¿Por qué Eurovisión es un buen ejemplo de diversidad e inclusión?

Eurovisión siempre ha sido un homenaje a la libertad, la diversidad y la inclusión. El mes de mayo ha estado muy unido al “Mes de Europa”. No solo por el día del continente que celebramos el 9 de mayo, sino por la cita ineludible de dicho festival de la música, que es algo que no tiene fronteras y nos une a todos. Pero ahora también estará vinculado al Mes Europeo de la Diversidad; lo cual nos vuelve a unir por un fin común. Por este motivo, desde el #BlogAlares un repaso por los momentos más diversos e inclusivos de la música europea. Esas canciones y letras que nos hacen sentirnos orgullos de vivir en el continente que vivimos.

1983: Remedios Amaya

En 1983 actuó descalza y representó a España con “¿Quién maneja mi barca?” Lamentablemente, la canción terminó en última posición con cero puntos, empatada con Turquía. Fue la votación que más dolió a España. Sin embargo, Remedios Amaya fue la primera mujer de etnia gitana que acudió al festival. Y, por eso, nosotros le damos “12 points”.

1990: Azúcar Moreno

Con mejor posición (quinta) quedaron en 1990 las Azúcar Moreno. Encarna Salazar y Toñi Salazar representaron a España en el Festival de Eurovisión en Zagreb (actual Croacia) con el tema “Bandido”. Este dúo musical también es un símbolo de empoderamiento femenino y del valor de “volver a empezar”. Nadie se ha dado la vuelta en un escenario tan bien.

2002: Rosa López

Quizás “Europe’s living a celebration” no fuera la letra con más calado de Eurovisión, pero Rosa López merece estar en estos rankings y más. Ella nos hizo recuperar el sentimiento europeísta y puso de nuevo en el foco el festival de la canción. Rosa López y su triunfo también nos enseñaron sobre la importancia de autocuidarse, aceptarse a uno mismo y tener una actitud positiva ante nuestro aspecto físico.

2013: Krista Seigfrieds

Quizás no recordemos su canción, pero sí su importante gesto a favor del matrimonio igualitario. La representante finlandesa Krista Seigfrieds se besó con una de sus bailarinas al final de su actuación. 100 millones de europeos escucharon la canción “Marry Me”. Aunque se pensó que era un llamamiento contra los países homófobos, lo cierto es que era una reivindicación hacia el propio país escandinavo. Hasta 2017 no se aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo en Finlandia.

2014: Conchita Wurst

Y de volver a empezar a resurgir como el ave fénix. Conchita Wurst  nos dejó a todos con la boca abierta con «Rise Like a Phoenix». Se convirtió en la cantante europea del momento y en uno de los mayores iconos de la Comunidad LGBTI. Un canto a la libertad para que cada uno sea lo que quiera ser.

2017: Salvador Sobral

En 2017 la sensibilidad de Salvador Sobral ponía fin a las etiquetas heteronormativas con el tema “Amar pelos dois”. El cantante, con una enfermedad en el corazón, también nos concienció con su imagen sobre la importancia de la donación de trasplantes y la salud.

2021: La voz de la mujer

La actual edición del Festival de Eurovisión terminará de consolidar la plataforma de reivindicación de temas sociales, donde la voz de la mujer tendrá un especial protagonismo. En este caso, será Manizha, la representante feminista de Rusia en Eurovisión 2021, la que abanderará un himno al despertar de la mujer.

Pero en España, el tema de la mujer ha tomado un protagonismo especial con Voilà, de la francesa Barbara Pravi, con la emisión de la serie documental “Rocío, contar la verdad para seguir viva, además de  ‘Tout l’Univers’ del cantante suizo Gjon’s Tears.

Pero nosotros vamos a quedarnos con Blas Cantó, el representante de España. No solo por abrazar la diversidad, sino por hacerlo con arte y su música.