Aumenta la demanda de Alares Homelife

Alares Homelife es un servicio que presta Alares dirigido a trasformar casas en hogares con corazón. Solamente en el pasado mes de septiembre ha aumentado su contratación en un 28 %, en lo que respecta a septiembre de 2019.

Con la situación actual se han producido muchos cambios de residencias, lo que ha hecho que el sector inmobiliario haya decidido ofrecer no solo la casa que sus clientes están buscando, sino las soluciones necesarias en su día a día para afrontar la situación provocada por la crisis en la que nos encontramos.

Alares Homelife es un paquete de beneficios diseñado especialmente para el sector inmobiliario, tanto inmobiliarias como constructoras. Forma parte del amplio abanico de servicios asistenciales que ofrece Alares, y que se diseñan ad hoc para cada sector y compañía.

Las viviendas, ya sean en propiedad o alquiler, que cuentan con estos beneficios, incluyen tranquilidad, tiempo, asistencia y soluciones para las personas que viven en ellas, lo que se traduce en un aumento de su bienestar y felicidad.

Cada vez más inmobiliarias y constructoras incluyen Alares Homelife en la oferta de viviendas que tienen, ya que son conscientes que detrás de la compra de una casa, o del alquiler de la misma, hay personas y familias con necesidades en su día a día, y que dar respuesta a ellas hará que la experiencia de compra o alquiler sea más satisfactoria.

El valor añadido de contar con Alares Homelife

Por la parte de las empresas que contratan nuestros servicios, uno de los beneficios directos que reciben es diferenciación con respecto a la competencia, ya que no se encargan solamente de ofrecer casas, sino de crear hogares.Este paquete de beneficios les garantiza una interacción continua con el cliente, mejora y fortalece su imagen de marca y está asociado a la práctica de Responsabilidad Corporativa.

Los beneficiarios del servicio, (todas las personas que viven el hogar), reciben una serie de beneficios entre los que destaca como el servicio estrella miAsistente. Es un gestor personal telefónico 24 h, disponible todos los días y de forma ilimitada, que se encarga de las gestiones que precisen todas las personas que viven el hogar.

Entre las peticiones al mismo, las más solicitadas en el pasado mes han sido todas las relacionadas con las mudanzas: búsqueda de presupuestos de diferentes empresas, comparativas de precios de muebles para el hogar, cambio de suministros, localización de guarderías en la nueva zona de residencia…

Tal es así, que miAsistente se ha encargado de organizar la mudanza en septiembre de un 37 % más personas que han solicitado este servicio, que en el mismo periodo del año pasado.

Este gestor da respuesta a un sinfín de situaciones cotidianas que quitan mucho tiempo; comparativas de precios, reserva en un restaurante, organización de un cumpleaños, compra de un regalo, solicitud de presupuestos de electrodomésticos…, en resumen, se encarga de gestionar todo aquello que cualquier persona que viva en el mismo domicilio requiera ahorrándole tiempo y facilitándole la vida.

A su vez, el paquete Alares Homelife, cuenta con un servicio de puesta a punto de la vivienda, selección de personal de Asistencia en el Hogar, cuidado y paseo de mascotas, TeleFarmacia 24h, ayuda a domicilio, consultas de salud y de abogados…entre muchos otros.

En resumen, servicios que hacen la vida más fácil y feliz de las personas que cuentan con ellos y que cualquier empresa puede integrar en su oferta para captar y fidelizar a la vez que emociona a sus clientes. No podemos olvidar que lo que nadie olvida nunca es aquello que alguien le hace sentir.

Con Alares Home Life hacemos sentir que en efecto un cambio de casa, ya sea de alquiler o compra, es el inicio de una nueva vida gracias a la tranquilidad que proporciona el paquete de servicios que integra.

Más información

Crece la demanda de inmuebles al ritmo que aumenta lo que demanda el cliente

2017 se cerró con 475.000 viviendas vendidas en España, lo que supondría un repunte del 17% con respecto al año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Aparece un nuevo escenario con una generación que no siente apego por las cosas y busca disfrutar de una experiencia de compra positiva.

Al margen de la tipología de vivienda, zona, orientación, calidades, prestaciones… el nuevo perfil de comprador de la vivienda tiene también en cuenta otras variables, como por ejemplo, que se dé respuesta a todo lo que necesita. Nos encontramos en un escenario donde crece la demanda de una experiencia de compra positiva y entran en juego factores emocionales a los que el sector tiene que dar respuesta.

En este sentido, las constructoras e inmobiliarias más punteras de nuestro país ya han tomado conciencia de que hay que ir más allá de la venta de vivienda. Para crear esta experiencia positiva que da respuesta a las necesidades del cliente actual, ofrecen una serie de servicios que tienen como fin facilitarle la vida desde el momento de adquisición de la vivienda, hasta años después de haberse materializado la operación.

Ante este nuevo escenario, donde entran en juego variables emocionales y una demanda de experiencias positivas como factores claves para finalizar el proceso de comprar, Alares ha realizado una encuesta a 6200 potenciales clientes de compra de primera vivienda. Con ello, se ha podido determinar cuáles son los rasgos del nuevo cliente y cómo podemos satisfacer todo lo que demanda.

El 72 % considera clave que la relación perdure más allá de la compra de la vivienda, ya que le aportaría seguridad y confianza, algo necesario en un momento tan importante como es la adquisición de un hogar.

Al 58 % le surgen una serie de dudas respecto a todos los trámites, y confían más en una empresa que incluya en la venta de la vivienda la gestión de todos ellos.

Para el 56 % el hecho de que se les ofrezca ayuda para poder amueblar la vivienda es clave. Comparativas de precios, propuesta de proveedores, localización de productos, búsqueda de empresas de mudanzas… son pequeñas cosas que restan mucho tiempo y que provocan situaciones de agobio y estrés en el cliente.

Un 53 % de personas que estaban interesadas en adquirir una vivienda han declinado la decisión, porque en el primer contacto con la inmobiliaria/ promotora no han sentido la confianza que necesitaban para tomar tal decisión.

El 67 % considera que la compra de una vivienda es una experiencia, y que al menos, durante los primeros años de la hipoteca, sería bueno contar con servicios añadidos a la venta de la vivienda: servicio de manitas, gestiones que se encarguen de buscar el mejor seguro de hogar y de todos los papeleos, ayuda para comprar muebles, para contratar una persona de ayuda a domicilio…en definitiva, servicios que den respuesta a todas las necesidades de su día a día.

Un 88 % ha declarado que buscan tener una experiencia y recordar uno de los momentos más importantes de su vida como algo que va más allá como una mera operación de compra.

Además de la encuesta, y con el fin de que las inmobiliarias y promotoras puedan satisfacer las necesidades de un cliente que demanda experiencias se han medido que servicios son los que más llegarían a sus emociones.

Tener un gestor personal, servicio de medicamentos a domicilio, contar con gestiones administrativas de forma ilimitada, consultas a abogados, servicio de ayuda a domicilio, ayuda con la mudanza y búsqueda y comparativa de precios, son servicios que todos los encuestados han valorado con una puntuación de 9 sobre 10.

De igual modo, se ha medido en qué punto se sitúa el estrés que puede generar la decisión de comprar una vivienda. En una escala del 1 al 8, el estrés que se genera por todos los trámites derivados de la compra de una vivienda está situado en el punto 3. En las primeras posiciones se encuentran el miedo a pagar más por la propiedad y, en segunda posición, comprar una casa equivocada.

En este escenario, Alares ha desarrollado un producto específico para ayudar a las promotoras e inmobiliarias a dar respuesta a las necesidades de un cliente cada vez más exigente y con nuevas demandas sociales.

La persona que compra una casa lo hace con ilusión y esfuerzo. En ese sentido no defraudarles y darles el hogar que demandan es clave. En muchas ocasiones no se puede hacer una vivienda a medida, pero lo que si se puede hacer es estudiar la demanda y amoldar la oferta para que responda a una serie de necesidades reales que presenta la Sociedad actual.

El producto incluye los servicios más valorados por los clientes, y todos ellos dan respuesta a las necesidades del cliente y de su familia, durante los 5 años posteriores a la venta de la vivienda. El producto, que ya están comercializando varias inmobiliarias y promotoras, también se puede ofrecer para alquileres de vivienda.