Zapatero dice que el PP miente sobre la familia por ´falta de ideas´

INFORMACIÓN.ES 
El presidente defiende en Valencia que en democracia los ciudadanos deciden “con quién quieren convivir”
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, achacó ayer las “mentiras” del PP acerca de la familia, la política exterior o la economía a su “falta de ideas y proyectos”. Además, comparó las políticas del Ejecutivo socialista de “entrega y trabajo” en busca de “lo mejor para los ciudadanos”, con “lo que hacen otros”, que siguen “lo mejor para sus intereses, políticos, económicos, mediáticos o de cualquier tipo”.
Zapatero arrancó ayer en Valencia la precampaña para las elecciones generales, en un mitin en el que estuvo acompañado por los cabezas de lista del PSOE por las tres capitales de la Comunidad, Bernat Soria, María Teresa Fernández de la Vega y Jordi Sevilla. Las críticas al PP y a la Iglesia por sus advertencias sobre la “ruptura de la familia” centraron gran parte de su discurso, en el que subrayó que, en democracia, “la libertad supone que los ciudadanos deciden quién les gobierna, pero también supone que deciden con quien quieren convivir y qué tipo de familia quieren formar”.
El presidente ironizó acerca de la idea de la desmembración de España a la que ha venido aludiendo el PP, al decir que había pedido “un informe al organismo que controla los movimientos sísmicos”, para que le confirmara que “en la parte de la Península Ibérica no se ha detectado ninguna grieta”. Por ello, recalcó que “España no se rompe como vienen pronosticando”. De este modo, continuó, al igual que el país está “más fuerte y más unido”, también lo está la familia, “diga lo que diga algún Cardenal”, en referencia a las críticas del Arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, contra el Gobierno y contra medidas como el aborto o el divorcio. Rodríguez Zapatero exigió que “todos respeten la familia que defienden los ciudadanos”, de la misma forma que “la mayoría de los ciudadanos respetan profundamente la familia que defienden los cardenales”.
El candidato socialista arremetió contra el PP por su actitud desde el comienzo de la legislatura, al comentar que algunos “cuando pierden elecciones no lo asumen e intentan poner todos los obstáculos para que quien legítimamente gobierne lleve adelante su proyecto de trabajo”. En este sentido, estimó que los populares no pueden tener credibilidad cuando hablan de consenso o diálogo, después de que han hecho una oposición de crispación y no colaboración.
Ante la cita electoral del 9 de marzo, el líder de los socialistas instó a acudir a las urnas “vayan a votar a quien vayan a votar”, ya que “cada ciudadano tiene la oportunidad de decidir su vida y sus libertades”. Según dijo, “es muy triste que algunos cifren sus esperanzas en que la gente acuda poco a votar”. Por eso, pidió que se vote en libertad “para que nadie nos imponga ninguna moral, para que nadie pronostique miedos ni catástrofes”, y valorando lo que uno y otro gobierno han hecho por los ciudadanos.
Así, comparó el aumento del salario mínimo interprofesional o de las pensiones mínimas, la creación de empleo, el incremento de las becas, las ayudas a la natalidad o al acceso a la vivienda, mientras que el PP, afirmó, no se acordó de subir las pensiones y reducía las becas mientras el precio de la vivienda “subía y subía”. Por esta razón, encontró paradójico que ahora “se oiga al PP preocuparse de las familias para llegar a fin de mes y de los salarios”, cuando no lo hicieron en los ocho años que gobernaron. Por otra parte, también tuvo palabras de elogio hacia su vicepresidenta y candidata por Valencia, María Teresa Fernández de la Vega, de quien dijo que su labor ha hecho “ganar todo el peso a la credibilidad de la acción del Gobierno”.
Las referencias del “no”
Fernández de la Vega se preguntó si puede haber mejor aval para pedir el voto a los ciudadanos que haber creado dos millones de empleos, aprobado leyes como la de dependencia o hacer de España, dijo, la séptima potencia mundial. Por contra, aseveró que “las referencias de la derecha” se resumen en el “no a todo” que ha dominado la legislatura, en la que también se ha tratado, dijo, de “instalar el miedo e intimidar.
La vicepresidenta deploró que el líder del PP, Mariano Rajoy, no responda si derogaría el matrimonio homosexual si llega al Gobierno y replique que eso dependerá de la “oportunidad del momento”. Acerca de este extremo, De la Vega criticó que “no es de la oportunidad, sino del oportunismo político”, antes de ironizar diciendo que en el PP son tan conservadores que también “tienen a sus candidatos en conserva”, dado que la opinión pública “aún no los conoce”. Por su parte, el candidato por Castellón, Jordi Sevilla, también aludió sin mencionarlo a las críticas de García-Gasco, y confió en que Zapatero vuelva a ganar las elecciones “porque no queremos volver a épocas en las que muchas mujeres iban a la cárcel por abortar”.

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart