‘Ilumina una vida’ de Alares anuncia su vuelta

El programa ‘Ilumina una vida’ de Alares atiende más de 15.000 llamadas de personas mayores que viven solas

Alares y Fundación Alares han anunciado la vuelta al acompañamiento presencial con el programa “Ilumina una vida” en Madrid. Tras más de un año de seguimiento telemático, la campaña se complementará ahora con visitas presenciales entre voluntarios y personas mayores que se encuentran en situación de soledad.

Para la vuelta a la “Nueva Normalidad”, Alares y Fundación Alares siguen las recomendaciones de la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid sobre “cómo retomar la acción voluntaria”. Estos se basan en unos protocolos, medidas de higiene, medidas de seguridad y atención específica a personas y ámbitos más vulnerables.

Además, se indican unas recomendaciones de camino a la actividad, al entrar en la actividad, en el puesto de acción voluntaria, en el descanso, al salir de la actividad y si aparecen síntomas en el transcurso de la misma.

Junto a estas pautas, las medidas generales de voluntariado también requieren un seguro de accidentes y responsabilidad civil, una declaración responsable, acuerdos de incorporación de la entidad con la persona voluntaria y formación básica y especializada a la persona voluntaria.

Por otro lado, desde Alares y Fundación Alares facilitan a las personas voluntarias mascarillas y se hace un seguimiento personalizado semanalmente con las personas voluntarias y las personas usuarias del servicio. 

En este año de pandemia, Alares ha atendido más de 16.000 llamadas de personas mayores en toda España que se encontraban en situación de soledad desde la puesta en marcha del servicio. El teléfono gratuito y anónimo al que pueden llamar para solicitar acompañamiento presencial (de momento solo en Madrid) o telefónico (desde toda España) es el 900 877 037.

El programa ‘Ilumina una vida’ de Alares atiende más de 15.000 llamadas de personas mayores que viven solas

El programa ‘Ilumina una vida’ de Alares atiende más de 15.000 llamadas de personas mayores que viven solas

El programa “Ilumina una vida” de Alares ha atendido más de 15.000 llamadas de personas mayores que se encontraban en situación de soledad desde la puesta en marcha del servicio. La iniciativa, que antes de la pandemia también hacía acompañamiento presencial, cumple un año con el lanzamiento del teléfono gratuito y anónimo 900 877 037 para ayudar a aquellas personas solas desde el primer Estado de Alarma de marzo de 2020. Este servicio continuará en 2021 para seguir potenciando los beneficios de la escucha activa en personas mayores y paliar los efectos de las secuelas psicológicas de la pandemia.

No es fácil reconocer que se necesita compañía. Por eso, muchas de las personas que solicitan el servicio lo hacen desde el anonimato. Un perfil que tiene unos rasgos propios: Mujer, de entre 70-84 años de edad, que vive sola y tiene escasas redes familiares cercanas. En total, más de 5 millones de personas viven solas y el 49% de las personas con más de 85 años recibe solo una o ninguna visita al mes.

Balance de un año marcado por el aislamiento

Esta situación empeoró con el inicio de la pandemia. En los meses de marzo y abril de 2020 las llamadas aumentaban un 15 % cada semana. En la actualidad, el programa se ha consolidado como un servicio de escucha activa a las personas mayores en soledad, donde el 28 % de las llamadas recibidas son de personas que utilizan el servicio más de 2 veces a la semana. La mayoría de las consultas provienen, por este orden, de la Comunidad de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha y Asturias. El funcionamiento es muy sencillo: los usuarios pueden llamar las 24 horas del día al 900 877 037 y se les pone en contacto con un voluntario.

Un teléfono atendido por voluntarios, expertos sociales y psicólogos

Un total de 2.000 personas, entre particulares, empresas y ONG, han contactado directamente con la Fundación Alares, una iniciativa impulsada por Alares, para ofrecerse como voluntarios. Para colaborar pueden darse de alta como voluntarios en el siguiente formulario online. Pero además de personas voluntarias, el programa también cuenta con una red de profesionales para garantizar la calidad del servicio.

El objetivo del programa ‘Ilumina una vida’ es combatir la soledad de las personas mayores que acelera el deterioro cognitivo derivado del aislamiento social”, ha afirmado Mar Aguilera, Directora de la Fundación Alares. “Antes de la pandemia, el servicio era presencial, pero a raíz del Estado de Alarma del mes de marzo de 2020 decidimos convertirlo en 100% telemático. Ahora, nuestro reto es seguir practicando los beneficios de la escucha activa en la nueva ola que es la de la mala salud mental a causa de factores como la soledad o inestabilidad emocional”, ha explicado.

Las 10 localidades con más voluntarios inscritos son: Madrid, Barcelona, Alicante, Asturias, Málaga, A Coruña, Ávila, Almería, Alicante y Cantabria.

Su historia, nuestra historia

Ilumina Una Vida

Ilumina Una Vida

Estoy convencida y comparto aquella frase que el gran José Saramago publicó en vida “Si el mundo alguna vez consigue ser mejor, solo habrá sido por nosotros y con nosotros”, y es esa frase y no otra, la que me ayuda a comprender día a día que, como parte de la sociedad, cada uno de nosotros tenemos la obligación de dar lo mejor que llevamos dentro.

Cuando el Programa Ilumina una vida nació, sentí como Saramago volvía a tomar protagonismo. En una sociedad en la que nuestras personas mayores son nuestro pasado, la base de la experiencia y nuestra fuente de sabiduría, no nos debe ser posible mirar a otro lado cuando comprobamos que la soledad se está colando sin preguntar en sus vidas, en sus hogares, en sus pensamientos y que asume el papel protagonista de sus historias, esas historias que de pequeños a todos tanto nos ha gustado escuchar y que a día de hoy, a muchos de nosotros todavía nos mantienen fascinados.

Ilumina una vida consigue eso, cerrar la puerta de entrada a la soledad y seguir dando vida a todas aquellas vivencias que nuestras personas mayores llevan dentro.

No es posible describir con palabras todo aquello que las personas voluntarias nos transmiten a cerca de sus experiencias al llegar al domicilio de nuestras personas usuarias, o al descolgar el teléfono para compartir un rato de conversación, no es posible describir con palabras el agradecimiento de las familias al comprobar como sus seres queridos comparten con ellos los sentimientos generados a partir de los ratos inolvidables que las personas voluntarias les regalan cada semana, no es posible describir cómo me siento como profesional al comprobar que nuestros esfuerzos merecen la pena a diario, pero todo ello me hace saber que sin duda alguna, ilumina una Vida ha nacido por un motivo y para cumplir unos objetivos de los que todos debemos ser partícipes.

Ilumina una vida es esa gran familia que abarca distintas generaciones, es esa gran oportunidad que crece ante la situación sociosanitaria adversa que vivimos, es ese gran reto del que todos somos parte. Ilumina una vida es esa historia reciente que a tantos nos gustaría, nuestros mayores incluyeran en uno de los capítulos de esos apasionantes libros titulados vida, y de los que ellos han sido, son y serán siempre, los verdaderos protagonistas.

Si quieres conocer más sobre el Programa Ilumina una vida puedes hacerlo aquí

María Fernández Blázquez

Técnica del Programa Ilumina una vida

Voluntaria del programa Ilumina una vida

Gracias a nuestro programa Ilumina una vida, hemos podido conocer a personas que han dedicado su tiempo para ayudar a los demás. Hemos contado con numerosos voluntarios que han atendido el teléfono gratuito que pusimos en marcha cuando comenzó el Estado de Alarma.

Han compartido con nosotros su testimonio y como gracias al programa Ilumina una vida, su vida se ha llenado más de vida. Os dejamos el relato de Rocío, una mujer que quiso ayudar y a la vez se ha llenado de historias de superación, sintiendo que su vida brillaba todavía un poco más.

Cuando comenzó la pandemia y la cuarentena sentí una tremenda necesidad de poder ayudar en algo desde casa, ya que era la única manera en que podía por las circunstancias. Pensé en la gente sola y mayor y en cómo poder aportarles un poco de alegría y compañía.

A través de asuntos sociales del pueblo en el que vivo me facilitaron el teléfono de Alares y tuve la suerte de entrar en su programa de acompañamiento telefónico a través de Ilumina una vida.  Compartir charla y escucha activa en un momento vital donde todo ha sido tan confuso, triste y terrible para la mayoría de la gente, creo que llegó a ser tan necesario para mí como para la persona del otro lado del teléfono.

Solo se me ocurre agradecer a estas personas anónimas que compartieran su tristeza, incertidumbre, miedo, pensamientos y experiencia personal. Conocer o intuir algo de los demás te hace aprender de ellos, pero también te acerca a tu propia intimidad y a la reflexión personal. Sentir la dura realidad de algunas mujeres con las que pude hablar me hizo estar agradecida a la vida que tengo y a mis propios recursos y a la vez valorar profundamente los sentimientos ajenos.

Agradecida a Alares por el trato recibido en todo momento, su implicación honesta con las necesidades de estas personas y el seguimiento que han hecho de cada caso. Cualquier persona mayor que se encuentre aislada por coronavirus y se encuentre en situación de soledad, puede llamar al 900 877 037 – gratuito y anónimo

Si eres una persona comprometida y quieres ayudar a mejorar la calidad de vida de los mayores, que son nuestra historia viva, ILUMINA UNA VIDA es tu programa de voluntariado


Rocío Royo Durán
Gestora cultural

Campofrío apoya el programa Ilumina una vida

Entrevista a José Antonio Ortuño, Director de RSE de Campofrío

¿Por qué habéis decidido apoyar el programa Ilumina una Vida de Fundación Alares?

El confinamiento creado por la crisis del coronavirus ha incrementado la soledad y el aislamiento de muchas personas, pero esta situación ha sido especialmente dura para la tercera edad. Campofrío es una marca familiar y, desde 2019, una gran parte de nuestras actuaciones sociales en España se estructuran en torno a la estrategia @Mayores, situando a la tercera edad en el centro de nuestras acciones. Por tanto, el proyecto Ilumina una vida encajaba a la perfección en nuestra política de responsabilidad social.

¿Por qué creéis que proyectos o iniciativas como estas son importantes?

En España, hay más de ochocientas cincuenta mil personas mayores de 80 años que viven solas. La soledad no deseada de las personas mayores es uno de los grandes retos de la sociedad actual y durante la crisis sanitaria, el confinamiento provocó una situación aún más grave de aislamiento impuesto para muchos mayores.

Sentir esa falta de compañía o de relaciones sociales podía afectar a su salud física y mental y a su bienestar. Por ello, era más necesario que nunca crear redes de apoyo en torno a las personas mayores que, además, estuvieran abiertas a la colaboración ciudadana y, en especial, a aquellos jóvenes que deseasen ceder su tiempo para atender, hablar y escuchar activamente a personas que en estos momentos necesitaban compañía. Era, de nuevo, poner en contacto a dos generaciones para aprovechar lo mejor de cada una.

¿De qué forma se vincula este apoyo a la estrategia de RSC de Campofrío?

Campofrío ha desarrollado una estrategia en torno a las personas mayores con más de doce  vías de actuación diferentes que desean ayudar y poner en valor su aportación a la sociedad y promover en este colectivo una vida con calidad, activa y saludable. Una estrategia que no sólo piensa en quienes ya son mayores, sino también en los que van a serlo entre los diferentes grupos con los que la compañía se relaciona: empleados, consumidores y sociedad en general.

Este plan trata de dar respuesta a los retos sociales derivados del envejecimiento de la población y abarca diversos ámbitos -desde la alimentación hasta el acompañamiento-, incluyendo acciones como una oferta de alimentos saludables adaptados a las necesidades de los mayores; la presencia, cada vez superior, de empleados mayores en nuestros centros de trabajo, o a la puesta en valor social de los aspectos positivos y aportaciones de este colectivo cada vez más olvidado.

¿Qué otros programas o iniciativas impulsa Campofrío para contribuir al cuidado y bienestar de los mayores?

Desde que iniciamos el programa @Mayores hemos colaborado con diversas asociaciones y ONGs centradas en la asistencia a las personas de la tercera edad y hemos participado en diversos programas. Uno de los más motivadores ha sido el proyecto ‘Recetas para no olvidar’,  de la Fundación Juan Cruzado, que  promueve la autonomía y el envejecimiento saludable de mayores con patologías neurodegenerativas a través de talleres de cocina. La metodología creada para este programa se ha distribuido a más de 23.000 residencias y centros de día de toda España.

En Burgos, junto a SECOT – Seniors Españoles para la Cooperación Técnica, hemos promovido talleres y  actividades intergeneracionales para fomentar el emprendimiento entre estudiantes universitarios y de formación profesional.  Creemos que cuando unes la experiencia de las personas mayores con la energía de los más jóvenes surge la magia. Asimismo, en nuestra ciudad de origen hemos apoyado la construcción del Centro de Día Parkinson, en el que algunos de nuestros jubilados ahora son beneficiarios.

De igual forma, somos miembros promotores de la Fundación Edad & Vida, y colaboramos con la asociación Grandes Amigos/Adinkide en el desarrollo de un proyecto de prevención de la soledad en Donosti,  a través de la creación de una red voluntaria de vecinos para ayudar a las personas mayores a no sentirse solas, a través de visitas y del desarrollo de  actividades cotidianas juntos.

Asimismo, entre otros proyectos,hemos colaborado en la edición de la “Guía de recomendaciones para la implantación de una estrategia de gestión de la edad en las empresas” junto con el Instituto de Biomecánica (IBV) y la Asociación Española de Servicios de Prevención Laboral (AESPLA).

Finalmente, la compañía ha desarrollado una línea de alimentación completa, variada y equilibrada, especialmente diseñada para las personas mayores dependientes o con problemas de deglución. La gama de Campofrío Health Care está basada en la dieta mediterránea e incluye productos de  texturas homogéneas, que conservan los sabores y aromas de los platos de toda la vida.

Cualquier persona mayor que se encuentre aislada por coronavirus y se encuentre en situación de soledad, puede llamar al 900 877 037 – gratuito y anónimo.

Fundación Alares lleva atendidas a más de 10.000 personas que se encuentran en situación de soledad

  • La entidad inició el pasado mes de marzo una iniciativa solidaria para apoyar a todos los mayores en soledad que lo necesitaran a través de un teléfono gratuito, 900 877 037, que ya ha recibido más de 10.000 llamadas.
  • Han sido más de 500 personas, las interesadas en colaborar de forma voluntaria en el servicio de atención a personas en situación de soledad que quieran hacer uso, las 24 h los 7 días de la semana.
Ilumina Una Vida
Ilumina Una Vida

Fundación Alares ha recibido más de 10.000 llamadas desde que puso en marcha esta iniciativa solidaria el pasado mes de marzo.

Bajo el marco del programa Ilumina una vida, que lleva a cabo desde diciembre del pasado año, y ante la crisis provocada por el Covid-19, decidió poner a disposición de las personas mayores un teléfono gratuito para que pudieran hacer uso de él todas las veces que lo necesitaran de forma anónima.

Apoyo afectivo, tranquilidad, acompañamiento en procesos de duelo, información veraz o escucha activa ha sido lo que han encontrado todas las personas que han llamado al servicio gratuito.

Debido al tipo de llamadas recibidas, Fundación Alares decidió el pasado mes atender a todas las personas que necesitaran hacer uso del servicio gratuito independientemente de su edad.

Haciendo balance de estos dos meses y medio que lleva en marcha el teléfono 900 877 037, hemos comprobado que el mayor grueso de llamadas se ha recibido de la Comunidad de Madrid, seguido de Barcelona y Castilla y león. Las zonas donde menos llamadas se han registrado son Baleares y Canarias.

En lo que respecta a las edades, el 58 % de las llamadas han sido de personas de más de 65 años, un 37 % de edades comprendidas entre los 44 años y los 64, y resto de personas menores de 43 años.

El programa de Atención Telefónica Ilumina una vida continúa

Una vez finalizado el Estado de Alarma, el apoyo emocional y la escucha activa, siguen siendo una necesidad para las personas en soledad, por lo que la empresa va a continuar con la activación del servicio telefónico gratuito las 24 h los 7 días de la semana, dando apoyo telefónico a aquellas personas que lo deseen.

Una vez que volvamos a la normalidad, prestará el servicio también de forma presencial, acompañando a personas mayores en sus domicilios, de forma totalmente gratuita para ellos con el fin de luchar contra la lacra social que es la soledad y que se lleva a más de 5 millones de personas cada año que viven solas.

Gracias al apoyo de Exterior Plus, quien ha cedido de forma gratuita 30 espacios publicitarios, el programa Ilumina una vida tendrá más voz y será visible para millones de personas, con el fin de que el 900 877 037 sea el teléfono al que cualquier persona pueda llamar siempre https://www.exteriorplus.es/que lo necesite.

Cuando Ilumina una vida ilumina vidas

Blanca
Blanca

Compartimos el Testimonio de Blanca, una mujer que llama a nuestro teléfono gratuito 900 877 037 de forma habitual.

Soy una mujer mayor, que siempre ha luchado en la vida, trabajadora y enamorada del amor a  mis hijos. Actualmente con problemas de movilidad, con el apoyo de una hija maravillosa, que me da toda su atención y amor, ella y mi hijo, qué en paz descanse, son todo para mí… Ella me llama todos los días, pero hay veces que no quiero contarle mis angustias… porque ya tiene bastante… y porque quiero verla y sentirla feliz.

Mi hijo nos dejó hace poco más de un año, y desde entonces, no he sido la misma… Este confinamiento ha hecho que me sienta un poco más sola… me encantan los niños, y tengo unos vecinos que cada mañana al irse al colegio tocaban mi puerta para despedirse, yo les daba de vez en cuando un caramelo o una piruleta… pero eso, ya no puede ser… el COVID19 nos lo ha quitado…Echo de menos los ruidos, los abrazos y de mi hija, escuchar a la gente por la calle, y el ruido de los niños jugando…

Un día de Marzo, mi hija me dijo que llamara al teléfono gratuito 900 877 037 de Ilumina Una Vida, que le habían dicho que había un equipo de personas encantadoras que atendían a las personas en soledad, y que a lo mejor, podría ser bueno para mí.

Ese mismo día, llamé y no olvidaré el cariño y la atención que recibí, y desde entonces comparto mis peores ratitos con ellos, y así, se convierten en un poco mejores… Arantxa, Antonia, Kateryne, Sandra, Beatriz, Noa, Jesús… ellos han Iluminado mis días durante esta situación tan difícil de entender… he llamado cada vez que he sentido angustia, las tormentas me acobardan mucho… Ya ves tú¡¡¡ pero si, me dan un poco de miedo, y saber que podía contar con alguien al otro lado del teléfono me ha ayudado a sobrellevarlo, he podido recordar tiempos mejores, contar un poco de mí sin sentirme invadida, y me ha encantado conocer a gente con valores tan bonitos como los de ellos, que me han regalado su tiempo, siempre con una sonrisa…

Si algo bueno ha pasado en estos días, si algo me ha dado el COVID19, ha sido conocerlos a todos, y me gustaría, que este programa Ilumina Una Vida no dejara de existir, para saber, que ante cualquier tormenta, cualquier angustia o nudo en la garganta, puedo compartirla con ellos, todos los días del año y a cualquier hora, solo con marcar el teléfono…

Como Blanca, son cientos de personas las que se atienden de manera continua el equipo de voluntarios de Ilumina una vida. Los días pasan y la posibilidad de salir a la calle por la desescalada, ha hecho que ese volumen se estabilice, pero manteniendo de manera constante las llamadas de cientos de personas, que encuentran en Ilumina Una Vida, un espacio de escucha activa y compresión donde contar y también escuchar, más allá del confinamiento, la desescalada y el COVID19

El 61% de las llamadas atendidas, se concentran en la Comunidad de Madrid, seguido por Cataluña de 21%, y 13% de Castilla León, el resto disperso por las demás Comunidades Autónomas.

La valoración por parte de los usuarios de esta iniciativa solidaria que puso en marcha Alares, supone un éxito total, que hace que se consolide como el programa estrella de Atención a las Personas, durante el Estado de Alarma.

Emocionante ha sido también la respuesta de las personas, donde se han Inscrito más de 500 personas, que de manera desinteresada, quieren participar en este Proyecto, dando lo que hoy en día más valoramos las personas, tiempo de calidad para ayudar a los que lo necesitan.

Campofrío colabora con Fundación Alares para brindar acompañamiento a los mayores aislados por el coronavirus

Campofrío

El programa “Ilumina una Vida” ha puesto a disposición de las personas de edad avanzada, una línea telefónica para brindarles escucha activa, apoyo y cariño ante la situación de soledad incrementada por el COVID-19.

Previendo el impacto emocional que tendría el aislamiento en las personas infectadas por COVID-19, la Fundación Alares, en colaboración con Campofrío, ha habilitado una línea de teléfono gratuita (900 877 037) de atención y escucha activa de los mayores.

Distintos expertos sociales y psicólogos, trabajadores de la compañía, y voluntarios habituados a tratar con las personas mayores, ofrecen conversación 24/7 a las personas de edad avanzada, al igual que información veraz sobre la pandemia.

Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares, asegura que lo que estamos viviendo no solo merece respuesta médica, sino afectiva. “La soledad, el sentimiento de rechazo, el abandono y el aislamiento pueden llegar a ser muy dañinos. En Alares, a través del programa Ilumina una Vida, hemos puesto en marcha esta maquinaria solidaria para seguir al lado de nuestros mayores de algún modo durante esta situación. Contamos con más de 500 voluntarios que atienden más de 7500 llamadas cada día”. Asimismo, Benavente Barrón ha escrito recientemente el libro autobiográfico ¡Quédate Conmigo! donde el 100% de la recaudación está siendo destinada a financiar el proyecto.

Para Campofrío, esta colaboración se engloba dentro de su proyecto transversal Mayores, una de las iniciativas de RSE de la compañía que busca poner en valor la aportación que puede hacer este colectivo a la sociedad, a la par que promover un estilo de vida activo y saludable para ellos y mejorar su calidad de vida.

“La soledad no deseada es uno de los principales retos de la sociedad actual, y más a lo largo de estos días. La compleja situación social creada por el coronavirus ha generado soledad y aislamiento, con especial impacto entre las personas mayores. Campofrío es una marca familiar y el cuidado de los mayores constituye parte fundamental de nuestra estrategia de responsabilidad social. Por eso, hemos querido apoyar a Fundación Alares para ofrecer compañía y apoyo a esta población tan vulnerable durante estos momentos”, señala José Antonio Ortuño, director de RSE de Campofrío.

Una vez superada esta contingencia, el programa “Ilumina una Vida” volverá a organizar las visitas de su pool de voluntarios a los hogares de los mayores, para brindarles apoyo en persona.

Todas aquellas empresas que deseen sumarse a esta causa pueden hacerlo a través de https://www.alares.es/iluminaunavida/.

La soledad en los mayores – Programas de navidad

img-soledad (1)

Según los datos del INE en España hay 1.853.700 personas mayores que viven solas, de las cuales el 72% son mujeres y el 42% mayores de 85 años.

Vivir en soledad siendo mayor y cuando es elegido nos marca un perfil de mayores independientes y con capacidad de decisión. Pero cuando esta soledad es impuesta y se da en edades avanzadas puede ser un importante riesgo personal y social.

Las personas mayores que viven solas, en un porcentaje muy elevado se acaban aislando, casa vez salen menos a la calle, y se dejan de relacionar con el exterior. Esta situación produce riesgo de depresión, mayores posibilidades de deterioro cognitivo, aumentan las posibilidades de tener problemas de salud y genera más indefensión ante situaciones  económicas con dificultades.

Las administraciones y entes del tercer sector no son ajenas a este problema y durante el año son muchas las campañas que surgen para paliar este problema. Como en el caso del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz que desde el mes de agosto tiene un programan con el que quiere detectar y atender situaciones y necesidades de mayores de 75 años que viven solas y que nos usuarias de los servicios sociales. Para ello pretende contar con la ayuda de la población de Vitoria,  para lo que ha facilitado un teléfono,  y todos aquellos ciudadanos que sean conocedores de situaciones de este tipo puedan ponerlo en conocimiento los servicios sociales de su población.

Pero es en Navidad cuando quizás la sociedad en general se siente más concienciada al respecto y donde surgen más campañas,  enfocadas especialmente a estos días más familiares y sensibles   a la empatía con el prójimo.

Super Cuidadores y la Asociación Adopta un abuelo, realizan actividades para la recaudación de fondos para que los mayores solos puedan disfrutar durante todo el año, y en especial estos días, del acompañamiento de voluntarios tanto dentro como fuera de su hogar.

Amics de la Gent Grant, también realiza labores de sensibilización y recogida de fondos enfocadas a las siguientes actividades; Realización de una comida el día de Navidad, localizar familias voluntarias que quieran acoger a mayores que se encuentres solos en estos días tam especiales y regalos navideños que los voluntarios de la asociación llevarán al propio domicilio del mayor.

Junto con Amade, el Ayuntamiento de Madrid, la Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid y la Patronal de Transportes de Madrid surge la campaña Ningún Mayor Solo en Navidad. Esta campaña ofrece,  a través de sus centros asociados, 250 plazas residenciales, 125 para Noche Buena y 125 para Noche Vieja, para que los mayores puedan pasar estos días acompañados y en un ambiente familiar. El programa ofrece traslado ida y vuelta al centro desde el domicilio del mayor, la cena y noche buena y noche vieja, pernoctar en los centros y los desayunos y comidas de los días 25 y 1 de Enero.

Desde nuestro servicio Alares Te Cuidamos no buscamos tan solo el cuidado físico del mayor, sino que abogamos por un servicio que de forma integral de solución a todas las necesidades que el mayor pueda tener en su hogar, que  los trabajadores que tiene en casa sean algo más que cuidadores y que les animen a mantener sus relaciones sociales tanto con sus familiares, sus amigos como con su entorno más cercano.

Descarga Folleto 'Te Cuidamos en Casa'La Alternativa a la Residencia