Algunas claves para fidelizar a los clientes

Los clientes son fundamentales en la estrategia de cualquier empresa. Tan importante o más que conseguir clientes nuevos resulta el hecho de fidelizarlos. Un cliente fiel es un aliado y hablará de nosotros siempre de manera positiva y mirando por nuestro beneficio. Pero para conseguir su fidelidad, a los clientes hay que cuidarlos.

A continuación, te mostramos algunas claves para que puedas ponerlas en práctica y así tener más probabilidades de alcanzar el éxito:

Calidad

El producto o servicio que ofrecemos debe tener altos estándares de calidad. Esto es lo más importante para que el cliente quiera adquirirlo y, posteriormente, repetir la compra. Además, debe cubrir sus necesidades, gustos y preferencias. Si estos requisitos no se cumplen, es probable que se interese por lo que ofrece la competencia.

Valor añadido

El precio no es la única motivación de los productos y servicios. Hay que ser conscientes de que ofrecer el precio más bajo no es sinónimo ni de poca calidad ni de fidelización. Es necesario que lo que ofrecemos tenga valor añadido ajustándose a las necesidades de cada cliente. Para ello, hay que dotar a los productos y servicios de variables emocionales que los hagan competitivos.

Detectar las necesidades

Las razones que ayudan a que un cliente se mantenga en nuestra compañía son la mejora del servicio prestado y la empatía. Si actuamos de manera proactiva, detectamos las necesidades del cliente y las cubrimos antes de que él nos los diga, esto se traducirá en una mejora de expectativas por su parte. Lo ideal es adelantarnos a lo que quiere y ofrecerle todo lo que busca.

Engagement

El cliente tiene muchas opciones donde escoger. Hay gran cantidad de competidores que ofrecen productos y servicios que satisfacen las mismas necesidades. A veces, basta con una llamada telefónica de otra empresa para despertar el interés de nuestros clientes y sensibilizar sus emociones, afectando así a su fidelización hacia nosotros. La clave está en buscar una relación cercana con ellos, ya que cuanto más fiel es un cliente más difícil le resultará a la competencia persuadirlo.

El cliente, el mejor portavoz de tu marca

Fidelizar sirve también para lograr que tu marca tenga los mejores portavoces: tus clientes. La mejora de expectativas, a la que hacíamos referencia en el punto 3, es el elemento clave para que el consumidor además de mantenerse con nosotros, pase a la acción y defienda una marca. No hay nada mejor para una marca que un cliente fiel hable sobre ella, la comparta, la recomiende a sus amigos, o la viralice a través de las redes sociales. Esta publicidad de contenido es la más importante ya que contiene la experiencia y sentimientos del consumidor hacia nosotros como marca. Además, los consumidores confían más en las opiniones de otros consumidores que han probado el producto o servicio que en las propias marcas.

La importancia del servicio post-venta

Un cliente satisfecho no se genera antes de la venta, sino después.  El servicio de post-venta es una oportunidad para conocer la experiencia del cliente con el producto, para saber si le gusta, si lo recomendaría…etc. También podremos aprender de nuestros errores para mejorar en el futuro. Es vital que este servicio escuche al cliente y esté a su disposición ante cualquier problema o duda que le pueda surgir. Si el cliente se siente cuidado, siempre será mucho más difícil que decida irse a la competencia.

Como vemos, es muy importante que las empresas fidelicen a sus clientes. ¿Y si, además de al cliente, fidelizamos a sus familiares? En Alares creamos planes de fidelización diseñados a medida de lo que cada organización necesite. Cuenta con nosotros siempre que lo necesites.

Las actividades complementarias a los planes de conciliación aumentan un 50 % en el último año

actividades planes de conciliación

Las actividades complementarias a los planes de conciliación aumentan un 50 % en el último año

Escuchar las demandas de los clientes, entender lo que necesitan y empatizar con ellos, es la clave para ofrecer un servicio de calidad.

En Alares somos conscientes de la importancia de estar a su lado en todo momento. Desde nuestro departamento de postventa, ofrecemos un apoyo constante y personalizado a todos nuestros clientes. En menos de 24 horas laborales, se atiende cualquier necesidad que demande nuestro cliente, logrando así la satisfacción plena de los mismos.

La relación entre partners que el Departamento de Postventa mantiene con los clientes, es la clave para desarrollar acciones pensadas en exclusiva para cada situación, y siempre con el objetivo común: llegar al corazón de los usuarios cuidando de ellos y sus familias.

Un ejemplo son las actividades complementarias a los servicios de los Planes de Conciliación, que el Departamento Postventa gestiona, que se han incrementado en un 50% en el último año. Talleres para niños, ponencias sobre alimentación, salud y deporte, charlas y ejercicios prácticos relacionados con el bienestar emocional, etc. Todo ello, desarrollado en conjunto con el cliente para dar una mayor dimensión a los programas, y de acuerdo a sus situaciones.

¿Te ayudamos?

Nuestro compromiso es mimarte, cuidarte y empatizar contigo

vinculo_emocional

Cuando hablamos de fidelizar a un cliente, hablamos de la necesidad de crear expectativas y generar emociones mediante experiencias. Hay que llegar a la parte más humana.

No hay mayor satisfacción para una empresa que ver como sus clientes están contentos y se sienten satisfechos con los servicios que reciben. Prestar ayuda inmediata, resolver problemas, atender sus necesidades de manera individualizada, y sentir la responsabilidad de que el cliente en cuestión recibe el servicio de manera totalmente satisfactoria, es la clave del éxito. Un éxito que se traduce en cuidar día a día al cliente, sorprenderlo y mimarlo, y adaptar el servicio en sí, a sus particularidades, para que se sienta cómodo.

Tanto de la relación con todas las empresas clientes, hasta el arranque e implementación, pasando por la parte operativa, se encarga el servicio de Postventa, siendo este una pieza clave en cualquier relación comercial. Este servicio tiene superar las expectativas del cliente, con un servicio excelente y cuidado, generando un valor superior al que ofrece la competencia. Se trata de que los clientes no consuman, sino que disfruten. De nada sirve que ofrezcamos el mejor producto o servicio si este no se puede sentir. La clave está en que los servicios y productos que ofrecemos estén en consonancia con el ADN de la empresa.

¿Y esto cómo se consigue? Cuidando a las personas y llegando a sus emociones, ya que  el factor emocional es  el encargado de impactar los sentidos del consumidor.

Ofrecer un producto o servicio con unas prestaciones maravillosas, no es garantía de éxito ni suficiente para ningún cliente. Una experiencia emocional positiva, sí.

Por eso, es muy importante empatizar con el cliente y manejar sus emociones, ya que son estas las que siempre motivan a hacer una acción.

Comunicarnos de manera continuada con los clientes, cuidarles, comprometernos a ofrecer lo que esperan, superar sus expectativas, empatizar con ellos, y ofrecer ayuda para resolver cualquier problema. En definitiva se trata de que cuidemos de sus emociones y así lo hacemos.

¿Quieres que te cuidemos?