Nómadas digitales, los “nuevos turistas” de este verano

En este año están aflorando la multitud de ofertas de trabajo en las que es “imprescindible” el teletrabajo. Vivir en la ciudad donde está localizada la empresa ha pasado ya a un segundo plano y a día de hoy el 80% de los directivos/as permitirían que su plantilla cambie de residencia según el último análisis de tendencias de Alares y Fundación Alares. Ante este panorama, se abre un nuevo escenario este verano: el de nómadas digitales, convertidos en turistas y personas trabajadoras al mismo tiempo. Una de cada dos personas preguntadas tiene pensado viajar y teletrabajar alguna vez en los próximos meses.

Al 80% de las personas trabajadoras les gustaría contar con planes de conciliación de teletrabajo y vida personal. Una de las consecuencias de este cambio será la generación de entornos de confianza, al gestionar la diversidad en todas sus formas y ofrecer soluciones a medida, que darán lugar a “equipos de contaminación positiva”. Las empresas podrán analizar, a partir del fomento y la extensión de estos entornos, si las medidas implantadas para lograr el cambio se adaptan y responden a las necesidades de nuestros equipos de personas. 

El norte de España, la zona preferida para trabajar a distancia

El perfil de la persona nómada digital es mujer, de entre 30-40 años, que vive en grandes ciudades. Trabaja en el sector de la Consultoría y tiene pareja. Sin hijos y sin personas mayores a cargo. Los destinos preferidos para teletrabajar este verano son, por orden: el Norte de España (1º), Levante y Costa mediterránea (2º) e Islas Canarias y Andalucía (empatadas en 3ª posición).

El 54% considera que después de un año, el teletrabajo sigue teniendo más beneficios que trabajar de forma presencial. Sin embargo, casi el 60% ha experimentado un mayor aumento de su vida sedentaria. Por eso, muchas empresas han implementado planes de hábitos saludables. Estos consisten en: asesoramiento nutricional online para promover el estilo de vida saludable, recomendaciones para evitar el sedentarismo y la desconexión digital, etc.

La conciliación, el gran reto de las empresas frente al teletrabajo

Las empresas consultadas manifiestan que su principal preocupación es la conciliación de la vida familiar, laboral y personal de su plantilla. Sin embargo, solo el 31% de las empresas ha puesto en marcha un plan de conciliación acorde a las nuevas necesidades. Todo ello indica que las organizaciones deben trabajar de forma contundente para mejorar las condiciones de vida de su capital humano y con ello aumentar la productividad.

Desde Alares, recomiendan la creación de “comités de valoración” para que las empresas y las plantillas acuerden adoptar medidas concretas que realmente les proporcionen la ayuda para conciliar, teniendo en cuenta las distintas diversidades, y no solo en el ámbito de la vida familiar, sino en el ocio e intereses personales. Todo ello redundará en un mayor sentimiento de pertenencia, mayor compromiso y mayor productividad.

El absentismo, la segunda mayor preocupación de las organizaciones 

A pesar de que las empresas son partidarias del teletrabajo, son conocedoras de los inconvenientes que pueden surgir si no se gestiona bien. El análisis de tendencias sobre el teletrabajo en el segundo semestre de 2021 destaca el “escaqueo y absentismo” como la segunda preocupación más importante. Por ello, el 44% de los directivos/a han puesto en marcha planes para evitar este tipo de actuaciones.

El análisis de tendencias sobre el teletrabajo en España, realizado por Alares y Fundación Alares, pone atención en la desigualdad y el déficit en la gestión de la diversidad. Las empresas tienen una gran preocupación por las personas, pero no están poniendo las medidas para mejorar las desviaciones negativas del teletrabajo.

El “flexiworking”, trabajar por objetivos y de forma flexible

Una herramienta de conciliación que ha venido para quedarse es el “flexiworking”. Se trata de un método de trabajo que permite el ejercicio laboral sin horarios, es decir, de forma totalmente flexible y que prima el trabajo por objetivos. En este caso, es la persona trabajadora la que puede elegir cuándo y cómo realizar su trabajo. 

Cuando se hace posible esta herramienta de trabajo, se da la posibilidad a las personas de organizar su propio tiempo en función de los objetivos que deben cumplir. El problema puede surgir cuando las personas no se organizan y acaban realizando más horas ampliando con ello su jornada laboral. Una alternativa es ayudar a la persona trabajadora a organizar su tiempo, clarificar y priorizar objetivos, puesto que no todas las personas tienen la misma capacidad ni experiencia para adaptarse a esta modalidad. Por ello, la empresa debe facilitar los cauces necesarios o la formación pertinente. El objetivo es que cada persona aprenda a gestionar su tiempo de forma correcta sin perjudicar ninguna de sus esferas personales. 

El salario emocional reduce un 18% el absentismo y un 13% las bajas por estrés

Disminución del absentismo, mejora de la salud laboral y reducción de conflictos. Estas han sido algunas de las principales ventajas que ha experimentado Alares gracias a la implementación de salarios emocionales en empresas. En concreto, los planes de conciliación y bienestar pueden reducir hasta un 18% el absentismo y un 13% las bajas por estrés. La compañía, que ha presentado un Plan Alares 360º renovado con más enfoque en la telemedicina, la telepsicología y los nuevos tipos de familias, ha explicado las principales razones para implementar un plan de bienestar y cómo hacerlo:

Mejora el bienestar físico, psíquico y emocional de los empleados y sus familias

Además de todos los ahorros económicos a largo plazo que suponen la inversión en el bienestar de las plantillas, un salario emocional permite medir fácilmente el grado de bienestar del equipo. ¿Cómo? A través de tres variables: la satisfacción y la motivación en el puesto de trabajo, el compromiso con la empresa y la disminución del abandono, así como la influencia en la atracción de candidatos. La retención de talento mejora hasta un 19% y la captación de personal asciende hasta un 21%, según Alares.

Aumenta la competitividad de la empresa

El 50% del absentismo está provocado por problemáticas familiares. Los servicios que mejoran la conciliación de la vida personal y laboral reducen hasta un 18% el absentismo, según una encuesta de Alares en la que participaron 750.000 personas (empleados y sus familiares). Esto se produce gracias a la mejora de la imagen de la empresa y su RSE. La percepción de la imagen de marca como empleador mejora el 37%.

Ofrece un entorno saludable

Contar servicios de profesionales expertos en analizar y mejorar el bienestar de las empresas incidirá directamente en la mejora de la salud laboral. Las bajas laborales por estrés y ansiedad disminuyen hasta un 13%, según una encuesta en la que respondieron 150.000 empleados (usuarios de los servicios de Alares). A través de los servicios de salud y bienestar de Alares, se disminuyen los riesgos psicosociales: atención psicológica (telefónica o presencial), consultas telefónicas a especialistas médicos, jurídicos y tecnológicos, charlas formativas de prevención, servicios asistenciales presenciales, teleasistencia mundial 24h. o telefarmacia 24 h. son algunos de los ejemplos que incluye el nuevo Plan Alares 360º.

Mejora la gestión de conflictos

Gracias a la mediación externa en temas de igualdad, gestión de la diversidad e inserción laboral de las personas con discapacidad la gestión de conflictos mejora hasta un 64%, según Alares. Esto se debe a muchas razones. Los servicios de conciliación permiten una mejora permanente del Plan de Igualdad en las empresas. También favorecen la correcta gestión de la diversidad y potencian la innovación. Y, por último, cumplen con la Ley de Discapacidad. La actual normativa permite a las organizaciones realizar «Medidas Alternativas» a través de la compra a Centros Especiales de Empleo (CEE), como el de Alares Social, o donación a Fundación Alares.

El nuevo Plan Alares 360º

Las nuevas mejoras que ha implementado el Plan Alares 360º para empresas este 2021 están enfocadas en potenciar la conciliación y corresponsabilidad de la vida personal y laboral, la igualdad, la integración de las personas con discapacidad y la gestión de la diversidad. Los servicios actualizados del plan están más orientados en el cuidado presencial de las personas en casa (telefarmacia, telecompra, labores domésticas…), consultas médicas telefónicas a profesionales y programas que ofrecen cobertura a empleados en España y en todo el mundo cuando viajan, y a sus padres, suegros, parejas y mascotas.

La gestión del cambio: Cómo participar en la gran construcción

gestión del cambio

¿Qué dificultades hay para la gestión del cambio ahora en las organizaciones? ¿Dónde pondría el foco ahora un gestor del cambio? ¿Cuáles son los proyectos habituales de transformación que están llegando en la actualidad? Alares resuelve estas dudas en la Semana de la Gestión del Cambio.

La gestión del cambio busca la implementación de los procesos de transformación de forma exitosa en la empresa y sus plantillas. Gracias a la comunicación y la escucha de las personas de la organización, la gestión del cambio consigue que se acepten y asimilen los nuevos procesos con menos resistencia y oposición.

Hay varios procesos a la hora de gestionar el cambio en una organización. En primer lugar, la definición de los nuevos objetivos estratégicos. En segundo lugar, la explicación de la visión del cambio en una realidad. Por otro lado, es importante asegurar que el cambio es sostenible en el tiempo. Para ello, es necesario desarrollar y entregar a las personas las herramientas adecuadas. Y, por supuesto, comunicar la gestión del cambio generando un compromiso en la organización gracias a la escucha activa.

El caso de Alares: Cómo abordamos el desafío del teletrabajo

En menos de cinco días, Alares tuvo que migrar toda su plantilla, unas 540 personas (51% personas con discapacidad), al sistema de teletrabajo. Se trataba de llevar Alares a la casa de los trabajadores y trabajadoras, cumpliendo con las necesidades de adaptación e explicándoles la importancia de la transformación.

El desafío se abordó con visión y liderazgo. Además, trabajando en la empatía y las emociones, desarrollamos un despliegue logístico y tecnológico que nos permitió hablar de transformación e innovación digital en tres ejes: personas y procesos, experiencia de cliente y modelos de negocio.

¿Cuáles son las estrategias para gestionar cualquier tipo de cambio? En primer lugar, es necesario crear el sentido de urgencia y formar una coalición. Para sostener el cambio, hay que crear una hoja de ruta, comunicar de forma efectiva y eliminar los obstáculos. La gestión del aprendizaje nos permite asegurar triunfos a corto plazo, construir sobre el cambio y anclar el cambio a la empresa.

La Directora General de Fundación Alares, Mar Aguilera, ha participado en la Semana de la Gestión del Cambio del Instituto de Gestión del Cambio en positivo.

Cambiar de trabajo en plena pandemia: la conciliación de la vida personal y laboral, uno de los motivos

Día Nacional de la Conciliación de la vida personal, familiar y laboral y corresponsabilidad

¿Hasta qué punto la conciliación es importante para las personas como para elegir un puesto o cambiar de trabajo? ¿Hasta cuánto estaríamos dispuesto/as a ganar menos a cambio de conciliar más? Quizás son preguntas de difícil consenso y que dependen de la situación personal de cada uno/a, pero lo cierto es que el 88% de las personas que se encuentran trabajando consideran importante disponer de servicios que les ayuden a conciliar mejor, según una última encuesta de Fundación Alares. Es tal la necesidad que existe en el mundo laboral, que los problemas de conciliación son unas de las consultas psicológicas más atendidas desde los psicólogos de Alares. Además, mucha gente se planeta cambiar de trabajo en plena pandemia. La conciliación de la vida personal y laboral es una de las principales razones. El 23 de marzo es el Día de la Conciliación y, por este motivo, Alares, empresa experta en planes de conciliación, ha elaborado una serie de pasos para entender bien en qué consiste:

Flexibilidad

Según la encuesta de Fundación Alares, casi la mitad de las personas en activo no han contado con el apoyo de su empresa para flexibilizar y adaptar su horario laboral. La flexibilidad horaria y de lugar (oficina o teletrabajo) es el primer paso para una gestión correcta de la conciliación. Requiere pasar del concepto “calentar la silla” a “usar la silla”. El excesivo control puede generar desmotivación y desconfianza.

Diversidad

La conciliación también implica conocer las circunstancias personales de cada individuo y saber adaptarse a ellas. Esta diversidad no siempre tiene que ser la misma, sino que puede ir variando según las etapas de cada persona. Un trabajador/a puede llegar a una empresa en un estado civil y luego tener otro (soltero/a, casarse, divorciarse…). La diversidad consiste en saber dar respuestas de conciliación a cada una de esas etapas y no dar prioridad a unas personas sobre otras. Somos seres diversos y todos necesitamos conciliar, bien sea con la familia, con nuestro tiempo libre, nuestra afición o nuestra mascota.

Comunicación

La creación de zonas de confianza y seguridad con las plantillas (de managers a empleados y viceversa) es fundamental para que la conciliación sea útil y la gente se pueda expresar con libertad sin miedo a represalias. Una persona líder que sabe respetar la conciliación de su equipo va a ser mucho más respetado/a y conseguirá mayor implicación. Es muy probable que el absentismo disminuya y la productividad aumente.

Servicios que faciliten la vida de las plantillas

Las empresas deben contar con planes de conciliación que permitan a sus empleados compaginar el trabajo con su vida personal. Esto significa ocuparse de sus plantillas de forma de verdad, es decir, ofrecer cuidados a domicilio en caso de enfermedad del trabajador/a o su familia, asistencia telefónica para hacer gestiones administrativas o legales…Soluciones a sus problemas reales.

La conciliación hay que entenderla como una inversión y no como un gasto. A largo plazo, es la mejor fórmula para retener y captar talento. Los aumentos salariales pueden ser necesarios, pero el efecto motivacional en el empleado es cortoplacista. Sin embargo, mostrar que te preocupas de verdad por tu empleado/a y su familia puede tener un impacto más duradero en el tiempo. Alares lleva más de 20 años ofreciendo servicios de conciliación a las empresas para sus plantillas. Uno de sus productos estrella es miAsistente. Algunas empresas ofrecen a sus empleado/as un asistente personal o concierge para que gestionen todo lo que quieran las 24 horas y los 365 días del año. “Búscame un gimnasio cerca de casa”, “encuentra las mejores clases para hacer ejercicio cerca del trabajo”, “diséñame una ruta para correr”, “selecciona la mejor ropa deportiva…”. Un servicio gratuito e ilimitado. Pero a través del Plan Alares 360º, también se pueden contratar servicios de cuidados, acompañamiento y asistencia personal, en el domicilio u hospital; apoyo profesional y administrativo, etc. Conoce más en su página web.

Consejos para sobrevivir a la nueva ola de fatiga pandémica

Yoga y mindfulness

A pesar de que los datos sobre la Covid-19 mejoran en España, las personas expertas apuntan hacia unas secuelas psicológicas más duraderas que no harán más que empeorar en los próximos meses. Ansiedad, estrés, miedo, fobias, problemas de familia y pareja, conflictos en el trabajo, recuerdos tristes y heridas emocionales que han dejado los confinamientos y la falta de contacto físico…don muchas de las situaciones a las que tendremos que hacer frente, aún en épocas de mayor optimismo. Desde Alares, empresa especializada en el cuidado de personas, se ha incrementado un 62% el uso del servicio de apoyo emocional telefónico, sesiones presenciales y videollamadas con psicólogos. Miedo al contagio, estrés por salir de casa, desmotivación y negatividad, problemas con la conciliación familiar, vuelta al trabajo presencial y preocupación por la pérdida de las relaciones personales han sido las consultas más atendidas. Por eso, han establecido una serie de consejos para sobrevivir a la nueva ola de fatiga pandémica:

Busca el equilibrio en el trabajo

El 59% de los trabajadores españoles sufren estrés laboral. El teletrabajo cada vez se nos viene más encima y cada vez nos cuesta más separarnos, a la misma vez que tampoco queremos prescindir de la comodidad que supone. Se está cociendo una relación tóxica con el teletrabajo/casa; por lo que el modelo combinado (oficina, casa) puede ser la mejor opción. Hay que marcarse metas y objetivos realistas y alcanzables. Permítete un día no ser una persona hiperproductiva. Estás trabajando en mitad de una pandemia. Pero a la misma vez, evita que la vida sedentaria se apodere de ti. Busca el equilibrio y comprométete a conciliar vida personal y laboral.

Aprovecha la Vitamina D en primavera

La pandemia ha hecho que pasemos más tiempo en casa y el invierno, que está a punto de terminar, también ha sido largo. La vitamina D es muy importante en nuestro organismo y su déficit podría provocar fracturas óseas y osteoporosis, debilidad muscular, inflamación… Esta vitamina nos ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. Tomar el sol 10-15 minutos al día en las primeras y últimas horas del día (evitando las horas centrales de 12 a 16:00) nos creará un bienestar emocional gracias a la estimulación de neurotransmisores como la serotonina.

Es hora de que el fisioterapia venga a casa

Algunos estudios sobre los beneficios de los masajes demuestran que son eficaces para combatir el estrés, el dolor y la tensión muscular. También apuntan a la mejora del insomnio provocado por estrés o el tratamiento de la ansiedad por ejemplo. El teletrabajo tampoco ha ayudado, en algunos casos, a tener una postura corporal correcta. Es el momento de ir al fisioterapia o pedir que venga a casa.

Toca levantarse

El deporte o ejercicio físico, combinado con una dieta saludable, nos ayudan a mejorar la calidad de vida. Una de las mejores actividades a prueba de pandemia es el yoga. Nos permite dormir mejor, agiliza nuestra mente, contribuye al combatir el estrés, ayuda a mejorar las relaciones de pareja y favorece a la mejora del estado de felicidad. Podríamos mencionar muchas más razones para practicar yoga, pero añadimos una más: se puede hacer de forma individual, por lo que es una forma segura para evitar contagios.

Mejora la salud emocional

El equilibrio emocional es sinónimo de felicidad. Para buscarlo, hay que tener una actitud positiva y tomar decisiones con seguridad y ganas de aprendizaje.  Respeta los horarios y, sobre todo, descansa. Respirar correctamente es la forma más rápida de tomar el control de tu mente. Toma contacto con la naturaleza. Evita el exceso de ruido. El sonido es importante como forma de estímulo, pero también hay que valorar el silencio. ¿Sabías que en Finlandia, por ejemplo, el silencio se vende como un atractivo turístico? Quizás, por eso, sus habitantes sean los más felices del mundo.

Date un capricho

No hay estudios científicos que avalen la importancia de regalarse algo, pero sí la necesidad de los “autocuidados”. Auto-cuidarse no siempre significa comprar algo o gastar dinero, sino mejorar la estima propia y hacer algo que realmente nos apetece. Valora tu tiempo. Párate y deja que otras personas se ocupen por ti.

Estos trucos nos ayudan a sentirnos mejor con nosotros mismos, pero nunca sustituyen a los tratamientos médicos. Si los efectos perduran y la sensación de tristeza e irritabilidad continúan siempre es recomendable visitar al psicólogo. Alares ofrece servicios de cuidados a las personas a empresas y particulares. Algunos de estos son: tratamientos psicológicos, asesoramiento nutricional, asesoramiento en materia social, segunda opinión médica, ayuda a domicilio, asistente personal telefónico, etc.


Se cumple 1 año de teletrabajo: Así nos ha cambiado nuestra forma de trabajar

Ha pasado un año desde que dejáramos la taza del café, el bloc de notas y los objetos personales en nuestro puesto de trabajo. Y lo hacíamos con una noción de tiempo más corta de lo que iba a significar luego. Pronto, nuestra casa se convirtió en una oficina real. Surgieron problemas livianos sobre el fondo de nuestro Zoom hasta llegar a otros más trascendentales que nos ponían de relieve las videoconferencias: la necesidad de conciliación. Apareció una palabra que ha llegado para quedarse: el teletrabajo. Con motivo de este primer año de Estado de Alarma y pandemia, Alares y Fundación Alares han hecho un balance sobre cómo ven los empresas y las personas que trabajan en ellas esta modalidad y qué cambios se experimentarán en este año.  Varios datos: El 86% de las empresas valoran la experiencia empresarial en relación al teletrabajo como “buena” y “muy buena” y al 95 % de los trabajadores y trabajadoras les gustaría seguir teletrabajando.  

Un año da para mucho. Y con una pandemia, para mucho más. El Informe sobre el teletrabajo en tiempos del covid-19 dirigido a empresas, realizado por Fundación Alares, en julio de 2020, reveló que casi el 60% de las empresas no tenían implementada la modalidad de teletrabajo. Esto obligó a que muchos departamentos de Recursos Humanos y Tecnología tuvieran que gestionar de forma titánica el envío de equipos informáticos, material de oficina… a todas partes de España. Con el paso del tiempo, las grandes capitales comenzaron a descentralizarse y surgieron nuevos trabajos a distancia en distintos pueblos y provincias de España.

El teletrabajo aumenta la productividad

Según Fundación Alares, solo el 38% de las compañías han ofrecido flexibilidad a toda la plantilla. Y el 52% que han concedido flexibilidad horaria han notado una mejora en la productividad. Este es uno de los temas más hablados con respecto al teletrabajo, la productividad. En general, el 50% de las empresas aseguran que el teletrabajo ha aumentado la competitividad, pero el 70% no han establecido procedimientos para medir la productividad del trabajo en remoto.

Con mayor o menor productividad, lo que sí se han incrementado han sido las reuniones virtuales. Bien sea por Skype, Zoom, Google Meet, Teams… el 23% de las empresas hacen reuniones diarias y el 55% las prefieren de forma semanal para mejorar la comunicación a distancia.

2021, el año de la “fatiga pandémica”

Casi todas las personas expertas coinciden en que, mientras se implementan nuevas modalidades de teletrabajo – bien a tiempo completo o algunos días a la semana – se está generando una ola invisible de mala salud mental. Crecerán los problemas de ansiedad, estrés, miedo, fobias, de familia y pareja. Y las empresas también tendrán que hacer frente a la “fatiga pandémica” de sus plantillas. Con respecto a la formación y cuidados, el 26% de las organizaciones han difundido consejos sobre la comodidad en el lugar de trabajo y el 18% han establecido protocolos de ayuda ante la ansiedad y el estrés. Según la encuesta de Fundación Alares, el 26% ha proporcionado ayuda médico-psicológica; seguido de un 19% con gestiones administrativas y, en menor proporción, con un 9%, ayuda a domicilio ante enfermedad.

En resumen, el 58 % de las empresas afirman que continuarán con la modalidad de teletrabajo una vez se normalice la situación actual. El 18% lo llevará a cabo al menos dos días en semana; el 16 % más de dos días a la semana; el 14 % de manera continua salvo para ocasiones que requieran la presencia física, y el 11% lo permitirán un día a la semana.

El 94% de las empresas aseguraban que están dispuestas a compensar gastos derivados del teletrabajo, antes de que se estrenara esta normativa. En definitiva, el 86% de las empresas valoran la experiencia empresarial en relación al teletrabajo como “buena” y “muy buena”.

El teletrabajo también genera estrés

¿Qué opinan las personas trabajadoras? El Informe sobre el teletrabajo en tiempos del covid-19 dirigido al capital humano de las organizaciones, realizado por Fundación Alares, en el mes de abril, arroja que los principales retos a los que han tenido que hacer frente las empleadas y empleados han sido la ansiedad general por el impacto de la situación (15%), seguido al aislamiento social (14%) y la dificultad para mantener un horario regular (14%). A pesar del estrés, el dato más significativo es que al 95% le gustaría continuar en teletrabajo en mayor o menor medida, siendo dos días por semana lo más destacado (39%). Solo un 5% de las personas encuestadas no desearían continuar con el teletrabajo.

El 66% de las personas afirman no haber recibido ninguna ayuda o servicio por parte de su empresa. Del 34% de las personas que dicen que sí, encontramos que el 22% de ellas han sido para “ayuda psicológica”. En porcentajes menores, las empresas han facilitado a su plantilla servicios como los “profesores/as particulares” (5%), la “compra de medicamentos” (4%) o el “servicio de realización de compra” (3%). Más del 85% de los trabajadores y trabajadoras que reciben servicios emocionales por parte de sus empresas afirman que estos servicios han sido de gran ayuda.

Por último, las plantillas de las empresas tienen gran preocupación por la posibilidad de conciliar vida personal y laboral una vez volvamos a la “normalidad”. El 88% de las personas que se encuentran trabajando consideran importante disponer de planes laborales que les ayuden a conciliar mejor.

Casi el 50% de las empresas en España asegura que su productividad ha aumentado con el teletrabajo

EL TELETRABAJO EN TIEMPOS DEL COVID-19 DIRIGIDO A EMPRESAS
  • Según el segundo informe de Alares sobre Teletrabajo en Tiempos de Covid-19, el 49,50% de empresas que han medido su productividad, ha notado una mejora.
  • Más de la mitad de las empresas que proporcionan flexibilidad horaria y servicios de conciliación personal y laboral a sus plantillas observa un incremento de la productividad.
  • Más de la mitad de las empresas encuestadas, el 58,33%, continuará con el teletrabajo cuando la situación se normalice y el 93,94% está dispuesto a compensar los gastos derivados.
  • Empresa y persona trabajadora coinciden en ver en positivo la modalidad de teletrabajo.

En el primer informe realizado por Alares sobre Teletrabajo y flexibilidad en Tiempos de Covid-19 dirigido a las plantillas de las empresas, los empleados/as recibían de manera positiva la modalidad de teletrabajo, algo que se corrobora en este segundo informe, donde hemos preguntado lo mismo a las empresas y éstas tienen una opinión idéntica.

Del total de empresas encuestadas, el 56% ha implementado la modalidad de teletrabajo durante el confinamiento para toda la plantilla, y el 41,67% lo ha implantado para una parte. Los motivos que han impedido a las empresas implantar esta forma de trabajo durante el Estado de Alarma, se deben en un 50% a la imposibilidad productiva y en un 33,34% por los ERTES.

La productividad mejora y la satisfacción del empleado/a también.

Los datos analizados confirman que el 28% de las empresas ha establecido procedimientos especí­ficos para medir la productividad del trabajo en remoto. El 49,50% afirma haber notado un aumento de la productividad de sus trabajadores/as, mientras que el 35,64% ha mantenido los mismos resultados que antes del Estado de Alarma. Por otro lado, también es importante contar con la valoración de la propia persona trabajadora, o eso piensa el 56% de las compañías encuestadas, las cuales han realizado un seguimiento de su plantilla midiendo el índice de satisfacción durante el confinamiento.

El 54,44% de las empresas que ofrecen flexibilidad horaria a su plantilla ha visto incrementada su productividad.

Parece que las organizaciones que se preocupan por la calidad de vida de su plantilla, y ofrecen flexibilidad de la jornada, obtienen un claro beneficio. El informe de Alares también revela una relación positiva entre flexibilidad y disminución de absentismo para un 56,45% del total de las compañías. También, un 75,76% ha establecido protocolos de comunicación para favorecer el contacto permanente con los equipos de trabajo, evitando así varios de los hándicaps de esta modalidad como pueden ser el aislamiento, la soledad o la disminución del sentimiento de pertenencia.

Hay que señalar que el 37,88% de las organizaciones ha favorecido la flexibilidad horaria de toda su plantilla, mientras que el 47,73% la ha facilitado únicamente en los puestos que así lo permitían.

En palabras de Mar Aguilera, Directora de Fundación Alares e impulsora del este informe: “Las empresas que apuestan por cuidar a sus trabajadores/as, proporcionándoles servicios que mejoran su calidad de vida, obtienen mejores resultados que derivan en una mejora de la competitividad a todos los niveles.”

En este sentido, hay que destacar que el 51% de las empresas que proporcionan servicios de cuidados a sus plantillas han incrementado su productividad. Asimismo, es interesante observar la tipología de servicios que han proporcionado las empresas a sus plantillas durante el con­finamiento. En primer lugar, el 26,25% de empresas ha ofrecido ayuda médico-psicológica, seguido de las gestiones administrativas en un 19,38%. Le siguen, aunque a cierta distancia, la ayuda a domicilio ante enfermedad (9,38%), teleasistencia para mayores (6,88%), compra de medicamentos (6,88%), profesores particulares (6,25%), apoyo en gestiones para traslados geográficos (5,63%), apoyo en domicilio por el nacimiento de un bebé (5,63%), ayuda ante pequeñas reparaciones y mantenimiento del hogar (5,63%), y con un mismo porcentaje del 0,63%, fondos de ayudas especiales, envío a domicilio de equipos de protección frente a la Covid-19 y proporcionar vivienda a padres con bebés, que eran desahuciados todos.

Otro de los aspectos fundamentales de la modalidad del teletrabajo es contar con un entorno seguro y cómodo dentro del domicilio. Por ello, las empresas deben promover hábitos de seguridad e higiene que fomenten la comodidad de la persona trabajadora en su hogar. El 89,74% de las organizaciones encuestadas han facilitado información al respecto: un 26,37% aporta consejos sobre la comodidad en el lugar de trabajo, un 22,71% da recomendaciones a la hora de diferenciar el espacio laboral y personal, y otro 22’34% sobre Prevención de Riesgos Laborales.

A la hora de implementar el teletrabajo, muchas empresas han establecido algún tipo de priorización según el colectivo. Por ejemplo, el 28,15% ha dado antelación a las personas que presentaban factores de riesgo frente al Covid19, un 22,96% tuvo en cuenta a personas con menores en edad escolar, mientras que el 17,78% lo hacía con los empleados/as que tenían a cargo familiares dependientes o con discapacidad, y un 14% cuando estos se ocupan de sus mayores.

Para Beatriz Coleto, Directora de la Unidad de Apoyo al personal de Alares, “es fundamental tener en cuenta la diversidad de nuestros empleados/as para poder ayudarles en su proceso de adaptación y consecución de la excelencia en el modelo de teletrabajo.”

No obstante, no todo son ventajas en el teletrabajo.Uno de los grandes inconvenientes es la falta de medios a la hora de desempeñar las tareas desde el domicilio. En nuestro primer informe, los datos analizados mostraban que al 73,41% de las personas encuestadas su empresa les había suministrado todos los medios necesarios para poder teletrabajar. Estos datos casan con el presente análisis, donde el 87,88% de las empresas dicen haber suministrado medios a sus plantillas para poder desarrollar su función desde casa. Del total de estas empresas, el 89% ha proporcionado equipos informáticos y líneas de telefonía móvil, y en menor medida material ergonómico, digitalización y formación o ayudas económicas.

La formación continua en el puesto de trabajo también es un elemento fundamental para el desarrollo personal y profesional. Por lo que, durante el confinamiento, el 71,76% de empresas encuestadas ha proporcionado formación a su plantilla, logrando con ello reforzar la motivación.

También ha variado el absentismo. El 79,55% de las empresas encuestadas lo han medido, y de éstas, el 52,43% ha comprobado su disminución durante el Estado de Alarma, y el 34,81% señala que se ha mantenido igual.

¿Cuál es el nivel de implementación del teletrabajo? Es posible concluir que antes del Estado de Alarma, solo el 9,09% de las empresas encuestadas tenían implantado el teletrabajo en sus empresas para toda la plantilla (el 31,82% lo llevaba a cabo solo para una parte de la plantilla). Del total de las empresas que tenían implantada esta modalidad antes del Estado de Alarma, el 72,22% asegura que el teletrabajo ha mejorado durante el confi­namiento. Como ya comentábamos en el primer informe realizado, esto es debido a la ventaja de una mayor experiencia y a la capacidad de adaptación a los procesos previos del teletrabajo.

“El teletrabajo ha venido para quedarse y nuevas formas de cuidar el bienestar de los trabajadores y trabajadoras también”, afirma Javier Benavente Barrón, Presidente de Alares.

Así lo constatan los datos analizados en relación a la previsión de continuidad de la modalidad de teletrabajo, una vez se normalice la situación actual. Más de la mitad de las empresas encuestadas, el 58,33%, continuarán con el teletrabajo. De éstas, el 17,42% lo implantará 2 días a la semana, el 15,91% más de 2 días por semana, y el 13,64% de manera continua, salvo para ocasiones que requieran la presencia física en la oficina.

Además, el 94% de las empresas están dispuestas a compensar los gastos derivados del teletrabajo, señalando en primer lugar con un 50% los equipos informáticos, seguidos de la línea de internet con un 23,89% y la línea de telefonía móvil o fi­ja (21,02%). En menor proporción apuntan otros gastos derivados de la actividad laboral como el porcentaje proporcional de la luz, mobiliario específico, material fungible, gas y dietas.

Destacar, por último, que la valoración de la experiencia empresarial en relación al teletrabajo para más del 85% de las compañías es entre “buena” y “muy buena”.

Accede al informe completo

Un 81,6% de las empresas afirman estar a favor de una normativa razonable que regule el teletrabajo

Formación

Así se recoge en los primeros datos analizados por Fundación Alares, resultantes de una encuesta que lanzaba el pasado mes a más de 500 empresas de nuestro país, para conocer su visión sobre el impacto del teletrabajo.

Durante el confinamiento provocado por el Estado de Alarma, Fundación Alares también elaboró una encuesta para analizar los efectos de la implantación del teletrabajo en nuestro país, según la visión de los trabajadores, cuyos datos se exponen en un informe presentado el mes pasado*

Un 81,06% de las empresas afirman estar a favor de la creación de una normativa que regule el teletrabajo. Así lo manifiestan cerca de 500 entidades en la encuesta elaborada por Fundación Alares, para conocer el impacto del teletrabajo durante el Estado de Alarma provocada por el Covid-19.

Son los primeros datos que se recogen de la encuesta realizada a empresas de todos los sectores de nuestro país. En la misma se plantean diferentes cuestiones tales como si las organizaciones han ido haciendo seguimientos con los trabajadores, si han medido su grado de satisfacción, si les han proporcionado formación, si han establecido sistemas para medir la productividad y cuáles han sido…

Actualmente, Fundación Alares está trabajando en la elaboración del informe final con todos los datos, pero podemos adelantar algunos de ellos, como por ejemplo los que aplican a qué parte debe asumir la empresa y qué parte el empleado, en lo que refiere a los gastos.

En este sentido, un 93,94% de las empresas encuestadas declaran estar dispuestas a dotar de los medios técnicos a sus trabajadores, tales como equipos informáticos, un 59,88% están dispuestas a asumir los gastos de internet y un 57,01% la línea telefónica.  Por el contrario, solo un 1,27% de las empresas encuestadas están a favor de cubrir los gastos a la plantilla tales como mobiliario, material de oficina o la realización de un estudio del puesto de trabajo como prevención.

Si tenemos en cuenta los datos obtenidos en la encuesta realizada a las personas empleadas  hace unas semanas, es interesante observar que, aunque a muchas de ellas su empresa no les había cubierto los gastos derivados del teletrabajo, el porcentaje de personas que refirió su interés en seguir teletrabajando una vez se normalice la situación actual, fue muy elevado. Del total, un 12,14% manifestó su interés en teletrabajar un día a la semana, un 38,73%, dos días a la semana, un 22,54%, más de dos días a la semana y un 21,97%, de manera continua, salvo para ocasiones que requieran su presencia física en la oficina. De este modo, podemos afirmar que, del total de personas encuestadas, a un 95,38% le gustaría continuar con el teletrabajo.

Cabe destacar que en la encuesta realizada a las empresas el 58,31% continuará con la modalidad de teletrabajo una vez se normalice la situación, lo que supone un incremento importante si comparamos con la situación anterior al confinamiento.Este análisis nos confirma que el teletrabajo es aceptado tanto por las empresas como por las personas que trabajan en ella, en definitiva, ha venido para quedarse.

De los primeros datos obtenidos, Fundación Alares extrae que el teletrabajo permite un ahorro para todas las partes implicadas y además facilita la conciliación y la mejora de la calidad de vida, pero es necesario que se desarrolle bajo una situación normalizada.

El informe completo se presentará durante este mes, y se podrá conocer, con datos reales, el impacto del teletrabajo por parte de las entidades y los trabajadores y la visión completa de ambos en este sentido.

Accede al informe completo de la encuesta realizada a empleados sobre su visión del teletrabajo durante el Estado de Alarma.

Encuesta para EMPRESAS sobre el teletrabajo

Fundación Alares quiere analizar la experiencia del teletrabajo vivida desde el ámbito empresarial. Ya se ha realizado una primera encuesta a los trabajadores y trabajadoras, y ahora pretende ver el impacto del teletrabajo por parte de las empresas.

En la misma se pregunta por el sector de actividad, número de empleados, comunidad, si antes del Estado de Alarma tenían implantado el teletrabajo, si han proporcionado los medios técnicos para que los trabajadores hayan podido teletrabajar…etc.

También se pregunta si las empresas han ido viendo con los trabajadores su grado de satisfacción, si les han proporcionado formación, si han establecido sistemas para medir la productividad y cuáles han sido…

Ya tenemos la parte de los trabajadores. ¿Tendrán la misma visión ambas partes?

¿Nos vamos a encontrar que los empleados tienen una visión y la empresa otra?

Para los trabajadores, y así lo hemos podido ver en Fundación Alares, la experiencia de teletrabajo durante el Estado de Alarma provocado por el COVID-19, ha sido muy positiva. Así se recoge en el informe.

Ahora vamos a recoger las respuestas por parte de la empresa y el cruce de las conclusiones de ambos informes nos proporcionará información relevante sobre la posibilidad de continuar con esta modalidad de trabajo en la nueva normalidad. También nos dará la información de los procesos a llevar a cabo para obtener ventaja competitiva para ambos agentes (empresa/persona).

Desde aquí animamos a todas las empresas a que rellenen este pequeño cuestionario que no os llevará más de 3 minutos y las conclusiones serán muy importantes.

Rellena el cuestionario

Si quieres recibir las conclusiones del informe cuando lo tengamos realizado pincha aquí

Resultados de la encuesta de teletrabajo a empleados

Formación
  • Fundación Alares elabora un informe de Teletrabajo en tiempos de Covid-19, donde ha encuestado a 882 personas, de las cuáles solo un 25 % estaba teletrabajando antes del Estado de Alarma.
  • El 86 % consideran muy importante recibir ayuda por parte de las empresas en el entorno familiar, más allá del confinamiento.
  • Los servicios que declaran como más importantes para ayudarles a conciliar una vez que volvamos a la normalidad son Ayuda a domicilio ante enfermedad, con un 18,52% seguido de la ayuda ante pequeñas reparaciones y mantenimiento del hogar, empatado con un 17,77% con gestiones administrativas.

Fundación Alares ha elaborado una encuesta durante el confinamiento para analizar los efectos de la implantación del teletrabajo en nuestro país. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), antes del Estado de Alarma, la implantación de esta metodología de trabajo en España era minoritaria. Sólo el 27% de las empresas estaban apostando por el teletrabajo, frente al 35% de media europea.

Para la elaboración del informe, Fundación Alares planteó un cuestionario de preguntas a una muestra de la población activa a nivel nacional para analizar las experiencias individuales en función de sus situaciones familiares, laborales y organizativas.

Una vez recogida la información, se ha procedido al cruce de los datos para sacar las conclusiones que se presentan en el informe.

En diferentes estudios sobre teletrabajo queda patente el gran inconveniente que destacan las personas con trabajo en remoto, y es la falta de medios. Sin embargo, en el informe elaborado por Fundación Alares se recoge que el 73,41% de las personas encuestadas han afirmado que la empresa les ha suministrado todos los medios necesarios para poder llevar a cabo el teletrabajo.

Aunque el teletrabajo abre un abanico de posibilidades frente a la conciliación, uno de los mayores retos en este periodo de confinamiento y teletrabajo, ha sido separar el entorno familiar y el profesional.

Algunas empresas, teniendo en cuenta esta premisa, han flexibilizado los horarios laborales facilitando que más del 54% de las personas en activo hayan contado con el apoyo de su empresa para flexibilizar y adaptar su horario laboral, lo que ha permitido a estas personas conciliar su vida familiar, personal y laboral.

En relación a la situación familiar, un 44,07% de las personas que residen con menores en edad escolar, afirma que a veces su situación les ha impedido dedicar tiempo al teletrabajo, mientras que en el caso de las personas que no tienen menores, este dato desciende al 13,87%.  Hay que destacar que más del 52% de las personas encuestadas con menores a cargo, afirman que su situación familiar no le ha impedido nunca dedicar tiempo al teletrabajo. Este dato positivo está correlacionado con el apoyo en el entorno del hogar (pareja o familiares al cuidado de los menores) y la flexibilidad laboral aportada por las empresas.

El 87% afirma que no han logrado desconectar y separar ambos entornos, alargando el tiempo de trabajo más allá de las horas estipuladas por la empresa. 

Continuando con el conjunto de retos a los que han hecho frente las personas durante el confinamiento, destacamos que solo el 23,64% de las personas afirman no tener ninguna dificultad y trabajar de manera óptima desde casa (el 35% de ellas, no tiene familiares a cargo).  El resto de personas se han enfrentado a diferentes retos según sus circunstancias personales: la ansiedad general por el impacto de esta situación con un 14,95%, el aislamiento social con un 14,34% y la dificultad para mantener un horario regular con un 13,54%.

En relación al apoyo a la familia durante el confinamiento por parte de las empresas, más del 65% de las personas afirman no haber recibido ninguna ayuda o servicio por parte de su empresa. De entre las que sí han recibido este tipo de ayudas, encontramos que el 22,30% de ellas han sido para “ayuda psicológica”, y en porcentajes menores, servicios como los profesores/as particulares (con un 4,90%), la compra de medicamentos (con un 3,61%) o en último lugar con un 3,28% el servicio de realización de compra.

Del total de las personas encuestadas más del 86% consideran muy importante recibir ayuda por parte de las empresas en el entorno familiar, más allá del confinamiento.

Los servicios que les parecen más importantes una vez volvamos a la “normalidad” para ayudarles a conciliar mejor han sido con un 18,52% “Ayuda a domicilio ante enfermedad”, seguido de la “ayuda ante pequeñas reparaciones y mantenimiento del hogar” empatado con un 17,77% con “gestiones administrativas”.

El dato más significativo es que al 95,38% le gustaría continuar en teletrabajo en mayor o menor medida, siendo 2 días por semana lo más destacado (38,73%).

Solo un 4,62% de las personas no desearían continuar con el teletrabajo.

Del informe elaborado por la Fundación Alares, extraemos que, para garantizar la calidad de vida de las personas, la productividad y la competitividad empresarial, se hace necesario que las empresas desplieguen medidas y herramientas que permitan conciliar la vida personal, familiar y laboral para poder desarrollar su trabajo con eficacia en diferentes líneas de actuación que se recogen en el informe, junto con el resto de los datos que aparecen en el mismo.

Entre las medidas que facilitan el Teletrabajo con eficacia y facilitan la conciliación de la vida personal y laboral, destacan los siguientes cinco puntos:

1.-Disponibilidad, por parte del empleado, de un lugar de trabajo aislado.

2.-Equipos informáticos y tecnológicos aportados por la empresa.

3.-Flexibilidad horaria acorde al puesto de trabajo y actividad de la entidad.

4.-Trato individualizado y gestión de la diversidad de la plantilla.

5.-Disponibilidad de servicios de cuidados y apoyo personal y familiar a domicilio.

Informe completo