Marcas responsables y transparentes para fidelizar

Las empresas tenemos una gran repercusión en la sociedad. Cada día somos más conscientes de este hecho, y por ello, los clientes demandan más responsabilidad por parte de las compañías.

Esto lo demuestra un estudio realizado por Sprout Social, que esclarece que ocultar información e ignorar las necesidades de los consumidores son dos de las principales muestras de irresponsabilidad por parte de las organizaciones. De hecho, el 81% de los encuestados considera que ser transparente debe ser una obligación para las marcas, aunque casi el 30% de los que afirman este hecho declara que ellos mismos no tienen por qué serlo.

El 53% de los consumidores considera que la transparencia de marca es un motivo por el que repetir las compras y el 37% cree que es una razón por la que aumentar la frecuenta de éstas. Además, el 42% la recomendaría a su familia y amigos, mientras que el 33% publicaría un post en redes sociales contando las virtudes de la misma.

La calidad y el precio siguen siendo factores determinantes a la hora de adquirir un producto, con un 41% y un 39% de personas que así lo consideran.

La RSC es necesaria para fidelizar.

La tendencia es clara: cada vez más los consumidores reclamamos a las empresas que aporten valor más allá de un producto o servicio de calidad. La competencia en el mercado es muy alta, y la sociedad está concienciada de lo que las compañías pueden ser capaces de hacer.

Por ello, está comprobado por numerosos estudios que la Responsabilidad Social Corporativa es un factor determinante en la decisión de compra de nuestros clientes y depende sólo y únicamente de la empresa. No importa la causa a la que se una, siempre que sea una aportación que ayude a las personas.