El Body Positive: Por qué debería empezar a gestionarse el orgullo del cuerpo en las empresas

Body Positive

¿Por qué deberían las empresas hacer políticas a favor del empoderamiento, la mejora de la autoestima y la autoaceptación del físico? A menudo, vemos muchas de estas actividades relacionadas con las habilidades y las capacidades para trabajar, pero muchas organizaciones comienzan a tener en cuenta la importancia de reflejar una diversidad de los cuerpos físicos para evitar discriminaciones en los entornos del trabajo. Aspectos como la gordofobia o la cosificación comienzan desde los procesos de selección y están relacionados con la discriminación por género, es decir, la cultura machista que cosifica a la mujer y la juzga por temas de edad, apariencia o situación familiar. Se trata de una “violencia estética contra las mujeres”, concepto acuñado por la socióloga Esther Pineda en 2012. Pero también afecta a hombres y otros colectivos, como las personas con discapacidad, LGTBI, sénior, ya que es una diversidad interseccional… Alares, empresa especializada en el cuidado de las personas, da una serie de claves por las que las compañías deberían empezar a gestionar el body positive en sus plantillas.

La cultura del body positive es una respuesta al body shaming: al acto de avergonzar a alguien por su cuerpo

El body shaming demerita el valor de una persona por su apariencia, lo que puede causar heridas profundas y efectos dolorosos en aquellas personas sobre las que recaen los juicios. Tras el body positive, la tendencia es el body neutrality, que trata de atenuar el constante debate sobre el cuerpo y recuperar una cierta neutralidad para dejar atrás la recurrente importancia que se da al físico. 

El aspecto físico está muy condicionado por los sesgos inconscientes

Nuestro inconsciente relaciona a las personas con tallas grandes con una peor vida saludable, más cansadas y con menor poder de persuasión. De esta forma, se vincula el aspecto físico de forma errónea con una menor productividad, al igual que sucede con otros estereotipos y mandatos de género. El profesor-investigador José Luis Moreno Pestaña ha hecho un estudio sobre discriminación corporal en el trabajo (año 2020), el cual corrobora la tesis de la mayor dificultad que tienen las personas de tallas grandes a encontrar empleo, ser ellas mismas en el trabajo y promocionarse, especialmente las mujeres. Alares trabaja los sesgos inconscientes asociados a la gordofobia y a la apariencia física en general como forma de discriminación en el ámbito laboral. Estos prejuicios están inmersos en el clima de la empresa (al igual que lo están fuera) y afectan a la selección y contratación, así como a la promoción y desarrollo profesional de las personas que no cumplen el canon impuesto de “apariencia sana”.  

El currículum ciego es el primer paso para evitar la discriminación laboral

Con el objetivo de fomentar la igualdad de oportunidades, muchas empresas favorecen el currículum ciego, es decir, un proceso de selección en el que se excluyen fotografías, fecha de nacimiento, nacionalidad, nombre de la persona candidata, así como otros datos personales.

Body Positive diversidad

Hay que evitar el exceso de halagos y cumplidos sobre el aspecto físico

 Aunque en muchos casos, se hacen de forma inocente como parte de un buen clima laboral, la principal pauta a seguir es realizar algún comentario u opinión si la persona que lo va a recibir lo pide. Si no, no es necesario. Hay que tener en cuenta que decir frases tan comunes como “te noto más delgado/a” o “te has quedado estupendo/a” connota asumir que la persona tenía un aspecto peor antes. Otras expresiones más adecuadas serían: “inspiras más seguridad y confianza”, “me alegra que te sientas más orgulloso/a así”, “qué suerte van a tener los clientes contigo”. Y no solo hacer menciones al físico, sino también a otras habilidades relacionadas con el trabajo, como la empatía, las buenas dotes de comunicación, la flexibilidad y ausencia de conflicto, etc.

El caso tras las vacaciones: “vienes más moreno/a”

¿Es incorrecto hacer referencia a algún compañero que ha tomado mucho el sol tras sus días libres? Si solo se hace ese comentario, sí. Lo más adecuado en entornos laborales es expresar el deseo de que hayan descansado en las vacaciones, que hayan podido desconectar y recargar pilas. No hay que obsesionarse con este tipo de expresiones, pero sí hay que reflexionar e intentar incorporar algunas que también tengan que ver con el trabajo. 

El body positive es una cuestión de diversidad e inclusión

En muchas ocasiones, la discriminación por el aspecto físico puede estar relacionada con otros aspectos de la diversidad demográfica (por cuestión de género, orientación sexual, discapacidad, edad…), por lo que es muy importante reflejar la diversidad de cuerpos y apariencias en la propia plantilla. En algunos casos, los cambios en el aspecto físico tienen que ver con el propio modelo de trabajo y está relacionado con el aumento de la vida sedentaria, el estrés laboral, etc. Por eso, es necesario que las empresas ofrezcan servicios relacionados con la salud y el bienestar. Desde psicología, couching, asesoramiento nutricional y deportivo y ayuda a todas las personas que desean trabajar su propia relación con la comida y la imagen corporal. El enfoque debe ser siempre el de la salud, tanto el de las personas que quieren iniciar un cambio como el de las que desean quedarse como están.

El body positive permite llegar a nuevos targets

El empoderamiento a personas con diferentes cuerpos permite llegar a nuevos nichos de mercado y fidelizar nuevos clientes. Estos consumidores potenciales se sentirán más identificados con la marca al verse representados, visibilizados y con productos o servicios que tengan en cuenta su diversidad. El sector de la moda y belleza ha sido pionero, por ejemplo, en concienciarse de la importancia de llegar a nuevos públicos.

Los grupos de body positive son comunes en empresas norteamericanas

Empresas como Amazon incluyen dentro de sus 12 grupos affinity el de “Body Positive Peers” (BPP). Fundado en 2018, esta comunidad busca cultivar la positividad y la aceptación corporal a través de una comunidad de empleados segura y solidaria. El objetivo es acabar con el estigma contra las tallas grandes, especialmente en relación con las intersecciones de capacidad, etnia, identidad de género y raza. 

Sonia Rio, Directora de Fundación Diversidad, comparte una reflexión sobre el Covid-19

Fundación Diversidad

Me dirijo a vosotros para compartir una breve reflexión en torno a la pandemia del COVID-19. Sin duda es una situación excepcional que merece toda nuestra atención y también una lectura desde el lente de la igualdad, la diversidad y no discriminación.

Lo cierto es que uno de los elementos más importantes en la alarma mundial creada por el virus reside en su carácter aparentemente democrático. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que «este virus no respeta fronteras; no distingue entre razas o etnias; y no tiene en cuenta el PIB o el nivel de desarrollo de un país». En otras palabras, pareciera que pone en riesgo a todas las personas por igual, independientemente de sus condiciones individuales o lugar de procedencia.  

Sin embargo, cuando nos ponemos a analizar más en detalle lo que está pasando en estos momentos de estado de alarma en España, vemos que el COVID-19 sí discrimina y pone de relieve algunas desigualdades ya existentes. Sobra decir que todas las catástrofes y crisis sean humanitarias, sanitarias, bélicas o medioambientales afectan en mayor medida a aquellas personas que viven en una situación de vulnerabilidad. En este caso, la crisis desatada por el COVID-19 no es una excepción.  

Veamos los siguientes aspectos más a detalle:

Aislamiento: Al no poder salir durante el estado de alarma las personas privadas de libertad, y las que se encuentran en residencias corren más riesgo de contagio por la multitud de personas confinadas en un mismo lugar.

Violencia: El encierro en un entorno familiar violento puede empeorar la situación ya existente, en especial hacia niños, niñas y mujeres.

Tareas de cuidado: Las mujeres son quienes siguen haciéndose cargo de la mayoría de las tareas de cuidados del hogar y la familia. La suspensión de las escuelas pone especialmente a las mujeres en desventaja porque son ellas quienes mayoritariamente asumen estas tareas y tienen que dejar de trabajar. La corresponsabilidad es la asignatura pendiente para avanzar en igualdad, esta crisis lo evidencia.

En este apartado no podemos olvidarnos de las mujeres migrantes.  Ellas cuidan de nuestros hijos, de nuestros mayores, de nuestras casas. Estas semanas o meses van a cobrar menos, o no cobrar.

No todas las personas pueden hacer teletrabajo: Hay muchos trabajos que no se pueden realizar desde casa. Será laboral y económicamente complicado para muchas personas durante el estado de alarma, sobre todo para aquellas que ya tienen un trabajo más precario o en la informalidad.

Trabajos feminizados: Las mujeres son quienes realizan en mayor medida los empleos que tienen niveles de exposición más altos ante el COVID-19: enfermeras, cuidadoras de personas mayores, cajeras de supermercados, farmacéuticas, personal de limpieza.

Acceso a la información: Es probable que las personas con discapacidad tengan más dificultad para acceder a información pública gubernamental. Y en este momento es importante estar informados. Tenemos que hacer un esfuerzo adicional por informar en lengua de señas y en un lenguaje más accesible para todas las personas.

Enfermedades preexistentes: Es evidente que, al tratarse de una crisis sanitaria, las personas con enfermedades preexistentes podrían estar más en riesgo al contraer el COVID-19. No nos olvidemos que la personas con VIH, que sigue siendo una población estigmatizada y con tasas de desempleo muy por encima de la media nacional.

Colectivo senior: Uno de los grandes olvidados son en muchos casos nuestras personas adultas mayores, y desgraciadamente este virus se está cebando especialmente con ellos. Cuidemos a nuestros abuelos y abuelas, #QuédateEnCasa.

Ésta no es una lista cerrada. Cada persona es un universo y la crisis le afecta de distinta manera. Las desigualdades ya existentes ahondan esta crisis para ciertos grupos de población. No me refiero solamente a las diferencias brutales de acceso a derechos que existen a nivel mundial, las diferencias entre países del “primer mundo” y los países en desarrollo, sino a la desigualdad y falta de oportunidades existentes entre nuestros vecinos y compatriotas.

Sin embargo, soy por naturaleza una persona muy optimista que cree que algo bueno va a salir de esta crisis del COVID-19. Tengo la esperanza de que nos va a hacer más solidarios y humanos con aquellas personas que tienen menos oportunidades que nosotros. Lo que a estas alturas está comprobado es que una pandemia como la del COVID-19 solamente se puede resolver cooperando y siendo solidarios entre los países y entre las personas. No se trata solamente de cerrar fronteras, porque el virus no conoce de territorios y nacionalidades. Hay que intervenir, ser solidarios cuando estalla una crisis sanitaria en algún lugar del mundo y apoyar con todos los medios a ese país y su población. Así nos protegeremos todos.

Por último, algunos aprendizajes que saco para el futuro:

  1. Empatizar más con las personas que son más vulnerables. Aprovechemos para reforzar el mensaje de que todas las personas somos iguales en dignidad y derechos. La ONU señaló en su informe de 2019 que durante 2018 alrededor de 113 millones de personas murieron de hambre. Las personas que tenemos más suerte en la vida o hemos nacido en un continente más favorable tenemos que estar agradecidos. No podemos resolver individualmente la hambruna en el mundo, pero si nos podemos indignar de vez en cuando y poner nuestro granito de arena para que la desigualdad en el mundo disminuya.
  2. La innovación gracias a la diversidad. Los científicos y sistemas sanitarios de todo el mundo están trabajando de manera conjunta con un objetivo común, que permitirá acelerar el descubrimiento del tratamiento y vacuna más adecuados para el virus. Éste es un ejemplo clarísimo, de cómo los equipos diversos aceleran la innovación y el desarrollo de empresas y sociedades.
  3. Ser solidarios. Muchos estudiantes se están implicando para cuidar niños y niñas, mujeres en paro desarrollan trabajos de cuidado, vecinos ponen carteles para hacer la compra a quien lo necesite, etc. También vemos iniciativas muy solidarias en las empresas, como por ejemplo la iniciativa “Ilumina una vida”, de Alares, una campaña contra la soledad de las personas mayores por el COVID-19 a través de un número de teléfono gratuito, 900 877 037. Sigamos siendo solidarios y creativos también una vez superada la pandemia.
  4. Consumir y viajar con más responsabilidad. Hemos visto que en algunas partes del planeta han bajado sustancialmente los niveles contaminación. Sigamos en este camino que hemos empezado a la fuerza, para seguir cuidando el planeta y su naturaleza. Apostemos por una sociedad más sostenible.
  5. Colaborar con ONGs y Fundaciones que se esfuerzan por cerrar brechas de desigualdad en España y en el mundo. La igualdad, la diversidad y la no discriminación nos conviene a todos. Juntos, sociedad civil, sector privado y gobierno podemos avanzar en esta agenda de diversidad e inclusión. Aprovecho para agradecer la confianza y compromiso de los socios de Fundación para la Diversidad que nos permiten llevar el mensaje a favor de la diversidad e inclusión a todo el territorio nacional: Alares, Allianz, AXA, Bankinter, Bankia, BASF, BD, Boehringer Ingelheim, British Council, Caixabank, Hospital Plató, Iberdrola, Clarios, JTI, Nationale-Nederlanden, Leroy Merlin, Lilly, Orange, Sacyr y Provital.
  6. Apostar por un sistema de cuidado real. Es importante retomar la Ley de Dependencia. Sobra decir que todas las personas necesitamos cuidados en diversos momentos de nuestras vidas y esto no puede seguir recayendo en las mujeres y familias. ¡Es el momento!
  7. Apostar por la conciliación con corresponsabilidad. Las experiencias de teletrabajo y flexibilidad durante la crisis del COVID-19 nos han abierto la opción de disponer de servicios accesibles para todos de asistencia personal y doméstica, teletrabajar y así poder conciliar mejor. Es verdad que estamos en una situación de excepción con los hijos en casa, lo que hace el teletrabajo relativo. Aun así, estoy convencida de que es un comienzo para avanzar hacia una mayor conciliación entre vida laboral y profesional para hombres y mujeres. Es hora de dar paso a un estilo de liderazgo más moderno, horizontal y valiente, donde el talento del empleado/a esté en el centro y no el “presencialismo”.
  8. Tiempo de calidad. Esta crisis para bien y para mal nos permite estar más tiempo con nuestra familia, escuchar y ser escuchados. Siempre pensé que el tiempo de calidad estaba infravalorado. En este mundo donde todo pasa tan rápido, hacer una pausa nos permitirá reflexionar en relación a nuestras prioridades y valores.

¡SIGAMOS APLAUDIENDO DESDE NUESTRAS CASAS!

Unidos en la Adversidad y en la Diversidad.

Un abrazo,

Sonia Rio

Fundación Alares se une a la RUTA #YoTrabajoPositivo contra la discriminación laboral por VIH

Desde Fundación Alares participamos un año más en la campaña #YoTrabajoPositivo, impulsada por la organización social Trabajando en Positivo, con el fin de visibilizar nuestro compromiso con la igualdad de oportunidades y la no discriminación de las personas con VIH en el lugar de trabajo.

Queremos manifestar que el VIH no es un impedimento para el ingreso, permanencia o promoción de cualquier persona en Fundación Alares.

La campaña, que se ha diseñado en forma de RUTA, lleva recorriendo empresas, sindicatos, organizaciones civiles y organismos públicos desde el 15 de octubre y lo hará hasta el 1 de diciembre, Día Mundial del Sida.

La campaña #YoTrabajoPositivo 2019 centrada en jóvenes con VIH

Xiana Albor, bióloga; Antonio Serrano, enfermero; Brenda, cocinera; Emir, técnico químico son algunos de los protagonistas jóvenes que prestan su imagen para difundir un mensaje claro: el lugar de trabajo no es una vía de transmisión del VIH. Con su participación pretenden que la información cruce fronteras, derribe prejuicios y cambie leyes discriminatorias para lograr que las personas con el VIH tengan acceso a un trabajo digno que es imprescindible para el desarrollo humano y económico de cualquier sociedad.

Antonio Serrano, de la organización VIHsibles de Murcia, indicó durante la presentación que la información es poder. “Creo que una persona con VIH empoderada, más la información que podamos dar a compañeros de trabajo y a quienes dirigen las empresas, puede contribuir a entender que el entorno del trabajo no es una vía de transmisión del VIH”, afirmó Antonio.

Por su parte, la bióloga Xiana Albiol expresó que ante la desinformación sobre el VIH decidió ser visible y colaborar activamente con la divulgación de información sobre el VIH, contribuyendo así a erradicar el estigma social. “No quiero ser visible para revelar mi vida privada, sino para recordar que cualquier persona puede llegar a tener VIH. A parte de que las mujeres no tenemos referentes”, explicó Xiana, quien también coordina la sede de Imagina Más en Santiago de Compostela.

Los avances médicos en torno al tratamiento del VIH han permitido notables mejoras en el estado de salud y en la esperanza de vida de las personas con el VIH, siendo actualmente similar a la de la población general. Además, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), no existe riesgo de transmisión del VIH en el lugar de trabajo.

Por lo anterior, Julio Gómez, director de Trabajando en Positivo, comenta que “vivir con VIH no debe ser un impedimento para que las personas con el VIH puedan realizar cualquier ocupación y tener una vida profesional igual que cualquier otra”. Por ello, “es imprescindible realizar campañas informativas, al igual que incidir para que las leyes vayan acordes a la evidencia científica”, dijo Julio.

“La campaña, como otros años, espera tener una fuerte presencia en las redes sociales, desde donde se invita a las personas a interactuar e implicarse mostrando su apoyo con fotografías y carteles acompañadas con el hashtag #YoTrabajoPositivo”, indicó Belinda Hernández, responsable de la RUTA #YoTrabajoPositivo.

Para la presentación de la campaña se realizó el conversatorio “Dos generaciones opinan sobre el impacto del VIH en el ámbito del trabajo” en el que participaron, además, Ramón Linaza y Mar Linares, dos activistas del VIH que tienen más de 50 años. “Si bien se ha mejorado la esperanza de vida de las personas con VIH, no debemos olvidar la historia y recordar que quienes hemos vivido más años con la infección hemos sobrevivido a base de medicamentos que en su momento fueron muy tóxicos y nos causaron efectos secundarios importantes”, indicó Mar Linares de SuperVIHvents.

Los impulsores de la campaña #YoTrabajoPositivo animan a todos los agentes implicados en la respuesta al VIH a que se sumen para contribuir a erradicar la discriminación. Toda la información sobre cómo participar y mostrar su apoyo por la no discriminación por VIH en el trabajo se encuentra en www.yotrabajopositivo.org.

Vídeos de la campaña

Europa contra la discriminación

En conformidad con el artículo 7 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948): “Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.”

Este principio cada vez es más respetado por las empresas, las personas y la sociedad en general. Y Europa lo tiene claro: todos somos iguales sin importar la raza, la edad, el sexo, el país de procedencia, la ideología, la situación económica…

Las encuestas muestran que aproximadamente uno de cada ocho europeos se considera parte de un grupo en riesgo de exclusión. La discriminación, los ataques contra las minorías y el discurso de odio, lamentablemente, siguen siendo una realidad cotidiana en la Unión Europea.

A lo largo de los años, la UE ha promulgado numerosas leyes. A través de las mismas, prohíbe la discriminación en el lugar de trabajo por motivos de edad, sexo, discapacidad, origen étnico o racial, religión o creencias u orientación sexual.

Esto quiere decir que debe haber igualdad de trato en la contratación, las condiciones de trabajo, la promoción, el pago, el acceso a la formación profesional, las pensiones profesionales y el despido. Además, las personas con discapacidad pueden solicitar las ayudas que necesiten para trabajar en un lugar cómodo, seguro y adaptado.

A pesar de que esto es una realidad, muchas personas no conocen sus derechos y la protección que ofrece la legislación, sufriendo discriminación en el mercado laboral.

Por este motivo, la Comisión Europea ha decidido actuar. Este mes ha comenzado su campaña «The EU helps fight discrimination at work«, la cual fue presentada en el meeting de Bruselas celebrado los días 16 y 17 de mayo.

Esta campaña trata de proteger los derechos humanos a través de valores esenciales como la igualdad, la diversidad o la no discriminación.

A través de la misma, la UE llevará a cabo varios talleres de sensibilización en los Estados miembros para todos los empleadores.

También se publicará un manual para presentar estas prácticas y casos de éxito sobre la inclusión de las personas con discapacidad en el mercado laboral.

#EUvsDiscrimination

Jornada la apuesta por la innovación, la gestión de la diversidad

Jornada Gestión de la diversidad y firma del Charter de la Diversidad – Madrid

Fundación Diversidad organiza una nueva jornada, donde a través de una ponencia marco se ahondará en como como la correcta gestión del talento senior en las organizaciones es un valor potenciador en la productividad empresarial.

A su vez, diferentes entidades reafirmarán su compromiso con el Charter de la Diversidad y haremos entrega de los Certificados y Sellos Alares ESR.

Ya son 832 las empresas que se han adherido al Charter de la Diversidad en nuestro país.

El Charter de Diversidad es una carta/ código de compromiso que firman con carácter voluntario las empresas e instituciones de un mismo país, independientemente de su tamaño, para fomentar su compromiso hacia:

Principios fundamentales de igualdad.

Comportamiento de respeto al derecho de la inclusión de todas las personas independientemente de sus perfiles diversos, en el entorno laboral y en la sociedad.

Reconocimiento de los beneficios que brinda la inclusión de la diversidad cultural, demográfica  y social en su organización.

Implementación de políticas concretas para favorecer un entorno laboral libre de prejuicios en materia de empleo, formación y promoción.

Fomento de programas de no-discriminación hacia grupos desfavorecidos

GRATUITO, ya que todas las empresas pueden manifestar su compromiso con los principios del Charter sin coste alguno, COMPROMETIDO, con la necesidad de extender este mensaje a todo el entorno de la empresa – empleados, clientes, proveedores – para fomentar una comunidad que comparte los mismos principios y por tanto potencia la calidad de vida y de trabajo de las personas y sus organizaciones

Inscripción online

 

Fundación Diversidad participa en el IV Encuentro de Empresas Responsables con el VIH y el sida en España.

Fundación Diversidad IV Encuentro Empresas Responsables VIH. El pasado 1 de marzo, Día para la Cero Discriminación promovido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Trabajando en Positivo celebró su IV Encuentro de Empresas Responsables con el VIH y el Sida en España, un evento anual que visibiliza la labor de las empresas y su compromiso con la inclusión de las personas con VIH en el trabajo.

Fundación Diversidad fue invitada a participar  en la mesa titulada “Salud y Diversidad: dos áreas para la mejora de la eficiencia empresarial y la sostenibilidad social en materia de igualdad y no discriminación.

Alejandra Vázquez, Coordinadora de Proyectos de Fundación Diversidad, resaltó durante su intervención la importancia que posee sumarse a la iniciativa del Charter de la Diversidad, ya que las organizaciones que se suman a esta iniciativa se comprometen a defender los principios del Charter y crear entornos de trabajo inclusivos y libres de prejuicios, donde con independencia de: género, orientación sexual, raza, nacionalidad, procedencia étnica, religión, creencias, edad, discapacidad, etc,  las diferencias de cada empleado no solo se respeten sino se celebren. Asimismo, resaltó la importancia de como la diversidad potencia la creatividad,  y como la creatividad es un factor vital para potenciar la oportunidad de generar nuevas ideas, y crear así  mayor innovación en el ámbito empresarial.

Durante el acto inaugural se contó con el importante apoyo de las dos patronales empresariales por parte de CEPYME y CEOE.

Asimismo, durante el encuentro, estuvieron representantes de compañías como El Corte Inglés, Grupo SIFU, ISS Facility Services, MSD o VIIV Healthcare, que compartieron sus experiencias para favorecer la inclusión de las personas con VIH en el ámbito del trabajo.

Julio Gómez, director de Trabajando en Positivo,  resaltó como en España las personas con VIH continúan experimentando situaciones en las que se vulneran sus derechos laborales y que van desde la dificultad para acceder al mercado laboral, hasta despidos improcedentes a causa del estigma asociado a la enfermedad.

Por su parte, Joaquín Nieto, director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en España puntualizó que “la no discriminación en el empleo y la igualdad de oportunidades es la base de la justicia social”.

Además, Begoña Rodríguez Ortiz de Salazar, del Plan Nacional sobre el Sida del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, instó a las empresas a continuar formando y sensibilizando a los trabajadores/as para prevenir situaciones de discriminación a través de la información y de programas como el que impulsa Trabajando en Positivo, junto a las 16 organizaciones civiles que la integran de toda España.

Ampliado Plazo de candidaturas

img_diversidad

III Premios Internacionales a la Gestión de la Diversidad humana en la empresa y su Inclusión Laboral

Ampliado Plazo de Candidaturas hasta el 15 de septiembre

Por tercer año consecutivo,  Fundación Diversidad, convoca los III Premios Internacionales a la Gestión de la Diversidad humana en la Empresa y su Inclusión Laboral.

Estos premios tienen como objeto valorar las iniciativas que recojan modelos de gestión de la diversidad que apuesten por la integración, la igualdad de oportunidades para todos los empleados/as y la sostenibilidad, y será requisito indispensable ser firmante del Charter de la Diversidad.

A través de 3 categorías, se reconocerá la mejor práctica de una Pyme, de una gran empresa y de una empresa de otro país de la UE.

Para participar en estos premios es necesario elaborar una memoria en la que se pueden incluir políticas y objetivos desarrollados, su conexión con el plan estratégico de la organización, el equipo de gestión de las políticas de Diversidad, los colectivos con y para los que se trabaja, y las medidas de evaluación, resultados e impactos.

Los galardonados, que se darán a conocer en el transcurso de la Gala que se celebrará en acto público, el próximo mes de octubre, recibirán una mención honorífica con el distintivo de los III Premios Internacionales a la Gestión de la Diversidad Humana en la Empresa y su Inclusión Laboral.


Pinche aquí para acceder a las Bases de Candidaturas

Pinche aquí para el Alta de Candidaturas

II Reconocimientos Nacionales en Gestión de la Diversidad Empresarial

II Reconocimientos Nacionales en Gestión de la Diversidad Empresarial.

Por segundo año consecutivo en Fundación Diversidad, convocamos los II Reconocimientos Nacionales en Gestión de la Diversidad Empresarial.

Estos reconocimientos tienen como objeto valorar las iniciativas que recojan modelos de gestión de la diversidad que apuesten por la integración, la igualdad de oportunidades para todos los empleados/as y la sostenibilidad y será requisito indispensable ser firmante del Charter de la Diversidad.

A través de 3 categorías, se reconocerá la mejor práctica de una Pyme, de una gran empresa y de una empresa de otro país de la UE.

Para participar en estos reconocimientos es necesario elaborar una memoria en la que se pueden incluir políticas y objetivos desarrollados, su conexión con el plan estratégico de la organización, el equipo de gestión de las políticas de Diversidad, los colectivos con y para los que se trabaja, las medidas de evaluación y resultados e impactos.

Bases de Candidaturas

Alta de Candidaturas

II Reconocimientos

 

 

 

LA DIVERSIDAD ES UNA TAREA DE TODOS

Día europeo de la Diversidad

España ha celebrado por segundo año el Día Europeo de la Diversidad con una jornada organizada por Fundación Diversidad, junto a la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad.

Fundación Diversidad y la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, han celebrado por segundo año consecutivo el Día Europeo de la Diversidad, una jornada que se ha desarrollado este miércoles, día 11 de junio, , y que ha contado con diferentes expertos en materia de Diversidad.

Raquel Santamaría, Directora de Fundación Diversidad, ha sido la encargada de abrir el acto junto con Ignacio Sola, Subdirector General para la Igualdad de Trato y la No Discriminación Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad quienes han puesto de relieve la importancia de celebrar este día y el valor de la diversidad como elemento vital para el desarrollo social y económico.

Leer más…