Fundación Alares participa en el libro la comunicación responsable

Es una guía para impactar con las mejores campañas de RSC publicada por loquenoexiste.

El nuevo título de la editorial LoQueNoExiste incluye 36 casos prácticos de campañas y comunicación de empresas e instituciones de todos los sectores y ámbitos, entre ellas Fundación Alares con la iniciativa Reparte Flores, así como un informe realizado por la Universidad CEU San Pablo sobre la Comunicación de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

“La comunicación positiva, participativa y ética es la herramienta imprescindible para liderar, transformar la sociedad y lograr un crecimiento económico sostenible”. Esta es la conclusión principal extraída de la lectura de los 36 casos prácticos, narrados en la obra colectiva Comunicación responsable, editada por el sello ‘LoQueNoExiste’ y promovida por la consultora Medialuna. El libro se ha presentado en la sede de la Comisión Europea de Madrid, en un evento en el que se dieron cita relevantes profesionales, docentes y expertos del sector de la comunicación y de la Responsabilidad Social en nuestro país.

Entre los casos referidos se encuentra la campaña Reparte Flores.

Desde Fundación Alares, y con motivo del Día Internacional de Personas con Discapacidad quisimos llegar con nuestro mensaje a favor de este colectivo al mayor número de personas y desarrollamos una campaña bajo el lema Reparte flores. El concepto nace de la idea de que cada pétalo de la flor de nuestro logo representa a una discapacidad diferente.

El desconocimiento y la falta de adecuación entre los perfiles que se demandan y los puestos ofertados, junto con los estereotipos existentes respecto a la discapacidad, son algunas de las limitaciones con las que se encuentran las personas con discapacidad cuando intentan acceder al mercado laboral o tener una inclusión plena en la sociedad.

Un firme compromiso con la integración social y laboral

En Alares estamos comprometidos con la inclusión sociolaboral de las personas con discapacidad. El 48 % de nuestra plantilla posee alguna discapacidad y contamos con un Centro Especial de Empleo, Alares Social, donde el 90 % de personas que lo integran poseen alguna minusvalía. Materializamos este compromiso destinando el 5 % de nuestra facturación a crear empleo con discapacidad y el 25 % a impulsar proyectos de carácter social, contribuyendo así al desarrollo para personas en situaciones especiales y proyectos de autoempleo.

Todas las compañías tenemos la responsabilidad de romper con las barreras existentes que impiden normalizar la contratación de este colectivo. Por desgracia, nuestra realidad se sigue cuestionando si una persona con discapacidad puede realizar el mismo trabajo que una persona que no la tiene cuando, en realidad, nuestra experiencia nos dice que el primer grupo desarrolla el trabajo con un nivel de compromiso notablemente mayor que el segundo. Los trabajadores con discapacidad aportan mejoras en la calidad del ambiente laboral y aumentan el compromiso del resto de los empleados. Incorporar a personas con talentos diversos solo puede ser sinónimo de éxito empresarial. Muchas empresas están perdiendo un enorme potencial por no advertir este hecho.

La apuesta de Alares es clara y firme: trasladar a toda la sociedad que es necesaria una inclusión real, plena y efectiva, llamando la atención a las empresas para romper con los tabús que hay generados en torno a este tema. Estamos convencidos de que la inclusión social pasa en gran medida por la integración laboral. Aunque hay avances, todavía existen muchas dificultades que tenemos que sortear para seguir mejorando.

Es necesario consolidar las buenas practicas en RSC

Esta es una parte del caso que se puede leer al completo en el libro Comunicación responsable. En él,queda patente la necesidad de consolidar las buenas prácticas en la RSC y de crecer en su comunicación, “una asignatura pendiente” según se desprende de la radiografía y diagnóstico realizados por un equipo multidisciplinar de la Universidad CEU San Pablo, “aún queda mucho por hacer para comunicar bien lo que hacemos por la sociedad porque, de otro modo, el esfuerzo es importante pero el impacto es mínimo”.

La Comunicación de la RSC debe superar, según indica el informe, la desconfianza sobre la auténtica relevancia informativa de ciertos contenidos relacionados con la Responsabilidad Social. Términos como whitewashing y greenwashing se utilizan para cuestionar los contenidos de RSC de las empresas e instituciones. “La transparencia informativa y la comunicación responsable” son imprescindibles para defender la veracidad de las acciones y contenidos de RSC, apunta el Informe.

Comunicación responsable, publicado por LoQueNoExiste en beneficio del Observatorio de la Comunicación y Acción de Comunicación Responsable (OCARE) -entidad sin ánimo de lucro-, se puede encontrar en las librerías de toda España y en la web de la editorial.