromiso 

A su vez, los principios que defiende Fundación Diversidad están en línea con la Responsabilidad Social y defensa de la Igualdad que promueve el Plan Estratégico del Gobierno 2014-2016, y la ESTRATEGIA ESPAÑOLA de RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL 2014-20, aprobada por el Consejo Estatal de Responsabilidad Social (CERSE).

Y en este sentido, para hacer un aporte real, tangible y concreto a las Empresas, Fundación Diversidad está promoviendo, junto con Fundación Alares, el Plan Alares 360º; un programa que pretendemos sea implantado por pequeñas, medianas y grandes empresas, no solo por dar respuesta a los objetivos del Gobierno sino, muy especialmente, porque atiende las necesidades más acuciantes de las plantillas de las Empresas y sus familiares tanto en materia de Conciliación de la vida personal, familiar y laboral como en materia de Diversidad, Discapacidad, Igualdad y Violencia de Género.

Se trata de una apuesta innovadora, social, y de compromiso que, son su implantación, las empresas obtendrán el Certificado Alares de “Empresa Socialmente Responsable con su Plantilla y con la Sociedad”.

Fundación Alares y Alares Social en la Feria de Empleo y Discapacidad

Cartel VIII-Feria-de-Empleo-para-Personas-con-Discapacidad

Madrid 13 de Noviembre.- Un año más, en su apuesta por la inclusión laboral de las personas con discapacidad, Fundación Alares y Alares Social estarán hoy y mañana en la VIII Feria de Empleo para Personas con Discapacidad de la Comunidad de Madrid, donde el objetivo principal es recopilar candidaturas para incorporar al mercado laboral.

Todo aquel que quiera podrá acercarse al stand habilitado, donde además se podrá informar y asesorar a los asistentes sobre las ofertas de trabajo actuales; a su vez , las personas que cuenten con un perfil curricular ajustado a las vacantes que ofrece Alares Social, ofertas que abarcan diferentes perfiles  todo tipo, tendrán la oportunidad de realizar allí una primera entrevista.