Este año cumplirás tus propósitos

La mayoría de las personas definen sus propósitos cuando comienza el año. Es una práctica muy habitual que no siempre da los resultados esperados; sin ir más lejos, solo el 12% consigue sus objetivos según el estudio “New Year’s Resolution Project” del psicólogo británico Richard Wiseman.

Lo que se busca al cambiar de año es mejorar nuestra vida; de una forma o de otra pretendemos luchar por ser mejores y más felices. Cambiar hábitos conlleva esfuerzo y dedicación, pero cuando se consigue, realmente merece la pena.

Algunas de las metas más comunes son: hacer dieta, ir al gimnasio, viajar más, ahorrar, comer sano, implicarse en voluntariados, visitar más a la familia o aprender idiomas.

¿Cuáles son las claves del éxito para que tus propósitos de año nuevo se cumplan?

  • Hacer un listado. Dedicar tiempo a pensar en qué queremos mejorar y tener claro qué queremos conseguir. Es imprescindible que escribamos solo aquello por lo que realmente vamos a luchar.
  • Deben ser alcanzables, medibles y realistas. Hay que ser coherentes con nuestros propios recursos y posibilidades, sabiendo en todo momento hasta donde podremos esforzarnos para conseguirlo. De nada sirve escribir muchos si no estamos interesados en la mitad de ellos, ya que podremos frustrarnos y abandonarlos todos.
  • Tener un plan de acción diseñado para cada objetivo. Hacer un calendario y saber cuándo y cómo vamos a conseguir cada uno de ellos. Además, establecer premios cada cierto tiempo a modo de recompensa. 
  • Empezar desde el mes de enero. Se puede comenzar dando pequeños pasos y poco a poco proponer metas más altas. Los principios siempre son duros.
  • Y, lo más importante, debemos tener fuerza de voluntad. Si no se pone empeño, será muy complicado que logremos lo que nos proponemos.

Busca ayuda si lo necesitas

No es fácil proponerse metas, pero es probable que con esfuerzo, ganas y dedicación consigamos cumplirlas. En ocasiones sucede que queremos lograrlas, pero por falta de tiempo necesitamos que alguien nos ayude con algunas tareas. ¿Te imaginas que alguien plancha tus camisas mientras estás en el gimnasio? ¿Quieres saber a qué alimentos eres intolerante para definir tu dieta? ¿Te gustaría salir a cenar y dejar a tus hijos en las mejores manos? Descubre todos los servicios en la Tienda Alares y haz realidad tus propósitos en 2019.

Septiembre, me gustas

septiembre1

El respiro que necesitas en tu día a día

Te ayudamos con tus nuevos objetivos: ¿Clases de Inglés? ¿Pilates? ¿Yoga? ¿Actividades extraescolares para tus hijos? miAsistente se encarga de buscar por ti todo lo que necesites.

¿Te cambias de casa? ¿Tienes dudas con el contrato de compraventa? ¿O con el de alquiler?

Con las consultas telefónicas a abogados resuelve las mismas al instante.

¡No te agobies con las cosas de la casa! Deja en manos de nuestros profesionales tu hogar. Con el servicio de Planchado y Limpieza tendrás a punto la ropa de la semana y la casa atendida.

Algunas de las cosas que también podemos hacer por ti

Si tienes un perro pequeño que necesita una atención especial y no tienes todo el tiempo que te gustaría para proporcionársela, si buscas un buen cuidador de perros, o cualquier otra mascota que tengas, en Alares cuidamos de ellas con el mismo mimo y cariño que si las cuidaras tú mismo/a.

Si necesitas alguna reparación pequeña en tu hogar, como colgar un cuadro o una lámpara, arreglar un enchufe, montar y colocar un mueble tipo Ikea, ayuda en una mudanza, empaquetar…El Manitas de Alares se ocupa de solucionar cualquier reparación en casa, sin tener que contratar a un especialista en decoración y reformas.

Si necesitas cuidados en tu propia casa, con el servicio de enfermería a domicilio lo tienes muy fácil. En caso de ser un servicio para la administración de medicación vía inyectable, deberás disponer de la medicación y la receta o informe médico en el que se indique que la misma está recomendada por tu médico.

Todos estos, y muchos más servicios que te van a facilitar tu día a día, los encontrarás en la Tienda Alares.

¡Porque nos gusta verte feliz!