¿Es septiembre un buen mes para cambiar de trabajo?

Cambiar de trabajo

Para muchos, el año comienza en septiembre. El noveno mes del año tiene ese “toque” que nos recuerda a nuevos retos y propósitos tras la vuelta de las vacaciones y la recarga de energía. Comienzan nuevos programas de televisión, se estrenan nuevas series, arranca un nuevo curso escolar, retomamos el gimnasio… Es por eso que muchas personas deciden iniciar también un nuevo rumbo en el ámbito laboral y buscar un nuevo trabajo. Según el último análisis de tendencias y percepciones del Observatorio Alares, septiembre y octubre son los meses con más búsquedas de trabajo, por delante de otros periodos, como la primavera (segundo lugar) y el comienzo del año (tercer lugar). Casi el 30% de las personas que buscan nuevos retos profesionales lo hacen tras las vacaciones. Y este 2021, el año de los grandes cambios y transformaciones, va a ser mucho más. Alares da una serie de claves para conocer las necesidades de las ofertas de trabajo y los nuevos perfiles de los solicitantes.

Pros: Septiembre, nuevos retos profesionales

El último trimestre del año es, en general, un buen momento en el que las empresas ponen en marcha nuevas campañas, marcan objetivos para el año siguiente… Por lo tanto, aquellos perfiles que buscan nuevos desafíos tienen una oportunidad excelente para contactar con los reclutadores; por encima de otros periodos, como Navidad o verano, más relacionados con las campañas específicas y donde los objetivos son más cortoplacistas. Hay que tener en cuenta que la búsqueda de nuevos retos profesionales es la principal razón por la que la gente cambia de trabajo, según el Observatorio Alares, por encima del salario económico (segunda posición).

Contras: Septiembre, más difícil diferenciarse

Es cierto que septiembre y octubre son meses de mucho ajetreo en las empresas y que todos los equipos están muy ocupados cerrando presupuestos. Aunque esto puede ser beneficioso porque surgen nuevas necesidades, también hay que tener en cuenta que los equipos directivos tendrán menos tiempo para analizar los currículos. Por eso, es muy importante saber diferenciarse de forma creativa y única, teniendo en cuenta que mucha gente busca trabajo en estas fechas y, por lo tanto, la competencia es mayor. Aún así, este periodo también es una buena oportunidad para el autoempleo y buscar nuevos contratos externos de compañías que buscan apoyo de trabajadores freelance y otras empresas para lanzar importantes campañas que se acercan, como el Black Friday o Navidad, o el año siguiente.

Los millennials, los que más rápido cambian de empleo

Un aspecto muy importante es el generacional. En general, la Generación Millennial cambia más veces de trabajo que otras generaciones. Tal y como explica Javier Benavente, Presidente de Alares, en su blog, se trata de “una generación preparada y concienciada que busca un propósito claro alineado con sus valores”. Para ellos, es muy importante contar con líderes empáticos y comprometidos con el éxito de sus equipos. También es necesario ofrecerles oportunidades para seguir formándose y aprender nuevas habilidades, junto con formas de trabajo flexibles y seguras y un equilibrio y cohesión entre la vida laboral y personal. No obstante, también hay que tener en cuenta que muchos de ellos sufrieron la crisis del 2008 justo cuando les tocaba incorporarse al mercado laboral y aún siguen buscando oportunidades que les permitan tener menos precariedad y más estabilidad. Han demostrado una capacidad de resiliencia enorme y la Economía aún tiene una asignatura pendiente con la generación más preparada de la historia.

Cuidado con el efecto cicatriz

En una situación tan delicada como los altos índices de desempleo y las dificultades económicas que atraviesan algunas empresas, el efecto cicatriz de la precariedad nos obliga a prestar atención a la hora de elegir un puesto de trabajo u otro. Dicho efecto demuestra que empezar con malos empleos aumenta el riesgo de encadenar otros malos trabajos. Por eso, es aconsejable no hacer una búsqueda y aplicación compulsiva de ofertas laborales. Hay que leer bien las condiciones, preguntar sin reparo sobre las mismas y analizar racionalmente los objetivos profesionales que queremos marcarnos. La búsqueda asertiva nos ayudará a largo plazo a construir un bienestar personal y laboral más duradero.

¿Qué es lo que piden los jóvenes a las empresas?

Hoy en día la rotación de puestos de trabajo se está empezando a considerar como algo normal. La generación que está introduciéndose en el mercado laboral o que lleva pocos años en él, encuentra que lo raro es quedarse en la misma empresa durante muchos años. Todo esto conlleva un problema para las organizaciones, puesto que cada vez es más difícil retener el talento en ellas.

Para los jóvenes el salario no es tan importante como los beneficios que puede aportar una compañía. Según un reciente análisis realizado por la bolsa de trabajo alemana Absolventa, el 63% de los millennials se informa al detalle de todo lo que ofrece la empresa a su plantilla, y el 51% confiesa que esos beneficios son más importantes que un buen sueldo.

El 83% de los millennials consideran imprescindible la formación continuada en la empresa

La gran mayoría de los jóvenes creen que debería ser obligatoria la formación continua dentro de una empresa. El horario flexible y el teletrabajo son prestaciones que no deberían contar como un extra, según el 63% de los encuestados en el estudio. El 40% considera que tener un móvil de empresa también debería ser ineludible, así como tener un equipo de trabajo moderno y adecuado, imprescindible para el 80%.

Otros beneficios que los pertenecientes a esta generación consideran de gran importancia son los coches de empresa y los movimientos a favor del deporte y la salud.

A pesar de todos estos datos, ninguno de los encuestados está dispuesto a renunciar a parte de su salario por recibir estos beneficios, pues muchos de ellos los consideran de carácter obligatorio para las empresas.

Nos encontramos ante una generación exigente, preparada y con implicación social. Para retener el talento en las empresas, hay que tener en cuenta que la tendencia hoy en día gira alrededor de los beneficios sociales y de las ayudas a la conciliación, ya que gracias a la lucha por la igualdad nos estamos dando cuenta de que la posibilidad de compaginar la vida profesional con la personal, no corresponde únicamente a las familias con hijos. Es un derecho que todas las personas deberían poder disfrutar, y por ello, esta generación lo exige para mantener su talento y su motivación en su puesto de trabajo.

Fidelizar a la generación Millennial, ¿misión imposible?

Ya conforman más de la mitad del consumo mundial

Seguro que has oído hablar de la llamada generación Millennial, formada por aquellos que nacieron entre el año 1990 y el 2000.  Y además has escuchado que no son fieles a las marcas. Son muy críticos y exigentes. Esto se debe a que han crecido conectados a la era digital y siempre han estado expuestos a muchas opiniones sobre productos y servicios. Estas se tienen en cuenta por encima de la publicidad tradicional y de la información que difunde la propia marca.

Estudios demuestran que esta generación es optimista en cuanto a las marcas

Un informe realizado por la consultora 21 Gramos junto con Nielsen, esclarece la relación que tienen los jóvenes con las compañías. Casi la mitad de los encuestados cree que las marcas se preocupan cada vez más por cuidar a sus clientes. Sólo el 7% tiene una percepción negativa y piensa lo contrario.

El 31% ha adquirido a conciencia un producto de una organización con valores. El 46% no lo sabe a ciencia cierta, lo que indica la gran importancia de comunicar las aportaciones que hacen en la sociedad.

Conseguir su confianza: una gran ventaja para las empresas

El 15% de los Millennials creen en el compromiso de las marcas con la población. Pueden parecer pocos, pero todos ellos aceptaron que, si una empresa se gana su confianza, se vuelven fieles seguidores.

Además, cabe destacar que según un estudio publicado por Bond Brand Loyalty, la repetición de compra de los jóvenes depende de los beneficios que la marca ofrezca. Dos de cada tres reconocen que más de una vez se han enamorado de una marca que se preocupa por ellos.

Otros estudios ponen de manifiesto que son más leales a aquellas que realmente merecen su afecto. Cuesta ganarlo pero si lo consiguen el 57% mantiene una relación constante con ese producto o servicio.

Ayudarles en su día a día es la mejor forma de fidelizar

Esta generación actualmente representa más del 50% del consumo mundial. Por tanto es muy importante centrar la estrategia empresarial en ellos.

A pesar de que sean difíciles de convencer por la cantidad de información y opciones que tienen, conseguir su confianza merece la pena. Y la mejor manera de ganársela es con beneficios sociales que aporten valor real a sus vidas.

En Alares ofrecemos servicios que les conquistarán. Un gestor personal se encarga de todo lo que necesitan en su día a día. Les permite ahorrar tiempo y dinero.  Ofrece información de todos los planes de ocio. Les organiza escapadas y se encarga de todos sus tramites.

Gracias a la TeleFarmacia 24h tienen el medicamento que necesiten estén donde estén. Les ofrecemos ayuda y cuidados en el propio domicilio u hospital.

Tienen a su disposición sesiones de Fisioterapia o consultas médicas y Jurídicas por teléfono. Servicio de manitas para que les ayude a hacer una mudanza, colgar cuadros o montar muebles.

Segunda Opinión médica internacional ante enfermedad grave. Nanny a domicilio con experiencia contrastada, para que ser padres no les impida renunciar a ningún plan.

Todos y cada uno de los servicios están pensados para dar a este nuevo consumidor lo que demanda. Y no es otra cosa más que las marcas empiecen a pensar en ellos como personas. Que vean que la marca en si cuida y se preocupa de lo que necesitan. En Alares nos encargamos de ello llegando a sus emociones. No hay mayor lealtad que conseguir que alguien siempre te recuerde. Eso solo se puede conseguir cuando llegas al corazón de las personas.