Fidelizar desde el primer momento es clave

Si pasan 100 días desde la primera compra, la probabilidad de repetirla se reduce considerablemente. Fidelizar

Bluecore ha realizado un estudio que determina los tiempos de compra claves para fidelizar. Y es que, si un cliente nuevo realiza una compra en nuestra empresa y la repite antes de los 100 días, las probabilidades de que vuelva son más altas. De hecho, el 60% de clientes reitera, si la experiencia de compra ha sido satisfactoria, antes de esos 100 días.

Si el consumidor regresa antes de ese plazo, aumenta en un 130% la posibilidad de fidelizarlo. Por ello, enfocar todos nuestros esfuerzos en dar una primera impresión perfecta, es determinante para conseguir clientes leales. Y esto se consigue mostrando interés por ellos, por su día a día, por sus problemas, y dando respuesta a sus necesidades desde el minuto uno.

Las probabilidades de que las personas que hayan probado una primera compra en nuestra organización vuelvan una segunda vez, se reducen en un 10% cuando pasan 100 días desde la primera experiencia. Si no nos preocupamos por hacer que los clientes que prueban nuestro producto o servicio y que están en proceso de conocer nuestra marca, sientan que han realizado una gran elección, podemos conseguir que no vuelvan más.

Comienza con el pie derecho cuando entre un cliente

Es necesario para ello, tener e implantar un plan que incorpore a estos nuevos clientes y que los reciba como se merecen para que no se vayan.  Este plan debe contemplar sus necesidades e inquietudes, y es determinante llegar a conocer cuáles son estas. Realizar estudios periódicos, encuestas, o simplemente ofrecer que al realizar la compra el consumidor deje su opinión en una pequeña pantalla como ya lo hacen muchos establecimientos, aporta una gran cantidad de información a tu empresa y hace que las personas vean que su opinión es realmente importante.

Otro factor clave es mantener la alerta ante datos e información que aparecen sobre el mercado. Por ejemplo, numerosos estudios e informes están manifestando que la fidelización viene dada por la emoción. Y esta emoción es el resultado del interés que muestra la empresa en aportar mucho más allá de un producto o servicio. Hay que proporcionar soluciones y valor a la vida de las personas, para que la primera experiencia de compra no se quede en la única y última. Fidelizar

La calidad de vida de las personas y la competitividad empresarial van de la mano

 

Javier Benavente Barrón

Hoy en día, tener una empresa competitiva y no preocuparse por las personas que trabajan en ella, o porque el entorno en el que operamos tenga una calidad de vida mejor, es condenar al fracaso a la misma. Esto no va a hacer que ninguna empresa sea competitiva.

Realmente, cuando la calidad de vida de  la Sociedad es mejor, el consumo es mayor y, por tanto, nuestras empresas van a tener mejores resultados. Para que los empleados/as estén involucrados, que nuestra empresa se diferencie de las demás y, por ende, sea más competitiva, es vital apostar por esa calidad de vida.

La competividad  es un concepto muy amplio donde entra en juego el posicionamiento en el mercado y, para ello, para que el mercado nos reconozca como los mejores tenemos que hacer todo mejor que los demás. En este sentido es donde entra en juego el talento humano, la pieza fundamental que diferencia a unas empresas de otras.

También entra en juego, en esta lucha por ser líderes y competitivos, la innovación que hacen las empresas para estar en la cresta de la ola. Un factor muy importante son los equipos humanos, unos equipos diversos que reflejan la realidad social. Equipos integrados por personas con discapacidad, personas mayores, jóvenes, de diferentes culturas, diferentes entornos…que son capaces de entender el mundo en el que se mueven y, más aun, cuando las empresas quieren competir y hacerse internacionales.

Todo esto está directamente unido a la conciliación. Es muy difícil disponer del mejor talento en nuestras organizaciones sino somos capaces de saber que necesidades tienen las personas que trabajan con nosotros y no damos respuesta a ellas.

Otro tema cada vez vez más importante para posicionar la imagen de cualquier empresa en la mente del consumidor es la Responsabilidad Social. Lo que tenemos que hacer, a nivel de organización, es ver como unimos nuestro negocio a las necesidades sociales que tiene el entorno y de cómo, a nivel de empresa, puedo hacer algo más para que ese entorno social en el que nosotros nos movemos pueda mejorar. Cuando las empresas influyen en ello crean marca y se posicionan dentro de la mente del consumidor final.

De competitividad, productividad, conciliación retención del talento y otras cuestiones en esta línea, ha hablado Javier Benavente en la entrevista para el programa Capital, de Radio Intereconomia.

Puedes escuchar aquí la Entrevista de Javier Benavente completa .